Cór­do­ba, de nue­vo, eje de la es­tra­te­gia de Cam­bie­mos

Elec­cio­nes ade­lan­ta­das. La go­ber­na­ción de la pro­vin­cia me­di­te­rrá­nea se de­fi­ne el 12 de ma­yo. Ma­cri se ilu­sio­na con en­cues­tas que le dan en Cór­do­ba un ni­vel de apro­ba­ción ma­yor al que tie­ne a ni­vel na­cio­nal.

Clarín - Económico - - PORTADA - Ig­na­cio Zu­le­ta Pe­rio­dis­ta. Con­sul­tor po­lí­ti­co

La Go­ber­na­ción de es­ta pro­vin­cia im­por­tan­te pa­ra el Go­bierno se de­fi­ni­rá muy rápido: el 12 de ma­yo. Ma­cri se ilu­sio­na con en­cues­tas que le dan en Cór­do­ba una apro­ba­ción ma­yor a la que tie­ne a ni­vel na­cio­nal. Y una in­ter­me­dia­ria cla­ve del Pre­si­den­te pa­ra sa­lu­dar a Ca­rrió por su cum­plea­ños.

La agi­ta­ción de los áni­mos que des­pier­ta la tem­pra­ní­si­ma elec­ción en Cór­do­ba –12 de ma­yo­per­mi­tió un fi­nal del año con oxí­geno pa­ra las

ilu­sio­nes del ofi­cia­lis­mo. Esa pro­vin­cia es la que tie­ne más vo­tan­tes des­pués de Bue­nos Ai­res, y Mau­ri­cio Ma­cri de­be su pre­si­den­cia a la diferencia de vo­tos que tu­vo allí en 2015 fren­te a Da­niel Scio­li: 43 pun­tos de diferencia, 71,52 % a 28,48%. El ofi­cia­lis­mo de Cam­bie­mos me­neó el jue­ves, cuan­do hi­zo su lan­za­mien­to Ma­rio Ne­gri co­mo pre­can­di­da­to a go­ber­na­dor, nú­me­ros aus­pi­cio­sos pa­ra el pro­pio Ma­cri, cu­ya re­elec­ción es el úni­co pro­yec­to de Cam­bie­mos. El pre­si­den­te mos­tró que, en una en­cues­ta de la fir­ma Po­liar­quía, en Cór­do­ba tie­ne una apro­ba­ción del 38%, su­pe­rior a la que tie­ne en el or­den na­cio­nal. Es­ta ten­den­cia mar­ca la can­cha en la que tie­ne que ju­gar. Ma­cri, en oc­tu­bre de 2017, cuan­do Cam­bie­mos ga­nó las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, te­nía en Cór­do­ba un pres­ti­gio del 69% en una en­cues­ta de Be­rensz­tein-D’Ales­sio, que hoy le da 46%. La pér­di­da es al­ta y se­ña­la dón­de es­tá el es­fuer­zo a ha­cer en la cam­pa­ña. Más no­ta­ble es la diferencia en in­ten­ción de vo­to, la que da si se ima­gi­na una con­fron­ta­ción con Cris­ti­na de Kirch­ner. La su­pera por 20 pun­tos (42 a 22), los dos bien le­jos de Ser­gio Mas­sa, que tie­ne 8 pun­tos. El da­to le sir­ve tam­bién a Ne­gri, por­que el pú­bli­co lo iden­ti­fi­ca con Ma­cri y eso lo ha­ce flo­tar so­bre su con­trin­can­te Mes­tre por

al­go más de 10 pun­tos, en una even­tual in­ter­na por la go­ber­na­ción, que tie­ne nue­va fe­cha, el 17 de mar­zo, si llega a ocu­rrir y no hay an­tes un acuer­do que la evi­te. La pre­sen­cia de los par­ti­dos de la coa­li­ción jun­to a Ne­gri Cam­bie­mos fue im­por­tan­te en ese lan­za­mien­to.

