UN NUE­VO ES­CE­NA­RIO CON GA­NA­DO­RES Y PER­DE­DO­RES

Clarín - Económico - - NOTA DE TAPA - Lorenzo Si­gaut Gra­vi­na Di­rec­tor de Eco­la­ti­na

La re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de 2017 (el PBI tre­pó ca­si 3%) im­pul­só la ex­pan­sión de la ma­yo­ría de las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas. En cam­bio, el año pa­sa­do la cri­sis cam­bia­ria pro­du­jo una in­ten­sa re­ce­sión (con una ba­ja del PBI del 2%, por lo me­nos) que afec­tó a la ma­yor par­te de los sec­to­res pro­duc­ti­vos. En am­bos años hu­bo ex­cep­cio­nes, pe­ro la regla fue ex­pan­sión en 2017 y con­trac­ción en 2018.

La pers­pec­ti­va de ac­ti­vi­dad pa­ra 2019 de­pen­de en ma­yor me­di­da de la es­ta­bi­li­za­ción eco­nó­mi­ca. Si se afian­za la cal­ma cam­bia­ria, la in­fla­ción ten­de­rá a des­ace­le­rar­se y la ac­ti­vi­dad a re­cu­pe­rar­se (más de 3% en­tre pun­tas). Va­le acla­rar igual­men­te que, pro­duc­to del ele­va­do arras­tre es­ta­dís­ti­co ne­ga­ti­vo que de­jó 2018, es­te año el PBI pro­me­dia­ría una caí­da en torno al 1%.

En es­te es­ce­na­rio, la per­for­man­ce sec­to­rial se­rá he­te­ro­gé­nea, con ga­na­do­res y per­de­do­res. En­tre los pri­me­ros se en­cuen­tran las ac­ti­vi­da­des tran­sa­bles, es de­cir aque­llas que se co­mer­cia­li­zan in­ter­na­cio­nal­men­te. La me­jo­ra del ti­po de cam­bio real alien­ta las ex­por­ta­cio­nes (pe­se al au­men­to de las re­ten- cio­nes) y la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes. Es­to im­pul­sa­rá las ac­ti­vi­da­des pri­ma­rias, las ex­trac­ti­vas (mi­ne­ría y ener­gía), las ra­mas in­dus­tria­les que ex­por­tan o com­pi­ten con­tra im­por­ta­cio­nes, el tu­ris­mo lo­cal y los ser­vi­cios ex­por­ta­bles ba­sa­dos en el co­no­ci­mien­to (in­for­má­ti­ca, con­ta­bles, pu­bli­ci­dad, em­pre­sa­ria­les, en­tre otros).

Un pá­rra­fo apar­te me­re­ce la agroin­dus­tria: gra­cias a me­jo­res con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y bue­nos pre­cios in­ter­na­cio­na­les (des­de una pers­pec­ti­va histórica), se re­cu­pe­ra­ría del du­ro gol­pe que ases­tó la se­quía a la co­se­cha de maíz y so­ja. La me­jo­ra del cam­po trac­cio­na­rá las ac­ti­vi­da­des co­ne­xas: ma­qui­na­ria agrí­co­la, trans­por­te de car­gas, agro­quí­mi­cos y ser­vi­cios asociados. In­clu­so, si se pro­du­ce la co­se­cha ré­cord que el Go­bierno an­sía, el in­te­rior del país y el fis­co se ve­rán be­ne­fi­cia­dos por los ma­yo­res in­gre­sos de los pro­duc­to­res.

Den­tro de es­tos ga­na­do­res hay ni­chos es­pe­cí­fi­cos que la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri vie­ne im­pul­san­do des­de el ini­cio de su ges­tión. En­tre ellos des­ta­can el sha­le oil y el sha­le gas (Va­ca Muer­ta), ener­gías re­no­va­bles y la ex­plo­ta­ción de li­tio.

