Sa­ber es­cu­char el so­ni­do del al­ma

Es el ca­so de Guillermo Mar­có, que ce­le­bra 25 años de sa­cer­do­cio. La in­te­gri­dad es su se­llo.

Clarín - Valores Religiosos - - JUDIOS - Da­niel Gold­man

Así co­mo ha­ce al­gún tiem­po de­di­qué es­te es­pa­cio pa­ra des­ta­car la his­to­ria de mi amis­tad con el di­ri­gen­te mu­sul­mán Omar Ab­boud, hoy quie­ro apro­ve­char es­ta mis­ma co­lum­na pa­ra hon­rar al pa­dre Guillermo Mar­có, mi otro her­mano en la sen­da del diálogo.

Es­te sim­ple mo­do de ho­me­na­jear­lo no se de­be a una ca­sua­li­dad. Guillermo cum­ple en es­tos días 25 años co­mo sa­cer­do­te ca­tó­li­co. La gran ma­yo­ría de los se­res hu­ma­nos no ha­llan su vo­ca­ción en sus ta­reas. Pe­ro, en es­te sen­ti­do, Guillermo es un pri­vi­le­gia­do. Pue­do ase­ve­rar que su ins­pi­ra­ción pro­vie­ne de la esen­cia de un mis­te­rio, se­gu­ra­men­te su­bli­me, ya que es­te cu­ra sa­be es­cu­char el so­ni­do del al­ma.

En­tre otras co­sas de­bo en­fa­ti­zar que es ín­te­gro y pa­cien­te. Guillermo es fiel a la tra­di­ción de ad­ver­tir que la me­jor for­ma de afir­mar la iden­ti­dad se rea­li­za cul­ti­van­do la com­pren­sión y el apre­cio al se­me­jan­te.

Apren­dí de Gui­lle que el ejer­ci­cio de la la­bor pas­to­ral im­pli­ca la com­ple­ja no­ción de su­mar al otro a la pro­pia exis­ten­cia co­mo un ser análo­go y nun­ca co­mo un en­te ame­na­zan­te. Y si bien pen­sa­mos di­fe­ren­te en mu­chas co­sas (yo soy ra­bino y él es cu­ra), pa­ra es­te sa­cer­do­te, el va­lor del res­pe­to es un mo­do de vi­da. Si bien es fácil en­la­zar­nos con los pa­re­ci­dos, en ri­gor de ver­dad, el desafío es: có­mo pa­re­cer­nos pa­ra po­der vin­cu­lar­nos.

En la mi­ra­da del pa­dre Mar­có me per­mi­to des­cu­brir que to­do diálogo es “re­li­gio­so”, ya que su pers­pec- ti­va “li­ga” lo dis­tin­to que aban­do­na­mos en los már­ge­nes de la his­to­ria, pa­ra de­jar de ser ex­tra­ños y trans­for­mar­nos en pró­ji­mos.

La­men­ta­ble­men­te exis­ten nú­cleos con cos­mo­vi­sio­nes in­te­gris­tas en to­das las ex­pre­sio­nes co­mu­ni­ta­rias. Con­ta­mi­na­dos con el ins­tin­to de lo ab­so­lu­to, po­la­ri­zan el pen­sa­mien­to que afec­ta el com­por­ta­mien­to co­ti­diano del hom­bre re­li­gio­so, que su­po­ne es­tar ins­pi­ra­do por un En­te Tras­cen­den­te que es fuen­te de amor.

Es­te mo­do to­ta­li­ta­ris­ta se­pa­ra y dis­tan­cia ve­ci­nos, pue­blos, so­cie­da­des y re­gio­nes, trans­for­man­do en ad­ver­sa­rios a aque­llos quie­nes no mu­cho tiem­po atrás en la pa­sa­do se en­tre­la­za­ban en ven­tu­ro­sas pro­fe­cías, a par­tir de un en­ten­di­mien­to pri­mor­dial de co­la­bo­ra­ción, amis­tad y fa­mi­lia­ri­dad.

Ten­de­mos a que el ejer­ci­cio del re­cha­zo y el apar­ta­mien­to sea la ca­ra más os­ten­to­sa y vi­si­ble de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad (en­tre ellas la es­pi­ri­tual), de mo­do tal que que­de im­preg­na­da la mar­ca de la di­vi­sión, cuan­do mu­chos, con un es­ti­lo sen­sa­to pro­po­ne­mos el acer­ca­mien­to.

De es­ta ma­ne­ra, los 25 años de sa­cer­do­cio del pres­bí­te­ro Guillermo Mar­có dan tes­ti­mo­nio de un tra­ba­jo in­can­sa­ble con jó­ve­nes y adul­tos pa­ra que exis­ta en­cuen­tro fir­me y pro­fun­do en­tre la gen­te.

Un cú­mu­lo de vi­ven­cias mu­tuas ex­pre­sa­das en pu­bli­ca­cio­nes, con­fe­ren­cias, au­las y via­jes me lle­van a ce­le­brar fer­vien­te­men­te que su ca­mino pu­die­ra cru­zar­se con el mío y que, hu­mil­de­men­te, ello me ha­ya he­cho cre­cer co­mo per­so­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.