XI JIN­PING QUIE­BRA LA “TRAM­PA DE TUCÍDIDES”

Clarín - Económico - - MIRADA GLOBAL - Jor­ge Cas­tro Ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal

El go­bierno chino pre­sen­tó es­ta se­ma­na una nue­va ley de inversiones ex­tran­je­ras an­te el Con­gre­so Na­cio­nal del Pue­blo, que se­ría apro­ba­da en los pró­xi­mos 30 días y que re­em­pla­za a las 3 le­yes exis­ten­tes: la de joint ven­tu­res de ca­rác­ter ac­cio­na­rio; la de joint ven­tu­res con­trac­tua­les (no ac­cio­na­rias); y el ré­gi­men de em­pre­sas ple­na­men­te ex­tran­je­ras.

La nue­va ley es un ins­tru­men­to fun­da­men­tal de la drás­ti­ca y com­ple­ta aper­tu­ra de la eco­no­mía china re­suel­ta por el pre­si­den­te Xi Jin­ping en 2018, cen­tra­da en las trans­na­cio­na­les de al­ta tec­no­lo­gía, pri­mor­dial­men­te nor­te­ame­ri­ca­nas, de acuer­do con lo pac­ta­do con Do­nald Trump en la his­tó­ri­ca cum­bre del 1 de di­ciem­bre en Bue­nos Ai­res.

Lo esen­cial es que las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les tie­nen ga­ran­ti­za­do el tra­ta­mien­to “na­cio­nal” de sus inversiones, con igual ac­ce­so a las po­lí­ti­cas de fi­nan­cia­mien­to, in­cen­ti­vos y mer­ca­dos que las pri­va­das y es­ta­ta­les, en es­pe­cial en lo re­fe­ri­do al pro­gra­ma de­no­mi­na­do “Ma­de in China 2025” so­bre “in­dus­trias del fu­tu­ro” y al­ta tec­no­lo­gía.

En ade­lan­te, las trans­na­cio­na­les, an­te to­do las high tech es­ta­dou­ni­den­ses, pue­den par­ti­ci­par sin nin­gún ti­po de li­mi­ta­cio­nes ni de pre­fe­ren­cias por las na­cio­na­les en to­das las li­ci­ta­cio­nes que reali­ce el Es­ta­do chino, in­clu­yen­do las de De­fen­sa y las de la “Ru­ta de la Se­da”.

Las inversiones ex­tran­je­ras se re­gi­rán en 2019 por el prin­ci­pio de la “lista ne­ga­ti­va” de sec­to­res en los que es­tá res­trin­gi­do o ex­clui­do el ac­ce­so, y que se re­du­ce de 63 a 48, con una ma­yor dis­mi­nu­ción el pró­xi­mo año y los sub­si­guien­tes, se­gún el ejem­plo de la Zo­na de Li­bre Co­mer­cio de Shang­hai. El ob­je­ti­vo es crear es­tán­da­res de ne­go­cios equi­pa­ra­bles a los de EE.UU, los más avan­za­dos del mun­do, en un sis­te­ma com­ple­ta­men­te “trans­pa­ren­te” e inequí­vo­ca­men­te “pre­de­ci­ble”.

Tam­bién des­apa­re­ce to­do lo que se ase­me­je a la uti­li­za­ción de me­di­das “ad­mi­nis­tra­ti­vas” en la coope­ra­ción tecnológica que reali­cen las trans­na­cio­na­les con com­pa­ñías chi­nas, ga­ran­ti­zán­do­se el uso ex­clu­yen­te de las prác­ti­cas de ne­go­cios del mun­do avan­za­do.

