A FULL CON EL MA­NE­JO VA­RIA­BLE

Productor y ase­sor, Mar­ce­lo Ro­drí­guez con­fía en la ca­pa­ci­ta­ción per­ma­nen­te pa­ra ser efi­cien­te en su em­pre­sa, pe­ro tam­bién en el ser­vi­cio que ofre­ce a sus clien­tes.

Clarín - Revista Rural - - Portada - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­[email protected]­rin.com

El san­ta­fe­sino Mar­ce­lo Ro­drí­guez cuen­ta có­mo man­te­ner­se fir­me en el ne­go­cio agrí­co­la.

Co­mo ase­sor es­toy obli­ga­do a es­tar un pa­so ade­lan­te de mis co­le­gas pro­duc­to­res pa­ra ofre­cer­les un me­jor ser­vi­cio”, con­tó en diá­lo­go con Clarín Ru­ral Re

vis­ta, Mar­ce­lo Ro­drí­guez. Y es­to lo po­ne en prác­ti­ca des­de ha­ce 30 años, cuan­do se recibió y em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo ase­sor pe­ro sen­tía que le fal­ta­ba “un lu­gar don­de va­li­dar lo que le pro­po­nía a sus clien­tes”.

Ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de pro­duc­to­res en el sur de San­ta Fe, su abue­lo ya se vin­cu­la­ba a la pro­duc­ción de ali­men­tos con un aco­pio, ha­cien­do agri­cul­tu­ra y con un al­ma­cén de ramos ge­ne­ra­les. Ac­tual­men­te, Ro­drí­guez tra­ba­ja al­re­de­dor de 2.500 hec­tá­reas en la zo­na de Ma­ría Te­re­sa y Die­go de Al­vear ma­yor­men­te so­bre cam­pos arren­da­dos (só­lo 10 por cien­to pro­pio) y es­pe­ra que se in­cor­po­re una hi­ja in­ge­nie­ra agró­no­ma que ac­tual­men­te es­tá ca­pa­ci­tán­do­se en el ex­te­rior.

Zo­na de cor­do­nes arenosos, el sur san­ta­fe­sino in­vi­ta a plas­mar un ma­ne­jo va­ria­ble en den­si­da­des, fe­chas de siem­bra, hí­bri­dos y a ser fir­mes con las ro­ta­cio­nes. La se­cuen­cia de cul­ti­vos es tri­go/so­ja de se­gun­da-maíz-so­ja, con un ter­cio de ocu­pa­ción pa­ra ca­da uno.

“Los úl­ti­mos años, des­pués del es­trés tér­mi­co en 2011 y el pa­no­ra­ma co­mer­cial, achi­ca­mos un po­co la su­per­fi­cie mai­ce­ra, que aho­ra re­cu­pe­ra­mos, pe­ro nun­ca qui­si­mos sa­car el tri­go por­que es nues­tro sus­ten­to, nues­tra gra­mí­nea em­ble­ma, nues­tro dri­ver en la ro­ta­ción por to­do lo que nos ge­ne­ra, no co­mo ne­go­cio en sí pe­ro sí co­mo co­ber­tu­ra, alia­do en el con­trol de ma­le­zas, y re­du­cien­do la ero­sión eó­li­ca”, ex­pli­có Ro­drí­guez, quien ha­ce la pla­ni­fi­ca­ción y to­ma de de­ci­sio­nes de ma­ne­jo jun­to a un so- cio, Ser­gio Gu­tié­rrez.

Agro­nó­mi­ca­men­te es­tá tra­ba­jan­do muy fuer­te en dos as­pec­tos. Tie­ne di­gi­ta­li­za­da la in­for­ma­ción de co­se­cha, lo que per­mi­te ir am­bien­tan­do to­dos los lo­tes. “Sa­be­mos cuá­les son las par­tes más pro­duc­ti­vas, que usual­men­te son los ba­jos, pe­ro las dos úl­ti­mas cam­pa-

EL SUR SAN­TA­FE­SINO IN­VI­TA A HA­CER UN MA­NE­JO VA­RIA­BLE EN HIBRIDOS, FE­CHAS DE SIEM­BRA Y DEN­SI­DA­DES

ñas han su­fri­do el efec­to de na­pa al­ta (por so­bre los 70 cen­tí­me­tros) que afec­ta la pro­duc­ti­vi­dad del maíz y la so­ja de pri­me­ra”, di­jo Ro­drí­guez.

