Ita­lia

Ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas, lu­ga­res his­tó­ri­cos e im­pac­tan­tes pai­sa­jes na­tu­ra­les, en un ex­ten­so re­co­rri­do que une Ve­ne­cia con Florencia, Sie­na, Ca­pri y Ro­ma.

Clarín - Viajes - - EL VIAJE DEL LECTOR -

Lu­cía Munds­tock

Ac­triz, can­tan­te y bai­la­ri­na. Es­tu­dió en la Aca­de­mia de Co­me­dia Mu­si­cal de Ju­lio Boc­ca y la Es­cue­la de Tea- tro de Nor­ma Alean­dro. Via­jó a Ita­lia en 2008. Tuve la suer­te de via­jar mu­cho y co­no­cer dis­tin­tas par­tes del mun­do. Sin du­das, uno de los des­ti­nos que más me im­pac­tó fue Ita­lia, du­ran­te un via- je fa­mi­liar de dos se­ma­nas por Ve­ne- cia, Florencia, Sie­na, Ca­pri y Ro­ma.

¿Qué de­cir de Ve­ne­cia que no se ha- ya di­cho? Ciu­dad be­lla si las hay, ro- mán­ti­ca y tan par­ti­cu­lar. Me fas­ci­na- ba pe­dir un ta­xi y que eso sig­ni­fi­ca­ra su­bir­se a una lan­cha pa­ra lle­gar del ho­tel al cen­tro. Puen­tes, gón­do­las, ca- lle­ci­tas per­di­das, in­nu­me­ra­bles pla- zas, edi­fi­cios de pie­dra, ca­sas de co- lo­res de­li­nea­ban un pai­sa­je úni­co.

Ca­mino a Florencia des­de Ve­ne­cia en un au­to al­qui­la­do pa­ra­mos en Ve- ro­na. Fue inol­vi­da­ble la sen­sa­ción al en­trar a la Are­na de Ve­ro­na, un im- po­nen­te an­fi­tea­tro ro­mano aún vi- gen­te con con­cier­tos de ópe­ra. Vien­do el es­pec­tácu­lo pa­ra­da en la gra­da más le­ja­na me con­ven­cí de que mi vi- da te­nía que es­tar re­la­cio­na­da con el es­ce­na­rio. Ese sue­ño si­gue la­ten­te.

No pue­do ol­vi­dar­me de la em­ble- má­ti­ca Piaz­za del Cam­po de Sie­na, mun­dial­men­te con­si­de­ra­da uno de los me­jo­res si­tios me­die­va­les de Eu- ropa, re­co­no­ci­do por su ca­rac­te­rís­ti- ca for­ma de aba­ni­co. En esa pla­za, un mu­cha­cho pro­mo­cio­na­ba un show de fal­co­nie­ri (aves ra­pa­ces), con una enor­me le­chu­za po­sa­da so­bre su bra­zo. A par­tir de ese show, los búhos y las le­chu­zas co­bra­ron una gran im­por­tan­cia en mi fa­mi­lia. Con­ser­va­mos una co­lec­ción de dis­tin­tas ar­te­sa­nías con for­ma de esas aves en ma­de­ra, pie­dra y vi­drio. Ade­más lle­vo siem­pre con­mi­go una pul­se­ra, a la que agre­go di­jes de búhos ca­da vez que via­jo a un nue­vo destino. Y des­de 2012 ten­go ta­tua­da la ca­be­za de la le­chu­za que vi­mos po­sa­da so­bre el bra­zo del aquel jo­ven de la Piaz­za del Cam­po, con los ojos anaran­ja­dos tal co­mo los re­cuer­do.

Ca­pri es un pa­raí­so en­tre aguas cris­ta­li­nas, pos­ta­les in­fi­ni­tas de mon­tes ro­co­sos y mi­ra­do­res es­tra­té­gi­ca­men­te ubi­ca­dos en la mon­ta­ña pa­ra que ca­da vista su­pere a la an­te­rior. Vi­si­té la Grot­ta Az­zu­rra, una cue­va parcialmente su­mer­gi­da, con un eco y so­no­ri­dad na­tu­ra­les que atraen a cual­quier can­tan­te. Es im­pac­tan­te ver el agua en la Gru­ta, ya que otra aper­tu­ra de la cue­va (to­tal­men­te su­mer­gi­da) permite que en­tre la luz del sol y el mar pa­re­ce ilu­mi­na­do des­de aba­jo, lo que ge­ne­ra un co­lor azul es­pec­ta­cu­lar. En ese fe­nó­meno se ori­gi­na el nom­bre de la gru­ta.

Lle­gar a Ro­ma no fue tan emo­cio­nan­te. Aun­que no de­ja de ser un destino ma­ra­vi­llo­so, nue­va­men­te fui atra­pa­da por una gran ciu­dad, con to­dos los pros y con­tras que eso im­pli­ca. En mi fa­mi­lia pre­do­mi­na el ar­te y gran par­te de los via­jes se cen­tra en las ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas. La vi­si­ta a Ita­lia es­tu­vo re­ple­ta de to­do eso. Por eso que­dó im­pre­sa en mi me­mo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.