Cho­ques, pe­leas y acuer­dos en la tran­qui­li­dad del ve­rano

Las in­ter­nas a pleno en Go­bierno y opo­si­ción.

Clarín - Económico - - PORTADA - Ig­na­cio Zuleta Periodista. Con­sul­tor po­lí­ti­co

Ba­jo las aguas tran­qui­las de un país cau­te­ri­za­do pa­ra las al­te­ra­cio­nes que an­tes ani­ma­ban los fi­nes de año, co­rren tur­bu­len­tas co­rrien­tes, cho­ques, pe­leas, acuer­dos y desacuer­dos, que se­ña­lan que la gue­rra (elec­to­ral) ya co­men­zó. El país tie­ne a su pre­si­den­te de via­je has­ta el 17 de es­te mes, a la vi­ce­pre­si­den­te Mi­chet­ti no lo­ca­li­za­ble, al pre­si­den­te del Se­na­do, Pi­ne­do, cer­ca del pre­si­den­te, en las már­ge­nes del Nahuel Hua­pi, al pre­si­den­te de los Dipu­tados, Monzó, en las le­ja­nías de Tres Al­ga­rro­bos. Con to­da la lí­nea de su­ce­sión de via­je, podría ima­gi­nar­se que en una cri­sis que les im­pi­die­se el re­gre­so a sus fun­cio­nes, de­be­ría asu­mir el pre­si­den­te de la Cor­te, Carlos Ro­sen­krantz, por­que las ar­te­sa­nías de Mar­cos Pe­ña en el área pre­si­den­cial no tie­nen fuer­za ins­ti­tu­cio­nal. No va a ocu­rrir, pe­ro sí hay que fes­te­jar que la Ar­gen­ti­na re­sis­te quin­ce días sin la pre­sen­cia ac­ti­va y pú­bli­ca de sus man­da­ta­rios, un ému­lo de aque­lla cri­sis bel­ga, cuan­do pa­sa­ron más de 500 días sin go­bierno. Es la ven­ta­ja de una so­cie­dad ci­vil más fuer­te que la cú­pu­la, y eso lo tie­ne la Ar­gen­ti­na.

Cam­bie­mos ¿per­dió la ca­be­za que en 2015 le per­mi­tió ga­nar?

Cla­ro que fal­ta cier­ta or­ga­ni­za­ción es­tra­té­gi­ca pa­ra sos­te­ner el tin­gla­do. La elec­ción de 2015 de­jó va­rias lec­cio­nes, que ilus­tran so­bre ven­ta­jas de ayer, que hoy son des­ven­ta­jas. El triun­fo de Cam­bie­mos el 22 de no­viem­bre de ese año fue la con­se­cuen­cia del ar­ma­do del par­ti­do del Ba­llo­ta­ge, en el cual se sin­di­có el vo­to ma­yo­ri­ta­rio del no pe­ro­nis­mo. Fue el fru­to de la ta­rea de esa coa­li­ción, con una ca­be­za pen­san­te que con­cen­tra­ba la es­tra­te­gia y la tác­ti­ca. Esa ca­be­za era la con­jun­ción de Ma­cri, la UCR de Er­nes­to Sanz y la ta­rea de Eli­sa Ca­rrió, que en­cau­za­ron su con­duc­ta pa­ra cum­plir un ob­je­ti­vo. Sanz lle­vó la alian­za a una vo­ta­ción en la con­ven­ción de Gua­le­guay­chú, que ga­nó tras una dispu­ta en se­rio de los blo­ques que en­ca­be­za­ban Federico Sto­ra­ni — sec­tor Sanz— y Ra­fael Pas­cual — sec­tor Mo­ra­les, Cobos, etc. —. La exis­ten­cia de esa ca­be­za fue una di­fe­ren­cia con el es­que­ma del pe­ro­nis­mo, que per­dió, y ad­mi­te que una de las cau­sas de la de­rro­ta de Da­niel Scio­li fue que no ha­bía una sino va­rias cam­pa­ñas, ca­da cual con una es­tra­te­gia y una tác­ti­ca dis­tin­ta de las de­más. Hoy Cam­bie­mos no pa­re­ce te­ner una ca­be­za que con­cen­tre los con­flic­tos de la coa­li­ción, y que ejer­za el li­de­raz­go.