La pro­fun­di­dad de na­pa tie­ne un pro­ta­go­nis­mo im­por­tan­te. Por ejemplo, es­ta cam­pa­ña ha­bía pla­ni­fi­ca­do en­trar con so­ja de pri­me­ra en los me­jo­res lo­tes, pe­ro fue­ron los lo­tes que por llu­vias y ex­ce­sos que­da­ron con na­pa al­ta y hu­bo que cam­biar las fe­chas de siem­bra. Es­te año, en cam­bio, se “je­rar­qui­za­ron” las lo­mas.

“En oc­tu­bre sem­bra­mos los lo­tes más al­tos, que usual­men­te se siem- bran en no­viem­bre, y los ba­jos, que en oc­tu­bre es­ta­ban en­char­ca­dos aún, los pa­sa­mos a no­viem­bre”, re­la­tó. Es­to im­pac­ta de lleno en el ne­go­cio por­que los suelos más pro­fun­dos y pro­duc­ti­vos que­dan re­le­ga­dos.

Al re­fe­rir­se a los ren­di­mien­tos, Ro­drí­guez ad­vier­te que ha­ce 15 años siem­bra el maíz en for­ma va­ria­ble, “que es lo que da un hán­di­cap pa­ra po­der com­pe­tir con un cul­ti­vo com­ple­jo en esa reali­dad zo­nal”. En los am­bien­tes bue­nos, y cuan­do el cli­ma acom­pa­ña, se pue­den lo­grar 12 to­ne­la­das de maíz.

“En fran­jas de en­sa­yos he­mos ob­te­ni­do más que eso y sa­be­mos que te­ne­mos que se­guir ajus­tan­do el ni­tró­geno”, con­tó Ro­drí­guez. Pa­ra eso tra­ba­ja jun­to al La­bo­ra­to­rio de Suelos Fer­ti­lab de Mar del Pla­ta con aná­li­sis de NAM (ni­tró­geno mi­ne­ra­li­za­ble du­ran­te el cre­ci­mien­to del cul­ti­vo) que per­mi­te ajus­tar el re­que­ri­mien­to nu­tri­cio­nal del cul­ti­vo ca­da cam­pa­ña.

El otro lla­ma­do de aten­ción es­tá pues­to en la implantación del maíz. “A par­tir de lo que pu­de ver en al­gu­nos via­jes a Es­ta­dos Uni­dos, in­cor­po­ré la siem­bra de pre­ci­sión, sem­bra­do­ras que es­tán equi­pa­das con equipos de Pre­ci­sion Plan­ting, con ba­rre-ras­tro­jos, que per­mi­ten

LA DEN­SI­DAD DE SIEM­BRA DEL MAIZ VA­RIA SE­GUN EL AM­BIEN­TE Y SE­GUN LA DO­SIS APLI­CA­DA DE NITROGENO

re­du­cir el des­vío es­tán­dar”, re­co­no­ció. Así, va­rían la den­si­dad en­tre 50.000 y 90.000 se­mi­llas de acuer­do a am­bien­tes y eso, a su vez, es­tá co­rre­la­cio­na­do con la can­ti­dad de ni­tró­geno apli­ca­do de acuer­do a los po­ten­cia­les pro­duc­ti­vos de ca­da am­bien­te.

