Las cuen­tas de Ma­cri: los in­tere­ses se lle­van la mi­tad de la ba­ja del gas­to pri­ma­rio

En 2019 ha­brá más pre­sión tri­bu­ta­ria y con­ti­nua­rá la re­duc­ción de las par­ti­das pú­bli­cas.

Clarín - Económico - - PORTADA - Na­dín Ar­ga­ña­raz Di­rec­tor del IARAF

Por pri­me­ra vez des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia ha­brá una elec­ción pre­si­den­cial en un es­ce­na­rio de ba­ja del gas­to pú­bli­co.

En el pri­mer año de go­bierno de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción na­cio­nal se dis­pu­so un es­que­ma gra­dua­lis­ta pa­ra ba­jar el pe­so del gas­to pri­ma­rio y así ge­ne­rar un “es­pa­cio fis­cal” que po­si­bi­li­te una ba­ja si­mul­tá­nea tan­to del dé­fi­cit fis­cal co­mo de la pre­sión im­po­si­ti­va. Es­ta úl­ti­ma se en­con­tra­ba en un ni­vel ré­cord y el dé­fi­cit re­don­dea­ba el 5% del PBI.

Al cie­rre del ter­cer año de man­da­to de Cam­bie­mos, mien­tras el gas­to pri­ma­rio ha ba­ja­do 2,3 pun­tos por­cen­tua­les (p.p.) del PBI, el gas­to to­tal (in­clu­ye los in­tere­ses de deu­da) so­la­men­te lo ha he­cho en 0,7 p.p. La ex­pli­ca­ción de la diferencia es­tá en que los in­tere­ses de la deu­da han subido

1,6 p.p. del PBI en­tre 2015 y 2018. En 2015 la cuen­ta de in­tere­ses de la deu­da re­pre­sen­ta­ba el 1,3% del PBI y el gas­to pri­ma­rio sig­ni­fi­ca­ba el 24% del PBI. En 2018 la cuen­ta de in­tere­ses as­cien­de al

2,9% del PBI y el gas­to pri­ma­rio equi­va­le al 21,7% del PBI. Co­mo pue­de apre­ciar­se, el au­men­to en los in­tere­ses de la deu­da se­ría equi­va­len­te al 69% de la ba­ja del pe­so del gas­to pri­ma­rio. A gran­des ras­gos pue­de de­cir­se que por ca­da 1% que ca­yó el pe­so del gas­to pri­ma­rio to­tal en es­tos tres úl­ti­mos años, el pe­so de los in­tere­ses de la deu­da subió un 0,7%.

De­jan­do de la­do a los in­tere­ses de la deu­da, pue­de apre­ciar­se que el “es­pa­cio fis­cal” otor­ga­do por la ba­ja del pe­so del gas­to pri­ma­rio de es­tos tres años per­mi­tió ba­jar la pre­sión im­po­si­ti­va y a la vez es­to su­pu­so una me­jo­ra el re­sul­ta­do pri­ma­rio. En efec­to, el re­sul­ta­do pri­ma­rio na­cio­nal pa­sa­ría del 3,8% del PBI en 2015 al 2,6% en 2018

(hay chan­ces que ter­mi­ne sien­do 2,5% del PBI) y los in­gre­sos na­cio­na­les ba­ja­rían 1,1 p.p. del PBI en­tre am­bos años.

Pa­ra ser más pre­ci­so en el aná­li­sis de la di­ná­mi­ca del gas­to pri­ma­rio, re­sul­ta ne­ce­sa­rio ir un pa­so más ade­lan­te. Da­do que ha ha­bi­do gas­tos que han subido y gas­tos que han ba­ja­do, re­sul­ta im­por­tan­te iden­ti­fi­car cuá­les han si­do los que efec­ti­va­men­te han ba­ja­do y en qué mag­ni­tud lo han he­cho. En efec­to, los sub­si­dios a la ener­gía y al trans­por­te, los pa­gos de obra pú­bli­ca y los gas­tos de fun­cio­na­mien­to (per­so­nal y bie­nes y ser­vi­cios) han caí­do 3,5 p.p. del PBI. Es­tos tres com­po­nen­tes han ge­ne­ra­do el ver­da­de­ro “es­pa­cio fis­cal”, ya que su me­nor pe­so per­mi­tió com­pen­sar la suba de las pres­ta­cio­nes so­cia­les (1p.p. del PBI) y de las trans­fe­ren­cias co­rrien­tes a pro­vin­cias (0,2p.p. del PBI), de­jan­do el ne­to de 2,3 p.p. del PBI des­crip­to tres pá­rra­fos más arri­ba.

El desafío del 2019

El 2019 re­pre­sen­ta un gran desafío en ma­te­ria fis­cal, por­que de­be cum­plir­se con la me­ta de “Dé­fi­cit Pri­ma­rio cero”. Se op­tó por aban­do­nar el es­que­ma gra­dua­lis­ta que en­mar­có a la po­lí­ti­ca fis­cal du­ran­te los pri­me­ros años de go­bierno. En efec­to, el gas­to pri­ma­rio aho­ra de­ja de ser la úni­ca fuen­te ge­nui­na de me­jo­ra del re­sul­ta­do pri­ma­rio y se com­ple­men­ta con el apor­te ex­tra de re­cur­sos tri­bu­ta­rios y no tri­bu­ta­rios, de­ri­va­do de subas de im­pues­tos y de sus­pen­sión de ba­ja de im­pues­tos. Es­to im­pli­ca que gran par­te del ajus­te ne­ce­sa­rio pa­ra cum­plir con la me­ta se ge­ne­re vía in­gre­sos.

