“La si­tua­ción es com­ple­ja: se nos mue­ren los chi­cos”

El cu­ra que co­bró no­to­rie­dad por apun­ta­lar a las “ma­dres del paco” des­de un ba­rrio hu­mil­de de Córdoba ad­vier­te so­bre la gra­ve­dad del avan­ce del nar­co­trá­fi­co y sus es­tra­gos. Y al­za la voz: “No po­de­mos que­dar­nos ca­lla­dos”.

Clarín - Valores Religiosos - - MARIANO OBERLIN - Ramiro Alvarez Es­pe­cial para Cla­rín

P oner el cuer­po y al­zar la voz. Se enun­cia en po­cas pa­la­bras. El desafío, jus­to cuan­do la Igle­sia aca­ba de re­cla­mar que se de­cla­re la emer­gen­cia na­cio­nal en adic­cio­nes, con­sis­te en lle­var­lo a la prác­ti­ca en un es­ce­na­rio de de­li­to, hos­ti­li­dad, ne­go­cio, dro­ga y muer­te. Lo sa­be el pa­dre Ma­riano Ober­lín. Y no le im­por­ta o, me­jor di­cho, ha­ce to­do lo que ha­ce por­que le im­por­ta. Le im­por­tan los chi­cos. Le im­por­ta la gen­te. Le im­por­tan los pa­de­ci­mien­tos en la zo­na ro­ja del nar­co­trá­fi­co de los ba­rrios Mal­do­na­do y Mü­ller, en cu­yo lí­mi­te se en­cuen­tra la pa­rro­quia cor­do­be­sa Cru­ci­fi­xión del Se­ñor. Al re­li­gio­so que no se ca­lla fren­te al ac­cio­nar de los nar­cos y apun­ta­la a las “ma­dres del paco” –pon­de­ra­do, en­tre otros, por el presidente Ma­cri–, le im­por­ta, so­bre to­do, es­ta de­vas­ta­do­ra reali­dad. Le im­por­ta y le due­le.

“Yo lle­gué a es­ta pa­rro­quia ha­ce seis años y me­dio, y lo pri­me­ro que me sor­pren­dió y mo­vi­li­zó fue la muer­te de dos chan­gos de 17, 19 años por cues­tio­nes vin­cu­la­das al con­su­mo. Y des­pués otra muer­te, muy ex­tra­ña: la de una ne­ni­ta de 4 que ha­bía si­do ahor­ca­da. Y me di­je que al­go te­nía que ha­cer. Por eso em­pe­za­mos con unos ta­ller­ci­tos de ofi­cio, que con el tiem­po fue­ron cre­cien­do en el in­ten­to de trans­for­mar del ba­rrio. Con­se­gui­mos gal­po­nes, com­pra­mos una ca­si­ta ba­ra­ta e hi­ci­mos un con­ve­nio con la Se­dro­nar, el or­ga­nis­mo na­cio­nal que coor­di­na las po­lí­ti­cas contra las adic­cio­nes, que nos pro­pu­so ha­cer un cen­tro de aten­ción y acom­pa­ña­mien­to co­mu­ni­ta­rio”, le di­ce Ober­lín a Va­lo­res Re­li­gio­sos des­de Córdoba. –Us­ted co­bró no­to­rie­dad por su lu­cha contra el nar­co­trá­fi­co. ¿Có­mo lo so­bre­lle­va? –Siem­pre acla­ro que lo nues­tro no es pro­pia­men­te la lu­cha contra el nar­co­trá­fi­co co­mo tal, pe­ro evi­den­te­men­te ter­mi­na­mos to­cán­do­nos con es­ta pro­ble­má­ti­ca. La de­nun­cia que ha­ce­mos apun­ta a que el nar­co­trá­fi­co ha ve­ni­do co­bran­do ma­yor vi­gor y ha coop­ta­do cier­tos sec­to­res del ba­rrio. Mu­cha gen­te tie­ne mie­do de ha­blar e in­clu­so quie­re ir­se de acá por to­do lo que se vi­ve. –¿Y a us­ted, que se ex­po­ne, no le da mie­do? –Lo que ha­ce la ex­po­si­ción es, jus­ta­men­te, pro­te­ger­me. Hay quie­nes me gri­tan co­sas co­mo an­da­te, cu­ra