Lí­der es quien con­tie­ne y ha­ce con­vi­vir las con­tra­dic­cio­nes del con­jun­to. Ma­cri era lí­der en aquel mo­men­to. Hoy de­mo­ra ac­tuar co­mo tal. Se li­mi­ta a ejer­cer una je­fa­tu­ra, que es me­nos que el li­de­raz­go, y de­ja co­rrer los con­flic­tos. Tam­po­co tie­ne Cam­bie­mos la bri­ga­da vo­lan­te que pro­ta­go­ni­za­ron Sanz y Monzó, res­pon­sa­bles en aque­lla cam­pa­ña del ar­ma­do en to­do el país, sal­vo Ca­pi­tal y par­te de Bue­nos Ai­res. Ese rol cen­tral no lo ejer­ce na­die, y se sien­te.

Pe­ña re­abrió Oli­vos por la in­ter­na cor­do­be­sa

Los ama­nuen­ses de Ma­cri go­bierno ad­mi­nis­tran las con­tra­dic­cio­nes del con­jun­to, sin en­trar en los de­ba­tes en­tre miem­bros de su coa­li­ción en las pro­vin­cias. El ca­so más es­tri­den­te es el de Cór­do­ba, adon­de le re­cla­man al Go­bierno na­cio­nal que jue­gue al­gu­na fi­cha, pa­ra or­de­nar la pe­lea in­ter­na en­tre las can­di­da­tu­ras

de Ma­rio Ne­gri y Ra­món Mes­tre. Los mi­nis­tros po­lí­ti­cos, Pe­ña y Fri­ge­rio, re­ci­bie­ron el miér­co­les en Oli­vos a Ne­gri, que via­jó acom­pa­ña­do por la “Co­ne­ja” Bal­das­si y Luis Juez, y allí to­ma­ron no­ta de que Mes­tre se re­sis­te a cum­plir con el acuer­do, ce­rra­do ha­ce dos se­ma­nas, de ir a un ar­bi­tra­je de en­cues­tas pa­ra de­ci­dir las can­di­da­tu­ras y, en to­do ca­so, man­dar a los pre­can­di­da­tos a una elec­ción in­ter­na. Mes­tre, que apa­re­ce aba­jo en las en­cues­tas frente a Ne­gri, de­mo­ra ese com­pro­mi­so y quiere ir di­rec­ta­men­te a una in­ter­na, con­fia­do en su po­der te­rri­to­rial, que cree pue­de fre­nar la gra­vi­ta­ción de Ne­gri co­mo fi­gu­ra na­cio­nal. La bo­cha es­tá en ma­nos del Pro de Cór­do­ba, que no fir­ma­rá el re­gla­men­to pa­ra una in­ter­na si an­tes Mes­tre no ad­mi­te pa­sar por el por­tal de las en­cues­tas. Sin la fir­ma del pre­si­den­te del Pro de Cór­do­ba, Da­río Ca­pi­ta­ni, Mes­tre tam­po­co ten­drá in­ter­na. Es­to ha­bi­li­ta lo que to­dos quie­ren, que ar­bi­tre Ma­cri co­mo en 2015, cuan­do apo­yó a Os­car Aguad. “Es que se sien­te ami­go de Aguad, pe­ro es di­fí­cil que Mau­ri­cio ar­bi­tre en fa­vor de al­guien si no es de su má­xi­ma con­fian­za”, re­fle­xio­nó uno de los ma­ne­jan esa ne­go­cia­ción.

