Por qué es cla­ve el tra­ta­mien­to de se­mi­llas en tri­go y ce­ba­da

El tra­ta­mien­to de se­mi­llas pa­ra la eli­mi­na­ción de in­fec­cio­nes de­be ser el pri­mer pa­so de una es­tra­te­gia glo­bal pa­ra el con­trol de en­fer­me­da­des en los cul­ti­vos.

Clarín - Revista Rural - - Sumario -

El fi­to­pa­tó­lo­go Marcelo Car­mo­na brin­da con­se­jos pa­ra eli­mi­nar pa­tó­ge­nos en co­mien­zo del cul­ti­vo.

Un cul­ti­vo de­be ini­ciar­se con una se­mi­lla de bue­na ca­li­dad. La se­mi­lla es la ba­se de to­do y cons­ti­tu­ye un im­por­tan­te fac­tor de la pro­duc­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria. En­tre va­rios atri­bu­tos re­la­cio­na­dos con la ca­li­dad de la se­mi­lla, la sa­ni­dad me­re­ce una con­si­de­ra­ción es­pe­cial. ¿Por qué? Por­que una gran pro­por­ción de pa­tó­ge­nos pue­den ser trans­por­ta­dos por se­mi­lla, so­bre­vi­ven con ella por lar­gos pe­río­dos y son in­tro­du­ci­dos en nue­vos cam­pos y paí­ses. La se­mi­lla, por lo tan­to, es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la con­ti­nui­dad del ci­clo bio­ló­gi­co de los pa­tó­ge­nos, de una ge­ne­ra­ción a otra del hos­pe­dan­te.

La in­ves­ti­ga­ción en epi­de­mio­lo­gía de pa­tó­ge­nos de se­mi­lla ha evo­lu­cio­na­do mu­cho en los úl­ti­mos años. Se ha de­mos­tra­do la im­por­tan­cia de la se­mi­lla en la con­ti­nui­dad del ci­clo bio­ló­gi­co de los hon­gos, o sea su trans­mi­sión, lo que im­pli­ca el pa­sa­je des­de la se­mi­lla a los ór­ga­nos aé­reos y ra­di­cu­la­res de las plan­tas y a su pos­te­rior dis­per­sión den­tro del cul­ti­vo. Es­te he­cho ge­ne­ró la ne­ce­si­dad de con­tro­lar­los ba­jo un nue­vo en­fo­que: la erra­di­ca­ción de los mis­mos en la se­mi­lla a fin de evi­tar la in­tro­duc­ción del inócu­lo en el cam­po.

Las se­mi­llas cons­ti­tu­yen el agen­te más efi­cien­te de di­se­mi­na­ción y el me­dio más se­gu­ro pa­ra la su­per­vi­ven­cia de los pa­tó­ge­nos. La di­se­mi­na­ción pa­si­va di­rec­ta se pro­du­ce cuan­do el pa­tó­geno uti­li­za ór­ga­nos o par­tes del hués­ped pa­ra su su­per­vi­ven­cia y di­se­mi­na­ción. A tra­vés de es­ta aso­cia­ción los pa­tó­ge­nos acom­pa­ñan a los hués­pe­des, ya que de­pen­den nu­tri­cio­nal­men­te de la plan­ta cul­ti­va­da. La aso­cia­ción de los pa­tó­ge­nos con las se­mi­llas ga­ran­ti­za el ac­ce­so di­rec­to del pa­rá­si­to a la fuen­te nu­tri­cio­nal du­ran­te la ger­mi­na­ción y emer­gen­cia.

En la na­tu­ra­le­za ocu­rre un pro­ce­so cí­cli­co, in­de­fi­ni­do en cuan­to a du­ra­ción, de in­fec­ción de la se­mi­lla du­ran­te su for­ma­ción en el cul­ti­vo y su pos­te­rior pa­sa­je a los ór­ga­nos aé­reos y ra­di­cu­la­res del hos­pe­dan­te. De es­ta ma­ne­ra se re­ini­cia la fa­se pa­ra­si­ta­ria, la cual es per­ju­di­cial pa­ra la plan­ta.