vi­gi­lan­te. Lo peor que he­mos vi­vi­do fue la si­tua­ción de las ma­dres de los chi­cos que con­su­men paco. Has­ta ese mo­men­to, en Córdoba no se co­no­cían los ca­sos de paco. No­so­tros ve­nía­mos de­nun­cian­do y las ma­dres pe­dían por fa­vor que se to­ma­ra no­ta. Sa­be­mos que las pro­ble­má­ti­cas del paco son mu­cho más gra­ves que las de otro ti­po de con­su­mo, sin res­tar­les gra­ve­dad a los otros con­su­mos. He­mos te­ni­do ca­sos de chi­cos que acu­chi­lla­ban a al­guien en la ca­sa. Es­to ha­ce que al­gu­nas fa­mi­lias ter­mi­nen ex­pul­sán­do­los. Y esos chi­cos van a vi­vir a la ca­lle. Por su­pues­to que a los mis­mos pa­dres les ge­ne­ra un do­lor te­rri­ble es­ta si­tua­ción. Ha­bía ma­dres que pe­dían que me­tie­ran pre­sos

a los ven­de­do­res de paco. Fue en­ton­ces cuan­do yo sa­lí a ex­po­ner en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción: era la ma­ne­ra de pro­te­ger­las. –¿Qué le de­cían esas ma­dres? –Que su te­mor era por los chi­cos, no por ellas. “Si me ma­tan a mi hi­jo, mi vi­da no tie­ne sen­ti­do”, co­men­ta­ban an­gus­tia­das. Es muy fá­cil ha­cer pa­sar por sui­ci­dio o por lo que sea la muer­te de un chi­co que con­su­me paco. Mi ex­po­si­ción fue para po­ner el fo­co so­bre ellas. –En es­ta cru­za­da us­ted pe­lea contra una com­pli­ci­dad de po­de­res. –Sí. Yo no ten­go prue­bas para de­mos­trar qué ti­po de com­pli­ci­dad hay, quié­nes son los cóm­pli­ces ni na­da. Pe­ro, vien­do el gra­do de avan­ce del nar­co­trá­fi­co, no se ex­pli­ca có­mo es tan gran­de el ne­go­cio y na­die se da cuen­ta, na­die lo ve, na­die ha­ce na­da ... Me re­fie­ro a aque­llos que de­be­rían ha­cer. Hay que mi­rar to­das las aris­tas po­si­bles, por­que de lo con­tra­rio es­to que­da co­mo si só­lo en nues­tro ba­rrio hu­bie­ra res­pon­sa­bles. Cuan­do se ha­bla de nar­co­trá­fi­co se mi­ran úni­ca­men­te los ba­rrios hu­mil­des y las vi­llas, don­de es cier­to que el nar­co­trá­fi­co mue­ve mu­cho. A ve­ces se pe­lea te­rri­to­rio y al­guno ter­mi­na he­ri­do o muer­to. Pe­ro ten­ga­mos en cuen­ta que hay quien ha­bi­li­ta las fron­te­ras y las ru­tas, quien mi­ra para otro la­do en el Po­der Ju­di­cial y en el po­der po­lí­ti­co. En al­gún lu­gar del sec­tor fi­nan­cie­ro hay una puer­ta que se abre para que in­gre­se ese di­ne­ro. Hay com­pli­ci­dad de to­do ti­po y en to­dos lados. –En es­te con­tex­to, ¿cuál de­be ser el rol de la Igle­sia? –El pa­pa Fran­cis­co tie­ne un frase que me ha mo­vi­li­za­do mu­cho, en el sen­ti­do de que una par­te de la mi­sión es ser hos­pi­tal de cam­pa­ña. Es­ta­mos en una si­tua­ción com­ple­ja: se nos mue­ren los chi­cos. Por lo me­nos es ne­ce­sa­rio ten­der una mano, tra­tar de ayu­dar­los a sa­lir asu­mien­do que la dro­ga es un pro­ble­ma más en me­dio de un mon­tón de otros pro­ble­mas que su­po­ne la mar­gi­na­li­dad. Si mi­la­gro­sa­men­te se re­sol­vie­ra el te­ma del nar­co­trá­fi­co –oja­lá ocu­rrie­ra–, igual los chi­cos se­gui­rían sien­do ex­clui­dos del sis­te­ma y de las po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les. Por eso