Apu­ro pa­ra los acuer­dos preelec­to­ra­les

La ins­ta­la­ción de Ma­cri en la Pa­ta­go­nia cen­tral, que es don­de es­tá el ba­rrio neu­quino y gour­met de Cu­me­lén, lo pu­so cer­ca de la pe­lea elec­to­ral, más de lo que que­rría, an­tes de que de­can­ten

los acuer­dos que le ha pe­di­do a su me­sa po­lí­ti­ca que cie­rre con los alia­dos de Cam­bie­mos en to­do el país. Pa­ra eso man­tu­vo char­las por te­lé­fono con va­rios de sus mi­nis­tros. Al­gu­nos tie­nen la ins­truc­ción de sen­tar­se es­te lu­nes en la ofi­ci­na de Mar­cos Pe­ña y reha­bi­li­tar las reunio­nes de la cú­pu­la Pro — Rogelio Fri­ge­rio, Ho­ra­cio Rodríguez La­rre­ta, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, Fran­cis­co Quintana, Hum­ber­to Schia­vo­ni, etc.— pa­ra pre­pa­rar el acer­ca­mien­to a Eli­sa Ca­rrió. La je­fa de la Coa­li­ción man­dó a los su­yos a po­ner­le fe­cha a un en­cuen­tro con Pe­ña, pa­ra ce­rrar la can­di­da­tu­ra del neu­ro­ci­ru­jano Ru­bén Man­zi, que na­ció po­lí­ti­ca­men­te en el ARI; por el se­llo de Cam­bie­mos. El jue­ves vol­vió de sus va­ca­cio­nes Alfredo Cor­ne­jo, a quien es­pe­ran no só­lo en la Ca­sa de Go­bierno, sino tam­bién en la se­de de la UCR de la ca­lle Al­si­na. Cor­ne­jo es­tá desafia­do en Men­do­za por el ma­cris­ta Omar De Mar­chi, un peón de Pe­ña y que aprie­ta so­bre Cam­bie­mos de esa pro­vin­cia con una can­di­da­tu­ra a go­ber­na­dor que nin­guno otro em­par­da en las en­cues­tas, sal­vo Ju­lio Cobos, que ya se mos­tró con De Mar­chi, co­mo una ma­ne­ra de apo­yar­lo sin pa­la­bras. No un res­pal­do sino un “no-re­cha­zo” pa­ra usar la jer­ga del hom­bre del “no-po­si­ti­vo”. Es­te con­ci­lio de las fuer­zas de Cam­bie­mos lo pier­den los ra­di­ca­les, que sa­ben que, si no ne­go­cian en pa­que­te to­das las po­si­cio­nes en las pro­vin­cias, pier­den co­mo con­jun­to y les co­men las pie­zas de a una.

Pi­chet­to ce­rró con un rio­ne­grino que es­tu­vo con Ma­cri

Es­ta fal­ta de con­cer­ta­ción ex­po­ne al pro­pio Ma­cri a in­co­mo­di­da­des co­mo la del jue­ves, cuan­do

se reunió a so­las con el go­ber­na­dor de Río Negro Alberto We­re­til­neck, de la cual és­te hi­zo in­for­mar que le ha­bía di­cho al pre­si­den­te que su op­ción pre­fe­ren­cial en es­tas elec­cio­nes era por

