El cos­to fis­cal de co­brar el di­vi­den­do de las empresas

Si una em­pre­sa dis­tri­bu­ye sus ga­nan­cias, so­cios y ac­cio­nis­tas de­be­rán pa­gar un im­pues­to sin im­por­tar el ta­ma­ño de la com­pa­ñía.

Clarín - Económico - - IMPUESTOS AL DÍA - José Luis Ce­te­ri Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

La úl­ti­ma re­for­ma tri­bu­ta­ria, rea­li­za­da a tra­vés de la ley 27.430, dis­mi­nu­yó la alí­cuo­ta del Im­pues­to a las Ga­nan­cias que pa­gan las empresas que no dis­tri­bu­yen di­vi­den­dos o uti­li­da­des.

Si se rea­li­za dis­tri­bu­ción, se apli­ca un im­pues­to a los so­cios y ac­cio­nis­tas que re­ci­ben los be­ne­fi­cios.

Por la ley 27.430, se re­du­jo pro­gre­si­va­men­te la alí­cuo­ta del 35% de Im­pues­to a las Ga­nan­cias pa­ra las so­cie­da­des de la si­guien­te ma­ne­ra: * Pa­ra los ejer­ci­cios fis­ca­les que se ini­cien a par­tir del 1° de enero de 2018 y has­ta el 31 de di­ciem­bre de 2019 se­rá del 30%.

* Pa­ra los ejer­ci­cios ini­cia­dos a par­tir del 2020, la alí­cuo­ta se­rá del 25%.

Si las asam­bleas aprue­ban dis­tri­bu­ción de di­vi­den­dos, los be­ne­fi­cia­rios pa­ga­rán las si­guien­tes ta­sas:

* Un 7% pa­ra las distribuciones rea­li­za­das por las uti­li­da­des de los años 2018 y 2019. * El 13% pa­ra los di­vi­den­dos dis­tri­bui­dos por las ga­nan­cias del año 2020.

* Por otro la­do, se dis­pu­so que las uti­li­da­des que se ge­ne­ren des­de el año 2018 ya no pa­ga­rán el im­pues­to de igua­la­ción en Ga­nan­cias.

La re­for­ma tra­jo la no­ve­dad de que la AFIP podría con­si­de­rar que hu­bo dis­tri­bu­ción de di­vi­den­dos en si­tua­cio­nes sub­je­ti­vas, que no tie­nen que ver con la apro­ba­ción for­mal de re­par­to de uti­li­da­des que aprue­ba la asam­blea. Es­te tra­ta­mien­to no cam­bia en fun­ción del ta­ma­ño que pue­de te­ner la em­pre­sa; o sea, abar­ca des­de las py­mes a las gran­des fir­mas.

Idas y vuel­tas tri­bu­ta­rias

En los úl­ti­mos cua­tro años, el tra­ta­mien­to im­po­si­ti­vo de la dis­tri­bu­ción de di­vi­den­dos se mo­di­fi­có en tres

opor­tu­ni­da­des. Si las in­ver­sio­nes re­quie­ren de cier­ta es­ta­bi­li­dad fis­cal, en­ton­ces po­dría­mos con­cluir que el país no la ofre­ció pa­ra ten­tar a los ca­pi­ta­les, lo­ca­les y ex­tran­je­ros, que eva­lúan efec­tuar in­ver­sio­nes.

En el año 2013, con el ar­gu­men­to de com­pen­sar la suba en las de­duc­cio­nes de la cuar­ta ca­te­go­ría de Ga­nan­cias, por me­dio de la ley 26.893 se dis­pu­so

gra­var la dis­tri­bu­ción de di­vi­den­dos con la ta­sa del 10%, ba­jo el tí­tu­lo de “ren­ta fi­nan­cie­ra”.

La vi­gen­cia de es­ta me­di­da co­men­zó con las distribuciones que las asam­bleas apro­ba­ron, de pues­ta a dis­po­si­ción, a par­tir del 23 de sep­tiem­bre de ese año. Pe­ro, co­mo en im­pues­tos nun­ca na­da es de­fi­ni­ti­vo, pos­te­rior­men­te la ley de blan­queo (27.260), en sen­ti­do con­tra­rio, ex­cep­tuó del tri­bu­to a los di­vi­den­dos en el Im­pues­to a las Ga­nan­cias,

a par­tir del 23 de ju­lio de 2016. Sin em­bar­go, dos años des­pués, en la úl­ti­ma re­for­ma (ley 27.430), se vuel­ven a gra­var los di­vi­den­dos que las empresas dis­tri­bu­yen al 7%, por las ga­nan­cias co­rres­pon­dien­tes a los ejer­ci­cios 2018 y 2019, y al 13% pa­ra los ini­cia­dos a par­tir del 2020. Es­ta úl­ti­ma me­di­da se to­mó pa­ra “cas­ti­gar” a las empresas que no rein­vier­ten sus uti­li­da­des, y por ese mo­ti­vo pier­den la re­duc­ción de la ta­sa del Im­pues­to a las Ga­nan­cias, al 30% pa­ra los dos pri­me­ros años, y del 25% pa­ra los tres si­guien­tes.

