¿La eco­no­mía brin­da chan­ces pa­ra un re­gre­so del po­pu­lis­mo?

Un aná­li­sis de Luis Sec­co so­bre los desafíos en ma­te­ria de ac­ti­vi­dad y deu­da del año que co­mien­za.

Clarín - Económico - - PORTADA - Luis Sec­co Eco­no­mis­ta. Di­rec­tor de Pers­pec­[email protected] Eco­nó­mi­cas

Mien­tras sub­sis­ta el te­mor al re­gre­so del po­pu­lis­mo, no ba­ja­rá el ries­go país y no ha­brá me­jo­ra en el pre­cio de los ac­ti­vos ar­gen­ti­nos.

Las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas pa­ra 2019 es­ta­rán do­mi­na­das por tres fac­to­res fun­da­men­ta­les: la di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca, la mar­cha de la eco­no­mía glo­bal y la evo­lu­ción mis­ma de la es­ta­bi­li­za­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca.

La di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca, de ca­ra a unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les con re­sul­ta­do in­cier­to, tie­ne y ten­drá su co­rre­la­to en los mer­ca­dos. La in­cer­ti­dum­bre so­bre el re­sul­ta­do elec­to­ral no se des­va­ne­ce­rá has­ta el úl­ti­mo tri­mes­tre del año que vie­ne. Las PA­SO y el des­do­bla­mien­to de los co­mi­cios en va­rios dis­tri­tos no lu­cen que va­yan a ser su­fi­cien­tes pa­ra en­tre­ver con cla­ri­dad el re­sul­ta­do fi­nal. En pa­ra­le­lo, un con­tex­to de mar­ca­da vo­la­ti­li­dad glo­bal no co­la­bo­ra­rá pa­ra un re­torno del ape­ti­to por el ries­go emer­gen­te en ge­ne­ral y, da­das las cir­cuns­tan­cias lo­ca­les, del ar­gen­tino en par­ti­cu­lar. Ha­brá que mo­ni­to­rear de cer­ca cuán­to más afec­ta­rá la gue­rra co­mer­cial los flu­jos de co­mer­cio y fi­nan­cie­ros (la aver­sión al ries­go) a es­ca­la mun­dial, si di­cha gue­rra con­ti­nua­rá o si ha­brá una pau­la­ti­na deses­ca­la­da de las ten­sio­nes, qué su­ce­de­rá con las ta­sas de in­te­rés y la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de la Re­ser­va Fe­de­ral (el ban­co cen­tral de los Es­ta­dos Uni­dos) y del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, los pro­ble­mas po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos en la Unión Eu­ro­pea, las con­se­cuen­cias del Bre­xit, y qué pa­sa­rá con el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía chi­na des­pués de las ma­las no­ti­cias en cuan­to al es­tan­ca­mien­to de la ac­ti­vi­dad in­dus­trial del gi­gan­te asiá­ti­co. Es­tá cla­ro que es­ta­mos ante a un es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal que, aun­que no se con­vier­ta en un hu­ra­cán de frente, no per­mi­ti­rá su­pe­rar o en­mas­ca­rar la di­ná­mi­ca ma­cro y po­lí­ti­ca lo­cal. Y si bien las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to del so­be­rano es­tán bá­si­ca­men­te cu­bier­tas con los des­em­bol­sos pro­ve­nien­tes del FMI (só­lo fal­ta ase­gu­rar la re­no­va­ción de los ven­ci­mien­tos de LE­TES), es­tá cla­ro que al­gu­nas pro­vin­cias y el sec­tor pri­va­do

ne­ce­si­tan ac­ce­der a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Ade­más, 2020 no que­da tan le­jos y no es del to­do desea­ble lle­gar a ese en­ton­ces sin ha­ber de­mos­tra­do que hay mercado pa­ra emi­sio­nes de bo­nos ar­gen­ti­nos.

Por su par­te, las du­das so­bre la con­sis­ten­cia

de la es­ta­bi­li­za­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca y sus con­se­cuen­cias jue­gan en el mis­mo sen­ti­do de la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca y de la glo­bal. Y si bien los des­equi­li­brios ma­cro es­tán en pro­ce­so de pau­la­ti­na re­duc­ción, el cos­to de di­cha co­rrec­ción en ma­te­ria de con­su­mo y pro­duc­ción no es tri­vial. A di­fe­ren­cia de lo que su­ce­día an­tes de la cri­sis de con­fian­za y del fi­nal anun­cia­do del gra­dua­lis­mo, cuan­do los ti­tu­la­res res­pal­da­ban el op­ti­mis­mo del Go­bierno a pe­sar de que los des­equi­li­brios no ha­cían otra co­sa más que in­cre­men­tar­se, hoy y en el fu­tu­ro más cer­cano su­ce­de­rá lo con­tra­rio.