Las em­pre­sas ex­tran­je­ras ra­di­ca­das en China son más de 950.000 has­ta di­ciem­bre de es­te año. La Re­pú­bli­ca Po­pu­lar as­pi­ra a du­pli­car es­te stock en los pró­xi­mos 2 / 5 años, con es­pe­cial én­fa­sis en las inversiones high tech es­ta­dou­ni­den­ses. China re­du­jo de 40% a 15% los aran­ce­les ex­tra­or­di­na­rios im­pues­tos a los au­to­mo­to­res de EE.UU. y se apres­ta a re­du­cir­los a cero en los pró­xi­mos 2 / 5 años, su­mán­do­se a la po­lí­ti­ca de Trump de crea­ción de una Zo­na de li­bre co­mer­cio glo­bal con aran­cel cero (0%) y sin sub­si­dios.

La Re­pú­bli­ca Po­pu­lar im­por­tó bie­nes por US$2,4 bi­llo­nes en 2018 (+14.6% anual). Ade­más, China im­por­ta­rá US$40 bi­llo­nes de bie­nes y ser­vi­cios en los pró­xi­mos 15 años (60% del PBI glo­bal); y el ni­vel de consumo re­pre­sen­tó 78% del cre­ci­mien­to de la eco­no­mía china en los pri­me­ros 3 tri­mes­tres del año.

La eco­no­mía di­gi­tal de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar cre­ció 6 pun­tos en un año, y pa­só de 32,9% del PBI en 2017 a 38,2% del pro­duc­to bru­to al con­cluir es­te año. Den­tro de la eco­no­mía di­gi­tal y de las 3 pla­ta­for­mas por In­ter­net que la en­ca­be­zan (Ali­ba­ba / Ten­cent/ Bai­dú) es que tie­ne lu­gar la nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial en China, con la in­for­ma­ti­za­ción com­ple­ta de la ma­nu­fac­tu­ra y los ser­vi­cios.

Tam­bién se ha abierto ple­na­men­te el sis­te­ma fi­nan­cie­ro a la in­ver­sión fo­rá­nea: Allianz Group, prin­ci­pal ase­gu­ra­dor de Ale­ma­nia, se con­vir­tió en un hol­ding 100% de pro­pie­dad ex­tran­je­ra; lo mis­mo ha ocu­rri­do con JP Mor­gan, y No­mu­ra (Ja­pón), des­car­tán­do­se en to­dos los ca­sos el ré­gi­men de joint ven­tu­res.

La “Es­tra­te­gia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal” de los EE.UU. de­fi­ne a China co­mo una “ame­na­za exis­ten­cial” pa­ra los “in­tere­ses vi­ta­les” nor­te­ame­ri­ca­nos por su do­mi­nio de las tec­no­lo­gías de avan­za­da, an­te to­do In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, que rea­li­za a tra­vés del pro­gra­ma “Ma­de in China 2025”.

Sig­ni­fi­ca que China tie­ne pa­ra EE.UU. una “in­ten­ción hos­til” ha­cia sus “in­tere­ses vi­ta­les”, y es­to le abre a la po­ten­cia nor­te­ame­ri­ca­na la op­ción omi­no­sa del po­der mi­li­tar. Es la “Tram­pa de Tucídides” en es­ta­do pu­ro.

De ahí la cru­cial im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca de la de­ci­sión de Xi Jin­ping en Bue­nos Ai­res de re­co­no­cer la “le­gi­ti­mi­dad” del re­cla­mo nor­te­ame­ri­cano so­bre el pro­gra­ma “Ma­de in China 2025”, con­vir­tien­do a su re­vi­sión en la pri­me­ra de las “re­for­mas es­truc­tu­ra­les” que de­be ser rea­li­za­da an­tes del 1 de mar­zo.

El ob­je­ti­vo de Xi Jin­ping es ní­ti­do: lo­grar que des­apa­rez­ca la per­cep­ción de “ame­na­za exis­ten­cial” o de la “in­ten­ción hos­til” que tie­ne en la ac­tua­li­dad los EE.UU. so­bre China. La cues­tión pa­ra el lí­der de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar es que­brar la “Tram­pa de Tucídides” en la reali­dad de los he­chos. Es­to es lo que hi­zo en la his­tó­ri­ca ce­na del 1 de di­ciem­bre en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.