El sig­ni­fi­ca­do de la amis­tad se­gún las ci­tas de la Bi­blia

Víncu­los. Los ami­gos se ofre­cen ayu­da mu­tua, leal­tad, pro­tec­ción y amor, con­for­man­do una unión esen­cial.

Clarín - Valores Religiosos - - News - Ra­bino Daniel Gold­man Co­mu­ni­dad Bet El

En una épo­ca en la que las re­la­cio­nes y los en­sam­bles se es­ta­ble­cen a tra­vés de una pan­ta­lla, y cuan­do se con­si­de­ra la ca­ma­ra­de­ría co­mo la can­ti­dad de se­gui­do­res con los que se cuen­ta en las re­des so­cia­les, lo que de ma­ne­ra pa­ra­dó­ji­ca ra­ra vez crea pu­jan­tes unio­nes que fo­men­tan una vi­da con ma­yor éti­ca y es­pi­ri­tua­li­dad, se­ría bueno y sano vol­ver a re­cap­tu­rar el hon­do sen­ti­do de la pa­la­bra “ami­go”.

Co­mo to­dos sa­be­mos, el tér­mino “Bi­blia” pro­vie­ne del grie­go y su tra­duc­ción li­te­ral ha­ce re­fe­ren­cia al vo­ca­blo “li­bro”. Ya só­lo eso re­sul­ta una bue­na in­tro­duc­ción pa­ra re­cor­dar al Ra­bi Go­lat­chek cuan­do de­cía “re­co­nó­ce­te en la fra­se que leís­te y que guar­da tu co­ra­zón, ya que ello se­rá un ami­go que te acom­pa­ña­rá to­da la vi­da”. Si uno se ha­ce com­pa­ñe­ro de la Bi­blia, con ape­nas ho­jear sus pá­gi­nas en­con­tra­rá ejem­plos que en­fa­ti­zan la idea de ese afec­to, co­mo el Ecle­sias­tés (4: 9-10) que en­se­ña: “Dos son me­jo­res que uno. Por­que si caen, uno le­van­ta­rá a su com­pa­ñe­ro; pe­ro ¡ay de aquel que es­tá so­lo cuan­do tro­pie­za, por­que no tie­ne otro que le ayu­de”.

Uno de los víncu­los más des­ta­ca­dos en la Bi­blia es el de Da­vid y Jo­na­tán, que fue se­lla­do por un vo­to pro­me­te­dor de amis­tad eter­na. Se­gún el li­bro de Sa­muel (20:42), Jo­na­tán sal­vó a Da­vid de las in­ten­cio­nes ase­si­nas de su pa­dre, el rey Saúl, a pe­sar de que Da­vid era una ame­na­za pa­ra su pro­pia he­ren­cia de la reale­za. La idea de la amis­tad en el con­tex­to bí­bli­co es, cla­ra­men­te, mu­cho más que una sim­ple co­ne­xión so­cial. Los ami­gos se ofre­cen ayu­da mu­tua, leal­tad, pro­tec­ción, apo­yo, amor de­sin­te­re­sa­do y guía mo­ral. La Bi­blia da a en­ten­der que la amis­tad, co­mo una de las re­la­cio­nes pri­ma­rias en la vi­da, es una co­rres­pon­den­cia que su­pera mu­chas ve­ces a la que une a pa­rien­tes de san­gre. Y si­guien­do un po­co más, pa­ra los sa­bios del Tal­mud era im­pen­sa­ble la vi­da sin una ama­ble com­pa­ñía.

Se­gún una fa­mo­sa his­to­ria ra­bí­ni­ca, el le­gen­da­rio Jo­ni Ha­mea­guel se que­dó dor­mi­do debajo de un ár­bol. Es­te lar­go sue­ño du­ró se­ten­ta años. Cuan­do des­per­tó, se en­fren­tó a la de­ses­pe­ra­ción por­que no co­no­cía a na­die de la nue­va ge­ne­ra­ción de eru­di­tos. Al no ha­llar nin­gún ami­go, ya que ha­bían fa­lle­ci­do por la edad, Jo­ni oró por su muer­te pa­ra ser li­be­rar­lo de la so­le­dad, cla­man­do cru­da­men­te: “O la amis­tad o la muer­te”.

Los exé­ge­tas bí­bli­cos te­nían una idea de­fi­ni­da so­bre lo que sig­ni­fi­ca la amis­tad. El cen­tro de es­te mo­de­lo se de­fi­ne en la bús­que­da y en­cuen­tro con­jun­to de la pa­la­bra de Dios, ya que la ca­ma­ra­de­ría es un son­deo mu­tuo de san­ti­dad, prin­ci­pal­men­te a tra­vés del es­tu­dio de los tex­tos sa­gra­dos, lo que los lle­vó a declarar que si no hay pon­de­ra­ción en in­ter­cam­biar de ma­ne­ra re­cí­pro­ca co­no­ci­mien­tos de To­rá, di­fí­cil­men­te pue­da con­si­de­rar­se ese víncu­lo co­mo una in­ten­ción de amis­tad. Así lo ex­pre­sa la ci­ta del Tal­mud Ba­bi­ló­ni­co ( Ta’anit 7a): “He apren­di­do mu­cho de mis maes­tros, pe­ro de mis ami­gos más que de mis maes­tros”. Por lo tan­to ele­va a tu maes­tro a la ca­te­go­ría de ami­go -y al ami­go a la de maes­tro-, por­que en la fre­cuen­cia de la en­se­ñan­za se ad­quie­re ese sen­ti­do in­son­da­ble de aque­llo que te for­ma en la exis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.