LA CO­LUM­NA DE FE­LI­PE PIGNA -

Clarín - Viva - - Sumario - POR FE­LI­PE PIGNA

De­rro­ta­do Na­po­león en Wa te r loo, los Bor­bo­nes fran­ce­ses que go­ber­na­ban an­tes del co­mien­zo de la re­vo­lu­ción, vol­vie­ron a ocu­par el trono. Las ideas re­vo­lu­cio­na­rias fue­ron re­pri­mi­das y, en­tre 1814 y 1815, se­sio­nó en Vie­na un Con­gre­so que, di­ri­gi­do por los re­yes ab­so­lu­tis­tas de Eu­ro­pa, pre­ten­dió vol­ver al vie­jo or­den.

Las fron­te­ras po­lí­ti­cas de la Eu­ro­pa na­po­leó­ni­ca vol­vie­ron al es­ta­do en que pre­sen­ta­ban an­tes de 1789 y se bus­có res­tau­rar el An­ti­guo Ré­gi­men. Sur­gió así la San­ta Alian­za, in­te­gra­da por los mo­nar­cas de Pru­sia, Ru­sia y Aus­tria, con el fin de pro­te­ger el ab­so­lu­tis­mo y la fe con­tra to­da se­ñal de li­be­ra­lis­mo o re­vo­lu­ción. Pron­to se su­ma­ron Es­pa­ña, Fran­cia e In­gla­te­rra. El prin­ci­pio po­lí­ti­co a de­fen­der fue el le­gi­ti­mis­ta, por el cual só­lo po­dían go­ber­nar los miem­bros de las di­nas­tías tra­di­cio­na­les de Eu­ro­pa.

La idea de Es­ta­do-Na­ción que­dó con­sa­gra­da por la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, que en su De­cla­ra­ción sos­tu­vo: “El prin­ci­pio de to­da so­be­ra­nía (con­cep­to que re­mi­te al po­der su­pre­mo) re­si­de esen­cial­men­te en la na­ción”. De es­te mo­do la idea de na­ción de­sig­nó al con­jun­to de cla­ses so­cia­les que, a par­tir de la re­vo­lu­ción y la crea­ción de un nue­vo or­den so­cial, es­ta­ba por en­ci­ma de los in­tere­ses par­ti­cu­la­res y los pri­vi­le­gios feu­da­les.

Ba­jo la res­tau­ra­ción los li­be­ra­les, pe­se a ser per­se­gui­dos por los par­ti­da­rios del ab­so­lu­tis­mo, no se man­tu­vie­ron quie­tos y se or­ga­ni­za­ron en so­cie­da­des se­cre­tas. Jo­sé Maz­zi­ni ( 1805-1872), lí­der del li­be­ra­lis­mo de su tiem­po, fun­dó La Jo­ven Ita­lia, aso­cia­ción se­cre­ta que lu­chó por la uni­fi­ca­ción de esa na­ción ba­jo un ré­gi­men re­pu­bli­cano y li­be­ral. Gru­pos ilus­tra­dos de ale­ma­nes, po­la­cos e ita­lia­nos for­ma­ron una or­ga­ni­za­ción de al­can­ce in­ter­na­cio­nal: La Jo­ven Eu­ro­pa, in­te­gra­da por la Jo­ven Ale­ma­nia, la Jo­ven Po­lo­nia y la Jo­ven Ita­lia.

A par­tir de 1830, nu­me­ro­sos in­te­lec­tua­les eu­ro­peos en­ca­be­za­ron el des­con­ten­to de los pe­que­ños te­rra­te­nien­tes y cam­pe­si­nos, y de una re­cién apa­re­ci­da cla­se me­dia na­cio­nal. En Po­lo­nia y Hun­gría, por el con­tra­rio, los gran­des pro­pie­ta­rios y hom­bres de for­tu­na acor­da­ron con el ab­so­lu­tis­mo rei­nan­te y los go­bier­nos ex­tran­je­ros, por­que pre­fe­rían los gran­des mer­ca­dos que se les abrían, a los pe­que­ños que po­drían crear­se a par­tir de una fu­tu­ra in­de­pen­den­cia na­cio­nal.

Una ola de en­tu­sias­mo y exal­ta­ción na­cio­nal re­co­rrió Eu­ro­pa.

Es­cri­to­res co­mo el in­glés Wal­ter Scott (1771-1832) con su obra Ivan­hoe y el ale­mán Juan Fe­de­ri­co Schi­ller (17591805) con su Wa­llens­tein re­cor­da­ron el pa­sa­do na­cio­nal de sus pue­blos con fer­vor y nos­tal­gia.

Si­mul­tá­nea­men­te, el au­men­to de los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios jun­to al del periodismo y del co­rreo, fa­vo­re­ció un ma­yor uso de los idio­mas na­cio­na­les en de­tri­men­to de los con­si­de­ra­dos cul­tos ( el la­tín y el fran­cés), fre­cuen­ta­dos, has­ta ese mo­men­to, por las cla­ses al­tas. En Ale­ma­nia, lue­go de 1830, los li­bros ale­ma­nes, es­cri­tos en el idio­ma na­cio­nal, su­pe­raron hol­ga­da­men­te a los pu­bli­ca­dos en la­tín y fran­cés.

Pe­ro el na­cio­na­lis­mo de esa épo­ca ex­ce­dió a las cla­ses le­tra­das y se sus­ten­tó tam­bién en una idea de co­mu­ni­dad na­cio­nal cu­yas ma­ni­fes­ta­cio­nes se con­cre­ta­ron en la len­gua, las ar­tes y las tra­di­cio­nes.

La li­te­ra­tu­ra, co­mo lo evi­den­cian las obras de los au­to­res ci­ta­dos, o el tea­tro, tal el ca­so del Her­na­ni del fran­cés Vic­tor Hu­go ( 1802- 85), se ins­pi­ra­ron, pre­fe­ren­te­men­te, en he­chos o his­to­rias ocu­rri­dos en el pa­sa­do del pue­blo al que per­te­ne­cía el au­tor, ge­ne­ral­men­te ubi­ca­dos en­tre la Edad Me­dia y los co­mien­zos de la mo­der­ni­dad.

La his­to­ria na­cio­nal sir­vió, de es­te mo­do, de sus­ten­to y res­pal­do al pa­trio­tis­mo.

A par­tir de 1830, nu­me­ro­sos in­te­lec­tua­les eu­ro­peos en­ca­be­za­ron el des­con­ten­to de los pe­que­ños te­rra­te­nien­tes y cam­pe­si­nos, y de una re­cién apa­re­ci­da cla­se me­dia na­cio­nal.

VIC­TOR HU­GO En su obra Her­na­ni, el escritor fran­cés se ins­pi­ró en he­chos ocu­rri­dos en el pa­sa­do del pue­blo al que per­te­ne­cía el au­tor.

FE­LI­PE PIGNA HIS­TO­RIA­DOR con­sul­tas­pig­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.