Cua­res­ma, tiem­po de in­tros­pec­ción

Es­pi­ri­tua­li­dad. Los 40 días pre­vios a la Pas­cua son una invitación a re­vi­sar nues­tras ac­ti­tu­des, asu­mir los pe­ca­dos, pe­dir per­dón a Dios y abra­zar una vi­da más vir­tuo­sa.

Clarín - Valores Religiosos - - News - Pbro. Gui­ller­mo Mar­có Sa­cer­do­te - Ar­qui­dió­ce­sis de Bs. As.

En el tex­to del Gé­ne­sis, Dios for­ma al hombre de la ma­te­ria y le so­pla un alien­to de vi­da (la Pa­la­bra he­brea es Ruah) que lo tras­for­ma en vi­vien­te. Ese alien­to que re­ci­bió en la crea­ción ten­dría que ser su­fi­cien­te pa­ra com­pren­der con qué amor fue mo­de­la­do. Sin em­bar­go, no es­tá con­ten­to con la vi­da re­ci­bi­da ni con la se­me­jan­za ofre­ci­da, sino que de­ja de ser quien es pa­ra pre­ten­der con­ver­tir­se en quien no es. Asu­me un pa­pel de su­plan­ta­ción con la pre­ten­sión de que­rer ser co­mo un dios. El co­mer del fru­to del ár­bol del bien y del mal es una ma­ne­ra de vi­vir sin lí­mi­tes. Es que­rer ser co­mo Dios. La au­to­no­mía ab­so­lu­ta abar­ca el re­cha­zo de Dios. El car­na­val tras­mi­te esa ima­gen: per­so­nas en­mas­ca­ra­das pa­ra ocul­tar lo que son en ver­dad, que acep­tan la invitación a la su­per­fi­cia­li­dad de pa­sar un buen ra­to, in­clu­so a los ex­ce­sos. Fray Fé­lix Gon­zá­lez de León nos di­ce: “La Cua­res­ma nos ha­ce re­fle­xio­nar en un de­sier­to de ca­ren­cias, don­de se nos pro­po­ne una re­crea­ción rea­li­za­da en Cris­to”.

La gran pa­ra­do­ja del Evan­ge­lio es que pa­ra ga­nar la Vi­da hay que per­der­la. Pe­ro el pri­mer pro­ble­ma es que nos cues­ta au­to­exa­mi­nar­nos. “No quie­ro pensar”, sue­le es­cu­char­se. Ade­más, las prác­ti­cas orien­ta­les in­vi­tan a huir del dolor a tra­vés de la me­di­ta­ción y el yo­ga. En cam­bio, el se­gui­mien­to de Je­sús in­vi­ta a no ne­gar el dolor, sino a car­gar­lo: “El que quie­ra se­guir­me que re­nun­cie a sí mis­mo, car­gue su cruz y me si­ga”. Si que­re­mos en­con­trar la vi­da y la ale­gría ver­da­de­ras ha­ce fal­ta en­trar en es­ta di­ná­mi­ca cua­res­mal co­men­zan­do por en­trar en uno mis­mo ha­cien­do si­len­cio; de­tec­tar cuá­les son las co­sas que no qui­si­mos mi­rar y nos ‘ha­cen rui­do’, si son pe­ca­dos; pre­pa­rar una bue­na con­fe­sión, que re­nue­va la vi­da de la gra­cia por­que Dios per­do­na y ol­vi­da. Na­da da más paz que te­ner el al­ma li­bre de las fal­tas co­me­ti­das. Dios, ade­más, no eti­que­ta. Ca­da vez que nos arre­pen­ti­mos nos cree, nos da una nue­va opor­tu­ni­dad.

La es­pi­ri­tua­li­dad ver­da­de­ra no es asis­tir a un spa pa­ra re­la­jar­nos. La paz del co­ra­zón me tie­ne que ha­cer sa­lir a la bús­que­da del otro. Si me que­do en­ce­rra­do y me apar­to de al­guien por­que es “ma­la on­da” nun­ca cre­ce­ré en mi ca­pa­ci­dad de amar. Quien em­pie­za a en­tre­nar en el gim­na­sio no se sien­te me­jor al prin­ci­pio; es más, le due­le to­do. Só­lo la per­se­ve­ran­cia ha­ce que uno se sien­ta más fuer­te y pue­da em­pe­zar a dis­fru­tar de ha­cer ejer­ci­cio has­ta que se vuel­ve un há­bi­to, una ne­ce­si­dad. Con la vi­da vir­tuo­sa pa­sa lo mis­mo: ha­ce fal­ta ha­cer un es­fuer­zo ini­cial, pe­ro des­pués se dis­fru­ta­rá el vi­vir más li­bre, me­nos ata­do a vi­cios y pe­ca­dos. El en­tre­na­dor es el mis­mo Es­pí­ri­tu San­to que va ha­cien­do la obra en no­so­tros. Es cues­tión de animarse.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.