En so­ja se pue­den lo­grar 5 to­ne­la­das por hec­tá­rea. Pa­ra me­jo­rar ese nú­me­ro, es­tá ex­plo­ran­do con nue­vas tec­no­lo­gías co­mo In­tac­ta, pe­ro tam­bién, en los me­jo­res am­bien­tes, ade­lan­tan­do la siem­bra, que his­tó­ri­ca­men­te se rea­li­za el 5 de oc­tu­bre.

En tri­go his­tó­ri­ca­men­te apun­ta­ron al ren­di­mien­to de la ge­né­ti­ca fran­ce­sa, “por­que el mer­ca­do no pa­ga ca­li­dad”. “Hoy es­ta­mos con al­go más ba­lan­cea­do que aquel 70 por cien­to de tri­gos de ex­por­ta­ción, con va­rie­da­des de ci­clos lar­gos y cor­tos don­de se pue­de as­pi­rar un po­co a ca­li­dad, sin em­bar­go, la ca- li­dad de­pen­de mu­cho tam­bién del año”, opi­nó Ro­drí­guez. Y de­ta­lló que en el ce­real tam­bién tra­ba­ja con aná­li­sis de ni­tró­geno mi­ne­ra­li­za­ble.

En­tre los te­mas que lo preo­cu­pan y ocu­pan, cla­ro es­tá, emer­ge el te­ma de las ma­le­zas re­sis­ten­tes. “Ha- ce un año es­tá­ba­mos vien­do que la ame­na­za de yu­yo co­lo­ra­do iba a ser im­por­tan­te en nues­tra zo­na, por eso di­ver­si­fi­ca­mos, es­ta­mos tra­ba­jan­do con dos pre-emer­gen­tes cru­za­dos, dos por cul­ti­vo, pa­ra ata­car de en­tra­da las ma­le­zas re­sis­ten­tes, y dán­do­le mu­cha im­por­tan­cia al ban­co de se­mi­llas por­que es uno de los te­mas cla­ve”, con­tó.

En cuan­to a las so­lu­cio­nes que pro­vie­nen de las bio­tec­no­lo­gías, Ro­drí­guez tie­ne cla­ro que cum­plen un pa­pel im­por­tan­te pe­ro no cree en un fu­tu­ro sig­na­do por las so­lu­cio­nes bio­tec­no­ló­gi­cas. “En nin­gún mo­men­to pien­so que las tec­no­lo­gías sean ma­si­fi­ca­das, las de­ci­sio­nes de ma­ne­jo y com­bi­na­ción de tec­no­lo­gías se­rá ca­da vez más im­por­tan­te”, re­su­mió. Y agre­gó: “En lo que res­pec­ta a la tec­no­lo­gía en ma­qui­na­rias, veo con agra­do que ca­da vez es más ami­ga­ble y sen­ci­lla, lo que per­mi­te que sean usa­das por más gen­te”. Co­mo cie­rre, al ana­li­zar la ren­ta­bi­li­dad de la cam­pa­ña 2016/17 ad­vir­tió que “vis­to de afue­ra, el ne­go­cio pa­re­ce que cam­bió mu­chí­si­mo pa­ra me­jor, pe­ro vis­to des­de aden­tro, en la co­ci­na, pa­ra los que ha­ce­mos agri­cul­tu­ra en cam­pos de ter­ce­ros, la ecua­ción si­gue sien­do me­dio ajus­ta­da por­que los cos­tos de pro­duc­ción en Ar­gen­ti­na, ya sea fle­tes o va­lo­res de in­su­mos, se han ido ajus­tan­do ha­cia arri­ba y la ren­ta­bi­li­dad si­gue sien­do muy pe­que­ña. Es un ne­go­cio en don­de el re­torno si­gue sien­do ba­jo”.

ESPIGAS. EN TRI­GO, BUS­CA UN EQUILIBRIO EN­TRE VA­RIE­DA­DES CON RIN­DE Y OTRAS CON CA­LI­DAD.

AL SOL. RODRIGUEZ EN UN LOTE DE MAIZ. CUAN­DO EL CLI­MA ES BUENO OBTIENE HAS­TA 12 TONELADAS POR HECTAREA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.