De­be des­ta­car­se que, a tra­vés de la se­mi­lla, los pa­tó­ge­nos son lle­va­dos a dis­tan­cias con­si­de­ra­bles, co­mo por ejem­plo de un país a otro en el pro­ce­so de co­mer­cia­li­za­ción. La se­mi­lla tam­bién re­in­tro­du­ce el pa­tó­geno en los cam­pos en los que se prac­ti­ca la ro­ta­ción de cul­ti­vos.

En­tre los pa­tó­ge­nos pre­sen­tes en las se­mi­llas de tri­go se en­cuen­tran: Al­ter­na­ria spp., Bi­po­la­ris so­ro­ki­nia­na Cla­dos­po­rium sp., Fu­sa­rium spp., Epi­coc­cum sp etc. (Pun­ta ne­gra, Man­cha­do de gra­nos, Man­cha por Al­ter­na­ria) F. gra­mi­nea­rum (G. zeae) (Ti­zón de plán­tu­las) B. so­ro­ki­nia­na (Pun­ta ne­gra, Ti­zón de plán­tu­las, Man­cha bo­rro­sa) D. tri­ti­ci-re­pen­tis (Man­cha ama­ri­lla) Sep­to­ria no­do­rum (Sep­to­rio­sis) Ti­lle­tia ca­ries (Car­bón cu­bier­to) Us­ti­la­go nu­da (Car­bón vo­la­dor) X. cam­pes­tris pv. un­du­lo­sa (Ra­ya­do bac­te­riano)

Por su par­te, las se­mi­llas de ce­ba­da cer­ve­ce­ra pue­den con­te­ner los si­guien­tes pa­tó­ge­nos: Al­ter­na­ria spp, Fu­sa­rium spp., Epi­coc­cum sp. etc. (Pun­ta ne­gra) B. so­ro­ki­nia­na (Pun­ta ne­gra, Ti­zón de plán­tu­las, Man­cha bo­rro­sa) Ra­mu­la­ria co­llo cy­gni (Ra­mu­la­rio­sis o man­cha sal­pi­ca­da) Rhyn­chos­po­rium se­ca­lis ( Es­cal­da­du­ra) Drechs­le­ra te­res (P. te­res) (Man­cha en red) F. gra­mi­nea­rum (G. zeae) (Ti­zón de plán­tu­las) Fu­sa­rium poae (in­fec­ción es­pi­ga) Us­ti­la­go hor­dei (Car­bón vo­la­dor).

De to­dos es­tos pa­tó­ge­nos men­cio­na­dos, los agen­tes cau­san­tes de man­chas fo­lia­res son los más im­por­tan- tes en se­mi­lla por los si­guien­tes mo­ti­vos: a) Las man­chas ocu­rren to­dos los años; b) Pro­du­cen pér­di­das pro­me­dio de 20 %; c) Es­tán dis­tri­bui­das en to­das las re­gio­nes; d) Son de di­fí­cil con­trol; y e) Son trans­mi­ti­das por la se­mi­lla. Por lo tan­to es ne­ce­sa­rio co­men­zar a prio­ri­zar a las man­chas fo­lia­res den­tro del ma­ne­jo sa­ni­ta­rio de se­mi­llas.

Exis­ten es­tra­te­gias pa­ra la pro­duc­ción de se­mi­llas con baja in­ci­den­cia de hon­gos ne­cro­tró­fi­cos. De to­das las prác­ti­cas de con­trol cul­tu­ral, la eli­mi­na­ción de las fuen­tes de inócu­lo pri­ma­rio es la más im­por­tan­te.

Cuan­do el pa­tó­geno es prin­ci­pal­men­te por­ta­do por la se­mi­lla y su in­ci­den­cia es baja, es más fá­cil su eli­mi­na­ción.

