El Ca­mino de los Tú­ne­les, el se­cre­to me­jor guar­da­do de Tras­la­sie­rra

En su tra­yec­to has­ta los lla­nos rio­ja­nos, la ru­ta 28 atra­vie­sa cin­co tra­mos que se in­ter­nan en la se­rra­nía.

Clarín - Viajes - - CIRCUITOS CÓRDOBA - Cris­tian Si­rou­yan csi­rou­[email protected]­rin.com

Con su ve­lo de ai­re cá­li­do, el ve­rano se afir­ma so­bre la se­rra­nía de Gua­sa­pam­pa y Po­cho y, por es­ta vez, la Cas­ca­da del Ve­lo de la No­via -una de las más su­ge­ren­tes postales del Va­lle

de Tras­la­sie­rra- re­ta­cea su ge­ne­ro­so de­rro­che de agua fres­ca y cris­ta­li­na, que se de­rra­ma en cuen­ta­go­tas des­de una pa­red de 180 me­tros de al­tu­ra, es­ca­lo­na­da en do­ce sal­tos. Que­dan en pie, inal­te­ra­dos des­de que aso­mó la pri­ma­ve­ra en Cór­do­ba, los co­lo­res vi­vos que re­sal­tan la ve­ge­ta­ción, ma­no­jos ver­des in­mó­vi­les so­bre el sue­lo ro­co­so, de los que emer­gen es­ti­li­za­dos ejem­pla­res de pal­me­ras ca­ran­day.

En los al­re­de­do­res de Ta­nin­ga y Sal­sa­ca­te, el pai­sa­je mu­tan­te del Ca­mino de los Tú­ne­les am­plía el ho­ri­zon­te pa­ra in­cor­po­rar las si­lue­tas de los ce­rros Po­ca y Bo­roa, los co­nos per­fec­tos y más vis­to­sos de una ca­de­na de cin­co vol­ca­nes inac­ti­vos. Hay más pie­zas suel­tas que in­du­cen a man­te­ner la vis­ta fi­ja­da en el ma­ra­vi­llo­so en­torno na­tu­ral que de­co­ra la tra­za de ri­pio de la ru­ta 28. Pe­ro más ade­lan­te ha­brá que com­bi­nar el pla­cer de la con­tem­pla­ción con la ma­yor pre­cau­ción que im­po­ne el ca­mino, en­ca­ra­ma­do so­bre los pro­fun­dos plie­gues de la Que­bra­da de la Mer­me­la. El tra­yec­to por esos 17 ki­ló­me­tros sig­na­dos por las vuel­tas de una an­gos­ta cor­ni­sa avan­za en­tre si­len­cio­sos so­bre­vue­los de jo­tes y sor­pre­si­vas irrup­cio­nes de cón­do­res. Ni si­quie­ra en es­te tra­mo de pro­nun­cia­das cur­vas en­ca­de­na­das con con­tra­cur­vas de­cae el es­pec­tácu­lo con­ti­nua­do pa­ra los sen­ti­dos.

De un man­to de grue­sos nu­ba­rro­nes se des­pren­de un te­nue agua­ce­ro, una pie­za ines­pe­ra­da que em­pa­li­de­ce la tar­de so­lea­da. La llu­via se de­rra­ma por las flo­res ama­ri­llas de la re­ta­ma, los pé­ta­los ro­jos que ador­nan las ra­mas del hor­co mo­lle y las cres­tas ver­des de las pal­me­ras. Otras go­tas res­ba­lan so­bre los tron­cos se­dien­tos de los cha­ña­res y ba­jan en fi­nas ca­na­le­tas alar­ga­das so­bre las cor­te­zas bien ver­des de las breas.

Per­fu­mes na­tu­ra­les

El am­bien­te sa­lu­da­ble ge­ne­ra­do por la di­ver­si­dad ve­ge­tal des­bor­da de fra­gan­cias y pro­po­ne un an­ti­ci­po de la at­mós­fe­ra som­bría y fres­ca que se res­pi­ra en los tú­ne­les, cla­va­dos co­mo da­gas en las fau­ces de la sie­rra. Los cin­co tra­mos cor­tos del ca­mino re­cu­bier­tos por el te­cho abo­ve­da­do de la ro­ca ex­hi­ben el re­sul­ta­do de una au­daz obra de in­ge­nie­ría vial, rea­li­za­da en la dé­ca­da del 30 con el pro­pó­si­to de vin­cu­lar el oes­te de Cór­do­ba con La Rio­ja y San Juan.

