¿QUIÉN PA­GA LA FAC­TU­RA DE LA SUBA DEL RIES­GO PAÍS: MA­CRI O CRIS­TI­NA?

Clarín - Económico - - EL BOLSILLO DE LOS ARGENTINOS - Da­niel Fer­nán­dez Ca­ne­do df­ca­ne­[email protected]

Pa­ra los ope­ra­do­res más ex­pe­ri­men­ta­dos del mer­ca­do no fue una sor­pre­sa: en los úl­ti­mos días los ven­de­do­res más fuer­tes de bo­nos ar­gen­ti­nos fue­ron los ar­gen­ti­nos.

Esa ten­den­cia lle­ga des­pués que, du­ran­te se­ma­nas , la de­bi­li­dad de esos pa­pe­les se atri­bu­yó a las ven­tas de fon­dos gran­des del ex­te­rior an­te la ex­pec­ta­ti­va de que Cris­ti­na kirch­ner pu­die­se ga­nar las elec­cio­nes. Lo cual, pues­to de otra for­ma, se­ría que Mau­ri­cio Ma­cri pu­die­se per­der­las.

La suba de la ta­sa de ries­go país has­ta 800 pun­tos (quie­re de­cir que la Ar­gen­ti­na de­be­ría pa­gar 8 pun­tos más que los bo­nos de los EE.UU. pa­ra con­se­guir fon­dos) se co­ro­nó des­pués de que la Re­ser­va Fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se subie­se la ta­sa de re­fe­ren­cia un cuar­to­de pun­to pa­ra ubi­car­se en el ran­go de 2,25/2,50 por cien­to anual.

El au­men­to de la ta­sa nor­te­ame­ri­ca­na im­pli­ca su­bir “el pi­so” del cos­to fi­nan­cie­ro pa­ra el mun­do, en es­pe­cial pa­ra los paí­ses emer­gen­tes y, en es­te ca­so, pa­ra la Ar­gen­ti­na, cu­yo ries­go país vie­ne tre­pan­do fuer­te en las úl­ti­mas se­ma­nas.

Originalmente la tre­pa­da del ries­go país de 600 a 700 pun­tos res­pon­dió, en la vi­sión de ban­que­ros, ope­ra­do­res e in­ver­so­res, a una cues­tión de ex­pec­ta­ti­va po­lí­ti­ca.

Ellos le­ye­ron que la es­tra­te­gia elec­to­ral del Go­bierno, apo­ya­da en la opi­nión de Jai­me Du­rán Bar­ba —prin­ci­pal ase­sor po­lí­ti­co del Pre­si­den­te— vol­ve­ría a ba­sar­se en con­fron­tar con la ex Pre­si­den­ta, y en ma­te­ria fi­nan­cie­ra eso se tra­du­ce en con­fron­tar con el te­mor que Cris­ti­na Kirch­ner ge­ne­ra en el mun­do fi­nan­cie­ro.

Pa­ra las fi­nan­zas, un triun­fo de la ex Pre­si­den­ta se­ría re­pu­diar al FMI, re­pro­gra­mar uni­la­te­ral­men­te la deu­da, el re­gre­so a los con­tro­les de ca­pi­ta­les y la pro­fun­di­za­ción de su po­lí­ti­ca de pe­lea con las em­pre­sas que no le son afi­nes.

A la ló­gi­ca de la pro­fun­di­za­ción de la grie­ta po­lí­ti­ca le si­guió el au­men­to del “ries­go Cris­ti­na”, que tu­vo co­mo co­rre­la­to un men­sa­je de la ex Pre­si­den­ta más ami­ga­ble pa­ra con al­gu­nos em­pre­sa­rios pe­ro man­te­nien­do la pos­tu­ra del ex mi­nis­tro Axel Ki­ci­lloff de re­ne­go­ciar con el FMI des­de una po­si­ción de fuer­za. ¿Cuál se­rá el financiamiento al­ter­na­ti­vo?

Co­mo un pe­rro que se muer­de la co­la: el mie­do a Cris­ti­na fa­vo­re­ce la suba del ries­go país que au­men­ta las du­das so­bre las po­si­bi­li­da­des del Go­bierno de reac­ti­var la eco­no­mía aun­que no ten­ga po­si­bi­li­da­des de sa­lir a los mer­ca­dos pa­ra con­se­guir fon­dos.