Ló­gi­ca­men­te, si la so­cie­dad dis­tri­bu­ye di­vi­den­dos por uti­li­da­des que se ge­ne­ra­ron cuan­do tri­bu­ta­ba por la ta­sa del 35%, los ac­cio­nis­tas no ten­drán que abo­nar el im­pues­to ex­tra. In­clu­so pa­ra los ca­sos en que se dis­tri­bu­yan di­vi­den­dos acu­mu­la­dos, se con­si­de­ran ago­tán­do­se los de los pri­me­ros años an­te­rio­res.

La­be­rin­to fis­cal

Por otro la­do, des­de ha­ce tiem­po la ley de Ga­nan­cias pre­vé una re­ten­ción del 35%, que se apli­ca so­bre la di­fe­ren­cia en­tre las uti­li­da­des con­ta­bles

y las im­po­si­ti­vas que dis­tri­bu­yen las empresas, cues­tión que se eli­mi­nó aho­ra pa­ra las uti­li­da­des que se ge­ne­ren a par­tir del año 2018. Las so­cie­da­des anó­ni­mas sim­pli­fi­ca­das (SAS), nue­vo mo­de­lo 2018, in­clui­das las que per­te­ne­cen a un úni­co ti­tu­lar, su­fren por el mis­mo te­ma ya que a las mis­mas se las con­si­de­ra so­cie­da­des de ca­pi­tal, de­bien­do pa­gar la ta­sa del 35%, en la me­di­da que dis­tri­bu­yan uti­li­da­des; si­tua­ción que di­fie­re del tra­ta­mien­to tri­bu­ta­rio que tie­nen las empresas uni­per­so­na­les (no SAS) que pa­gan la alí­cuo­ta pro­gre­si­va del im­pues­to.

Otros “di­vi­den­dos”

Adi­cio­nal­men­te a lo que aprue­be for­mal­men­te la asam­blea de ac­cio­nis­tas, la ley de Ga­nan­cias aho­ra po­drá

pre­su­mir que se ha con­fi­gu­ra­do la pues­ta a dis­po­si­ción de los di­vi­den­dos o uti­li­da­des, in­ci­dien­do en el im­pues­to que de­be­rá abo­nar­se, cuan­do se ve­ri­fi­que al­gu­na de las si­tua­cio­nes que se enu­me­ran a con­ti­nua­ción:

* Los ti­tu­la­res, pro­pie­ta­rios, so­cios, ac­cio­nis­tas, cuo­ta­par­tis­tas, fi­du­cian­tes o be­ne­fi­cia­rios de las so­cie­da­des reali­cen re­ti­ros de fon­dos por cual­quier cau­sa, por el im­por­te de ta­les re­ti­ros. Den­tro de es­te pun­to es­ta­rían los sal­dos de los so­cios que fi­gu­ren en la con­ta­bi­li­dad de la em­pre­sa.

* Los ti­tu­la­res, pro­pie­ta­rios, so­cios, ac­cio­nis­tas, cuo­ta­par­tis­tas, fi­du­cian­tes o be­ne­fi­cia­rios de las empresas ten­gan el uso o go­ce, por cual­quier tí­tu­lo, de bie­nes del ac­ti­vo de la en­ti­dad, fon­do o fi­dei­co­mi­so. En es­te ca­so se pre­su­mi­rá, ad­mi­tien­do prue­ba en con­tra­rio, que el va­lor de los di­vi­den­dos o uti­li­da­des pues­tos a dis­po­si­ción es el 8% anual del va­lor co­rrien­te en pla­za de los bie­nes in­mue­bles y del 20% anual del va­lor co­rrien­te en pla­za res­pec­to del res­to de los bie­nes. Si se rea­li­za­ran pa­gos en el mis­mo pe­río­do fis­cal por el uso o go­ce de di­chos bie­nes, los im­por­tes pa­ga­dos po­drán ser des­con­ta­dos a los efec­tos del cálcu­lo del di­vi­den­do o uti­li­dad. Por ejem­plo, si un ac­cio­nis­ta uti­li­za pa­ra vi­vir un in­mue­ble que per­te­ne­ce a la em­pre­sa.