nues­tro eje es la in­clu­sión. No po­de­mos que­dar­nos ca­lla­dos. –Y por eso se pa­ga un pre­cio. –A ver ... Ame­na­za for­mal no he re­ci­bi­do. Puede ser que ten­ga que es­cu­char al­gu­nas co­sas en la ca­lle, pe­ro al mis­mo tiem­po mu­cha gen­te del ba­rrio, cansada de vi­vir así, me fe­li­ci­ta por lo que ha­go. Eso com­pen­sa. Hay gen­te que de co­ra­zón te di­ce pa­dre, qué ne­ce­si­tás, yo te ayu­do. Y a ve­ces uno per­ci­be que al­guno que otro di­ce to­má, te ti­ra­mos to­do es­to y a ver qué ha­cés vos. No sé si se en­tien­de lo que di­go. –Se en­tien­de. ¿Us­ted sien­te que Dios lo pu­so ahí? –En ese sen­ti­do, sí. Pe­ro no me to­ca ha­cer to­do a mí. Acá, en pri­mer lu­gar, el que tie­ne que ac­tuar es el Es­ta­do. Gra­cias a Dios hay dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes que co­la­bo­ran y el Es­ta­do se es­tá ha­cien­do un po­qui­to pre­sen­te. Tal vez uno sien­te más pe­so del que puede aguan­tar. Pe­ro no ca­be du­da de que si Dios pi­de una mi­sión, El tam­bién va po­nien­do lo que ha­ce fal­ta. –Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, ¿se puede di­se­ñar al­gu­na es­tra­te­gia? –Si no se lo abor­da de ma­ne­ra glo­bal es muy di­fí­cil. Me pa­sa que hay gen­te que, en con­fian­za, me di­ce: “Pa­dre, si no con­si­go una chan­gui­ta voy a te­ner que sa­lir a ven­der dro­ga. Me pre­sio­nan los nar­cos que es­tán al­re­de­dor de mi ca­sa. Y yo no me quie­ro me­ter, pe­ro no ten­go para dar­les de co­mer a mis hi­jos”. No lo di­go jus­ti­fi­can­do na­da, pe­ro a ve­ces la ne­ce­si­dad tie­ne ca­ra de he­re­je. La pla­ta que mue­ve el nar­co­trá­fi­co re­co­no­ce va­rios ni­ve­les. Puede que ha­ya un nar­co más gran­de que ma­ne­ja al­gu­na red y gas­ta el di­ne­ro en otros lu­ga­res, com­pran­do au­tos y ca­sas, via­jan­do ... Pe­ro el ven­de­dor co­mún, el que lo ha­ce para pu­che­rear, gas­ta la pla­ta en el mis­mo ba­rrio. Com­pra fi­deos, ver­du­ras, car­ne, y va ge­ne­ran­do así una eco­no­mía pa­ra­le­la, mez­cla­da con la for­mal. El carnicero no va a pe­dir­le una de­cla­ra­ción ju­ra­da al que le com­pra un ki­lo de asa­do ... Si de gol­pe hoy des­apa­re­cie­ra el nar­co­trá­fi­co, que es lo que to­dos que­re­mos, se ge­ne­ra­ría un es­ta­lli­do social del que no sé si al­guien es­ta­ría dis­pues­to a ha­cer­se car­go. –¿Le abre al­gu­na es­pe­ran­za el elo­gio a su la­bor del presidente de la Na­ción? –En al­gún pun­to, sí. No pue­do ne­gar que me sor­pren­dió y que es un gran ho­nor. Tam­bién creo que hay gen­te que es­tá la­bu­ran­do mu­chí­si­mo más que no­so­tros y que me­re­ce ma­yor re­co­no­ci­mien­to, pe­ro igual lo agra­dez­co pro­fun­da­men­te. Y yo me pon­go a pen­sar que bueno, oja­lá es­tas pa­la­bras va­yan acom­pa­ña­das de ges­tos con­cre­tos y de ac­cio­nes de in­clu­sión a lo lar­go y a lo an­cho del país.

El man­da­to de ayu­dar. El pa­dre Ma­riano Ober­lín desa­rro­lla una in­ten­sa la­bor al fren­te de su pa­rro­quia en un ba­rrio cor­do­bés, don­de fo­ca­li­za su mi­sión en me­jo­rar la vi­da de los ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.