Ma­te­ra, del ol­vi­do a “boom tu­rís­ti­co” en 2019

Fa­mo­sa por sus gru­tas, pa­la­cios e igle­sias, la ciu­dad es una de las ca­pi­ta­les cul­tu­ra­les eu­ro­peas de 2019.

Clarín - Viajes - - POSTALES ITALIA -

Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra en 2019, Ma­te­ra, ha­ce me­dio si­glo era la ver­güen­za de Ita­lia por su ex­tre­ma po­bre­za. Sin em­bar­go, hoy apun­ta a la glo­ria al res­ca­tar sus fa­mo­sas gru­tas, sus pa­la­cios ba­rro­cos y sus igle­sias ru­pes­tres.

“Es ver­dad, pa­sa­mos de la ver­güen­za a la glo­ria”, co­men­tó el al­cal­de Raf­fae­llo De Rug­gie­ri en un en­cuen­tro con la pren­sa pa­ra ilus­trar el re­na­ci­mien­to de Ma­te­ra, que es­te año com­par­te el tí­tu­lo de “ca­pi­tal cul­tu- ral” con Plo­vidv, en Bul­ga­ria.

La ciu­dad del sur de Ita­lia, que en los años 50 es­can­da­li­zó a Al­ci­de De Gas­pe­ri, uno de los pa­dres fun­da­do­res de Eu­ro­pa y en­ton­ces je­fe de go­bierno, por su ex­tre­ma po­bre­za, con gen­te que vi­vía en ca­ver­nas pa­leo­lí­ti­cas sin agua co­rrien­te ni al­can­ta­ri­llas ni luz, en 2019 se­rá des­tino de un tu­ris­mo re­fi­na­do, in­tere­sa­do en his­to­ria y cul­tu­ra.

“Que­re­mos que la per­so­na que ven­ga a Ma­te­ra vi­va to­da una ex­pe­rien­cia”, se­ña­ló Pao­lo Ve­rri, di­rec­tor de la Fun­da­ción Ma­te­ra-ba­si­li­ca­ta 2019, quien fue por años res­pon­sa­ble del pres­ti­gio­so Sa­lón del Li­bro de Tu­rín.

La lla­ma­da “Je­ru­sa­lén de Oc­ci­den­te” por sus ca­sas en pie­dra vi­va cons­trui­das en­tre ba­rran­cos, co­mo un pe­se­bre, y sus vi­vien­das ex­ca­va­das en la ro­ca (los sas­si), es con­si­de­ra­da la ter­ce­ra ciu­dad más an­ti­gua del mun­do des­pués de Ale­po (Si­ria) y Je­ri­có (en Cis­jor­da­nia).

“Sus res­tos ar­queo­ló­gi­cos de­mues­tran la pre­sen­cia del hom­bre des­de ha­ce 8.000 años”, re­cor­dó el al­cal­de. “Por ello que­re­mos un tu­ris­mo

slow (len­to)”, aña­dió Ve­rri, quien re­cha­za el tu­ris­mo per­ju­di­cial que per­ma­ne­ce só­lo un día y me­dio y apun­ta a atraer un vi­si­tan­te ac­ti­vo, pen­san­te, que com­par­te, que no só­lo pre­ten­de sino que tam­bién apor­ta cul­tu­ra.

Pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des

Bus­can­do cap­tar a ese pú­bli­co, Ma­te­ra ha pro­gra­ma­do pa­ra es­te año cer­ca de 300 es­pec­tácu­los, en­tre ta­lle­res, ex­po­si­cio­nes y en­cuen­tros ba­sa­dos en ac­ti­vi­da­des co­lec­ti­vas, que van des­de la mú­si­ca has­ta la crea­ción de re­ce­tas de co­mi­da, pa­san­do por lec- tu­ras pú­bli­cas.

“Ca­da per­so­na de­be con­tri­buir con al­go, co­mo por ejem­plo un li­bro y ex­pli­car por qué quie­re me­jo­rar la cul­tu­ra eu­ro­pea”, ex­pli­có Ve­rri, quien es­pe­ra de­jar co­mo he­ren­cia una gran bi­blio­te­ca eu­ro­pea.

Los lla­ma­dos “ciu­da­da­nos tem­po­ra­les” que via­ja­rán a la le­ja­na y mon­ta­ño­sa Ma­te­ra, en la su­re­ña re­gión de Ba­si­li­ca­ta, a unos 450 ki­ló­me­tros de Ro­ma, pa­ga­rán 19 eu­ros por un pa­se o pa­sa­por­te vá­li­do por un año.