Los prin­ci­pa­les hon­gos aso­cia­dos con la se­mi­lla son los ne­cro­tró­fi­cos. Cuan­to me­nor fue­ra la in­ten­si­dad de la en­fer­me­dad en ór­ga­nos aé­reos, me­nor se­rá la in­ci­den­cia en se­mi­llas. Por eso, las es­tra­te­gias aquí pre­sen­ta­das se ba­san en eli­mi­nar los pa­tó­ge­nos de las fuen­tes de inócu­lo pri­ma­rio, de mo­do que la en­fer­me­dad al­can­ce baja in­ten­si­dad en los ór­ga­nos aé­reos y, con­se­cuen­te­men­te, en la se­mi­lla.

Con­trol quí­mi­co de se­mi­llas

Un pro­duc­to o mez­cla de fun­gi­ci­das es con­si­de­ra­do efi­cien­te cuan­do es ca­paz de erra­di­car un de­ter­mi­na­do pa­tó­geno aso­cia­do con la se­mi­lla. Teó­ri­ca­men­te, lo ideal es la erra­di­ca­ción. Sin em­bar­go, lo que in­tere­sa en la prác­ti­ca es la re­duc­ción de la in­fec­ción al ni­vel que evi­te la trans­mi­sión. En es­te ca­so, el pa­tó­geno aún pre­sen­te, pe­ro en un ni­vel muy ba­jo, no pa­sa­rá de la se­mi­lla a las plan­tas.

El tra­ta­mien­to de se­mi­llas, pa­ra ser efec­ti­vo, de­be ser ca­paz de eli­mi­nar la in­fec­ción in­ter­na de la se­mi­lla o re­du­cir­la a un ni­vel por de­ba­jo del um­bral de trans­mi­sión, sin da­ñar los te­ji­dos de la se­mi­lla ni afec­tar ad­ver­sa­men­te la ger­mi­na­ción. Por ello, el mé­to­do de­be con­si­de­rar pro­duc­tos ca­pa­ces de erra­di­car sin pro­vo­car per­jui­cios. La su­tu­ra cen­tral de la se­mi­lla de tri­go y ce­ba­da es un obs­tácu­lo fí­si­co-mor­fo­ló­gi­co a la ac­ción fun­gi­ci­da erra­di­can­te en la ma­yo­ría de los pro­duc­tos.

Algunas de las pre­gun­tas que de­be­rían rea­li­zar­se an­tes del tra­ta­mien­to de se­mi­llas se de­ta­llan a con­ti­nua­ción: ¿Cuál es el prin­ci­pio ac­ti­vo o los prin­ci­pios ac­ti­vos más ade­cua­dos pa­ra usar? ¿Cuál es la concentración de la for­mu­la­ción? ¿Cuál es la for­mu­la­ción? ¿Cuál es el es­pec­tro de ac­ción? ¿Pue­de ser uti­li­za­do ais­la­da­men­te o en una mez­cla? ¿Cuál es la do­sis re­co­men­da­da? ¿Cuál es la com­pa­ti­bi­li­dad con otros agro­quí­mi­cos, ta­les co­mo in­sec­ti­ci­das, fer­ti­li­zan­tes y la fi­to­to­xi­ci­dad con­se­cuen­te? ¿Cuál es la to­xi­co­lo­gía im­plí­ci­ta y por en­de los cui­da­dos en el uso?

Por úl­ti­mo pe­ro muy im­por­tan­te, el tra­ta­mien­to de se­mi­lla no de­be ser uti­li­za­do co­mo una me­di­da de con­trol ais­la­da, sino que de­be for­mar par­te de un con­jun­to de prác­ti­cas en la lu­cha con­tra los fi­to­pa­tó­ge­nos, en­cua­dra­das den­tro de un pro­gra­ma de ma­ne­jo in­te­gra­do.

Ojo. La aso­cia­ción de los pa­tó­ge­nos con las se­mi­llas ga­ran­ti­za el ac­ce­so di­rec­to del pa­rá­si­to a la fuen­te nu­tri­cio­nal du­ran­te la ger­mi­na­ción y emer­gen­cia.

Marcelo Car­mo­na

Es fi­to­pa­tó­lo­go y dic­ta cla­ses en la cá­te­dra de fi­to­pa­to­lo­gía de la Fa­cul­ta de Agro­no­mía de la UBA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.