Una re­li­gión de ac­ti­tud, fe­li­ci­dad y mi­se­ri­cor­dia

La fe mu­sul­ma­na es com­pren­si­ble, fá­cil de acep­tar y com­ple­ta. No tie­ne se­cre­tos ni am­bi­güe­da­des.

Clarín - Valores Religiosos - - News - Fi­ras El­sa­yer Cen­tro Is­lá­mi­co de la Rep.Ar­gen­ti­na

La re­li­gión mu­sul­ma­na, que se­lló el Pro­fe­ta Muham­mad, el Men­sa­je­ro de Dios, es una re­li­gión de rec­ti­tud, mi­se­ri­cor­dia, fe­li­ci­dad y bon­dad pa­ra la hu­ma­ni­dad. Una fe com­ple­ta, com­pren­si­ble, fá­cil de acep­tar, ló­gi­ca y lle­na de fa­ci­li­da­des. No tie­ne se­cre­tos ni am­bi­güe­da­des en ma­te­ria de creen­cia. Lla­ma a afe­rrar­se a la fe co­mo lee el pa­sa­je co­rá­ni­co de las ple­ga­rias de Abraham y su hi­jo Is­mael: “…y haz­nos so­me­ti­dos a Ti, mu­sul­ma­nes, y de nues­tra des­cen­den­cia una nación so­me­ti­da a Ti, mu­sul­ma­na”. 2:128. Y en otro mo­men­to: “…El os eli­gió (pa­ra que si­gáis Su re­li­gión) y no os pres­cri­bió na­da que no po­dáis cum­plir. Es­ta es la re­li­gión mo­no­teís­ta de vues­tro pa­dre Abraham, él os lla­mó mu­sul­ma­nes an­te­rior­men­te y tam­bién fue­ron lla­ma­dos así en es­ta (re­ve­la­ción), pa­ra que el Men­sa­je­ro fue­ra tes­ti­go [de vues­tras obras] y vo­so­tros fue­rais tes­ti­gos an­te la hu­ma­ni­dad”. 22:78. Alá (Dios el Al­tí­si­mo) en­vió un no

ble men­sa­je­ro, co­mo lo men­cio­na en Su Li­bro: “Alá ha agra­cia­do a los cre­yen­tes en­vián­do­les un Men­sa­je­ro de entre ellos que les re­ci­ta Sus pre­cep­tos, les pu­ri­fi­ca y les en­se­ña el Li­bro y la sa­bi­du­ría [la Sun­nah]. Y por cier­to que an­tes se en­con­tra­ban en un ex­tra­vío evi­den­te”. 3:164.

Pe­ro, ¿có­mo se pue­de con­cep­tua­li­zar el Is­lam? El Is­lam es la com­ple­ta en­tre­ga a Dios, tan­to en cre­do co­mo en obe­dien­cia. Es acep­tar la per­fec­ta uni­ci­dad de Alá y li­brar­se de to­das las for­mas de po­li­teís­mo e ido­la­tría. El Is­lam es la re­li­gión de to­do Pro­fe­ta en­via­do por Dios al mun­do. Es así co­mo lee­mos en el Co­rán las pa­la­bras de Noé: “…y me ha si­do or­de­na­do que me cuen­te entre quie­nes se so­me­ten a El”. 10:72.

Los Pro­fe­tas an­te­rio­res al Men­sa­je­ro pro­mo­vie­ron le­yes que fue­ron par­te del Is­lam, has­ta la ve­ni­da del úl­ti­mo de los pro­fe­tas, Muham­mad. Una vez que lle­ga es­te Pro­fe­ta se cie­rra el Men­sa­je Di­vino. A eso se de­be el com­pro­mi­so que Dios to­mó de sus Pro­fe­tas en el ori­gen; di­ce el Al­tí­si­mo: “Y re­cor­dad cuan­do Dios con­cer­tó un pac­to con ca­da uno de los Pro­fe­tas di­cién­do­les Os con­ce­do el Li­bro y la sa­bi­du­ría, y cuan­do se os pre­sen­te un Men­sa­je­ro que con­fir­me lo que se os ha­ya re­ve­la­do, creed en él y au­xi­liad­le (y pro­cu­rad que vues­tros se­gui­do­res tam­bién cum­plan es­te com­pro­mi­so). ¿Asu­mís tal com­pro­mi­so? Res­pon­die­ron: Es­ta­mos de acuer­do. Di­jo: En­ton­ces, sed tes­ti­gos unos de otros; yo tam­bién ates­ti­guo con vo­so­tros. Quie­nes, des­pués de es­te pac­to vuel­van la es­pal­da se­rán los des­ca­rria­dos. 3:81,82.