“Siem­pre su­ce­den las co­sas más ra­ras”

Es­tos nú­me­ros son efec­to di­rec­to del pri­mer pa­so que dio esa pro­vin­cia al con­fir­mar un ade­lan­ta­mien­to ex­tre­mo pa­ra el 12 de ma­yo. Re­pro­du­ce el es­ce­na­rio de 2015, que li­be­ró el vo­to pe­ro­nis­ta mo­de­ra­do en Cór­do­ba, la ca­pi­tal na­cio­nal del an­ti­kirch­ne­ris­mo, pa­ra que en fe­chas di­fe­ren­tes, vo­te tam­bién a Ma­cri pre­si­den­te. Pa­ra al­gu­nos es­to es fru­to de un en­ten­di­mien­to no ex­pre­sa­do en­tre Mau­ri­cio y el Grin­go. Des­de el pe­ro­nis­mo fe­de­ral le re­pro­chan a Schia­ret­ti que des­pe­gue, otra vez, al pe­ro­nis­mo de Cór­do­ba, de la suer­te del pe­ro­nis­mo en to­do el país, se­pa­ran­do las elec­cio­nes lo­ca­les de las na­cio­na­les. Él responde que ade­lan­tó al 12 de ma­yo las elec­cio­nes, que lo pue­den ele­gir a él go­ber­na­dor, pa­ra dar­le al pe­ro­nis­mo una

me­jor opor­tu­ni­dad. Re­cién el 26 de ju­nio cierra

la ins­crip­ción pa­ra las PA­SO na­cio­na­les, con lo cual po­dría tam­bién pre­sen­tar­se, por­que es­ca­pa­ría al ve­to de ser can­di­da­to a dos car­gos. Tam­bién obra, dis­cre­ta­men­te, un acuer­do en­tre Schia­ret­ti y el cris­ti­nis­mo pa­ra apar­tar del es­ce­na­rio al can­di­da­to del Ins­ti­tu­to Pa­tria, el

dipu­tado Pa­blo Carro. Ese pac­to se fac­tu­ró en la nue­va in­te­gra­ción del Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra, en don­de vo­ta­ron to­dos los pe­ro­nis­tas jun­tos. El ade­lan­ta­mien­to permite lo mis­mo a can­di­da­tos del ra­di­ca­lis­mo co­mo Ne­gri, que pue­de com­pe­tir en ma­yo a go­ber­na­dor y ano­tar­se en ju­nio a la de dipu­tado na­cio­nal. El go­bierno festeja la tran­qui­li­dad zen de es­te fin de año, pa­cí­fi­co co­mo nun­ca y que des­mien­te la ava­lan­cha de los can­ta­ma­ña­nas, que me­dra­ron anun­cian­do un di­ciem­bre in­cen­dia­do. Aho­ra pue­de ce­le­brar, an­te el desafío de las elec­cio­nes 2019, que de nue­vo en Cór­do­ba pa­san co­sas ra­ras, co­mo es­ta diferencia en fa­vor de Ma­cri que tam­bién des­en­to­na con la ma­la on­da ge­ne­ra­li­za­da de la ma­yo­ría de los son­deos. En una reunión de go­ber­na­do­res en 1954, Juan Pe­rón ha­bía he­cho el diag­nós­ti­co.: “En Cór­do­ba es don­de in­du­da­ble­men­te su­ce­den las co­sas más ra­ras”. (Es­to lo re­fie­re Ger­chu­noff en un doc­to lu­gar de su vo­lu­men “La caí­da: 1955”, Bue­nos Ai­res: Crí­ti­ca, 2018).

Ma­cri sa­lu­dó a Ca­rrió por la vía ga­nan­cial (Ju­lia­na)