La­men­ta­ble­men­te, el am­bi­cio­so plan de in­fra­es­truc­tu­ra de Cam­bie­mos des­ca­rri­ló en 2018. El fuer­te ajus­te fis­cal y los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros del sec­tor pú­bli­co na­cio­nal (re­fle­ja­dos en un ries­go país su­peran­do los 800 puntos bá­si­cos) lle­va­ron a un des­plo­me de la obra pú­bli­ca y la caí­da de di­ver­sos pro­yec­tos ba­jo el ré­gi­men de Par­ti­ci­pa­ción Pú­bli­ca Pri­va­da (PPP) por fal­ta de fi­nan­cia­mien­to.

Asi­mis­mo, no se pre­vé una re­cu­pe­ra­ción en aque­llas ac­ti­vi­da­des li­ga­das a la demanda in­ter­na. En un pro­ce­so de ajus­te de las cuen­tas ex­ter­nas y fis­ca­les, con una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria muy con­trac­ti­va (ta­sa de in­te­rés real anual su­pe­rior al dí­gi­to), es­pe­ra­mos anemia en el con­su­mo y con­trac­ción en la in­ver­sión.

Den­tro de los sec­to­res per­de­do­res de 2019 des­ta­can el co­mer­cio, la pro­duc­ción de bie­nes du­ra­bles (ex­cep­to ma­qui­na­ria agrí­co­la y la in­dus­tria au­to­mo­triz), el ru­bro tex­til e in­du­men­ta­ria, la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y la cons­truc­ción (con sus ac­ti­vi­da­des co­ne­xas).

Es­te úl­ti­mo sec­tor me­re­ce un pá­rra­fo apar­te. A prio­ri, el de­sa­rro­llo de nue­vos em­pren­di­mien­tos podría be­ne­fi­ciar­se del sal­to cam­bia­rio: el cos­to de cons­truir en dó­la­res se re­du­jo con­si­de­ra­ble­men­te mien­tras que los pre­cios de los in­mue­bles en mo­ne­da du­ra ape­nas ba­ja­ron pe­se al pa­ra­te de la ac­ti­vi­dad in­mo­bi­lia­ria. Sin em­bar­go, el cos­to del fi­nan­cia­mien­to se dis­pa­ró y la ad­qui­si­ción de in­mue­bles co­lap­só por la fuer­te caí­da de los sa­la­rios en dó­la­res y el de­rrum­be de los prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios. Por otro la­do, los al­qui­le­res en dó­la­res se con­tra­je­ron per­dien­do atrac­ti­vo pa­ra el in­ver­sor in­mo­bi­lia­rio.

En el me­dio de es­tas dos reali­da­des opues­tas se en­cuen­tran di­ver­sos sec­to­res pro­duc­ti­vos que de­pen­den de la evo­lu­ción del mercado in­terno y de la demanda ex­ter­na. En­tre ellos des­ta­can: las eco­no­mías re­gio­na­les, el com­ple­jo au­to­mo­tor, la in­dus­tria quí­mi­ca y el res­to de la in­dus­tria ali­men­ti­cia.

Ca­be des­ta­car que la per­for­man­ce de es­tas ac­ti­vi­da­des se­rá he­te­ro­ge­nea a ni­vel de fir­mas. Aque­llas que ha­yan desa­rro­lla­do una es­tra­te­gia ex­por­ta­do­ra po­drán apro­ve­char me­jor la co­yun­tu­ra. En cam­bio, las que con­cen­tren sus ven­tas en el mercado lo­cal pa­de­ce­rán la anemia de la demanda in­ter­na. Es­te dri­ver afec­ta­rá las pers­pec­ti­vas de los ser­vi­cios pú­bli­cos y de la ma­yo­ría de los ser­vi­cios pri­va­dos.

Por úl­ti­mo, pe­ro no por ello me­nos im­por­tan­te, ca­be des­ta­car que la per­for­man­ce sec­to­rial se re­sen­ti­ría si se reavi­van las pre­sio­nes cam­bia­rias. La pro­ba­bi­li­dad de que es­to su­ce­da no es des­pre­cia­ble: el ries­go país y las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les son fac­to­res que aten­tan con­tra la es ta­bi­li­dad cam­bia­ria en 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.