La rein­ven­ción de un con­tra­tis­ta fo­rra­je­ro

Por las com­pli­ca­cio­nes del ne­go­cio co­mo pres­ta­dor de ser­vi­cios fo­rra­je­ros, Da­niel Gar­de­llo, con ba­se en Tan­dil, co­men­zó a di­ver­si­fi­car: aho­ra di­se­ña y cons­tru­ye co­rra­les y dis­tri­bu­ye es­tiér­col.

Clarín - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­[email protected]­rin.com

Hay que ser in­te­li­gen­te para sa­ber cuán­do es tiem­po de cam­biar. De na­da sir­ve la obs­ti­na­ción cuan­do un ne­go­cio no es ren­ta­ble y hay que dar un gol­pe de ti­món para man­te­ner­se a flo­te.

Con dos dé­ca­das de­di­ca­das a la pres­ta­ción de ser­vi­cios fo­rra­je­ros, Da­niel Gar­de­llo su­po ha­ce unos años que te­nía que rein­ven­tar­se para se­guir man­te­nien­do la es­truc­tu­ra de su em­pre­sa For Ceres. Es­pe­cia­li­za­do en la con­fec­ción de “co­mi­da” de ca­li­dad para tam­bos y feed­lots, hoy, su­mó a la pa­le­ta de ser­vi­cios el di­se­ño y cons­truc­ción de co­rra­les “lla­ve en mano” y la fer­ti­li­za­ción de cam­pos con es­tiér­col. Tam­bién pro­yec­ta tra­ba­jar en la pu­ri­fi­ca­ción de efluen­tes, un te­ma acu­cian­te en las pro­duc­cio- nes es­ta­bu­la­das.

Pa­sión con pro­fe­sio­na­lis­mo. Es­fuer­zo con in­te­li­gen­cia. Cua­tro for­mas de afron­tar la vi­da y el tra­ba­jo que mar­can la hue­lla del ca­mino que ha des­an­da­do Gar­de­llo des­de que en 1999 pu­so en mar­cha For Ceres con una pe­que­ña pi­ca­do­ra de 4 sur­cos y una ca­mio­ne­ta. Hoy, cuen­ta con un par­que de ma­qui­na­rias ex­ten­so en el que se des­ta­can 3 pi­ca­do­ras úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, 10 ba­teas, 3 trac­to­res ar­ti­cu­la­dos para el “pi­sa­do” de si­los en al­tu­ra, 3 trac­to­res para es­par­cir es­tiér­col, ca­rros es­par­ci­do­res y 2 em­bol­sa­do­ras. Ade­más, para el ar­ma­do de los feed­lots se com­pró una ex­ca­va­do­ra, una pa­la car­ga­do­ra, una mo­to­ni­ve­ra­do­ra y un ro­di­llo com­pac­ta­dor ti­po “pa­ta de ca­bra”.

“Cuan­do pres­tás un ser­vi­cio pro­fe­sio­nal y te­nes 20 per­so­nas a car­go no po­dés tra­ba­jar seis me­ses al año co­mo lo ha­cía an­tes con la pro­duc­ción de fo­rra­jes por­que los gas­tos fi­jos te co­rren de atrás, por eso pen­sé en di­ver­si­fi­car­me lo que me per­mi­te te­ner tra­ba­jo to­do el año”, ex­pli­có Gar­de­llo des­de su ba­se de ope­ra­cio­nes en Tan­dil. Ade­más, se mue­ve ha­cia el sur de San­ta Fe y San Luis.

En po­co tiem­po, Gar­de­llo lo­gró que el 40% de la fac­tu­ra­ción de For Ceres co­rres­pon­da a los ser­vi­cios ex­tra-pi­ca­do. Al­go que cam­bió la for­ma de pen­sar su ne­go­cio fue el via­je a Es­pa­ña en el que vi­si­tó a su co­le­ga y ami­go An­gel Ca­ralt, que pres­ta ser­vi­cios de to­do ti­po los 365 días del año en la zo­na de Bar­ce­lo­na. “Ellos ha­cen pi­ca­do, pe­ro tam­bién siem­bra, co­se­chas, es­par­ci­do de es­tiér­col, desago­te de pi­le­tas de tam­bos, y tra­ba­jan to­do el año, to­mé mu­cho de ese modelo para re­con­ver­tir mi em­pre­sa”, ex­pli­có Gar­de­llo.