* Cual­quier bien de la en­ti­dad, fon­do o fi­dei­co­mi­so, afec­ta­do a la ga­ran­tía de obli­ga­cio­nes di­rec­tas o in­di­rec­tas de los ti­tu­la­res, pro­pie­ta­rios, so- cios, ac­cio­nis­tas, cuo­ta­par­tis­tas, fi­du­cian­tes o be­ne­fi­cia­rios de las fir­mas y se eje­cu­te di­cha ga­ran­tía. De ve­ri­fi­car­se es­ta si­tua­ción, el di­vi­den­do o uti­li­dad se cal­cu­la­rá res­pec­to del va­lor co­rrien­te en pla­za de los bie­nes eje­cu­ta­dos, has­ta el lí­mi­te del im­por­te ga­ran­ti­za­do. Se­ría el ca­so en que un bien de la em­pre­sa se co­lo­que co­mo ga­ran­tía de una deu­da per­so­nal del so­cio. * Cual­quier bien que las so­cie­da­des

ven­dan o com­pren a sus ti­tu­la­res, pro­pie­ta­rios, so­cios, ac­cio­nis­tas, cuo­ta­par­tis­tas, fi­du­cian­tes o be­ne­fi­cia­rios, por de­ba­jo o por en­ci­ma, se­gún co­rres­pon­da, del va­lor de pla­za. En tal ca­so, el di­vi­den­do o uti­li­dad se cal­cu­la­rá por la di­fe­ren­cia en­tre el va­lor de­cla­ra­do y di­cho va­lor de pla­za. Un ejem­plo podría ser que la so­cie­dad le ven­da un au­to­mó­vil al ac­cio­nis­ta a un va­lor menor del de mercado. * Cual­quier gas­to que las empresas reali­cen a fa­vor de sus ti­tu­la­res, pro­pie­ta­rios, so­cios, ac­cio­nis­tas, cuo­ta­par­tis­tas, fi­du­cian­tes o be­ne­fi­cia­rios, que no res­pon­dan a ope­ra­cio­nes rea­li­za­das en in­te­rés de la em­pre­sa, por el im­por­te de ta­les ero­ga­cio­nes, ex­cep­to que los im­por­tes fue­ran re­in­te­gra­dos. Ejem­plo: gas­tos rea­li­za­dos por con­su­mos per­so­na­les de los so­cios con di­ne­ro de la so­cie­dad. Los ti­tu­la­res, pro­pie­ta­rios, so­cios, ac­cio­nis­tas, cuo­ta­par­tis­tas, fi­du­cian­tes o be­ne­fi­cia­rios de las so­cie­da­des per­ci­ban suel­dos, ho­no­ra­rios u otras re­mu­ne­ra­cio­nes, en tan­to no pue­da pro­bar­se la efec­ti­va pres­ta­ción del ser­vi­cio o que la re­tri­bu­ción pac­ta­da re­sul­te ade­cua­da a la naturaleza de los ser­vi­cios pres­ta­dos o no su­pe­rior a la que se pa­ga­ría a ter­ce­ros por ser­vi­cios si­mi­la­res. Asi­mis­mo, se con­si­de­ra­rá que exis­te la pues­ta a dis­po­si­ción de di­vi­den­dos o uti­li­da­des asi­mi­la­bles cuan­do se ve­ri­fi­quen los su­pues­tos an­tes men­cio­na­dos res­pec­to del cón­yu­ge o con­vi­vien­te de los ti­tu­la­res, pro­pie­ta­rios, so­cios, ac­cio­nis­tas, cuo­ta­par­tis­tas, fi­du­cian­tes o be­ne­fi­cia­rios de las so­cie­da­des o sus as­cen­dien­tes o des­cen­dien­tes en pri­mer o se­gun­do gra­do de con­san­gui­ni­dad o afi­ni­dad.

Un in­con­ve­nien­te que tie­ne la nue­va re­gla­men­ta­ción es que per­mi­te a la AFIP con­si­de­rar di­vi­den­do a pa­gos de va­rios ti­pos.

NA

As­pi­ra­do­ra. El ti­tu­lar de la AFIP, Leandro Cuc­cio­li, su­ma con­cep­tos pa­ra re­cau­dar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.