El vehícu­lo avan­za a pa­so por de­más len­to (unos 20 ki­ló­me­tros por ho­ra de pro­me­dio) por ca­da uno de esos in­tri­gan­tes pa­sa­di­zos, has­ta que una fa­lla geo­ló­gi­ca de­ter­mi­na un des­ni­vel de 600 me­tros y apa­re­ce en­vuel­to en un ha­lo de co­lo­res y per­fu­me­su­na am­plia pa­no­rá­mi­ca de los lla­nos rio­ja­nos. La ru­ta se en­re­da en un ovi­llo an­tes de des­cen­der y en­de­re­zar su rum­bo con una rec­ta sal­pi­ca­da de are­ni­lla. En los 30 ki­ló­me­tros res­tan­tes pa­ra ac­ce­der al nue­vo Par­que Na­cio­nal Tras­la­sie­rra, la es­te­la de pol­vo que des­pi­den los vehícu­los re­vis­te al­ga­rro­bos, cha­ña­res, breas flo­re­ci­das, cac­tus y ejem­pla­res de que­bra­cho blan­co, la pie­za ma­yor de la eco­rre­gión Cha­co Ári­do.

La Re­ser­va Na­tu­ral Chan­ca­ní ate­so­ra to­do ese pa­tri­mo­nio de es­pe­cies au­tóc­to­nas. A unos 200 ki­ló­me­tros de Que­bra­da del Con­do­ri­to flo­re­ce el se­gun­do Par­que Na­cio­nal de la pro­vin­cia de Cór­do­ba. To­ma for­ma en­tre las ins­ta­la­cio­nes de Pi­nas, la es­tan­cia que el pe­rio­dis­ta y di­ri­gen­te po­lí­ti­co san­ta­fe­sino Li­san­dro de la To­rre ad­qui­rió en 1908 y ad­mi­nis­tró has­ta su muer­te, en 1939. Hoy, es­te pá­ra­mo ex­ten­di­do so­bre 105 mil hec­tá­reas es un va­lio­so san­tua­rio de pal­me­ras, ta­las, al­ga­rro­bos blan­cos, ben­te­veos, pe­ca­ríes, pu­mas, cor­zue­las y gua­na­cos, atra­ve­sa­do por el per­fu­me dul­zón de las flo­res ama­ri­llas del tin­ti­na­co que im­preg­na el ai­re.

Pun­to de en­cuen­tro

Co­mo un fa­ro eri­gi­do so­bre el pai­sa­je on­du­la­do, el co­me­dor al pa­so Las Águi­las con­vo­ca a los tu­ris­tas, los aven­tu­re­ros que desafían las ad­ver­si­da­des del ca­mino en bi­ci­cle­tas de mon­ta­ña y los pues­te­ros de la zo­na con las vir­tu­des de sus em­pa­na­das de car­ne -la es­pe­cia­li­dad que Ilia­na Más he­re­dó de su abue­la Ma­ría Te­re­sa Cá­ce­res de Mo­yano, una ce­le­bri­dad de la gas­to­no­mía lo­cal en es­ta co­mar­ca po­co tran­si­ta­da- y su inigua­la­ble chi­vi­to cor­do­bés, las me­jo­res ra­zo­nes pa­ra es­ta­ble­cer la es­ca­la fi­nal del pa­seo en el pa­ra­je Las Pal­mas. Los úl­ti­mos des­te­llos del sol acom­pa­ñan el al­muer­zo tar­dío, mien­tras el cie­lo de la no­che aso­ma­do a los ce­rros ya se vis­lum­bra cu­bier­to de es­tre­llas y cons­te­la­cio­nes des­bor­da­das de bri­llos. ■

Cur­vas en la cor­ni­sa. Cin­co tú­ne­les fue­ron ca­va­dos en la dé­ca­da del 30 pa­ra ex­ten­der la tra­za de ri­pio des­de Ta­nin­ga ha­cia La Rio­ja y San Juan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.