En lo que res­pec­ta al gas­to pri­ma­rio, el es­fuer­zo re­que­ri­do as­cien­de a 1,3 p.p. del PBI, es de­cir que re­sul­ta si­mi­lar al de 2017. Una par­ti­cu­la­ri­dad im­por­tan­te es que, es­ta vez, al­go más de la mi­tad de la ba­ja tie­ne efec­to so­bre las fi­nan­zas pro­vin­cia­les. Se re­la­cio­na con el tras­pa­so de res­pon­sa­bi­li­da­des de los sub­si­dios al trans­por­te de pa­sa­je­ros y de la ta­ri­fa so­cial a la ener­gía (0,4 p.p.) y con el re­cor­te de trans­fe­ren­cias co­rrien­tes y de ca­pi­tal (0,3 p.p.).

De los 0,6 p.p. del PBI que se re­quie­re de ba­ja en el gas­to pri­ma­rio “ex­clu­si­vo” de Na­ción, el gas­to

de ca­pi­tal apor­ta­ría 0,3 p.p. y la ba­ja en los sub­si­dios a la ener­gía tam­bién coope­ra­ría con 0,3 p.p. del PBI. La ba­ja en el pe­so del gas­to de fun­cio­na­mien­to com­pen­sa­ría la suba de la im­por­tan­cia de las pres­ta­cio­nes so­cia­les en 2019.

El gas­to pú­bli­co del pe­río­do 2015-2019

En de­fi­ni­ti­va, el gas­to pri­ma­rio na­cio­nal re­gis­tra­ría una ba­ja de 3,6 p.p. del PBI al fi­na­li­zar el man­da­to del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. En igual pe­río­do, los in­tere­ses de la deu­da avan­za­rían 1,9 p.p. del PBI. En efec­to, el cre­ci­mien­to del pe­so de los in­tere­ses de la deu­da se­ría equi­va­len­te al 53% de la ba­ja del pe­so del gas­to pri­ma­rio. Es de­cir que por ca­da 1% de ba­ja del pe­so del gas­to pri­ma­rio, el pe­so de los in­tere­ses ter­mi­na­ría el pe­río­do 2015-2019 su­bien­do un 0,53%, una re­la­ción me­nor a la des­crip­ta an­te­rior­men­te pa­ra el pe­río­do 2015-2018.

En de­fi­ni­ti­va, el 2019 ter­mi­na­ría con equi­li­brio a ni­vel pri­ma­rio y con un dé­fi­cit fis­cal igual 3,2% del PBI, de­ri­va­do de la cuen­ta in­tere­ses de la deu­da. La pre­sión tri­bu­ta­ria vol­ve­ría a ser ré­cord, al­can­zan­do pro­ba­ble­men­te un ni­vel equi­va­len­te al 26,2% del PBI. Por su par­te, el gas­to to­tal na­cio­nal so­la­men­te ce­de­ría 1,7 p.p. del PBI en los 4 años de ges­tión, mag­ni­tud equi­va­len­te al 7% del gas­to to­tal que exis­tía en 2015.

El desafío 2019 es sig­ni­fi­ca­ti­vo y con­ti­núa a par­tir de 2020. En es­te año se de­be­ría as­pi­rar a cum­plir con la ba­ja de im­pues­tos de 2020 y con la no rea­li­za­da en 2019. Ade­más, en di­ciem­bre 2020

vencen las re­ten­cio­nes a la ex­por­ta­ción. Y la cuen­ta de in­tere­ses de la deu­da exi­ge te­ner su­pe­rá­vit pri­ma­rio, pa­ra sol­ven­tar­la al me­nos en una par­te de ma­ne­ra ge­nui­na. En de­fi­ni­ti­va, el es­fuer­zo fis­cal que de­be­rá li­de­rar quien go­bier­ne Ar­gen­ti­na en­tre 2020-2023 es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo. Y es­ta­mos ha­blan­do so­la­men­te de lo que de­be ocu­rrir “so­bre la lí­nea”. A es­to hay que su­mar los ven­ci­mien­tos de ca­pi­tal que de­ben afron­tar­se un igual pe­río­do, sig­na­dos por la con­cen­tra­ción de los que se tie­ne con el FMI.

Da­do es­te con­tex­to, des­de los pri­me­ros días de 2019 ha­bría que po­ner­se a tra­ba­jar en el cua­dro fis­cal ar­gen­tino de los pró­xi­mos años. El pri­mer desafío que se tie­ne co­mo so­cie­dad es el de afron­tar por pri­me­ra vez des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia una elec­ción pre­si­den­cial en un es­ce­na­rio de ba­ja de gas­to pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.