EL EFEC­TO BOL­SO­NA­RO Y LAS RE­FOR­MAS EN LA ECO­NO­MÍA AR­GEN­TI­NA

Clarín - Económico - - NOTA DE TAPA - Mar­ce­lo Eli­zon­do Ana­lis­ta en co­mer­cio in­ter­na­cio­nal

Jair Bol­so­na­ro asu­mió la pre­si­den­cia de Bra­sil con con­sig­nas cla­ras. Aun­que hay ries­go de que mu­chas de ellas no sean fá­cil­men­te com­pa­ti­bles en­tre sí (su equi­po de go­bierno es­tá for­ma­do por per­so­nas de dis­tin­tos orí­ge­nes ideo­ló­gi­cos) y que re­quie­ran una ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca que de­be­rá ser pro­ba­da, ya que es la pri­me­ra ex­pe­rien­cia pú­bli­ca pa­ra ca­si to­dos los miem­bros del go­bierno, al que ade­más per­te­ne­ce so­lo el 10% de los dipu­tados.

Pe­ro los pro­pó­si­tos son am­bi­cio­sos. En par­ti­cu­lar, la agen­da eco­nó­mi­ca pre­vé cua­tro gran­des ob­je­ti­vos: re­du­cir el gas­to pú­bli­co y la pre­sión fis­cal mien­tras se po­nen en or­den las cuen­tas es­ta­ta­les, ali­viar de dis­tor­sio­nes y re­gu­la­cio­nes bu­ro­crá­ti­cas ex­ce­si­vas a la eco­no­mía (in­clu­yen­do pri­va­ti­za­cio­nes), mo­di­fi­car el gra­vo­so sis­te­ma pre­vi­sio­nal (ha­cia uno de ca­pi­ta­li­za­ción) y abrir la eco­no­mía in­ser­tan­do a Bra­sil en el ca­pi­ta­lis­mo glo­bal.

To­dos pa­re­cen pro­pó­si­tos acer­ta­dos. Las ero­ga­cio­nes pú­bli­cas equi­va­len hoy a un ele­va­do 37% del PBI y son cau­sa de una pe­sa­da eco­no­mía con ba­ja ta­sa de in­ver­sión (18%) y po­co di­na­mis­mo (el PBI, de unos 2 bi­llo­nes de dó­la­res, es hoy al­go menor que ha­ce 5 años). El dé­fi­cit fis­cal equi­va­le al 7,5% del PBI y gran par­te de él obe­de­ce al ro­jo pre­vi­sio­nal (US$80.000 mi­llo­nes). La deu­da pú­bli­ca re­pre­sen­ta 75% del PBI (40% de ella es deu­da ex­ter­na). La ta­sa de des­em­pleo su­pera 11% (la más al­ta de Su­da­mé­ri­ca ex­clu­yen­do Venezuela). Y las ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes ron­dan ci­fras que equi­va­len al 12% del PBI —ca­da una de ellas— mien­tras que en La­ti­noa­mé­ri­ca se du­pli­can esos ra­tios.

Ade­más del har­taz­go con­tra la co­rrup­ción y la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca, la eco­no­mía ha si­do una bue­na ra­zón pa­ra el triun­fo de Bol­so­na­ro. Pa­ra la Ar­gen­ti­na, el ini­cio de es­ta nue­va eta­pa en Bra­sil su­po­ne un enor­me cam­bio: nues­tro principal so­cio y ve­cino re­to­ma la pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal, asu­me una nue­va agen­da in­ter­na y pro­po­ne mo­di­fi­ca­cio­nes al víncu­lo bi­la­te­ral.

Por un la­do, de te­ner éxi­to las re­for­mas eco­nó­mi­cas del mi­nis­tro Pau­lo Gue­des, ello ge­ne­ra­rá un sal­to de com­pe­ti­ti­vi­dad y ma­yor cre­ci­mien­to en Bra­sil, lo que su­po­ne un buen im­pac­to pa­ra la Ar­gen­ti­na, don­de se es­ti­ma que por ca­da pun­to de cre­ci­mien­to del PBI en Bra­sil (se es­pe­ra en­tre 2,5% y 3% pa­ra es­te año) el de Ar­gen­ti­na cre­ce 0,25%.

Las ex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas al gi­gan­te re­gio­nal se be­ne­fi­cian de una ma­yor demanda am­pa­ra­da en las re­la­cio­nes ya exis­ten­tes de nu­me­ro­sas empresas (en 2018 Ar­gen­ti­na tu­vo en Bra­sil su principal mercado, al que le ex­por­tó US$11.000 mi­llo­nes) y con ac­ce­so li­bre gra­cias al Mer­co­sur. Au­to­mo­to­res (el principal pro­duc­to de ex­por­ta­ción), máquinas y apa­ra­tos, me­tal­me­cá­ni­ca, plás­ti­cos, quí­mi­cos, ali­men­tos ela­bo­ra­dos y ce­rea­les son los sec­to­res que po­drían be­ne­fi­ciar­se de una demanda más ro­bus­ta.

Tam­bién el tu­ris­mo re­cep­ti­vo y las ex­por­ta­cio­nes de ser­vi­cios ba­sa­dos en co­no­ci­mien­to (hoy tie­nen es­ca­sa re­le­van­cia) pue­den co­men­zar a cre­cer, es­pe­cial­men­te des­pués del re­cien­te acuer­do de eli­mi­na­ción de la do­ble im­po­si­ción.

Pe­ro por otro la­do apa­re­ce un gran desafío. Las nue­vas au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas in­si­nua­ron que pre­ten­den ini­ciar ne­go­cia­cio­nes au­tó­no­mas pa­ra ce­le­brar acuer­dos eco­nó­mi­cos in­ter­na­cio­na­les con otras gran­des eco­no­mías, lo que has­ta hoy el Mer­co­sur res­trin­ge. A de­cir ver­dad, la con­di­ción de rí­gi­da unión adua­ne­ra (que ade­más tie­ne un aran­cel co­mún pro­me­dio muy al­to pa­ra los pa­rá­me­tros in­ter­na­cio­na­les) lle­vó al Mer­co­sur a ser un blo­que en­ce­rra­do ha­cia sí mis­mo y con es­ca­sí­si­ma in­ser­ción glo­bal: el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal de to­do el blo­que su­ma­do, que ca­yó ca­si 30% en 5 años, es de al­re­de­dor de 25% del pro­duc­to, mien­tras en La­ti­noa­mé­ri­ca to­da lle­ga a ca­si 50%.

La mi­tad de to­do el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal se ge­ne­ra en­tre paí­ses que cuen­tan con al­gún ti­po de acuer­do co­mer­cial y ese por­cen­ta­je se in­cre­men­ta­rá en los pró­xi­mos años, pe­ro so­lo 7% de esos acuer­dos responde a la rí­gi­da mo­da­li­dad de la unión adua­ne­ra co­mo la que ri­ge en el Mer­co­sur.

Por en­de, co­mo en tan­tos lu­ga­res, ha lle­ga­do un tiem­po de cam­bios.

Esa agen­da de re­for­mas bra­si­le­ña es de com­ple­ja im­ple­men­ta­ción pe­ro re­sul­ta atrac­ti­va. Y podría ayu­dar a la Ar­gen­ti­na a ace­le­rar las re­for­mas in­ter­nas pen­dien­tes.

Ante nues­tra an­ces­tral pre­fe­ren­cia por reac­cio­nar an­tes que por ac­cio­nar, al me­nos el Bra­sil de Bol­so­na­ro nos pro­po­ne pen­sar de nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.