Co­mo Man­de­la en Su­dá­fri­ca, que vio en el rugby un fac­tor de unión de su pue­blo, Fran­cis­co sa­be ha­blar el len­gua­je universal del fút­bol. Y quie­re co­nec­tar­lo con la edu­ca­ción.

Clarín - Extras - - PORTADA -

Con los ta­blo­nes del Vie­jo Ga­só­me­tro se hu­bie­ra po­di­do cons­truir el Ar­ca de Noé. El es­ta­dio de ave­ni­da La Pla­ta fue de­mo­li­do du­ran­te la úl­ti­ma dic­ta­du­ra, pe­ro su ma­de­ra de la­pa­cho y su bar­niz de nos­tal­gia lo hi­cie­ron indestructible fren­te a las tem­pes­ta­des del ol­vi­do. Es por eso que allí, en la ave­ni­da La Pla­ta al 1700, per­ma­ne­cen an­cla­dos los re­cuer­dos de un ni­ño de nue­ve años, Jor­gi­to Ber­go­glio, que un día de 1946 as­cen­dió a la tri­bu­na de la mano de su pa­dre y vio al equi­po más ma­ra­vi­llo­so que tu­vo San Lo­ren­zo, aquel don­de bri­lla­ban Fa­rro, Pon­to­ni y Mar­tino.

Te­nía 13 años cuan­do mu­rió Lo­ren­zo Mas­sa, el fun­da­dor del club, un cu­ra de ba­rrio que ar­mó una can­chi­ta al la­do de su ca­pi­lla pa­ra res­ca­tar a los chi­cos de la ca­lle. Mas­sa era tam­bién maes­tro y te­nía la cos­tum­bre de es­cri­bir car­tas y cró­ni­cas de sus mi­sio­nes, cuen­ta el li­bro “El San­to de la Pe­lo­ta”, de re­cien­te apa­ri­ción.

Ber­go­glio lo ad­mi­ra­ba y en él se ins­pi­ró pa­ra pe­dir­les a los di­ri­gen­tes que nun­ca aban­do­nen esos va­lo­res fun­da­cio­na­les. Quie­re que el de­por­te pro­mue­va la edu­ca­ción.

Qui­so la vi­da que ese chi­co, ha­ce jus­to un año, se con­vir­tie­ra en el “re­fun­da­dor” de San Lo­ren­zo y en su hin­cha más fa­mo­so, ca­paz de agi­tar la ca­mi­se­ta en la Pla­za San Pe­dro, re­ci­bir una co­pa an­te los me­dios del mun­do, ar­mar una vi­tri­na san­lo­ren­cis­ta jun­to a los fres­cos de Mi­guel An­gel y ha­cer­le bro­mas a los “hi­jos” de Bo­ca.

Has­ta ben­di­jo las ma­nos del ar­que­ro cam­peón, por­que su his­to­ria te­nía ri­be­tes de pa­rá­bo­la bí­bli­ca: Sebastián To­rri­co te­nía 33 años, la edad de Cris­to, cuan­do gas­ta­ba sus do­min­gos sen­ta­do en el ban­co de su­plen­tes de Go­doy Cruz, sin es­pe­ran­zas de en­trar a la can­cha y lu­cir­se con una vo­la­da. Es la vi­da del ar­que­ro su­plen­te: en­tre­nar du­ro y ver el par­ti­do jun­to al agua­te­ro. Pe­ro lle­gó la Pas­cua y su resurrección. Ese día, 31 de mar­zo de 2013, mien­tras en el Nue­vo Ga­só­me­tro mos­tra­ban la ban­de­ra azul­gra­na que ha­bía par­ti­ci­pa­do de la asun­ción de Fran­cis­co, la po­li­cía me­tió pre­so al ar­que­ro ti­tu­lar de San Lo­ren­zo, Pablo Mi­glio­re, y el club de Boe­do tu­vo que bus­car de ur­gen­cia un sus­ti­tu­to. To­rri­co de­bu­tó con­tra In­de­pen­dien­te, la tar­de en que los Dia­blos se fue­ron al des­cen­so. Y en el tor­neo si­guien­te, afian­za­do co­mo ti­tu­lar, el “Cón­dor” ata­jó en la lí­nea un pelotazo a más de 100 ki­ló­me­tros por ho­ra, en el úl­ti­mo sus­pi­ro de un par­ti­do a to­do o na­da. Fue un mi­la­gro, lo subie­ron a un avión y lo pu­sie­ron fren­te al Pa­pa en Ro­ma:

- ¿ Con qué mano fue?- le pre­gun­tó Fran­cis­co, du­ran­te el fes­te­jo por el cam­peo­na­to ga­na­do.

- Con és­ta- le mos­tró la iz­quier­da To­rri­co y le re­ga­ló sus guan­tes, ofrenda pa­ga­na de ar­que­ro san­to.

To­rri­co ha­bía re­na­ci­do, igual que San Lo­ren­zo ha­ce un año, cuan­do Dios se vis­tió de azul­gra­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.