En­cru­ci­ja­da 2019 pa­ra la úni­ca eco­no­mía ple­na­men­te bi­mo­ne­ta­ria del mun­do

Elec­cio­nes. De ca­ra a oc­tu­bre fal­tas pro­pues­tas pa­ra fo­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad in­clu­si­va.

Clarín - Económico - - PORTADA - Juan Jo­sé Llach Eco­no­mis­ta

Las ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les se irán pre­ci­san­do de aquí en más y su cur­so se­rá de­ci­si­vo no só­lo por el re­sul­ta­do de la elec­ción, sino tam­bién por su im­pac­to en la eco­no­mía del 2019. Se­gún sea su ta­lan­te, se con­cre­ta­rán, o no, inversiones y con­su­mos du­ra­bles. Lo pro­pio ocu­rri­rá a dia­rio en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, y en el “ries­go país”, cu­yo au­men­to re­cien­te tie­ne a la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca co­mo una cau­sa prin­ci­pal. La dis­yun­ti­va cru­cial es si se afian­za el lar­go y es­car­pa­do ca­mino que po­dría con­du­cir a de­jar atrás dé­ca­das de re­tra­so so­cio­eco­nó­mi­co o si se eli­ge vol­ver a fra­ca­sar. Pa­ra po­der des­pe­gar­se de tan po­bre pa­sa­do hay que acep­tar que

so­mos un país anor­mal y, a par­tir de allí, sin imi­tar a na­die, ele­gir un ca­mino pro­pio pa­ra vol­ver a la nor­ma­li­dad. Nin­gu­na na­ción mues­tra, co­mo la Ar­gen­ti­na, una de­ca­den­cia re­la­ti­va ca­si cen­te­na­ria, in­fla­ción y dé­fi­cit fis­cal cró­ni­cos des­de ha­ce dé­ca­das, de­faults reite­ra­dos de la deu­da so­be­ra­na y, co­mo co­ro­la­rio, ser la úni­ca eco­no­mía ple­na­men­te bi­mo­ne­ta­ria del mun­do. Se usan pe­sos só­lo pa­ra la dia­ria, pe­ro se pien­sa en dó­la­res pa­ra el consumo du­ra­ble, el aho­rro y la in­ver­sión. El sis­te­ma fi­nan­cie­ro en pe­sos es exi­guo, y nues­tro Es­ta­do, siem­pre de­fi­ci­ta­rio, re­cu­rre al fi­nan­cia­mien­to en di­vi­sas, un fac­tor de ines­ta­bi­li­dad.

Con­su­mir ca­si siem­pre por en­ci­ma de las po­si­bi­li­da­des es con­si­de­ra­do “nor­mal”, pe­ro es­tá en la raíz de las cri­sis re­cu­rren­tes por­que, ade­más, so­mos mu­cho me­jo­res pa­ra gas­tar di­vi­sas que pa­ra pro­du­cir­las y la deu­da pú­bli­ca y el balance de pa­gos de­fi­ci­ta­rio ter­mi­nan de­to­nan­do las cri­sis. Pe­ro ni la ma­yo­ría de la so­cie­dad sal­vo los más po­bres, que no pue­den ha­cer­lo- ni su di­ri­gen­cia so­cial y po­lí­ti­ca mues­tran con­cien­cia de es­ta si­tua­ción o, por “co­rrec­ción po­lí­ti­ca”, no lo di­cen. Com­por­ta­mien­tos vin­cu­la­dos, y tam­bién des­truc­ti­vos, son la eva­sión im­po­si­ti­va, pe­se a pro­gre­sos re­cien­tes, y el fiel

cum­pli­mien­to del iró­ni­co le­ma de Luis Al­ber­to Ro­me­ro, “del Es­ta­do, to­do, al fis­co, na­da”. A es­to se agre­ga el cri­ti­car, al mis­mo tiem­po, la deu­da, la in­fla­ción y el ajus­te, lo que equi­va­le a afir­mar que 2+2 es más que 4. Si no quie­ro ajus­tar y sí se­guir en dé­fi­cit, ten­dré más in­fla­ción y/o

más deu­da. Se­gún en­cues­tas re­cien­tes, 80% de los en­tre­vis­ta­dos de­plo­ran el ajus­te, y a otra co­sa. En mar­ca­do con­tras­te, los in­mi­gran­tes sa­ben que pa­ra con­su­mir lo desea­do hay que rom­per­se el lo­mo y eli­gen ve­nir a la Ar­gen­ti­na re­ve­lan­do así que ven más opor­tu­ni­da­des de em­pren­der y de en­con­trar em­pleo que las que ve­mos los na­ti­vos. Gran te­ma a pro­fun­di­zar.

