EN­TRE LA CRI­SIS LO­CAL Y EL FRENO DE VEN­TAS EN TO­DO EL MUN­DO

Clarín - Económico - - COMERCIO MINORISTA - En­ri­que Ca­rrier Con­sul­tor es­pe­cia­li­za­do

A pe­sar de ser los elec­tró­ni­cos me­nos im­pac­ta­dos por la cri­sis, los ce­lu­la­res no sa­lie­ron in­dem­nes del 2018. Se com­bi­na­ron fac­to­res de la ma­cro lo­cal con la si­tua­ción glo­bal de la pro­pia in­dus­tria. Así, se hi­zo im­po­si­ble que los da­tos del año que ter­mi­nó fue­ran po­si­ti­vos.

A ni­vel lo­cal, pa­ra me­dia­dos de año ya la ma­cro se co­men­za­ba a re­sen­tir, lue­go de un pro­ce­so de­va­lua­to­rio que se ini­ció en el 2º tri­mes­tre y se ha­ría evidente ha­cia me­dia­dos de año. Y su im­pac­to di­rec­to e in­di­rec­to sig­na­ría el res­to del 2018 y lo se­gui­rá ha­cien­do en el ini­cio del año en cur­so. La dis­pa­ra­da de precios en pesos de productos im­por­ta­dos (más allá de su pa­so por Tie­rra del Fue­go) y la pér­di­da de ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va de los sa­la­rios com­bi­na­das con una fuer­te res­tric­ción mo­ne­ta­ria y la con­se­cuen­te suba de la ta­sa de in­te­rés, que im­pac­ta­ron fuer­te­men­te en la fi­nan­cia­ción, lle­va­ron a una re­ce­sión que se sin­tió en to­dos los ám­bi­tos.

En con­se­cuen­cia, pa­ra los fa­bri­can­tes de ce­lu­la­res el 2018 re­sul­tó ser el peor año en vo­lu­men de uni­da­des ven­di­das des­de el 2004. Las con­di­cio­nes del mercado y las reac­cio­nes de ca­da uno de los ac­to­res de­ter­mi­na­ron que és­te ha­ya que­da­do con­cen­tra­do en Sam­sung y Mo­to­ro­la. En­tre am­bos se al­za­ron con las tres cuar­tas par­tes del mercado. LG y Hua­wei en­tra­ron en pro­ce­sos de re­or­ga­ni­za­ción in­ter­na lue­go de al­can­zar va­lo­res de par­ti­ci­pa­ción muy por de­ba­jo de lo es­pe­ra­do.

To­do es­to su­ce­dió mien­tras el mercado mun­dial de smartp­ho­nes re­gis­tró una caí­da de en­tre el 1 y 3% (son ci­fras pre­li­mi­na­res), lo­gran­do por pri­me­ra vez en su his­to­ria que el cre­ci­mien­to fue­ra ne­ga­ti­vo. Aquí se com­bi­na­ron fac­to­res co­yun­tu­ra­les con es­truc­tu­ra­les. A ni­vel co­yun­tu­ral, el im­pac­to de Chi­na, el ma­yor mercado de smartp­ho­nes del mun­do, fue de­ci­si­vo, con ven­tas que vie­nen ca­yen­do en los úl­ti­mos dos años. Es­ta caí­da no pu­do ser com­pen­sa­da por los cre­ci­mien­tos en In­dia y Áfri­ca, don­de to­da­vía se es­ti­ma que­dan 1.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes sin smartp­ho­ne.

Pe­ro tam­bién hay que con­si­de­rar que la es­ca­sa in­no­va­ción en los ce­lu­la­res en los úl­ti­mos tiem­pos (ge­ne­ral­men­te con­cen­tra­da en la cá­ma­ra y la pan­ta­lla) hi­cie­ron que no so­bren las ra­zo­nes pa­ra cam­biar un equi­po. Así, las re­po­si­cio­nes se fue­ron pos­ter­gan­do a la es­pe­ra de no­ve­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas.

A es­to se su­mó en los úl­ti­mos tiem­pos la suba de precios en los equi­pos de ga­ma más al­ta, cu­yo va­lor en dó­la­res prác­ti­ca­men­te se du- pli­có en el úl­ti­mo lus­tro, lo que sir­vió pa­ra man­te­ner fac­tu­ra­ción pe­ro no los vo­lú­me­nes.

Pa­ra es­te año, el pa­no­ra­ma lo­cal no per­mi­te pre­ver un re­torno a los vo­lú­me­nes de an­ta­ño. Se­gui­rá la re­ce­sión y, si bien se es­pe­ra una ba­ja pro­gre­si­va y mo­de­ra­da de las ta­sas de in­te­rés, ha­brá que ver si al­can­za pa­ra un re­torno ma­si­vo de la fi­nan­cia­ción, que en la Argentina sue­le te­ner más re­le­van­cia que el precio en sí mis­mo. Qui­zás ayu­de un dó­lar que se pre­vé es­ta­ble en su va­lor no­mi­nal, pe­ro atra­sán­do­se co­mo con­se­cuen­cia de la in­fla­ción, lo que ha­ría que to­do lo que sea im­por­ta­do ba­je su precio re­la­ti­vo, in­clu­yen­do a los ce­lu­la­res. De to­dos mo­dos, se­gu­ra­men­te no se­rá un año pa­ra gran­des ce­le­bra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.