la Al­ter­na­ti­va Ar­gen­ti­na y por la fi­gu­ra de Mi­guel Pi­chet­to, que es can­di­da­to a pre­si­den­te con­tra Ma­cri. ¿Ocu­rrió eso? No es lo que les con­tó Ma­cri a al­gu­nos de sus mi­nis­tros des­pués de esa mis­ma ci­ta. El pre­si­den­te se re­ti­ró de la reunión de Ba­ri­lo­che sin abrir la bo­ca, de­jó que el an­fi­trión con­ta­se eso, y mar­ca­se la can­cha en fa­vor de Pi­chet­to. No de­bió ex­tra­ñar a los me­mo­rio­sos, que re­cuer­dan que We­re­til­neck fue el can­di­da­to a vi­ce­go­ber­na­dor en 2007, en la fór­mu­la de Pi­chet­to. En aque­lla elec­ción ga­nó Mi­guel Saiz, apo­ya­do por los Kirch­ner, que ha­bían fa­bri­ca­do la mar­ca Con­cer­ta­ción Plu­ral pa­ra la fór­mu­la Cris­ti­na-Cobos, que era el cam­bio den­tro del cam­bio, y to­das esas fra­ses. Aho­ra Pi­chet­to su­ma a su com­pro­vin­ciano a la ca­sa­ca del pe­ro­nis­mo no K. Lo que sí le con­tó a Ma­cri el go­ber­na­dor We­re­til­neck fue que ano­ta­rá su can­di­da­tu­ra pa­ra un ter­cer man­da­to, y que sa­be que los opo­si­to­res se la re­cha­za­rán. Irá a la Jus­ti­cia con el ar­gu­men­to de que la Cons­ti­tu­ción le da dos man­da­tos, pe­ro que el que es­tá ter­mi­nan­do es co­mo vi­ce de Carlos Soria, ase­si­na­do en di­ciem­bre de 2015, po­co des­pués de asu­mir, y

Mar­cos Pe­ña, jun­to a Rogelio Fri­ge­rio, de­ben me­diar en la im­por­tan­te in­ter­na cor­do­be­sa en­tre Ma­rio Ne­gri Y Ra­món Mes­tre El go­ber­na­dor men­do­cino y je­fe de la UCR, Alfredo Cor­ne­jo, su­fre el fue­go ami­go de un can­di­da­to del Pro apo­ya­do por Cobos.

que el que co­mien­za en 2019 se­ría re­cién su se­gun­do man­da­to.

Ma­cri sa­le a fac­tu­rar lo que ce­dió en pro­vin­cias pa­ta­gó­ni­cas

Ma­cri sa­le a ca­mi­nar por la cin­tu­ra cós­mi­ca del Sur, an­tes que le acer­quen for­ma­tos de cam­pa­ña, y mien­tras to­dos duer­men la sies­ta de ve­rano. La gi­ra de la se­ma­na que vie­ne a la Pa­ta­go­nia Sur — Tie­rra del Fue­go, San­ta Cruz — tie­ne co­mo pro­pó­si­to fac­tu­rar, ante el elec­to­ra­do de esas pro­vin­cias, to­do lo que la Na­ción les ce­dió en la ley del pre­su­pues­to de 2019. Esos dis­tri­tos lo­gra­ron ven­ta­jas frente a lo que que­ría im­po­ner­le el

pro­yec­to ori­gi­nal de Ni­co­lás Du­jov­ne, y Ma­cri, can­di­da­to a re­ele­gir, quiere re­cor­dár­se­los en su pro­pia Tie­rra. La Ca­sa de Go­bierno de­jó que los ne­go­cia­do­res del Con­gre­so ce­die­sen a los pe­di­dos sin pe­dir au­to­ri­za­cio­nes es­pe­cia­les, al­go que nin­gún go­bierno ha­bría per­mi­ti­do en años an­te­rio­res, cuan­do ca­da con­ce­sión era au­to­ri­za­da por Ha­cien­da, por lo que se lla­mó la me­sa “oja­zos”, en don­de se sen­ta­ban los vi­gi­la­do­res Quintana y Lo­pe­te­gui. En esas ne­go­cia­cio­nes Tie­rra del Fue­go lo­gró que las empresas ra­di­ca­das en su pro­vin­cia pu­die­ran com­pen­sar el sal­do de im­pues­tos, no con di­ne­ro sino con otros tri­bu­tos a su fa­vor. Me­re­ció una re­so­lu­ción de la AFIP que be­ne­fi­ció a fir­mas por las cua­les pi­dió en per­so­na Ro­sa­na Ber­to­ne. Tam­bién que se pu­die­ran aco­ger a la pro­tec­ción in­dus­trial los nue­vos pro­yec­tos de pro­duc­ción de pe­tró­leo y de la in­dus­tria quí­mi­ca. Tie­rra del Fue­go le pu­so los vo­tos de sus le­gis­la­do­res al pre­su­pues­to, por eso Ma­cri les re­cor­da­rá que no hu­bie­ra si­do po­si­ble sin la luz ver­de del pre­si­den­te. En el ca­so de San­ta Cruz, lo que in­ten­ta re­cu­pe­rar Ma­cri es el cos­to po­lí­ti­co que pa­gó por ayu­da a la ges­tión de Alicia Kirch­ner des­de que asu­mió. El cos­to lo pa­gó con el enojo del se­na­dor de Cam­bie­mos, pro­pia tro­pa, Eduardo Cos­ta, in­dig­na­do por las ayudas del Go­bierno a la her­ma­na K.