La in­cur­sión en el di­se­ño, cons­truc­ción y lim­pie­za de co­rra­les tam­bién tie­ne que ver con otra pa­sión de Gar­de­llo: la trans­for­ma­ción de es­truc­tu­ras y pai­sa­jes. “Es al­go en lo que ha­ce tiem­po me ven­go ca­pa­ci­tan­do y ha­ce fal­ta por­que en va­rios ca­sos el di­se­ño de los feed­lots no se ha­ce pro­fe­sio­nal­men­te y se gas­ta la mis­ma pla­ta en ma­te­ria­les pe­ro se co­me­ten erro­res de planificación que des­pués se pa­gan ca­ro”, re­su­mió Gar­de­llo.

El pun­ta­pié ini­cial en la cons­truc­ción de un feed­lot es sa­ber a cuán­ta pro­fun­di­dad es­tá la na­pa. Es­to de­ter­mi­na­rá cuán­to hay que ele­var el te­rreno en la pun­ta don­de es­tán los co­me­de­ros (la más al­ta den­tro del co­rral) para que cuan­do se ha­ga la pen­dien­te de 2,5% que fa­vo­re­ce­rá el dre­na­je, no ha­ya ries­go de lle­gar a la na­pa. “Me ha pa­sa­do de en­con­trar un co­rral en el que es­ta­ba ar­ma­do el hor­mi­gón cer­ca de los co­me­de­ros y cuan­do plan­tea­mos el 2,5% de pen­dien­te lle­gá­ba­mos a la na­pa in­de­fec­ti­ble­men­te”, ex­pli­có Gar­de­llo.

La ecua­ción es fá­cil: si la na­pa es­tá a dos me­tros, in­di­ca que para aba­jo no se pue­de ir más de un me­tro. El res­to, hay que ir­se para arri­ba. Gar­de­llo ha lle­ga­do a ele­var el ex­tre­mo de los co­me­de­ros más de un me­tro para que que­de la pen­dien­te co­rrec­ta. Un co­rral con me­di­das es­tán­da­res de 50 me­tros de fren­te por 40 de lar­go con una pen­dien­te de 2,5% con­fi­gu­ra un des­ni­vel de un me­tro y me­dio.

La pen­dien­te es fun­da­men­tal por­que en zo­nas de in­vier­nos hú­me­dos, los co­rra­les que no dre­nan re­du­cen las po­si­bi­li­da­des de un se­ca­do, se ge­ne­ra pi­so­teo per­ma­nen­te en­tre bos­ta y tie­rra y se di­fi­cul­ta el an­dar de los ani­ma­les den­tro del co­rral. “En al­gu­nos ca­sos que­dan en­te­rra­dos has­ta la pan­za afec­tan­do se­ria­men­te la con­ver­sión de ali­men­to en car­ne”, apun­tó Gar­de­llo. Por otro la­do, un co­rral de es­te ti­po re­quie­re gas­to y man­te­ni­mien­to per­ma­nen­te.

Mi­ran­do có­mo es­tán los ne­go­cios del tam­bo y el feed­lot, Gar­de­llo re­co­no­ce que no son dos ac­ti­vi­da­des en las que se es­tén ha­cien­do in­ver­sio­nes. Sin em­bar­go, “en al­gu­nos ca­sos son gas­tos que hay que ha­cer por­que la otra op­ción es se­guir per­dien­do pla­ta”.

El cos­to para ar­mar un co­rral de 2.000 me­tros cua­dra­dos (40x50) es de 400 pe­sos por me­tro ($800.000 en to­tal). Si hay que traer tos­ca u otro ma­te­rial de otro la­do para me­jo­rar el sue­lo ahí se en­ca­re­ce.

Pe­ro ade­más de la cons­truc­ción de co­rra­les, Gar­de­llo con­fía en la opor­tu­ni­dad que tie­ne en el ne­go­cio de la dis­tri­bu­ción de es­tiér­col y el ma­ne­jo de efluen­tes. El con­tra­tis­ta re­cuer­da vi­si­tar es­ta­ble­ci­mien­tos re­ple­tos de bos­ta den­tro y fue­ra de los co­rra­les en los que el es­par­ci­do de ese es­tiér­col en los pro­pios lo­tes del cam­po en cues­tión per­mi­tió ge­ne­rar es­truc­tu­ra a los sue­los por el apor­te de mi­cro, ma­cro nu­trien­tes (ni­tró­geno, fós­fo­ro y po­ta­sio) y mi­cro­or­ga­nis­mos. “El cos­to del ser­vi­cio se pa­ga con el aho­rro de fer­ti­li­zan­te, pe­ro ade­más, ha­bría que cuan­ti­fi­car cuán­to me­jor con­vier­ten esos ani­ma­les que de­jan de lu­char en el ba­rro y la bos­ta”, apun­tó Gar­de­llo.

