NA­DA PA­RA RE­PRO­CHAR­LES

Clarín - Extras - - EL DOMINGO, DÍA DEL NIÑO -

La in­fan­cia tie­ne mo­men­tos cla­ves, y uno de ellos es la for­ma­ción de la per­so­na­li­dad, nues­tra ma­ne­ra de sen­tir­nos úni­cos. Una de las fa­ses den­tro de ese pro­ce­so es la ne­ce­si­dad de iden­ti­fi­car en al­gu­nos per­so­na­jes de fic­ción una ad­mi­ra­ción en par­ti­cu­lar y, en al­gu­nos ca­sos, con­ver­tir esa ad­mi­ra­ción en ido­la­tría. Al ido­la­trar a ese per­so­na­je se su­ce­de un efec­to par­ti­cu­lar de iden­ti­fi­ca­ción en el que to­do lo que ese ído­lo ha­ce pro­vo­ca en el ni­ño una par­ti­cu­lar ne­ce­si­dad de ve­ne­ra­ción. El pro­ce­so de­be­ría ir ate­nuán­do­se has­ta desa­rro­llar una cons­truc­ción só­li­da de iden­ti­dad, sin ne­ce­si­dad de iden­ti­fi­ca­cio­nes. Los pa­dres pue­den caer en el re­pro­che o des­ca­li­fi­ca­ción de es­te ti­po de con­duc­tas, qui­zás por­que el ni­ño ha­bla to­do el tiem­po del per­so­na­je, o por­que quie­re que los ob­je­tos de la vi­da co­ti­dia­na ten­gan al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca re­la­cio­na­da con él, o tan so­lo por lo inen­ten­di­ble de es­te ti­po de con­duc­tas. Es­te pe­río­do sue­le dar­se so­bre los 8 años, cuan­do los ni­ños de­jan de te­ner la ima­gen idea­li­za­da y de su­per­po­de­ro­sos de sus pa­dres. Pa­ra no que­dar ex­pues­tos a la si­tua­ción de in­de­fen­sión de ha­ber per­di­do su ima­gen idea­li­za­da, apa­re­ce la ne­ce­si­dad de idea­li­zar a los su­per­hé­roes de fic­ción. Por eso, no es un even­to a re­pro­char ni a san­cio­nar, ya que es vi­tal en la cons­truc­ción y sos­te­ni­mien­to de sus ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad a fu­tu­ro. En es­te sen­ti­do, la com­pra de ju­gue­tes re­la­cio­na­dos con los ído­los de fic­ción no es­ta­ría, a prio­ri, mal den­tro de de­ter­mi­na­dos lí­mi­tes. El as­pec­to qui­zás de ma­yor desafío es po­der ver qué hay de­trás de es­te pro­ce­so. De­trás de la ido­la­tría es­tá la ad­mi­ra­ción de al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca par­ti­cu­lar. Si po­de­mos leer esa ca­rac­te­rís­ti­ca es­ta­re­mos qui­zás de­tec­tan­do qué es lo que le atrae al ni­ño de ese per­so­na­je y, a par­tir de ahí, se pue­de tra­ba­jar pa­ra desa­rro­llar en él esa ca­pa­ci­dad, as­pec­to de per­so­na­li­dad, ac­ti­tud u otras ca­rac­te­rís­ti­cas de su ído­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.