La si­tua­ción de Ar­gen­ti­na res­pec­to de la Fie­bre Af­to­sa

Es una de las prin­ci­pa­les pa­to­lo­gías que afec­tan a la pro­duc­ción y el co­mer­cio de pro­duc­tos de ori­gen ani­mal, un pa­so en fal­so en su con­trol pue­de re­sul­tar muy ca­ro.

Clarín - Revista Rural - - Legislacion Rural -

A par­tir del aná­li­sis de la le­gis­la­ción en ma­te­ria de sa­ni­dad ani­mal y los or­ga­nis­mos que la re­gu­lan, aquí se re­pa­sa la si­tua­ción de Ar­gen­ti­na res­pec­to de la Fie­bre Af­to­sa, que es una de las pa­to­lo­gías más im­por­tan­tes que afec­tan a la pro­duc­ción y al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal de los pro­duc­tos de ori­gen ani­mal. La Fie­bre Af­to­sa es una en­fer­me­dad vi­ral muy con­ta­gio­sa, de cur­so agudo que afec­ta a ani-

La en­fer­me­dad se des­ta­ca por su fá­cil y rá­pi­da di­fu­sión por di­ver­sos me­dios

ma­les de pe­zu­ña hen­di­da co­mo bo­vi­nos, ovi­nos, ca­pri­nos, por­ci­nos, ja­ba­líes, cier­vos, lla­mas y vi­cu­ñas en­tre otros, no obs­tan­te no re­pre­sen­ta un ries­go di­rec­to pa­ra la sa­lud pú­bli­ca por­que no es trans­mi­si­ble a los se­res hu­ma­nos.

Si bien pre­sen­ta baja mor­ta­li­dad, una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les es su al­ta mor­bi­li­dad, que sig­ni­fi­ca que al in­gre­sar a una po­bla­ción sus­cep­ti­ble se pro­du­cen un gran nú- me­ro de ca­sos. Se des­ta­ca a su vez por su fá­cil y rá­pi­da di­fu­sión por di­ver­sos me­dios, de­bi­do a la ca­pa­ci­dad de ser trans­mi­ti­da por vía aé­rea, así co­mo tam­bién por vec­to­res in­ani­ma­dos (ma­nos, ro­pa, cal­za­do, vehícu­los, co­rra­les etc.). Ade­más de su­fri­mien­to ani­mal, ya que se ca­rac­te­ri­za por fie­bre y úl­ce­ras en for­ma de am­po­llas en la len­gua y la­bios, en la bo­ca, en las ubres y en­tre las pe­zu­ñas; pro­du­ce con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas con­si­de­ra­bles, por­que si bien la ma­yo­ría de los ani­ma­les ba­jo tra­ta­mien­to pue­de re­cu­pe­rar­se, que­dan de­bi­li­ta­dos por la pér­di­da de pe­so y el des­me­jo­ra­mien­to ge­ne­ral.

En cuan­to a la lo­ca­li­za­ción territorial, la Fie­bre Af­to­sa es en­dé­mi­ca de va­rias par­tes de Asia, y en gran par­te de Áfri­ca y Orien­te Me­dio. En Su­da­mé­ri­ca la ma­yo­ría de los paí­ses es­tán re­co­no­ci­dos co­mo li­bres de Af­to­sa con o sin va­cu­na­ción. Ac­tual­men­te es­tán li­bres de Fie­bre Af­to­sa Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da e In­do­ne­sia, Cen­troa­mé­ri­ca, Nor­tea­mé­ri­ca y Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal.

En el plano in­ter­na­cio­nal la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Sa­ni­dad Ani­mal (OIE) es­ta­ble­ce una lis­ta ofi­cial de paí­ses y zo­nas re­co­no­ci­dos li­bres con o sin va­cu­na­ción. Por su par­te, la Unión Eu­ro­pea rea­li­za una re­gio­na­li­za­ción del te­rri­to­rio de acuer­do al es­ta­tus sa­ni­ta­rio re­co­no­ci­do por la OIE, se­gún se va­yan in­cor­po­ran­do zo­nas a de­ter­mi­na­do es­ta­tus, a los fi­nes de es­ta­ble­cer con­di­cio­nes de cer­ti­fi­ca­ción pa­ra la im­por­ta­ción a la Co­mu­ni­dad.

En Ar­gen­ti­na el mar­co nor­ma­ti­vo es­tá com­pues­to por la ley de Po­li­cía Sa­ni­ta­ria Ani­mal 3.959 que con­tie­ne los prin­ci­pios ge­ne­ra­les apli­ca­bles a to­das las epi­zoo­tias, y la ley 24.305 “Pro­gra­ma Na­cio­nal de Lu­cha con­tra la Fie­bre Af­to­sa”, que de­cla­ró de in­te­rés na­cio­nal la erra­di­ca­ción de la Fie­bre Af­to­sa en to­do el te­rri­to­rio ar­gen­tino. A par­tir de allí, el SE­NA­SA fue dic­tan­do una se­rie de re­so­lu­cio­nes se­gún los ava­ta­res de la en­fer­me­dad en nues­tro país o in­clu­so en los paí­ses li­mí­tro­fes, en aque­llos ca­sos que exis­tía al­gún ries­go de que la en­fer­me­dad se pu­die­ra ex­ten­der a nues­tro te­rri­to­rio.