Gue­rra ce­les­tial en Neuquén: pa­pis­tas con­tra evan­gé­li­cos

Co­mo si fue­ra una his­to­ria pa­ra con­tar­le al pa­pa Fran­cis­co, el cie­rre de lis­tas pa­ra las elec­cio­nes en Neuquén el 12 de mar­zo, que ocu­rrió en la ma­dru­ga­da de ayer, re­pli­ca en el re­ta­blo lo­cal el mis­mo es­ce­na­rio de la gi­gan­to­gra­fía que se

pre­sen­ta, por ejem­plo, en Bra­sil. En esa elec­ción a go­ber­na­dor, Omar Gutiérrez, del MNP que go­bier­na des­de ha­ce más de me­dio siglo, lo­gró ba­jar la can­di­da­tu­ra de su vi­ce “Ro­lo” Fi­gue­roa, con lo cual con­for­ma el ter­cio que tie­ne me­jo­res chan­ces de ga­nar. En­fren­te que­dó “Pe­chi” Qui­ro­ga, ra­di­cal in­ten­den­te de la Ca­pi­tal, que pu­so co­mo vi­ce al dipu­tado na­cio­nal y pas­tor evan­ge­lis­ta Da­vid Pablo Schle­reth. Re­pre­sen­ta al Pro lo­cal, co­mo otros can­di­da­tos que ador­nan la lis­ta del “Pe­chi”. La ter­ce­ra fuer­za, pa­ra emu­lar el es­ce­na­rio de gue­rra ce­les­tial, fue pre­sen­ta­da por el pro­pio Juan Gra­bois, ase­sor pa­pal y men­tor de las fuer­zas ma­pu­ches. La fór­mu­la la in­te­gra Ra­món Rio­se­co, el his­tó­ri­co je­fe pi­que­te­ro de Cu­tral Co-Pla­za Huin­cul, don­de an­tes ha si­do in­ten­den­te (lo he­re­dó su her­ma­na). Lle­va­rá en su lis­ta a Ariel Epu­lef, “lon­ko” (ca­ci­que) la co­mu­ni­dad ma­pu­che de Cu­rruhuin­ca, San Mar­tín de los An­des. Gra­bois jue­ga allí de lo­cal y des­ta­có en la pre­sen­ta­ción de Rio­se­co que “re­sis­tió en la ca­lle los em­ba­tes del neo­li­be­ra­lis­mo de los 90’ res­pe­tan­do la ins­ti­tu­cio­na­li­dad”. Es­to úl­ti­mo es lo que lo se­pa­ra de ac­ti­vis­tas más re­vol­to­sos. El Va­ti­cano tie­ne en la mi­ra a los neo­pen­te­cos­ta­lis­tas ame­ri­ca­nos, que ac­túan detrás de Do­nald Trump, y que res­pal­dan a Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil, y pa­tro­ci­na la con­de­na de lo que lla­ma “la teo­lo­gía de la pros­pe­ri­dad”, una jus­ti­fi­ca­ción evan­gé­li­ca de la eco­no­mía de mercado.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.