Que un bono que ven­ce des­pués de 2019 lle­gue a ofre­cer en­tre 12 % y 14% anual en dó­la­res es el in­di­ca­dor eco­nó­mi­co más evi­den­te de que es­tá re­la­ti­va­men­te ba­ra­to pe­ro tam­bién re­fle­ja la in­cer­ti­dum­bre pre­via al año elec­to­ral y se da en un mo­men­to par­ti­cu­lar.

Hay una me­jo­ra del áni­mo ofi­cia­lis­ta al ca­lor de la tran­qui­li­dad del mer­ca­do cam­bia­rio en las úl­ti­mas cua- tro se­ma­nas. En no­viem­bre, por ca­so, vol­vió a ba­jar en for­ma sen­si­ble la com­pra de bi­lle­tes por par­te de los par­ti­cu­la­res (fue­ron US$408 mi­llo­nes, la me­nor des­de 2015).

La es­ta­bi­li­za­ción cam­bia­ria pro­ba­ble­men­te ha­ya si­do la me­jor no­ti­cia eco­nó­mi­ca de un año en el que la de­va­lua­ción de­rrum­bó la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Tan­to en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra co­mo en la cons­truc­ción se re­gis­tran caí­das de 40/50% en los prin­ci­pa­les ru­bros. El sa­la­rio real ter­mi­na­ría con una mer­ma de 10% y la ven­ta de ali­men­tos, con ba­jas en torno de 5% en can­ti­da­des. Fren­te a ese es­ce­na­rio, la Ca­sa Ro­sa­da ela­bo­ró un grá­fi­co que pro­yec­ta el cre­ci­mien­to, de aho­ra en más, de 1% por mes de la ma­sa sa­la­rial que se su­ma­rá al 7,8% de las ju­bi­la­cio­nes en di­ciem­bre y a una po­lí­ti­ca de pa­ri­ta­rias que es­tá en dis­cu­sión pro­fun­da y tie­ne dos ju­ga­do­res fuer­tes y con po­si­cio­nes en­fren­ta­das. El Mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción de Dan­te Si­ca ya ade­lan­tó que as­pi­ra a que los au­men­tos sa­la­ria­les sean del 23% pe­ro, des­de Eco­no­mía, los alle­ga­dos a Ni­co­lás Du­jov­ne de­ja­ron tras­cen­der que el mi­nis­tro es­ta­ría fe­liz si la in­fla­ción ba­ja a 28-30% el año pró­xi­mo. El FMI di­jo la se­ma­na pa­sa­da que es­pe­ra que si­ga la po­lí­ti­ca de au­men­to de ta­ri­fas y la mo­de­ra­ción en los au­men­tos sa­la­ria­les, pe­ro no to­dos los que ju­ga­rán en las elec­cio­nes pien­san lo mis­mo.

En la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, por ca­so, se ha­bla de la ne­ce­si­dad de aflo­jar la du­re­za sa­la­rial y avan­zar sin mu­cho re­pa­ro en la apli­ca­ción de la “claú­su­la ga­ti­llo” pa­ra ac­tua­li­zar los suel­dos es­ta­ta­les , in­clui­dos los maes­tros, al re­sul­ta­do de la in­fla­ción.

La idea de que en 2019 hay que po­ner más pla­ta en el bol­si­llo a la gen­te es­tá cla­ra en la ma­yo­ría de los que se per­fi­lan co­mo can­di­da­tos cla­ves del ofi­cia­lis­mo; por eso des­ta­can el cam­bio de cli­ma en la Ca­sa Ro­sa­da.

Una vez más en la Ar­gen­ti­na, cier­ta cal­ma cam­bia­ria desata las fan­ta­sías de los ofi­cia­lis­mos y, más es­te año, des­pués de una co­rri­da que pu­so al bor­de del pre­ci­pi­cio mu­chas de las as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas.

El fin de año se pre­sen­ta más cal­mo, pe­ro la fuer­te tre­pa­da del ries­go país le agre­ga ten­sión a la po­si­ble can­di­da­tu­ra de Cris­ti­na Kirch­ner y cos­tos eco­nó­mi­cos a la ges­tión de Mau­ri­cio Ma­cri. Ade­más, po­ne en te­la de jui­cio la teo­ría elec­to­ral de la con­fron­ta­ción cuer­po a cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.