Ecos de los pue­blos ori­gi­na­rios

Clarín - Viajes - - ÚLTIMA PARADA -

Sa­li­mos de la ca­pi­tal de Neu­quén con un ca­lor ago­bian­te. La ciu­dad ar­día en los úl­ti­mos días de di­ciem­bre y no­so­tros, es­ca­pa­dos de Bue­nos Ai­res ape­nas ter­mi­na­da la Na­vi­dad, an­siá­ba­mos es­tar en me­dio de la na­tu­ra­le­za. La no­che an­te­rior ha­bía­mos de­ci­di­do nues­tro destino pa­ra fes­te­jar el 31 y re­ci­bir el año nue­vo: el Par­que Na­cio­nal La­nin.

Lle­ga­mos a Ju­nín de los An­des des­pués de atra­ve­sar el pai­sa­je ári­do e in­men­so de la Pa­ta­go­nia. Allí nos apro­vi­sio­na­mos y par­ti­mos en di­rec­ción al la­go Hue­chu­laf­quen por una ru­ta de ri­pio que se in­ter­na­ba en la mon­ta­ña y se ha­cía ca­da vez más on­du­lan­te. Ma­jes­tuo­so y le­jano, el vol­cán La­nin apa­re­cía y se ocul­ta­ba al rit­mo de las cur­vas. Nos cru­za­mos ape­nas con un par de au­tos que nos lle­na­ron de pol­vo. El “se­rru­cho” del ca­mino nos obli­ga­ba a ir muy des­pa­cio y a tem­blar.

A me­di­da que avan­zá­ba­mos, la ve­ge­ta­ción con­ver­tía el ca­mino en un tú­nel que subía y se aden­tra­ba en el bos­que an­dino. Bor­deá­ba­mos la cos­ta des­de arri­ba y, al fi­nal del pro­nun­cia­do barranco, el la­go se de­ja­ba ver co­mo un es­pe­jo a tra­vés de los ár­bo­les. Flo­res vio­le­tas, azu­les, blan­cas, ro­jas y el amarillo fu­rio­so de las re­ta­mas des­pe­dían un per­fu­me in­ten­so y em­bria­ga­dor. En la zo­na de cam­ping te­nía­mos que es­tar aten­tos, ya que el ca­mino se po­nía ca­da vez más an­gos­to y ha­bía que adi­vi­nar las en­tra­das in­di­ca­das por car­te­les ape­nas vi­si­bles en­tre los ár­bo­les. Fi­nal­men­te en­con­tra­mos una ba­ja­da ha­cia una pla­ya, don­de un tron­co hun­di­do en el agua pa­re­cía un mue­lle.

A las tres de la tar­de el sol es­ta­ba al­to, no co­rría ni si­quie­ra una li­ge­ra bri­sa y el ca­lor se­co era agra­da­ble. El la­go es­ta­ba in­mó­vil y re­fle­ja­ba la la­de­ra de una mon­ta­ña que caía a pi­que; un ver­de pro­fun­do, hon­do, ca­si ne­gro se abis­ma­ba en el agua.

Ese era el lu­gar, el pa­raí­so que bus­cá­ba­mos. Nos re­ci­bió una fa­mi­lia, des­cen­dien­te de los pue­blos ori­gi­na­rios, que atien­de los cam­pings. Éra­mos ca­si los úni­cos y nos in­for­ma­ron, pa­ra nues­tra tran­qui­li­dad, que has­ta el 2 de enero no es­pe­ra­ban tu­ris­tas. Ele­gi­mos el me­jor si­tio que en­con­tra­mos pa­ra acam­par, en­tre dos ár­bo­les enor­mes muy cer­ca de la ori­lla y con un fo­gón. La vista era ma­ra­vi­llo­sa y pa­cí­fi­ca.

Es­tá­ba­mos pre­pa­ran­do la car­pa, cuan­do se nos acer­có Mar­tín -uno de los hi­jos, de unos ocho años - pa­ra pre­gun­tar­nos si nos que­ría­mos ba­ñar por­que, en ese ca­so, de­bían ca­len­tar el agua en un ter­mo­tan­que a le­ña. El chi­co nos con­tó acer­ca de lo que su abue­la le en­se­ña­ba so­bre las plan­tas. Nos mos­tra­ba: “és­ta es pa­ra el do­lor de hue­sos, és­ta pa­ra el es­tó­ma­go y és­ta que tie­ne el bor­de ne­gro…. “. Otra sa­bi­du­ría. La sen­sa­ción era de ha­ber en­tra­do en otro mun­do.

Nos re­la­ja­mos, pa­sea­mos por el lu­gar y, de pa­so, jun­ta­mos le­ña. La hi­ci­mos ar­der y, des­pués de to­mar­nos unos ma­tes, em­pe­za­mos a pre­pa­rar la ce­na de fin de año, mien­tras el atar­de­cer iba del anaran­ja­do al vio­le­ta. Brin­da­mos ilu­mi­na­dos por el fue­go y, más tar­de, nos ti­ra­mos pan­za arri­ba pa­ra per­der­nos en la Vía Lác­tea.

Cono blan­co. “Ma­jes­tuo­so y le­jano, el vol­cán La­nín apa­re­cía y se ocul­ta­ba al rit­mo de las cur­vas”, des­cri­be Lean­dro Ro­sa­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.