De princesa wi­chi a mon­ja

Mi­gue­la Acos­ta. De su co­mu­ni­dad en El Im­pe­ne­tra­ble al con­ven­to.

Clarín - Valores Religiosos - - Front Page - Ma­ría Montero Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

La his­to­ria de Mi­gue­la, miem­bro de una co­mu­ni­dad abo­ri­gen de El Im­pe­ne­tra­ble.

“Cuan­do via­jé a mi tie­rra pa­ra re­ci­bir los vo­tos per­pe­tuos pre­sen­té una de­nun­cia por ro­bo de tie­rras. Los wi­chis su­fren mu­cho. La po­bre­za es ex­tre­ma y na­die ha­ce na­da. Allí no lle­gan los po­lí­ti­cos ni las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les.”

A los 9 años, cuan­do to­mó su pri­me­ra co­mu­nión, Mi­gue­la Acos­ta tu­vo una vi­sión ex­tra­ña. Se veía vo­lan­do co­mo un águi­la so­bre la Cor­di­lle­ra de los An­des. La ni­ña de la et­nia wi­chi com­pren­dió, tiem­po des­pués, que era un lla­ma­do de Dios a la vi­da con­sa­gra­da. Y a pe­sar de ha­ber si­do cria­da pa­ra ser ma­dre, y la princesa in­dí­ge­na que di­ri­gi­ría a su co­mu­ni­dad, to­mó la de­ci­sión de con­ver­tir­se en mon­ja. Sus vo­tos per­pe­tuos se rea­li­za­ron el mes pa­sa­do en la ca­pi­lla San Ra­fael Ar­cán­gel, de Mi­ra­flo­res, en El Im­pe­ne­tra­ble cha­que­ño, ro­dea­da de su fa­mi­lia, su co­mu­ni­dad abo­ri­gen y las re­li­gio­sas de la con­gre­ga­ción Her­ma­nas Obre­ras Ca­te­quis­tas de Je­sús Sa­cra­men­ta­do, a la cual per­te­ne­ce.

-¿Có­mo fue el pro­ce­so que la lle­vó a to­mar los há­bi­tos?

-El ca­mino no fue fá­cil por­que mi fa­mi­lia no es­ta­ba de acuer­do, es­pe­cial­men­te mi pa­pá que te­nía otros pla­nes pa­ra mí, y ten­go que re­co­no­cer que yo tam­bién te­nía un po­co de mie­do de sa­lir de mi co­mu­ni­dad. Pe­ro cuan­do re­ci­bí la pri­me­ra co­mu­nión tu­ve una ex­pe­rien­cia muy fuer­te de Dios que se me re­ve­ló más cla­ra­men­te cuan­do me con­fir­mé. A los 20 años las mi­sio­ne­ras de la con­gre­ga­ción de las Sier­vas de la Di­vi­na Pro­vi­den­cia que nos vi­si­ta­ban me lle­va­ron a Pa­ra­ná pa­ra que pu­die­ra ter­mi­nar 7º gra­do y es­tu­diar el se­cun­da­rio. La idea era re­ci­bir­me y vol­ver a mi pue­blo, pe­ro se ve que el Se­ñor te­nía otros pla­nes. En Pa­ra­ná me alo­ja­ron en el Ho­gar An­ge­les Cus­to­dios, a car­go de la que es hoy mi con­gre­ga­ción. Así co­no­cí la mi­sión que te­nían y fue cla­ro pa­ra mí que te­nía que ser­vir a Dios y a mis her­ma­nos des­de ese lu­gar que, “ca­sual­men­te”, tie­ne la ca­sa ma­dre en Men­do­za, al pie de la Cor­di­lle­ra.

- ¿Quién cui­da aho­ra de su co­mu­ni­dad?