La mo­li­cie del fin de año ha des­per­ta­do la ima­gi­na­ción pa­ra la pro­fe­cía. El in­ge­nio de los opi­na­do­res su­fre del sín­dro­me de abs­ti­nen­cia in­for­ma­ti­va – con tan­to fun­cio­na­rio de va­ca­cio­nes hay es­ca­sez de ga­ce­ti­llas -y agu­di­za la mirada ha­cia el fu­tu­ro, al­go que es tan irreal co­mo la eter­ni­dad. Ha­cer­lo exor­ci­za igual del pá­ni­co a lo des­co­no­ci­do, más aún cuan­do to­dos los clien­tes del sis­te­ma po­lí­ti­co han en­tra­do en el ca­mino ne­gro del pro­se­li­tis­mo. Allí to­do va­le y el em­pe­ño re­cla­ma es­fuer­zos so­bre­ac­tua­dos pa­ra se­du­cir al otro. Los cuar­te­les pa­re­cen des­man­te­la­dos, pe­ro sus je­fes aprovechan el re­ce­so pa­ra ima­gi­nar es­tra­te­gias. El ofi­cia­lis­mo de Cam­bie­mos re­vi­sa re­la­cio­nes y car­pe­tas, des­de los ni­ve­les más te­nues de la cortesía, has­ta el de­ba­te más du­ro de los acuer­dos de can­di­da­tos. El miér­co­les hu­bo, pa­ra men­tar lo más sua­ve, un

men­sa­je de Cu­me­lén ha­cia Pun­ta del Es­te, se­des de des­can­so de los je­fes Ma­cri y Ca­rrió, que cum­plía años. Fue por la vía in­di­rec­ta de la con­yu­ga­li­dad, por­que el sa­lu­do lo fir­mó Ju­lia­na. Un men­sa­je ga­nan­cial que com­pro­me­te a Ma­cri, cu­yo ga­bi­ne­te ya ago­tó dos reunio­nes con los co­ro­ne­les de la Coa­li­ción Cí­vi­ca, pa­ra ter­mi­nar de ar­mar la reunión en­tre Li­li­ta y Mar­cos Pe­ña, que ocu­rri­rá en la pri­me­ra se­ma­na de enero. Ma­cri no tie­ne pen­sa­do vol­ver a su ofi­ci­na an­tes del 17 de enero, cuan­do re­gre­se de Bra­si­lia adon­de irá a ver a Jair Bol­so­na­ro. Por lo me­nos se des­pi­dió de los vi­si­tan­tes con esos pla­zos an­tes de Na­vi­dad. Has­ta esa fe­cha, dis­tan­cia del mun­do, y cer­ca­nía con los po­cos que se acer­ca­ron al Sur, qui­zás pa­ra al­gu­nas de­ci­sio­nes. Se re­gis­tran apa­ri­cio­nes, por aho­ra, de Federico Pi­ne­do, el ma­tri­mo­nio de Ca­ro­li­na Stan­ley y Federico Sal­vai – je­fe de ga­bi­ne­te de María Eu­ge­nia Vidal – y un en­gra­na­je cla­ve pa­ra la his­to­ria de Cam­bie­mos, el dipu­tado Ja­vier Cam­pos, de la Coa­li­ción Cí­vi­ca, que fue quien jun­tó a co­mien­zos de 2015 a Ma­cri con Eli­sa Ca­rrió. El en­cuen­tro que dio na­ci­mien­to al Cam­bie­mos que hoy go­bier­na.

An­tes que na­da, arre­glar con Li­li­ta

La re­pa­ra­ción del cis­ma con Ca­rrió es cen­tral pa­ra la es­tra­te­gia del ofi­cia­lis­mo, que pa­re­ce de­sen­ten­der­se de lo que ocu­rra en las pro­vin­cias que ade­lan­tan elec­cio­nes, pa­ra con­cen­trar­se só­lo en la na­cio­nal y las de CABA y pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. En esos te­rri­to­rios, Ca­rrió tie­ne ad­he­sio­nes por en­ci­ma del pro­me­dio de sus co­rre­li­gio­na­rios de Cam­bie­mos. Es­ta pre­fe­ren­cia por las tres elec­cio­nes que has­ta aho­ra tie­nen fe­cha el 27 de oc­tu­bre, im­po­ne la ne­ce­si­dad de que se res­ta­ñe cual­quier di­si­den­cia con ella.