Ar­gen­ti­na tie­ne el es­ta­tus sa­ni­ta­rio de li­bre de Fie­bre Af­to­sa di­vi­di­do en dos re­gio­nes: con y sin va­cu­na­ción. Lo dis­pues­to por la Re­so­lu­ción 82/2013 del SE­NA­SA fue muy im­por­tan­te pa­ra el sec­tor ga­na­de­ro, ya que am­plió el es­ta­tus zoo-sa­ni­ta­rio “li­bre de Fie­bre Af­to­sa sin va­cu­na­ción” has­ta el Río Co­lo­ra­do, lí­mi­te na­tu­ral de las pro­vin­cias de La Pam­pa y Río Ne­gro, al in­cor­po­rar la zo­na de­no­mi­na­da Pa­ta­go­nia Nor­te A al res­to de la Pa­ta­go­nia que ya es­ta­ba li­bre de va­cu­na­ción.

De es­te mo­do, los Va­lles de Ca­lin­gas­ta en la pro­vin­cia de San Juan y to­da la Pa­ta­go­nia (Tie­rra del Fue­go, San­ta Cruz, Chu­but, Río Ne­gro y Neu­quén) y ade­más el par­ti­do de Car­men de Pa­ta­go­nes de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, no re­quie­ren va­cu­na­ción. En el res­to del país se de­be­rá con­ti­nuar con la apli­ca­ción de la va­cu­na se­gún el cro­no­gra­ma sa­ni­ta­rio de ca­da lu­gar, una o dos ve­ces al año.

En con­cor­dan­cia con el re­co­no­ci­mien­to del nue­vo es­ta­tus sa­ni­ta­rio, los productores ga­na­de­ros de­bie­ron mo­di­fi­car la iden­ti­fi­ca­ción de los bo­vi­nos en el te­rri­to­rio in­cor­po­ra­do, adop­tan­do las ca­ra­va­nas de co­lor ver­de en re­em­pla­zo de las ama­ri­llas que ve­nían uti­li­zan­do. Las ca­ra­va­nas de iden­ti­fi­ca­ción del ga­na­do bovino, que se apli­can a to­do el ro­deo del país, tan­to pa­ra el ga­na­do de ex­por­ta­ción co­mo pa­ra el des­ti­na­do a con­su­mo in­terno, tie­nen asig­na­dos co­lo­res que in­di­can la zo­na de la que pro­vie­nen en re­la­ción con la Fie­bre Af­to­sa. El co­lor ver­de iden­ti­fi­ca a los ani­ma­les cu­yos es­ta­ble­ci­mien­tos de na­ci­mien­to no se ha­llen al­can­za­dos por la va­cu­na­ción, mien­tras que las ca­ra­va­nas ama­ri­llas se apli­can a ani­ma­les que nacieron en zo­nas de va­cu­na­ción.

En el plano co­mer­cial, los paí­ses evi­tan com­prar car­ne a aque­llos paí­ses don­de la en­fer­me­dad es­tá ac­ti­va, y es­to ge­ne­ra dos mer­ca­dos con va­lo­res bien di­fe­ren­cia­dos: el cir­cui­to co­mer­cial no af­tó­si­co, con va­lo­res ele­va­dos de los cor­tes de car­ne que im­por­tan; y el cir­cui­to lla­ma­do af­tó­si­co

El cir­cui­to co­mer­cial no af­tó­si­co pa­ga va­lo­res más ele­va­dos por los pro­duc­tos

que tie­ne pre­cios mu­cho más ba­jos. Así, la Fie­bre Af­to­sa pri­va a los paí­ses in­fec­ta­dos de va­lio­sas opor­tu­ni­da­des de ex­por­ta­ción pa­ra gran par­te de los pro­duc­tos de ori­gen ani­mal que po­drían ven­der­se a mer­ca­dos me­jor re­mu­ne­ra­dos por ser de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo.

Es por ello que la de­ci­sión de eli­mi­nar la va­cu­na­ción con­tra la Fie­bre Af­to­sa de­be ser eva­lua­da con su­ma cau­te­la, pa­ra no re­pe­tir la ex­pe­rien­cia del año 1999, en el que a la de­cla­ra­ción de país li­bre de af­to­sa sin va­cu­na­ción du­ran­te más de un año, le si­guió la apa­ri­ción de un bro­te que obli­gó a re­to­mar la va­cu­na­ción, ge­ne­ran­do gra­ves per­jui­cios. A par­tir de es­ta ex­pe­rien­cia, se de­be­rán ir in­cor­po­ran­do pau­la­ti­na­men­te re­gio­nes a la ca­te­go­ría sin va­cu­na­ción en la me­di­da que se den las con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias, con la cer­te­za de que no hay ries­go de reapa­ri­ción de la en­fer­me­dad.

Jau­la. El es­ta­tus de ca­da re­gión res­pec­to a la af­to­sa con­di­cio­na la lle­ga­da a los mer­ca­dos.

Pre­ven­ción. La va­cu­na­ción es la prin­ci­pal me­di­da de se­gu­ri­dad con­tra los bro­tes.

Eu­ge­nia Bus­ta­man­te

Es abo­ga­da, es­pe­cia­lis­ta en te­mas le­ga­les agro­pe­cua­rios y pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad Aus­tral y en la ca­rre­ra de Ingeniería en Pro­duc­ción Agro­pe­cua­ria de la UCA.

Cu­rio­sa. Las ca­ra­va­nas ama­ri­llas de­no­tan que el ani­mal pro­vie­ne de una zo­na li­bre de af­to­sa con va­cu­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.