Una jo­ya escondida en­tre las mon­ta­ñas de Eu­ro­pa cen­tral

Cen­te­na­rios cas­ti­llos, mu­seos y mo­der­nas tien­das su­gie­ren un en­can­ta­dor pa­seo por Va­duz y al­re­de­do­res.

Clarín - Viajes - - CIRCUITOS LIECHTENSTEIN - Wal­ter Duer Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Des­de su ex­tre­mo nor­te has­ta la fron­te­ra sur, Liech­tens­tein mi­de ape­nas 24 ki­ló­me­tros y ocu­pa 160 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, don­de vi­ven al­re­de­dor de 5 mil ha­bi­tan­tes. Ro­dea­do por Ita­lia, Aus­tria, Sui­za y Ale­ma­nia, es­te prin­ci­pa­do eu­ro­peo al­ber­ga ciu­da­des cons­trui­das a esa es­ca­la: en­tre Va­duz y Trie­sen, por ejem­plo, la dis­tan­cia es de ape­nas dos ki­ló­me­tros.

To­do lu­ce lim­pio y pro­li­jo y los ha­bi­tan­tes son ama­bles has­ta el pa­ro­xis­mo. La na­ción to­mó su for­ma ac­tual en 1719, cuan­do el em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co, Car­los VI, creó el prin­ci­pa­do, dan­do un co­ro­la­rio a la ini­cia­ti­va del prín­ci­pe Juan Adán An­drés de Liech­tens­tein, que dos dé­ca­das an­tes ha­bía ad­qui­ri­do el se­ño­río de Sche­llen­berg y el con­da­do de Va­duz, la ca­pi­tal, que ex­hi­be los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos.

La Ca­te­dral de San Flo­rin, de es­ti­lo neo­gó­ti­co, fue cons­trui­da en­tre 1868 y 1873 con el ob­je­ti­vo de ser ape­nas una pa­rro­quia. La es­cul­tu­ra “La pa­sión”, en la fa­cha­da, con­tras­ta con la sen­ci­llez y es­ca­sa or­na­men­ta­ción del in­te­rior. Ubi­ca­da fren­te a una ave­ni­da lla­ma­ti­va­men­te an­cha, mar­ca el in­gre­so a la ca­lle Städtle, la prin­ci­pal: una pea­to­nal tam­bién muy am­plia.

Fren­te a la Es­cue­la de Mú­si­ca, una es­ta­tua re­cuer­da al com­po­si­tor mu­si­cal Jo­sef Rhein­ber­ger, na­ci­do aquí en 1839 y fa­lle­ci­do en Mu­nich, Ale­ma­nia, en 1901 y fa­mo­so por su can­ta­ta na­vi­de­ña “La es­tre­lla de Be­lén”.

Unos jó­ve­nes apro­ve­chan la mo­der­ní­si­ma ar­qui­tec­tu­ra del Par­la­men­to, cons­trui­do en 2008, pa­ra ha­cer pi­rue­tas con sus bi­ci­cle­tas en las ram­pas, subidas y ba­ja­das. En el fren­te del edi­fi­cio, don­de 25 re­pre­sen­tan­tes se reúnen pa­ra de­ci­dir las le­yes na­cio­na­les, hay una suer­te de es­cul­tu­ra he­cha con tron­cos e in­ter­ve­ni­da con graf­fi­ti. Allí se lee “Wo sind die frauen wiean­ders bits du?” (“¿Dón­de es­tán las mu­je­res co­mo tú?”).

El Mu­seo Na­cio­nal Lan­des ofre­ce una re­co­rri­da ex­haus­ti­va por la his­to­ria, la cul­tu­ra y la geo­gra­fía del prin­ci­pa­do. Un pa­nel con una ima­gen tí­pi­ca del Ti­rol y agu­je­ros en la ca­be­za in­vi­ta a los tu­ris­tas a fo­to­gra­fiar­se.

Fes­te­jos

El re­co­rri­do es bre­ve y de­ja tiem­po pa­ra dis­fru­tar de la ca­fe­te­ría. En ma­yo de 2019, co­mo par­te de los fes­te­jos por los 300 años del prin­ci­pa­do, el mu­seo lan­za­rá la apli­ca­ción de reali­dad au­men­ta­da “Lis­tory”, pa­ra que los vi­si­tan­tes pue­dan re­co­rrer los on­ce mu­ni­ci­pios del país mien­tras des­cu­bren los hi­tos his­tó­ri­cos cla­ve.