Cual­quier he­ri­da se pa­ga­rá en las ur­nas, por­que ade­más ella no se­rá can­di­da­ta – tie­ne man­da­to has­ta 2023 co­mo dipu­tada – y su apor­te va­le do­ble, co­mo el es­fuer­zo que ten­drá que ha­cer pa­ra sos­te­ner a ter­ce­ros y no su pro­pia cam­pa­ña. Es­ta elec­ción del ofi­cia­lis­mo le da cen­tra­li­dad – co­mo di­cen las cur­sis – a Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, que apor­ta el cau­dal ne­ce­sa­rio en el dis­tri­to im­pres­cin­di­ble de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Por eso con­cen­tra ca­da vez más fun­cio­nes en el ar­ma­do na­cio­nal. Ca­rrió le tie­ne pro­me­ti­do a Mar­cos Pe­ña una ci­ta es­ta se­ma­na pa­ra dis­cu­tir el lu­gar de los can­di­da­tos de la Coa­li­ción en el in­te­rior. El más no­ta­ble es Ru­bén Man­zi, que pue­de ser el úni­co de la CC que se pos­tu­le a una go­ber­na­ción. Pe­ro Li­li­ta tie­ne otras ba­ra­jas pa­ra ju­gar, la prin­ci­pal el apo­yo a

Ne­gri pa­ra go­ber­na­dor de Cór­do­ba. Pro­me­te ha­cer apa­ri­cio­nes en esa pro­vin­cia en los pró­xi­mos días, y se­gu­ra­men­te ten­drá co­mo eje apa­re­cer con el dipu­tado que com­pi­te con Mes­tre.

Se­cre­tos en la Cor­te con el en­via­do de Ca­rrió

La re­la­ción de Ca­rrió con el go­bierno se jue­ga,

Ma­rio Ne­gri le sa­ca­ría diez pun­tos de ven­ta­ja a Mes­tre en una even­tual in­ter­na por la go­ber­na­ción de Cór­do­ba. Des­de su des­can­so en Cu­me­lén, Ma­cri se va­lió de Ju­lia­na Awa­da pa­ra desear­le fe­liz cum­plea­ños a Li­li­ta.

ade­más, en otros ta­pe­tes, co­mo el de la Cor­te. No al­can­zó a lle­gar a Bue­nos Ai­res el día de su cum­plea­ños, pe­ro ac­ti­vó las aler­tas pa­ra ha­cer sa­ber su enojo con los ad­ver­sa­rios de Car­los

Ro­sen­krantz en el Tri­bu­nal. Usó pa­ra eso una in­for­ma­ción que tie­ne al­gún tiem­po: la vi­si­ta de su de­le­ga­do, el dipu­tado Juan Ma­nuel Ló­pez, al juez Ho­ra­cio Ro­sat­ti. Ocu­rrió des­pués de que la Cor­te re­cha­za­se el pe­di­do de Li­li­ta de au­di­tar las cuen­tas de Ri­car­do Lo­ren­zet­ti y el ad­mi­nis­tra­dor Héc­tor Mar­chi, y an­tes de que se fir­ma­se la acor­da­da que ra­ti­fi­có la ges­tión de és­te, y so­cia­li­zó las atri­bu­cio­nes que te­nía el pre­si­den­te pa­ra ma­ne­jar fon­dos. Ló­pez es­cu­chó los ar­gu­men­tos del ma­gis­tra­do so­bre los mé­ri­tos del ad­mi­nis­tra­dor, en par­ti­cu­lar so­bre su ca­pa­ci­dad de aho­rro, que le ha he­cho acu­mu­lar a la Cor­te

una su­ma su­pe­rior a los $ 26.000 mi­llo­nes. No lo­gró mu­cho el dipu­tado, que ha­bía ido a presentar la que­ja por el re­cha­zo de la au­di­to­ría. Ca­rrió vie­ne con la in­ten­ción de se­guir esa pe­lea con­tra Lo­ren­zet­ti y Mar­chi, se lo va a de­cir a Pe­ña, y en cuan­to se re­abra el Con­gre­so va a presentar más pa­pe­les en la co­mi­sión de Jui­cio Po­lí­ti­co. De aque­lla ci­ta con Ro­sat­ti sa­lie­ron otras cons­tan­cias, que en­ri­que­cen la vi­sión que tie­ne de la pe­lea en la Cor­te, co­mo el jue­go do­ble de quie­nes se acu­san mu­tua­men­te de ser peo­nes del PJ y de pro­mo­ver mo­vi­das de opo­si­ción.