-Yo soy cui­da­do­ra in­dí­ge­na has­ta el día de hoy. Ade­más de la ora­ción per­ma­nen­te, los ayu­do en lo que ne­ce­si­ten. Cuan­do via­jé a El Im­pe­ne­tra­ble pa­ra re­ci­bir los vo­tos per­pe­tuos pre­sen­té an­te la Jus­ti­cia una de­nun­cia por ro­bo de tie­rras. Un crio­llo, co­mo les de­ci­mos no­so­tros a los blan­cos, aca­ba­ba de apro­piar­se de 100 hec­tá­reas, ade­más de las que ya ha­bía qui­ta­do pa­ra la dro­ga. Los wi­chis su­fren mu­cho. La po­bre­za es ex­tre­ma y na­die ha­ce na­da. Allí no lle­gan po­lí­ti­cos de nin­gún partido, ni or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, ni do­na­cio­nes. De­jar to­do por ser­vir a Dios no sig­ni­fi­ca de­jar atrás a la fa­mi­lia, sino ser­vir con en­tu­sias­mo a los más pe­que­ños y po­bres.

-¿Es­to pa­sa só­lo con los wi­chis?

-No. En el co­ra­zón de El Im­pe­ne­tra­ble, so­bre to­do en Pom­pe­ya, hay mu­chas co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, co­mo los to­bas y los mo­co­víes, que su­fren lo mis­mo: malnu­tri­ción y en­fer­me­da­des por la po­bre­za.

-¿Tam­po­co lle­gan gru­pos re­li­gio­sos a ayu­dar­los?

-Hay ca­pi­llas con sa­cer­do­tes y her­ma­nas, pe­ro la ma­yo­ría son gen- te que se di­cen evan­gé­li­cos o mor­mo­nes y sec­tas que los asus­tan, les di­cen que si se acer­can a las igle­sias los co­men, los ma­tan. Yo les di­go que no es así, que no tie­nen que per­mi­tir que los dis­mi­nu­yan y que de­ben per­der el mie­do y ha­blar con los sa­cer­do­tes, ir a mi­sa y acer­car­se a la eu­ca­ris­tía, que no sa­ben la gra­cia que sig­ni­fi­ca es­tar en pre­sen­cia de Je­sús Sa­cra­men­ta­do.

-¿No se sien­te ale­ja­da de ellos aho­ra que re­si­de en Bue­nos Ai­res?

-Lue­go de los vo­tos per­pe­tuos le pre­gun­ta­ba a Dios: ¿Por qué elegiste es­ta pe­que­ña plan­ta, que aho­ra es arran­ca­da de raíz ha­cia otro lu­gar y que­da se­ca? Pe­ro el Se­ñor me hi­zo en­ten­der que me dio nue­vas raí­ces pa­ra que na­cie­ra una plan­ta más gran­de y fuer­te que dé más fru­tos. Ade­más, el res­pon­der a una vo­ca­ción no sig­ni­fi­ca que no va­mos a ver más a nues­tra fa­mi­lia, por­que siem­pre va­mos a es­tar pre­sen­tes cuan­do nos ne­ce­si­ten, y si es­ta­mos le­jos, los acom­pa­ña­mos y en­con­tra­mos ca­da vez que par­ti­ci­pa­mos de una mi­sa o re­ci­bi­mos la Eu­ca­ris­tía.

-¿Cuál es su mi­sión aho­ra?

-Nues­tra mi­sión es la vi­da se­mi­con­tem­pla­ti­va, en la que de­di­ca­mos fuer­tes mo­men­tos de ora­ción an­te Je­sús Sa­cra­men­ta­do, fuen­te y ma­nan­tial de vi­da que es el que nos da el amor y la ale­gría pa­ra ser­vir a to­dos, en to­do lu­gar. Aho­ra vivo con dos mon­jas en una ca­sa del partido bo­nae­ren­se de Flo­ren­cio Va­re­la, don­de aten­de­mos un pen­sio­na­do de adul­tos ma­yo­res, aun­que la con­gre­ga­ción tie­ne otros ho­ga­res en el país, Chi­le y Pa­ra­guay pa­ra ni­ños y ni­ñas en si­tua­ción de ries­go, co­mo par­te de nues­tro ca­ris­ma de anun­ciar el Evan­ge­lio a los más pe­que­ños y po­bres, a tra­vés de una ca­te­que­sis cen­tra­da en la eu­ca­ris­tía.

Me­dia­do­ra. La her­ma­na Mi­gue­la bus­ca acer­car a su pue­blo a Cris­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.