Di­ce Alá en su Li­bro: “Aque­llos que si­guen al Men­sa­je­ro y Pro­fe­ta ile­tra­do (Muham­mad), quien se en­con­tra­ba men­cio­na­do en la To­rá y el Evan- ge­lio, que les ordena el bien y les prohí­be el mal; les per­mi­te to­do lo be­ne­fi­cio­so y les prohí­be lo per­ju­di­cial, y les abro­ga los pre­cep­tos di­fí­ci­les que pe­sa­ban so­bre ellos (la gen­te del li­bro: ju­díos y cristianos); y quie­nes crean en él, lo se­cun­den, de­fien­dan y si­gan la luz que le ha si­do re­ve­la­da (el Co­rán) se­rán quie­nes ten­gan éxi­to. Di­les: ¡Oh, hom­bres! Cier­ta­men­te soy el Men­sa­je­ro de Alá pa­ra to­dos vo­so­tros. A El per­te­ne­ce el reino de los cie­los y de la Tie­rra; no hay más di­vi­ni­dad que El, da la vi­da y la muer­te; creed pues en Alá y en Su Men­sa­je­ro, el Pro­fe­ta ile­tra­do que tam­bién cree en Alá y en Sus pa­la­bras (to­do lo re­ve­la­do an­te­rior­men­te), y se­guid­le pa­ra que así os en­ca­mi­néis en la Guía”.7:157,158.

Y di­ce en re­fe­ren­cia a Su úl­ti­ma Ley re­ve­la­da: “Alá quie­re pa­ra vo­so­tros la fa­ci­li­dad, no la di­fi­cul­tad”, 2:175, “…y no ha pues­to en la re­li­gión di­fi­cul­ta­des…”. 22:78. “Alá no car­ga a nin­gu­na al­ma más allá de su ca­pa­ci­dad…” 2:286. “En­ton­ces te­med a Alá co­mo más po­dáis…” 64:16.

Es así co­mo nues­tro Se­ñor Alá ha dis­pues­to los asun­tos de es­ta her­mo- sa fe del Is­lam con pa­rá­me­tros, co­mo la op­ción del via­je­ro de ayu­nar o no du­ran­te Ramadán, o la per­mi­si­vi­dad de jun­tar al­gu­nas ora­cio­nes con otras, que el en­fer­mo o el ma­yor pue­dan re­zar sen­ta­dos o acos­ta­dos, de acuer­do a su po­si­bi­li­dad, entre otras.

Ade­más, no se con­ta­bi­li­za al cre­yen­te en su ha­ber aque­llas ac­cio­nes rea­li­za­das por ol­vi­do, por error o coac­ción. Y tam­bién es­tá prohi­bi­da la exa­ge­ra­ción en ma­te­ria de re­li­gión. El Is­lam con­de­na el ex­tre­mis­mo en to­do sen­ti­do, ya que va en con­tra del es­pí­ri­tu mis­mo de es­ta fe. El Is­lam es mi­se­ri­cor­dia, no aflic­ción. Prohí­be la

exa­ge­ra­ción aun en te­mas de la ado­ra­ción. So­bre es­ta cues­tión hay va­rios re­la­tos en los que el Pro­fe­ta Muham­mad re­cha­za las ac­cio­nes de aque­llos que ha­cen ex­ce­sos. Por ejem­plo: “Alá no ne­ce­si­ta que es­te hom­bre se cas­ti­gue a sí mis­mo…”.

O tam­bién re­la­tos so­bre las prác­ti­cas de los ac­tos de ado­ra­ción, co­mo op­cio­na­les, de for­ma mo­de­ra­da y sa­lu­da­ble. Es así que en una oca­sión di­jo: “Quie­nes exa­ge­ran es­tán arrui­na­dos. Cier­ta­men­te es­ta re­li­gión es de fa­ci­li­dad; quien in­sis­ta en exa­ge­rar en ella, és­ta le ven­ce­rá. Ac­tuad en me­su­ra, obran­do el bien, y te­ned las bue­nas nue­vas…”

El Is­lam con­de­na el ex­tre­mis­mo en to­do sen­ti­do, ya que va en con­tra de su es­pí­ri­tu.

Afe­rrar­se a la fe. El Is­lam es la com­ple­ta en­tre­ga a Dios, tan­to en ma­te­ria de cre­do co­mo en obe­dien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.