Al mis­mo tiem­po, han si­do in­vi­ta­dos a ins­pi­rar­se en sus pai­sa­jes bí­bli­cos y en su at­mós­fe­ra mís­ti­ca pa­ra crear ob­je­tos, tex­tos, es­cul­tu­ras, so­ni­dos, ins­ta­la­cio­nes, que a su vez se con­ver­ti­rán en una ex­po­si­ción.

To­do “un re­to”, co­mo lo des­cri­bió la fran­ce­sa Aria­ne Bieou, en­car­ga­da del pro­gra­ma cul­tu­ral pa­ra Ma­te­ra 2019, quien tra­ba­jó en Fran­cia pa­ra trans­for­mar los es­te­reo­ti­pos que pe­sa­ban so­bre Mar­se­lla, ca­pi­tal de la cul­tu­ra en 2013.

Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad

Sin ae­ro­puer­tos ni tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad, con ca­rre­te­ras lle­nas de cur­vas y al­tos ba­rran­cos, la ciu­dad jo­ya, con un pa­sa­do do­lo­ro­so y un fu­tu­ro bri­llan­te, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 1993, quie­re ser fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra la crea­ción con­tem­po­rá­nea.

“El ob­je­ti­vo es que se desate un pro­ce­so vir­tuo­so, con re­si­den­cias ar­tís­ti­cas, sin una di­rec­ción úni­ca sino una po­li­fo­nía”, sos­tu­vo Bieou.

Un le­ma que no con­ven­ce del to­do a la ar­qui­tec­ta Pa­tri­za Ca­priot­ti, pro­pie­ta­ria de una tien­da de ob­je­tos y ro­pa en la cén­tri­ca via de­lle Bec­che­ria con crea­cio­nes rea­li­za­das en un ta­ller en el que se re­ci­clan los pro­pios re­si­duos: “Es un pro­yec­to de­ma­sia­do le­jano de la reali­dad”, se la­men­tó.

“Te­mo que po­da­mos con­ver­tir­nos en una Ve­ne­cia. Es un mo­de­lo que hay que fre­nar”, ase­gu­ró mien­tras mos­tra­ba los ele­gan­tes tra­jes y bol­sas ela­bo­ra­dos por di­se­ña­do­res lo­ca­les, en­tre ellos emi­gran­tes.

“El pro­ble­ma aho­ra es el mo­de­lo de tu­ris­mo. La gen­te se va a vi­vir a ba­rrios po­pu­la­res y trans­for­ma sus ca­sas de pie­dra o cue­vas de fa­mi­lia en re­si­den­cias pa­ra tu­ris­tas”, con­tó la ar­qui­tec­ta, que en los años 70 y 80 es­tu­vo a car­go de la re­mo­de­la­ción de al­gu­nas de ellas.

Igle­sias y ho­te­les en la ro­ca

La par­te ba­ja de Ma­te­ra, don­de se pue­den vi­si­tar 150 igle­sias ru­pes­tres, es­tá en ple­na evo­lu­ción, con obre­ros que suben y ba­jan por en­tre los re­tor­ci­dos es­ca­lo­nes pa­ra reha­bi­li­tar ca­sas so­bre­pues­tas pa­ra lu­jo­sos “ho­te­les di­fu­sos” y ofre­cer una ex­pe­rien­cia úni­ca a sus hués­pe­des.

No muy le­jos de la igle­sia del si­glo XII Ma­don­na de la Vir­tu, don­de ro­da­ron la es­ce­na de la Úl­ti­ma Ce­na del film “La pa­sión de Cris­to”, de Mel Gib­son, y a po­cos pa­sos de los sas­si don­de Pier Pao­lo Pa­so­li­ni fil­mó “El Evan­ge­lio se­gún San Ma­teo”, fren­te al to­rren­te Gra­vi­na, el jo­ven Vi­to Cus­cian­na, de 27 años, gra­dua­do en eco­no­mía y mar­ke­ting, ofre­ce los ser­vi­cios de su 'ape-ves­pa' a los tu­ris­tas.

“Mi abue­lo Do­na­to tie­ne 90 años, era un cam­pe­sino y vi­vía en los sas­si. Nun­ca se ima­gi­nó que esas ca­ver­nas prehis­tó­ri­cas ter­mi­na­ran con wi-fi y ba­ñe­ra pa­ra hi­dro­ma­sa­jes”, co­men­tó, di­ver­ti­do.

AFP

His­to­ria en pie­dra. Ma­te­ra es con­si­de­ra­da la ter­ce­ra ciu­dad más an­ti­gua del mun­do lue­go de Ale­po (Si­ria) y Je­ri­có (Cis­jor­da­nia).

C. PROFETICO

Cul­tu­ra. Hay ca­si 300 ac­ti­vi­da­des pro­gra­ma­das es­te año.

CECILIA PROFETICO

Ca­te­dral. Jun­to a los “sas­si”, en el cen­tro his­tó­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.