Los des­equi­li­brios mos­tra­rán se­ña­les de me­jo­ra (en la me­di­da que se cum­pla lo com­pro­me­ti­do con el FMI), pe­ro los ti­tu­la­res se­gui­rán mos­tran­do una ta­sa de in­fla­ción al­tí­si­ma (del or­den del 48% in­ter­anual has­ta me­dia­dos de 2019) y una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca que, en tér­mi­nos in­ter­anua­les, ex­hi­bi­rá una caí­da cer­ca­na al 7%/8% en el pri­mer tri­mes­tre del año.

Cier­to es que los da­tos de in­fla­ción y de ac­ti­vi­dad mos­tra­rán me­jo­ras en el mar­gen. La in­fla­ción con­ver­ge­rá ha­cia el 2,0% / 2,5% men­sual y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca co­men­za­rá a cre­cer (en tér­mi­nos deses­ta­cio­na­li­za­dos) ha­cia el se­gun­do tri­mes­tre del año que vie­ne. Pe­ro es­te con­tras­te de­be­rá ser cui­da­do­sa­men­te ex­pli­ca­do pa­ra que las ex­pec­ta­ti­vas de la opi­nión pú­bli­ca se re­com­pon­gan y sos­ten­gan la re­cu­pe­ra­ción del con­su­mo y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Por­que ca­be pre­gun­tar­se có­mo se afec­ta­rán las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les de esa opi­nión pú­bli­ca en el mar­co de una re­cu­pe­ra­ción ama­rre­ta y mien­tras que­da ex­pues­ta al fue­go cru­za­do de vi­sio­nes dia­me­tral­men­te opues­tas (la del Go­bierno y la de la opo­si­ción) so­bre las bon­da­des de los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos de la ges­tión Ma­cri.

Pa­re­ce im­pro­ba­ble que la eco­no­mía le per­mi­ta ga­nar las elec­cio­nes al ofi­cia­lis­mo. Y en la me­di­da que se ve­ri­fi­que al­gu­na me­jo­ra, es pro­ba­ble que no se las ha­ga per­der. Pe­ro es­ta si­tua­ción ha­rá que la sen­si­bi­li­dad de la di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca a la mar­cha de la po­lí­ti­ca re­sul­te ex­tre­ma.

Un re­gre­so ne­ga­ti­vo

Con es­te pa­no­ra­ma por de­lan­te, de com­pli­ca­cio­nes y rui­dos ex­ter­nos e in­ter­nos, una pre­gun­ta que se es­cu­cha con in­sis­ten­cia y que se re­pe­ti­rá una y otra vez du­ran­te 2019 es si hay chance de

una vuel­ta al po­pu­lis­mo. Y qué tan cos­to­sa podría re­sul­tar esa vuel­ta. Si es­tu­vié­ra­mos ante po­lí­ti­cos ra­cio­na­les po­dría­mos de­cir que no hay chan­ces. Por­que el po­pu­lis­mo no pue­de na­cer po­bre, sen­ci­lla­men­te por­que no du­ra­ría.

Los in­ten­tos po­pu­lis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos que han si­do du­ra­de­ros lo han si­do gra­cias a con­di­cio­nes ini­cia­les muy ven­ta­jo­sas (una ma­cro sa­nea­da, un ti­po de cam­bio com­pe­ti­ti­vo, deu­da y dé­fi­cit li­cua­dos, etc.) o a que con­ta­ron a po­co de an­dar con la ayu­da de al­gún shock ex­terno fa­vo­ra­ble (tal co­mo su­ce­dió con el pre­cio de la so­ja y los tér­mi­nos del in­ter­cam­bio de la Ar­gen­ti­na du­ran­te los años de Cris­ti­na Fernández). Pe­ro el po­pu­lis­mo se ca­rac­te­ri­za por su

irra­cio­na­li­dad, al me­nos en ma­te­ria de efi­cien­cia en el uso de los re­cur­sos pro­duc­ti­vos con una visión de me­diano y lar­go pla­zo. Pa­ra el po­lí­ti­co po­pu­lis­ta, la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca no im­por­ta y to­do pue­de ser vis­to o uti­li­za­do co­mo un bo­tín. Si los re­cur­sos pa­ra ha­cer po­pu­lis­mo no exis­ten, los bus­ca a lo que dé lu­gar. De allí los te­mo­res a la ex­pro­pia­ción o la con­fis­ca­ción o al de­fault que des­pier­ta la po­si­bi­li­dad de que una op­ción po­pu­lis­ta se im­pon­ga en 2019. Y en la me­di­da que esos te­mo­res con­ti­núen la­ten­tes, no ha­brá ni una me­jo­ra del ries­go país, ni una re­cu­pe­ra­ción sig­ni­fi­ca­ti­va del pre­cio de las ac­cio­nes, ni una re­cu­pe­ra­ción de la demanda de di­ne­ro; y el es­ce­na­rio de una re­cu­pe­ra­ción rá­pi­da, ge­ne­ra­li­za­da y per­cep­ti­ble del PBI se­gui­rá sien­do el de menor pro­ba­bi­li­dad.

Tra­ba­jo di­fí­cil. El mi­nis­tro Ni­co­lás Du­jo­ve tie­ne la ta­rea de de­mos­trar que la eco­no­mía se es­ta­bi­li­za con su plan..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.