DE LOS CHA­LE­COS AMA­RI­LLOS A UN NUE­VO PAC­TO VER­DE

Un Nue­vo Tra­to Ver­de po­dría ayu­dar a la cla­se política glo­bal a re­cu­pe­rar cre­di­bi­li­dad.

Clarín - Económico - - CONTRATAPA - Jo­seph Sti­glitz Pre­mio No­bel de Eco­no­mía

El Nue­vo Tra­to Ver­de pue­de ofre­cer trans­por­te pú­bli­co, ge­ne­rar em­pleo y readap­tar la eco­no­mía pa­ra en­fren­tar el desafío del cam­bio cli­má­ti­co.

Ya es no­ti­cia vie­ja que gran­des seg­men­tos de la so­cie­dad pa­sa­ron a es­tar pro­fun­da­men­te des­con­ten­tos con lo que ven co­mo “el es­ta­blish­ment”, es­pe­cial­men­te la cla­se política. Las pro­tes­tas de los “cha­le­cos ama­ri­llos” en Francia, des­en­ca­de­na­das por la de­ci­sión del presidente Em­ma­nuel Ma­cron de au­men­tar los im­pues­tos al com­bus­ti­ble en nom­bre de la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, no son más que el úl­ti­mo ejem­plo de la mag­ni­tud de es­ta alie­na­ción.

Hay bue­nos mo­ti­vos pa­ra el des­con­ten­to de hoy: cua­tro dé­ca­das de pro­me­sas de los lí­de­res po­lí­ti­cos tan­to de cen­troiz­quier­da co­mo de cen­tro­de­re­cha, que abra­za­ron la fe neo­li­be­ral de que la glo­ba­li­za­ción, la fi­nan­cia­ri­za­ción, la des­re­gu­la­ción, la pri­va­ti­za­ción y una se­rie de re­for­mas re­la­cio­na­das trae­rían apa­re­ja­da una pros­pe­ri­dad

sin pre­ce­den­tes, han caí­do en sa­co ro­to. Mien­tras que a una pe­que­ña eli­te pa­re­ce ha­ber­le ido muy bien, gran­des seg­men­tos de la po­bla­ción han que­da­do ex­clui­dos de la cla­se me­dia y se han su­mer­gi­do en un nue­vo mun­do de vul­ne­ra­bi­li­dad e

in­se­gu­ri­dad. Has­ta los lí­de­res en paí­ses con una desigualdad ba­ja pe­ro cre­cien­te han sen­ti­do la ira de su pueblo.

Si nos re­mi­ti­mos a las ci­fras, Francia pa­re­ce es­tar me­jor que la ma­yo­ría, pe­ro lo que im­por­ta

son las per­cep­cio­nes, no los nú­me­ros; aun en Francia, que evi­tó par­te del ex­tre­mis­mo de la era Rea­gan-That­cher, las co­sas no les es­tán yen­do bien a muchos. Cuan­do se ba­ja­ron los im­pues­tos a las per­so­nas muy ri­cas, pe­ro se au­men­ta­ron los im­pues­tos a los ciu­da­da­nos co­mu­nes pa­ra po­der cum­plir con las de­man­das pre­su­pues­ta­rias (ya sea de la le­ja­na Bru­se­las co­mo de los acau­da­la­dos fi­nan­cis­tas), no de­be­ría ha­ber re­sul­ta­do una sor­pre­sa que al­gu­nos se eno­ja­ran. El dis­cur­so de los “cha­le­cos ama­ri­llos” ha­bla de sus preo­cu­pa­cio­nes: “El go­bierno ha­bla del fin del mun­do. A no­so­tros nos preo­cu­pa el fin de mes”.

En re­su­men, exis­te una enor­me des­con­fian­za en los go­bier­nos y los po­lí­ti­cos, lo que im­pli­ca que pe­dir sa­cri­fi­cios hoy a cam­bio de la pro­me­sa de una vi­da me­jor mañana no se­rá acep­ta­do. Y es­to es par­ti­cu­lar­men­te vá­li­do pa­ra las po­lí­ti­cas “de go­teo”: re­cor­tes im­po­si­ti­vos pa­ra los ri­cos que, se su­po­ne, ter­mi­na­rán be­ne­fi­cian­do a to­dos los de­más.

Cuan­do yo es­ta­ba en el Ban­co Mun­dial, la pri­me­ra lec­ción en ma­te­ria de re­for­ma de po­lí­ti­cas era que la se­cuen­cia y el rit­mo im­por­tan. La pro­me­sa del Nue­vo Tra­to Ver­de que hoy es de­fen­di­da por los pro­gre­sis­tas en Estados Unidos en­tien­de muy bien es­tos dos ele­men­tos. El Nue­vo Tra­to Ver­de se ba­sa en tres ob­ser­va­cio­nes: pri­me­ro, exis­ten re­cur­sos inu­ti­li­za­dos y subuti­li­za­dos —es­pe­cial­men­te ta­len­to hu­mano— que se pue­den usar de ma­ne­ra efec­ti­va. Se­gun­do, si hu­bie­ra más de­man­da de aque­llos que tie­nen ha­bi­li­da­des ba­jas y me­dias, sus sa­la­rios y ni­ve­les de vi­da au­men­ta­rían. Ter­ce­ro, un buen me­dio am­bien­te es una par­te esen­cial del bie­nes­tar hu­mano, hoy y en el fu­tu­ro.