Dos mu­seos ve­ci­nos com­ple­tan los atrac­ti­vos de la pea­to­nal: la Cá­ma­ra de los Te­so­ros (Schatz­kam­mer, inau­gu­ra­da en 2015 pa­ra ex­hi­bir per­te­nen­cias de los prín­ci­pes de Liech­tens­tein, mez­cla­das con pie­dras lu­na­res traí­das por las mi­sio­nes Apo­llo 11 y Apol­seo lo 17) y el Mu­seo Pos­tal, con una va­lio­sa co­lec­ción fi­la­té­li­ca.

A es­ca­sos me­tros, Liech­tens­tein Cen­ter es tan­to un cen­tro de in­for­ma­ción tu­rís­ti­ca co­mo una tien­da de su­ve­ni­res (des­de mo­ne­das y es­tam­pi­llas has­ta osi­tos de pe­lu­che y sa­ca­cor­chos, ban­de­ri­tas na­cio­na­les y mu­cho más) y un pa­seo en sí mis­mo. Aquí se pue­den ad­qui­rir los bo­le­tos del City Train, que lle­va a re­co­rrer to­da la ciu­dad con guía. Por di­fe­ren­tes pre­cios de pa­sa­je, se pue­de ac­ce­der tam­bién a pa­seos con va­lor agre­ga­do, que van des­de un re­co­rri­do por lu­ga­res de in­te­rés pa­ra el desa­rro­llo de la his­to­ria real del país has­ta una vi­si­ta con de­gus­ta­ción a la bo­de­ga Prin­ce of Liech­tens­tein. El tren so­lo fun­cio­na en ve­rano.

Tam­bién en la ca­lle pea­to­nal, la he­la­de­ría Dol­ce Vi­ta mon­tó un cu­cu­ru­cho gi­gan­te de car­ta­pes­ta, a mo­do de in­vi­ta­ción pa­ra que los pa­sean­tes se sa­quen fo­tos, y la bou­ti­que de re­ga­los Hoy ins­ta­ló una mo­to de tres rue­das ati­bo­rra­da de glo­bos ver­des.

La ar­qui­tec­tu­ra pre­sen­ta una ra­ra mez­cla de ba­rro­co tra­di­cio­nal con van­guar­dia ex­tre­ma. Un con­tras­te se pro­du­ce en el Par­la­men­to, pin­ta­do de anaran­ja­do ra­bio­so, mien­tras el mu- Kunt fue cons­trui­do en for­ma de ca­ja ce­rra­da ne­gra (se lo co­no­ce co­mo Cu­bo Ne­gro) con la par­te in­fe­rior vi­dria­da. A su vez, el edi­fi­cio de la Mu­ni­ci­pa­li­dad pa­re­ce trans­por­ta­do de la Amé­ri­ca co­lo­nial. En­tre cien­tos de ven­ta­nas igua­les tie­ne un bal­cón de lu­jo, pin­ta­do y de­co­ra­do.

Kunt­mu­seum al­ber­ga una co­lec­ción de ar­te pri­va­do que abar­ca des­de el si­glo XIX has­ta la ac­tua­li­dad. Ofre­ce ac­ce­so li­bre a la es­cul­tu­ra “Re­cli­ning wo­man”, del ar­tis­ta co­lom­biano Fer­nan­do Bo­te­ro: una mu­jer des­nu­da y re­cos­ta­da, ta­lla­da en un co­lor ne­gro si­mi­lar al del edi­fi­cio prin­ci­pal. Ca­da si­lla de las me­sas ex­te­rio­res del ca­fé es de un co­lor di­fe­ren­te. Kunt­mu­seum desa­rro­lla­rá ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les pa­ra la ce­le­bra­ción de los tres si­glos de his­to­ria del prin­ci­pa­do.

