Re­crear el víncu­lo de con­fian­za

Clarín - Rural - - ACTUALIDAD - Héc­tor A. Huer­go hhuer­[email protected]­rin.com

Más allá de las tri­bu­la­cio­nes eco­nó­mi­cas, que no son fá­ci­les de so­por­tar, el agro en­fren­ta la ame­na­za de rup­tu­ra de un pac­to an­ces­tral con los ha­bi­tan­tes de las ciu­da­des: ser un pro­vee­dor con­fia­ble de ali­men­tos y ser­vi­cios am­bien­ta­les. La ac­ción ma­li­cio­sa de mo­vi­mien­tos sur­gi­dos ha­ce cin­cuen­ta años –con el ma­yo fran­cés de Da­niel Cohn Ben­dit, hoy eu­ro­dipu­tado ver­de—so­ca­vó esa con­fian­za. La gran ta­rea pa­ra el 2019 es re­crear el

víncu­lo de con­fian­za. Se es­tán ha­cien­do mu­chos es­fuer­zos im­por­tan­tes des­de el pro­pio sec­tor. Y tam­bién des­de los go­bier­nos pro­vin­cia­les. La pro­vin­cia de Cór­do­ba, por ejem­plo, ha es­ta­ble­ci­do es­tí­mu­los eco­nó­mi­cos a quie­nes cum­plen lo que se ha da­do en lla­mar Bue­nas Prác­ti­cas

Agrí­co­las. El con­cep­to fue im­pul­sa­do por la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res ha­ce va­rios años, ba­jo el le­ma “El cam­po ha­ce bien”. Y AAPRESID creó un efi­caz sis­te­ma de cer­ti­fi­ca­ción, ori­gi­na­do por San­tia­go Lo­ren­zat­ti.

El gran te­ma es­tá en las “fu­mi­ga­cio­nes”. Pri­me­ro, una cues­tión bá­si­ca: en el cam­po

no se fu­mi­ga, se pul­ve­ri­za. Pa­ra mu­chos será una cues­tión se­mán­ti­ca, pe­ro es una lí­nea de cor­te de­fi­ni­ti­va. Fu­mi­gar sig­ni­fi­ca ato­mi­zar un pro­duc­to has­ta un ta­ma­ño de par­tí­cu­la de de­ri­va in­con­tro­la­ble. Es hu­mo, co­mo el que lar­gan los es­ca­pes de los au­tos. Ya lo di­ji­mos ha­ce un tiem­po: en las 20.000 hec­tá­reas de la ciu­dad de Bue­nos ai­res se fu­mi­ga (es de­cir, se ha­cen hu­mo) 2 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de naf­ta y ga­soil por año. Una “do­sis” de 10 mil li­tros por hec­tá­rea. La fu­ma­mos en­tre los 10 mi­llo­nes que pa­sa­mos el día en la ciu­dad. En to­do el cam­po ar­gen­tino, con 100 mi­llo­nes de hec­tá­reas en pro­duc­ción en­tre agri­cul­tu­ras va­rias y ga­na­de­ría, se pul­ve­ri­zan me­nos de un mi­llón de to­ne­la­das de her­bi­ci­das, in­sec­ti­ci­das y fun­gui­ci­das. Unos 10 li­tros por hec­tá­rea en va­rias apli­ca­cio­nes, con pro­duc­tos “ban­da ver­de” (mu­cho más ino­cuos que los que se usa­ban ha­ce trein­ta años) y don­de no hay gen­te. Al­gu­nas producciones in­ten­si­vas, co­mo fru­tas y hor­ta­li­zas, al­go más. Otras ex­ten­si­vas, co­mo la so­ja, los ce­rea­les y las le­gum­bres, mu­cho me­nos.

Pe­ro la agi­ta­ción de las ONGs efec­tis­tas fue ga­nan­do te­rreno y co­men­za­ron las res­tric­cio­nes. Al­gu­nos mu­ni­ci­pios exi­gen mil me­tros de “buf­fer” en­tre los lo­tes de cul­ti­vo y los po­bla­dos. Es­tos días mos­tré en twit­ter va­rias fo­tos sa­te­li­ta­les de pe­que­ños pue­blos y ciu­da­des eu­ro­peos don­de se ve cla­ra­men­te la hue­lla de las pul­ve­ri­za­do­ras bor­dean­do las ca­sas. Es­tas imá­ge­nes se vi­ra­li­za­ron rá­pi­da­men­te, y di­je­ron mu­cho más que mil pa­la­bras.

La mo­lé­cu­la más de­mo­ni­za­da, el gli­fo­sa­to, su­frió fi­nal­men­te el cas­ti­go po­lí­ti­co: se de­ja­rá de usar en Fran­cia den­tro de…tres años. Si real­men­te fue­ra can­ce­rí­geno lo hu­bie­ran prohi­bi­do de in­me­dia­to. No so­lo en el cam­po se usan las BPAs. La in­dus­tria ha­ce lo su­yo. Un gran hi­to del 2018 fue la inau­gu­ra­ción de una plan­ta de re­ci­cla­do, en Ca­ña­da de Gómez, por par­te de ACA, la en­ti­dad cooperativa que tam­bién ela­bo­ra agro­quí­mi­cos y si­lo­bol­sas. La mis­ma em­pre­sa aca­ba de anun­ciar una in­ver­sión de 50

mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra am­pliar su plan­ta de eta­nol de Vi­lla Ma­ría. Tam­bién es­tán am­plian­do las otras tres em­pre­sas cor­do­be­sas: Bio4, ProMaíz y Por­ta, con fuer­te res­pal­do de su go­ber­na­dor.

El agro ar­gen­tino no so­lo es el más com­pe­ti­ti­vo del pla­ne­ta, sino que es el más

ver­de. Na­die pro­du­ce tan­tos ki­los de co­mi­da o bio­ener­gía por ca­da ki­lo de in­su­mo con­su­mi­do en el in­ten­to. El pri­mer pa­so de la eco­lo­gía es la efi­cien­cia. Una hec­tá­rea de so­ja pro­du­ce 3 to­ne­la­das de ha­ri­na pro­tei­ca y 600 li­tros de acei­te. Con un li­tro de acei­te se ha­ce uno de bio­die­sel. Y ha­cen fal­ta me­nos de 100 li­tros pa­ra pro­du­cir­la. Es de­cir, hay un ex­ce­den­te de 500 li­tros por hec­tá­rea pa­ra sus­ti­tuir al ga­soil. Con bio­die­sel y eta­nol, el cam­po lim­pia las ciu­da­des. Pe­ro no lo cuen­ta.

CREDITO

Pul­ve­ri­za­cio­nes. En Ar­gen­ti­na se uti­li­zan pro­duc­tos “ban­da ver­de”, que son más ino­cuos que los que se usa­ban ha­ce 30 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.