Si no se en­fren­tan los desafíos del cam­bio cli­má­ti­co hoy, le es­ta­re­mos im­po­nien­do una car­ga pe­sa­da a la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción. Es­tá mal que es­ta ge­ne­ra­ción le tras­la­de es­tos cos­tos a la pró­xi­ma. Es me­jor tras­la­dar deu­das fi­nan­cie­ras, que de al­gu­na ma­ne­ra podemos ma­ne­jar, que en­fren­tar a nues­tros hi­jos a un desas­tre am­bien­tal po­si­ble­men­te in­ma­ne­ja­ble.

Ha­ce ca­si 90 años, el presidente es­ta­dou­ni­den­se Fran­klin D. Roo­se­velt res­pon­dió a la Gran De­pre­sión con su New Deal (Nue­vo Tra­to), un pa­que­te au­daz de re­for­mas que afec­tó ca­si to­dos los as­pec­tos de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na. Pe­ro lo que se es­tá in­vo­can­do hoy es al­go más que el sim­bo­lis­mo del Nue­vo Tra­to. Es su ob­je­ti­vo ins­pi­ra­dor: lo­grar que la gen­te vuel­va a te­ner tra­ba­jo, co­mo lo hi­zo FDR pa­ra Estados Unidos, con el des­em­pleo de­vas­ta­dor de aquel mo­men­to. En aquel en­ton­ces, eso sig­ni­fi­có in­ver­sio­nes en elec­tri­fi­ca­ción ru­ral, caminos y re­pre­sas.

Los eco­no­mis­tas han de­ba­ti­do cuán efec­ti­vo fue el New Deal —su in­ver­sión pro­ba­ble­men­te fue de­ma­sia­do ba­ja y no lo su­fi­cien­te­men­te sos­te­ni­da co­mo pa­ra ge­ne­rar el ti­po de re­cu­pe­ra­ción que ne­ce­si­ta­ba la eco­no­mía—. De to­dos mo­dos,

de­jó un le­ga­do sos­te­ni­do al trans­for­mar el país en un mo­men­to cru­cial.

Lo mis­mo pa­ra un Nue­vo Tra­to Ver­de: pue­de ofre­cer trans­por­te pú­bli­co, vin­cu­lar a la gen­te con los em­pleos y readap­tar la eco­no­mía pa­ra en­fren­tar el desafío del cam­bio cli­má­ti­co. Al mis­mo tiem­po, es­tas in­ver­sio­nes por sí mis­mas crea­rán em­pleos.

Des­de ha­ce mu­cho tiem­po que se re­co­no­ce que la des­car­bo­ni­za­ción, si se la rea­li­za de ma­ne­ra co­rrec­ta, se­ría un gran ge­ne­ra­dor de em­pleo, en tan­to la eco­no­mía se pre­pa­ra pa­ra un mun­do con ener­gía re­no­va­ble. Por su­pues­to, al­gu­nos em­pleos —por ejem­plo, los de los 53.000 mi­ne­ros de car­bón en Estados Unidos— se per­de­rán y ha­cen fal­ta pro­gra­mas pa­ra vol­ver a ca­pa­ci­tar a esos tra­ba­ja­do­res pa­ra otros em­pleos. Vol­va­mos al mis­mo pun­to: la se­cuen­cia y el rit­mo im­por­tan. Ha­bría te­ni­do más sen­ti­do em­pe­zar por crear nue­vos em­pleos an­tes de que se des­tru­ye­ran los vie­jos, ga­ran­ti­zar que se gra­va­ran las ganancias de las com­pa­ñías pe­tro­le­ras y de car­bón, y que se eli­mi­na­ran los sub­si­dios ocul­tos que re­ci­ben, an­tes de pe­dir­les a los con­duc­to­res que ape­nas sal­van las ne­ce­si­da­des que des­em­bol­sen más.

El Nue­vo Tra­to Ver­de trans­mi­te un men­sa­je po­si­ti­vo de lo que el go­bierno pue­de ha­cer, pa­ra es­ta ge­ne­ra­ción de ciu­da­da­nos y la pró­xi­ma. Pue­de ofre­cer hoy lo que más ne­ce­si­tan los que su­fren hoy: bue­nos em­pleos. Y pue­de ofre­cer las pro­tec­cio­nes del cam­bio cli­má­ti­co que se ne­ce­si­tan pa­ra el fu­tu­ro.

El mo­vi­mien­to po­pu­lar de­trás del Nue­vo Tra­to Ver­de ofre­ce una luz de es­pe­ran­za al es­ta­blish­ment mal­tre­cho: de­be­rían adop­tar­lo, desa­rro­llar­lo y trans­for­mar­lo en par­te de la agen­da pro­gre­sis­ta. Ne­ce­si­ta­mos al­go po­si­ti­vo que nos sal­ve de la ola des­agra­da­ble de po­pu­lis­mo, na­ti­vis­mo y pro­to­fas­cis­mo que es­tá arra­san­do al mun­do.

AFP

Pro­tes­tas. La re­vuel­ta de los “cha­le­cos ama­ri­llos” ex­hi­be la cre­cien­te dis­tan­cia que hay en­tre la gen­te y los po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.