Más va­le aten­der a la otra Cor­te, la de los EE. UU.

Al go­bierno más le in­quie­tan las de­ci­sio­nes de otra Cor­te, la de los Es­ta­dos Uni­dos, que va a pro­du­cir en la pri­me­ra se­ma­na de enero una de­ci­sión que pue­de cos­tar­le mu­cho a la Ar­gen­ti­na, si le re­cha­zan la po­si­ción en el jui­cio que tie­ne con el gru­po Pe­ter­sen por la es­ta­ti­za­ción

de las ac­cio­nes de YPF, en 2010. Si hu­bie­ra que ilus­trar por la vía no­ve­les­ca la im­por­tan­cia de es­te fa­llo, hay que mi­rar el pa­sa­por­te del ase­sor en te­mas com­ple­jos del go­bierno. Fa­bián Ro­drí­guez Si­món con­vi­vió du­ran­te las Fies­tas con Ca­rrió en las mis­mas cos­tas del Uru­guay. Re­gre­sa el mar­tes 2 a Bue­nos Ai­res, pe­ro en lu­gar de ir­se a Cu­me­lén – co­mo en años an­te­rio­res – se va a Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra aten­der es­te fi­nal del re­cla­mo an­te la Cor­te ame­ri­ca­na. En ese jui­cio, YPF responde a re­cla­mos de re­sar­ci­mien­tos que pue­den su­pe­rar los US$3.500 mi­llo­nes. Sos­tie­ne que la es­ta­ti­za­ción fue una de­ci­sión so­be­ra­na que no pue­de ju­di­cia­li­zar­se, ni dis­cu­tir­se den­tro del có­di­go de co­mer­cio. La Cor­te ame­ri­ca­na re­uni­rá a so­las a sus miem­bros pa­ra res­pon­der a un pe­di­do de de­cla­ra­ción de cer­ti­dum­bre de la Ar­gen­ti­na. No es una au­dien­cia sino una reunión pri­va­da en la que nun­ca se to­man de­ci­sio­nes, sino que se dis­cu­te el ca­so. La Ar­gen­ti­na es­tá con­fia­da en que hay un fis­cal (el

Ge­ne­ral So­li­ci­tor) que opi­na se­gún el án­gu­lo de los in­tere­ses de la Ca­sa Blan­ca, y que sus ar­gu­men­tos fa­vo­re­ce­rán al país. Si esa Cor­te re­cha­za los ar­gu­men­tos de la Ar­gen­ti­na, el cer­tio­ra­ri, la

de­ci­sión se co­no­ce­rá ese día. Si no di­ce na­da, el 7 de enero la Cor­te pu­bli­ca­rá la lista de los ca­sos que acep­tó eva­luar. Si el ca­so “YPF y la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na v. Pe­ter­sen Ener­gía In­ver­so­ra y Pe­ter­sen Ener­gía” fi­gu­ran en esa nó­mi­na, se­rá por­que ese tri­bu­nal con­si­de­ró que el re­cla­mo de YPF ame­ri­ta una re­vi­sión. En esa Cor­te se dis­cu­ten en se­rio te­mas que pue­den afec­tar al go­bierno ar­gen­tino. La Cor­te ar­gen­ti­na es más es­ta­ble y na­die pen­só nun­ca que iba a cam­biar la ju­ris­pru­den­cia so­bre la ac­tua­li­za­ción de las ju­bi­la­cio­nes por ren­ci­llas par­ti­da­rias. La Cor­te que de­sig­nó Me­nem fue la que lo me­tió pre­so. La Cor­te que de­sig­na­ron los Kirch­ner fue la que les vol­teó la ley de re­for­ma ju­di­cial y le com­pli­có la po­lé­mi­ca ley de me­dios, que hu­bie­ra sig­ni­fi­ca­do la ins­tau­ra­ción de un sis­te­ma ca­ri­be­ño de con­trol de la li­ber­tad de ex­pre­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.