Lu­ces y som­bras de un Pa­raí­so te­rre­nal

Clarín - Viajes - - ÚLTIMA PARADA - Por Cris­tian Si­rou­yan csi­rou­[email protected]­rin.com

Por fin, des­pués de ha­ber pues­to a prue­ba va­rias ve­ces su ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia, la vi­da em­pe­za­ba a ser más gra­ta pa­ra Azad Teh­li­rian. De Ar­me­nia, su tie­rra an­ces­tral de­vas­ta­da por un te­rre­mo­to, sa­lió con lo pues­to y su fa­mi­lia in­com­ple­ta en 1989. Lle­gó pri­me­ro a Mos­cú, si­guió ca­mino has­ta Frank­furt, hi­zo otras es­ca­las en Bru­se­las, Pa­rís, Lon­dres y Ma­drid, pe­ro no lo­gró ha­cer pie en nin­gu­na de esas le­ja­nas co­mar­cas, que se ha­bían ins­ta­la­do en­tre sus sue­ños más am­bi­cio­sos cuan­do vi­vía en Le­ni­na­gán (ac­tual Güm­rí) y as­pi­ra­ba a con­ver­tir­se en una emi­nen­cia mun­dial co­mo doc­tor en Fí­si­ca Nu­clear. Sus cre­den­cia­les so­vié­ti­cas y los pa­pe­les en trá­mi­te no eran la me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción pa­ra ser ad­mi­ti­do en Oc­ci­den­te, pe­ro per­se­ve­ró y, co­mo un bu­me­ran irre­fre­na­ble, vol­vió a gol­pear con in­sis­ten­cia orien­tal las puer­tas de la Eu­ro­pa más desa­rro­lla­da. Pe­ro la suer­te se­guía sién­do­le es­qui­va.

Ha­cía ra­to que la con­cien­cia lo ator­men­ta­ba pa­ra se­ña­lar­le que, cual­quie­ra fue­se la dis­tan­cia que lo ale­ja­ra de su pa­tria, el re­gre­so era el pa­so im­pres­cin­di­ble pa­ra co­ro­nar ca­da via­je fue­ra de ca­sa. Re­co­no­ci­do co­mo cien­tí­fi­co y do­cen­te uni­ver­si­ta­rio, vis­lum­bró un fu­tu­ro es­pe­ran­za­dor en Ar­me­nia. Pe­ro ese le­jano an­he­lo de des­cu­brir otros pai­sa­jes y cul­tu­ras di­ver­sas se­guía la­ten­te en­tre sus pen­sa­mien­tos. Pro­bó en­ton­ces co­mo tu­ris­ta y re­ca­ló en la pos­tal per­fec­ta de mar azul, acan­ti­la­dos y pla­yas que ex­hi­be Kos. Teh­li­rian creía ha­ber arri­ba­do al Edén en una mi­nús­cu­la is­la grie­ga. Ja­más an­tes sus ojos vi­va­ces ha­bían ob­ser­va­do tal ar­mo­nía en­tre el en­torno na­tu­ral, la paz in­que­bran­ta­ble de los pue­blos te­ñi­dos de blan­co, gen­te ama­ble a to­da ho­ra, las igle­sias or­to­do­xas y los mi­na­re­tes de an­ti­guas mez­qui­tas. Se sen­tía un ser pri­vi­le­gia­do mien­tras ad­mi­ra­ba el Ár­bol de Hi­pó­cra­tes, des­can­sa­ba en la pla­za Eleft­he­rias y da­ba cuen­ta de un su­cu­len­to pla­to de pes­ca­do en un res­tau­ran­te con vis­ta al mar Egeo.

To­do es­ta­ba en or­den allí, has­ta que una su­ce­sión de gri­tos pro­fe­ri­dos por al­mas de­ses­pe­ra­das per­fo­ró el si­len­cio rei­nan­te y el Edén se des­plo­mó es­tre­pi­to­sa­men­te. A los pies de un acan­ti­la­do, una bar­ca­za aca­ba­ba de cho­car con­tra las ro­cas pun­tia­gu­das de la ori­lla y un gru­po de re­fu­gia­dos si­rios, ira­quíes y af­ga­nos -con el ho­rror del des­tie­rro di­bu­ja­do en sus ros­tros- sal­ta­ba a es­te pro­vi­den­cial ma­no­jo de tie­rra, pa­ra de­vol­ver a la reali­dad al tu­ris­ta en­can­ta­do y a cen­te­na­res de otros via­je­ros ren­di­dos al ocio ba­jo un cie­lo per­fec­to. El pre­sen­te em­pu­ja­ba a Teh­li­rian ha­cia las tur­bu­len­cias de su pro­pio pa­sa­do con una mue­ca bru­tal. El mun­do -ter­mi­nó por con­ven­cer­se- era al­go así co­mo ese pá­ra­mo lu­mi­no­so que ha­bía soñado, aún en los rin­co­nes más des­lum­bran­tes, pe­ro sal­pi­ca­do de zo­nas gri­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.