La me­jor no­ti­cia, tam­bién la peor

Clarín - Rural - - RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­[email protected]­rin.com

Por va­rias ra­zo­nes, la me­jor no­ti­cia de la se­ma­na fue la apro­ba­ción de cin­co even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos por par­te de la

Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na. En pri­mer lu­gar, por­que es la pri­me­ra tan­da de li­be­ra­cio­nes tras 18 me­ses, lo que sig­ni­fi­ca un res­pal­do al ma­yor sal­to tec­no­ló­gi­co de la agri­cul­tu­ra glo­bal en los úl­ti­mos trein­ta años, cuan­do irrum­pie­ron las se­mi­llas trans­gé­ni­cas.

En se­gun­do lu­gar, por­que el pro­duc­to cla­ra­men­te más fa­vo­re­ci­do es –una vez más—la so­ja, el com­mo­dity agrí­co­la más di­ná­mi­co en el si­glo XXI. Con­vie­ne re­cor­dar que Chi­na es por le­jos el ma­yor com­pra­dor mun­dial de po­ro­to de so­ja, con im­por­ta­cio­nes del or­den de las 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les, por un va­lor de 40 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

El even­to prin­ci­pal aho­ra li­be­ra­do es el En­list, de Cor­te­va, la em­pre­sa que sur­gió el año pa­sa­do tras la fu­sión de Dow y Du­pont. Lle­ga en un mo­men­to cru­cial: des­pués de tres dé­ca­das de uso y abu­so del her­bi­ci­da gli­fo­sa­to, se ve­ri­fi­có un preo­cu­pan­te desa­rro­llo de ma­le­zas to­le­ran­tes. Es­te pro­ble­ma se con­vir­tió en la ma­yor ame­na­za pa­ra el

cul­ti­vo. To­das las com­pa­ñías pro­vee­do­ras de tec­no­lo­gía –jun­to con los ex­per­tos del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do- vie­nen de­va­nán­do­se los se­sos e in­vir­tien­do enor­me can­ti­dad de re­cur­sos pa­ra en­con­trar­le la vuel­ta.

En es­te sen­de­ro, la irrup­ción de En­list sig­ni­fi­có un apor­te sus­tan­ti­vo. Com­bi­na la to­le­ran­cia al otro­ra exi­to­so gli­fo­sa­to, con otras dos mo­lé­cu­las: el glu­fo­si­na­to de amo­nio, y el 2,4D cho­li­na. Am­bas tie­nen mo­dos de ac­ción di­fe­ren­tes al gli­fo, por lo que cons­ti­tu­yen una he­rra­mien­ta cla­ve en la sa­ga de ro­tar los her­bi­ci­das, prin­ci­pal re­co­men­da­ción de los ex­per­tos en ma­le­zas. Es­te even­to de Cor­te­va es­ta­ba li­be­ra­do en los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro ba­jo un sis­te­ma de tra­za­bi­li­dad y en com­bi­na­ción con una de las gran­des em­pre­sas agroin­dus­tria­les (ADM). El “clo­sed loo­ping” es un cir­cui­to ce­rra­do que per­mi­tió apro­ve­char las ven­ta­jas de la nue­va tec­no­lo­gía, sin que co­rrie­se ries­go de mez­cla­do de la nue­va so­ja con la con­ven­cio­nal. Es­to fue ne­ce­sa­rio pa­ra es­pe­rar la apro­ba­ción por par­te de Chi­na, con lo que en cuan­to se for­ma­li­ce el anun­cio, des­apa­re­ce­rá la res­tric­ción.

Co­ro­la­rio al mar­gen: si ha­bía al­gu­na du­da, es po­si­ble di­fe­ren­ciar ca­li­da­des y se­gre­gar dis­tin­tos ma­te­ria­les. Es un te­ma muy im­por­tan­te pa­ra el fu­tu­ro, don­de los ne­go­cios ca­da vez más es­ta­rán su­je­tos a una de­man­da di­fe­ren­cia­da. La tec­no­lo­gía di­gi­tal, que es­tá irrum­pien­do en el tra­ding, no so­lo aba­ra­ta­rá los cos­tos de transac­ción en las gran­des ope­ra­cio­nes de com­mo­di­ties, sino que tam­bién da­rá lu­gar a ne­go­cios más de­ta­lla­dos.

El otro gran te­ma que en­vuel­ve a es­ta apro­ba­ción chi­na es qué pa­sa­rá en los dis­tin­tos paí­ses. Se tra­ta de una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va esen­cial pa­ra quie­nes pue­dan ac­ce­der a ella. La ma­la no­ti­cia es que es­to no ocu­rri­rá en la Ar­gen­ti­na. Mu­chos pien­san que con la des­apa­ri­ción de Mon­san­to, ab­sor­bi­da por Ba­yer, ter­mi­nó la ba­ta­lla por la pro­pie­dad in­te­lec­tual en se­mi­llas. Se­ño­res, es­tán mal in­for­ma­dos: los desa­rro­lla­do­res de even­tos trans­gé­ni­cos y otras he­rra­mien­tas bio­tec­no­ló­gi­cas no pon­drán a dis­po­si­ción sus pro­duc­tos has­ta que no se san­cio­ne una ley que res­pe­te el de­re­cho del ob­ten­tor.

En con­se­cuen­cia, el “em­pa­te téc­ni­co” que ha­bía has­ta la se­ma­na pa­sa­da, se trans­for­ma en un ries­go de go­lea­da. Ima­gi­ne­mos una si­tua­ción en la que Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil, Pa­ra­guay y Uru­guay cuen­ten con es­te even­to y otros, ya sin pro­ble­mas de mer­ca­dos, y que la Ar­gen­ti­na no ten­ga ac­ce­so. Se­rá la peor no­ti­cia.

Pa­sa­ron tres años de un go­bierno que co­no­ce el va­lor de la agroin­dus­tria co­mo pa­lan­ca de to­da la eco­no­mía. To­do co­mien­za en la se­mi­lla. Pe­ro la se­mi­lla si­gue sin ley. Peor aún, rei­na la ley de la sel­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.