Fren­te a la Mu­ni­ci­pa­li­dad, una ca­lle ser­pen­tea pa­ra as­cen­der has­ta el Cas­ti­llo de Va­duz, re­si­den­cia ofi­cial de la fa­mi­lia real des­de 1938, por de­ci­sión del prín­ci­pe Fran­cis­co Jo­sé II. La cons­truc­ción fue rea­li­za­da en el si­glo XII, aun­que hu­bo cons­tan­tes re­for­mas has­ta el si­glo XX. La subida es em­pi­na­da, pe­ro ofre­ce vis­tas cam­bian­tes de la ciu­dad y car­te­les con in­for­ma­ción so­bre Liech­tens­tein a lo lar­go de to­do el re­co­rri­do.

Liech­tens­tein re­ci­bió el es­ta­tus de Prin­ci­pa­do en 1719, aun­que las tie­rras cir­cun­dan­tes per­te­ne­cían a Va­duz des­de el si­glo XIV. Hans-adam II es el de­ci­mo­ter­cer prín­ci­pe. El in­te­rior del cas­ti­llo de 130 ha­bi­ta­cio­nes no es­tá abier­to al pú­bli­co, pe­ro el so­lo he­cho de pa­rar­se en la ve­re­da de en­fren­te y ob­ser­var esas to­rres cir­cu­la­res en las que pre­do­mi­nan la te­ja, la pie­dra y la ma­de­ra, de im­buir­se en el es­pí­ri­tu me­die­val que so­lo in­te­rrum­pe al­gún au­to es­po­rá­di­co que pa­sa por la ca­lle cer­ca­na, le da al via­je­ro la sen­sa­ción de ha­ber caí­do por ac­ci­den­te en un cuen­to de ha­das. A un cos­ta­do, unos te­les­co­pios per­mi­ten li­te­ral­men­te ver to­do Liech­tens­tein.

Fue­ra de la ca­pi­tal

Pe­se a sus re­du­ci­das di­men­sio­nes, el país no ter­mi­na en Va­duz. En un la­de­ra de Bal­zers, una ciu­dad ubi­ca­da a 9 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal, el cas­ti­llo Gu­ten­berg es otra re­li­quia de la Al­ta Edad Me­dia ero­sio­na­da y des­ha­bi­ta­da du­ran­te dé­ca­das y re­cu­per­da a prin­ci­pios del si­glo XX. Se lle­ga a pie des­de el pue­blo, en una ca­mi­na­ta pa­ra la cual dos ojos son in­su­fi­cien­tes pa­ra abar­car ca­da de­ta­lle. Tie­ne un pa­tio que per­ma­ne­ce siem­pre abier­to y sus al­re­de­do­res se ca­rac­te­ri­zan por su ri­que­za ar­queo­ló­gi­ca: la co­li­na es­tá ha­bi­ta­da des­de tiem­pos del neo­lí­ti­co. En­tre ma­yo y oc­tu­bre, es­ta ma­ra­vi­lla pue­de ser uti­li­za­da por par­ti­cu­la­res que deseen ca­sar­se aquí.

Los aman­tes de la na­tu­ra­le­za pue­den ele­gir el sen­de­ro de Esch­ner­berg, 13 km al nor­te de Va­duz: un ca­mino de 15 km, crea­do en­tre 1972 y 1975, que re­co­rre di­ver­sos pun­tos de in­te­rés ar­queo­ló­gi­co e his­tó­ri­co. La se­ña­li­za­ción es cla­ra y abun­dan­te, en me­dio de un bos­que con mag­ní­fi­cas vis­tas del río Rin. El pue­blo Sche­llen­berg, don­de ter­mi­na el re­co­rri­do, al­ber­ga la ca­sa más an­ti­gua de Liech­tens­tein, cons­trui­da en el si­glo XVI.

Una ex­pe­rien­cia al­pi­na es­pe­ra en Mal­bun, ro­dea­do de pis­tas de es­quí y ice ska­te: una te­le­si­lla con­du­ce has­ta el res­tau­ran­te Sa­reis, en el va­lle de Mal­bun­tal, a 2 mil me­tros de al­tu­ra.w

Im­po­nen­te. Des­de el Cas­ti­llo de Va­duz, re­si­den­cia d ela fa­mi­lia real des­de 1938, se ob­tie­nen im­pac­tan­tes vis­tas de la ca­pi­tal de Liech­tens­tein.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.