Si al­gu­na du­da ca­bía so­bre el con­su­mis­mo ar­gen­tino, ella se di­si­pó en­tre 2003 y 2015. El fuer­te “vien­to de co­la” hi­zo creer que, con­tra lo que de­cía el “neo­li­be­ra­lis­mo”, era po­si­ble vi­vir me­jor só­lo con “lo nues­tro”, ce­rrán­do­se al mun­do y pos­ter­gan­do la pro­duc­ti­vi­dad y la in­ver­sión. Así fue que ta­ma­ña opor­tu­ni­dad, la me­jor que nos brin­dó el mun­do en cien años, se usó prin­ci­pal­men­te pa­ra con­su­mir. La in­ver­sión cre­ció só­lo has­ta el 2007, no lle­gó al 20% del PBI, ca­yó lue­go sos­te­ni­da­men­te y hoy es ape­nas un 14,5% de lo pro­du­ci­do, una de las me­no­res del mun­do.

La he­ren­cia re­ci­bi­da por el go­bierno de Cam­bie­mos re­sul­tó así pa­té­ti­ca por don­de se la mi­re. Pe­ro el go­bierno op­tó por no ex­pli­car­la a la so­cie­dad, un gra­ve error. Ya pa­só el mo­men­to de ha­cer­lo, pe­ro no el de re­co­no­cer con fran­que­za la na­tu­ra­le­za de los pro­ble­mas que en­fren­ta­mos. Se agre­ga­ron lue­go otros errores del go­bierno y las crí­ti­cas arre­cia­ron. No he te­ni­do la suer­te de ver, sin em­bar­go, al­gu­na propuesta fun­da­da en nú­me­ros de un ca­mino al­ter­na­ti­vo y con me­no­res cos­tos pa­ra la so­cie­dad. Tam­po­co pue­de de­mos­trar­se que fue­ran ma­yo­res, por­que no hay mo­de­los ana­lí­ti­cos que ex­pli­quen ca­bal­men­te el fun­cio­na­mien­to de nues­tra eco­no­mía anor­mal.

Es muy pro­ba­ble que, pa­ra sa­lir ade­lan­te, de­be­ría dar­se lu­gar al tiem­po de diá­lo­gos y acuer­dos y no al per­sis­tir en in­sul­tar­se por so­bre la grie­ta, cul­pa­bi­li­zán­do­nos los unos a los otros. A quie­nes ale­gan la im­po­si­bi­li­dad de acor­dar bas­te re­cor­dar­les el con­sen­so fis­cal y la re­for­ma im­po­si­ti­va, acor­da­das ha­ce ape­nas un año, y el presupuesto 2019, el del ajus­te, vo­ta­do ha­ce un par de me­ses.

No es­tá cla­ro pa­ra bue­na par­te de los ciu­da­da­nos qué par­ti­dos y can­di­da­tos re­pre­sen­ta­rán en 2019 el ca­mino del pro­gre­so in­clu­si­vo. Tam­po­co les re­sul­ta evi­den­te có­mo evi­tar las ru­tas del fra­ca­so y de las gran­des cri­sis que, con­vie­ne re­cor­dar, ocu­rrie­ron tan­to ba­jo go­bier­nos mi­li­ta­res co­mo ci­vi­les, ya fue­ran es­tos pe­ro­nis­tas, ra­di­ca­les o el ac­tual -co­mo si es­ta reite­ra­ción fue­ra par­te del ADN na­cio­nal-.

Coin­ci­do con quie­nes re­cla­man por pla­nes y pro­gra­mas de desa­rro­llo in­te­gral y sos­te­ni­ble, más allá del im­pres­cin­di­ble ajus­te fis­cal y de slo­gans o emo­cio­nes as­tro­ló­gi­cas New Age. Cier­to, no es fá­cil rea­li­zar­los en me­dio de la es­ca­sez rei­nan­te. Pe­ro hay mu­chas cues­tio­nes que sí po­drían en­ca­rar­se, ta­les co­mo el pro­yec­to que pre­pa­ra el go­bierno pa­ra trans­for­mar la ley del soft­wa­re, que ven­ce a fin de año, en una pro eco­no­mía del co­no­ci­mien­to.