Res­pec­to del tra­ta­mien­to de efluen­tes, los más com­pli­ca­dos son los tam­bos. La idea (al­go en lo que tra­ba­ja jun­to a es­pe­cia­lis­ta en ges­tión am­bien­tal, Clau­dio Kvo­lek) es desa­rro­llar pi­le­tas de tra­ta­mien­to y pu­ri­fi­ca­ción. “Así lo­gra­ría­mos que los efluen­tes que son un pro­ble­ma pue­dan vol­ver al sis­te­ma”, ex­pli­có el con­tra­tis­tas. Y se en­tu­sias­mó: “Mu-

chos tam­bos tie­nen la es­truc­tu­ra de ha­ce 50 años para el tra­ta­mien­to en las par­tes ba­jas de los es­ta­ble­ci­mien­tos y cuan­do llue­ve siem­pre se com­pli­ca to­do”.

Vol­vien­do a la pres­ta­ción de ser­vi­cios de pi­ca­do, es­te año, ha­rán unas 1.500 hec­tá­reas de fi­na y 4.000 de grue­sa (prin­ci­pal­men­te maíz y al­go de sor­go). Con­sul­ta­do so­bre có­mo es­tá el ne­go­cio para los con­tra­tis­tas fo­rra­je­ros, Gar­de­llo con­tó que es otro de los mo­ti­vos por los que de­ci­dió di­ver­si­fi­car: “La ren­ta­bi­li­dad ha caí­do mu­cho por hec­tá­rea, hay un ex­ce­so de má­qui­nas en el mer­ca­do que ge­ne­ran una di­ver­si­dad de pre­cios y no­so­tros con la tec­no­lo­gía y la es­truc­tu­ra que te­ne­mos lle­ga un pun­to que no nos re­sul­ta ren­ta­ble achi­car­nos”.

El cli­ma de ne­go­cios para es­ta cam­pa­ña no es bueno. “Los clien­tes es­tán achi­can­do gas­tos de to­do ti­po, la co­mi­da para los ani­ma­les la tie­nen que ha­cer igual pe­ro se cui­dan mu­cho y ajus­tan el cin­tu­rón en to­do lo que no crean im­pres­cin­di­ble, so­bre to­do en man­te­ni­mien­to”, se la­men­tó Gar­de­llo.

Con­tra­tis­ta fo­rra­je­ro por na­tu­ra­le­za. Fie­rre­ro de al­ma. Gar­de­llo con­fía en el ca­mino de la di­ver­si­fi­ca­ción de ser­vi­cios pe­ro tam­bién en te­ner más op­cio­nes para ge­ne­rar tra­ba­jo cer­ca de Tan­dil: ya con hi­jos ado­les­cen­tes, ha­ce unos años tu­vo una be­bé que na­tu­ral­men­te lo mo­ti­vó a ba­ra­jar y dar de nue­vo, ima­gi­nan­do nue­vas aris­tas de un ne­go­cio que le per­mi­ta es­tar más cer­ca de su fa­mi­lia.

Nó­ma­des por de­fi­ni­ción, Gar­de­llo quie­re ga­nar­le la pul­sea­da ese de­ve­nir del con­tra­tis­ta.

En San­ta Fe. Gar­de­llo lle­gó a ar­mar el si­lo más gran­de del mundo, de 150.000 to­ne­la­das.

En su sal­sa. Da­niel Gar­de­llo, en un lo­te de maíz que se es­tá pi­can­do. Fie­rre­ro de al­ma, con­fía en la vuel­ta de ti­món que le es­tá dan­do a su ac­ti­vi­dad.

Pi­ca­do de maíz. Cuen­ta con un am­plio par­que de ma­qui­na­ria.

Bo­ca­do. Tra­ba­ja en Tan­dil, pe­ro tam­bién en San­ta Fe y San Luis.

Otra pa­sión. Se me­tió de lleno en el di­se­ño y cons­truc­ción de co­rra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.