Po­drían agre­gar­se mu­chos otros, ta­les co­mo li­ci­tar ade­lan­tos de la re­for­ma im­po­si­ti­va a quie­nes se com­pro­me­tan a in­ver­tir más por pe­so ade­lan­ta­do; ex­ten­der tan rápido co­mo fue­ra po­si­ble los acuer­dos sec­to­ria­les, a lo lar­go y a lo an­cho del país y de los sec­to­res eco­nó­mi­cos, pa­ra fo­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad in­clu­si­va, ba­sa­da en la ca­pa­ci­ta­ción, la in­ver­sión y la innovación, con com­pro­mi­sos de em­pleo; pro­fun­di­zar los pro­gra­mas de vin­cu­la­ción en­tre I+D y pro­duc­ción; trans­for­mar la pro­tec­ción aran­ce­la­ria en un con­tra­to en­tre las em­pre­sas y los ciu­da­da­nos, me­dia­dos por el Es­ta­do, de pro­te­ger só­lo a quie­nes in­vier­ten o, en fin, po­ten­ciar real­men­te la po­lí­ti­ca de de­fen­sa de la com­pe­ten­cia. En el plano fis­cal, es­tá pendiente di­se­ñar un Es­ta­do si­glo XXI, con mé­tri­cas de pro­duc­ti­vi­dad y for­ta­le­cer la ley de res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal con san­cio­nes a quie­nes la in­cum­plan. En fin, po­ner en el cen­tro de la lu­cha con­tra la po­bre­za un pro­gra­ma fe­de­ral de vin­cu­la­ción en­tre edu­ca­ción, tra­ba­jo y emprendimiento, em­pe­zan­do por las zo­nas más ne­ce­si­ta­das.

Es­ta lista, in­com­ple­ta, pre­ten­de só­lo ilus­trar la am­plia agen­da dis­po­ni­ble pa­ra una cam­pa­ña ar­gu­men­tal. Pe­ro, ¿po­dría ella agre­gar vo­tos? A Cam­bie­mos es muy pro­ba­ble que sí. No po­cos de sus vo­tan­tes es­tán muy con­tra­ria­dos por el ajus­te, y po­drían afian­zar­se en su vo­to si vie­ran po­si­ble un fu­tu­ro dis­tin­to. El pe­ro­nis­mo no kirch­ne­ris­ta es más afín a un dis­cur­so co­mo el re­cién es­bo­za­do, y las prin­ci­pa­les du­das so­bre él re­caen en su real vo­ca­ción de in­te­grar­se al mun­do y en su com­pro­mi­so con la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal. Res­pec­to del kirch­ne­ris­mo, su tra­di­ción es la crí­ti­ca al “neo­li­be­ra­lis­mo”, pe­ro sin pro­pues­tas, y aho­ra con la mo­chi­la de “los cua­der­nos”. Se­ría muy bueno pa­ra el país que su dis­cur­so las in­clu­ye­ra, pe­ro no se­rá fá­cil.

La pre­gun­ta fi­nal, y re­le­van­te pa­ra el 2019, es qué ti­po de cam­pa­ña les con­ven­dría ha­cer a los prin­ci­pa­les opo­si­to­res, y en­tro aquí en pun­tas de pie. Ha si­do fre­cuen­te en el pa­sa­do pe­gar­le al go­bierno con la eco­no­mía -aun a ries­go de in­du­cir un “gol­pe de mer­ca­do”- por­que, al fi­nal del ca­mino, pa­re­cía es­tar “la” so­lu­ción. Es­ta vez no es tan así, y ese ti­po de cam­pa­ña po­dría ahu­yen­tar más que atraer vo­tos. Más aun con una eco­no­mía glo­bal que no ofre­ce un pa­no­ra­ma alen­ta­dor. Es­toy su­gi­rien­do, en fin, que, pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, po­dría­mos lle­gar a te­ner una cam­pa­ña elec­to­ral más ra­cio­nal que las de cos­tum­bre, lo que se­ría un gran avan­ce pa­ra el país ya des­de 2019.

Nin­gu­na na­ción mues­tra, co­mo la Ar­gen­ti­na, una de­ca­den­cia re­la­ti­va ca­si cen­te­na­ria, con in­fla­ción y dé­fi­cit fis­cal cró­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.