UN EQUI­PO DE VI­VA RECORRIO LA RU­TA 2, QUE AÑO A AÑO TRAN­SI­TAN QUIE­NES VIA­JAN A LA CO­SAS. LOS SECRETOS ES­CON­DI­DOS AL COS­TA­DO DEL CA­MINO -

Em­ble­ma de las va­ca­cio­nes de los ar­gen­ti­nos, la Ru­ta 2 es­tá lle­na de his­to­rias y per­so­na­jes. Un cas­ti­llo que nos mi­ra, la­gu­nas que re­fle­jan atar­de­ce­res y una igle­sia des­an­ge­la­da. Sus secretos.

Clarín - Viva - - Sumario - POR PA­BLO CAL­VO FOTOS: MA­RIO QUINTEROS Y FER­NAN­DO DE LA OR­DEN

Su so­la enun­cia­ción acer­ca la ima­gen del mar. Es la rec­ta im­per­fec­ta más tran­si­ta­da del país en ve­rano. Un día fue mano úni­ca en­tre Le­za­ma y la ro­ton­da de Al­par­ga­tas. Y la Po­li­cía Ca­mi­ne­ra ase­gu­ró que hip­no­ti­za­ba a los con­duc­to­res. Tu­vo un pues­to de oxi­ge­na­ción pa­ra au­to­mo­vi­lis­tas en Do­lo­res, co­mo los ca­mi­nos de la Cor­di­lle­ra de los An­des. Atra­vie­sa una zo­na sís­mi­ca le­ve, po­cos lo sa­ben. A sus cos­ta­dos re­ga­la­ban yo­gur, mu­chos lo ex­tra­ñan. Vio pa­sar a es­tre­llas de Holly­wood, cam­peo­nes del mun­do y fa­mi­lias de tra­ba­ja­do­res que por pri­me­ra vez sen­ti­rían las olas. Un cas­ti­llo, una igle­sia gó­ti­ca, va­go­nes oxi- da­dos, sur­ti­do­res aban­do­na­dos y atar­de­ce­res im­pre­sio­nis­tas dan es­ce­no­gra­fía a las his­to­rias que pue­blan sus ban­qui­nas.

Has­ta aquí no la he­mos nom­bra­do, pe­ro ya es ho­ra. ¿Tie­ne ga­nas de ha­cer un via­je dis­tin­to por la Ru­ta 2? Ven­ga, suba, sién­te­se al la­do del equi­po de Vi­va que la tran­si­tó ida y vuel­ta dos ve­ces y la fo­to­gra­fió des­de un dro­ne en bus­ca de sus más en­tra­ña­bles secretos. Si no le gus­ta, pue­de ba­jar­se en cual­quier pá­rra­fo, pe­ro si lle­ga al fi­nal, dé por se­gu­ro que se sen­ti­rá par­te de una postal que siem­pre deseó con­quis­tar.

Ape­nas la nube del es­trés de Buenos Aires que­da a nues­tras es­pal­das, nos in­ter­pe­la una ru­ta de pa­la­bras, car­te­les de múl­ti­ples for­mas que ofre­cen chis­tes, ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les, re­ce­tas po­lí­ti- cas, re­cla­mos sin­di­ca­les, pro­pa­gan­das de piz­ze­rías, sal­sas, pos­tres y, pa­ra des­pués de eso, yu­yos adel­ga­zan­tes. Al­gu­nos di­cen: “Sí, la me­di­da es im­por­tan­te, con­sul­te un agri­men­sor”; “Ma­ne­já res­pon­sa­ble­men­te... el va­lor de tu pro­pie­dad” y “Su vi­da va­le, su pro­pie­dad más. Con­tra­te un pro­fe­sio­nal ma­tri­cu­la­do en ser­vi­cios in­mo­bi­lia­rios”.

Des­de esas gi­gan­to­gra­fías, Carlitos Ba­lá ha­ce ges­ti­tos de idea y ofre­ce “des­cuen­tos fa­bu­ló­si­cos” en al­fa­jo­res, el Ma­go Sin Dien­tes pro­mo­cio­na la efi­ca­cia co­mer­cial de la car­te­le­ra ru­te­ra, el te­nis­ta Juan Mar­tín del Po­tro re­co­mien­da una com­pa­ñía de se­gu­ros y su ex co­le­ga Gui­ller­mo Co­ria mues­tra las co­mo­di­da­des de vi­vir en las ur­ba­ni­za­cio­nes ce­rra­das que fue­ron cre­cien­do

en el pri­mer tra­mo del ca­mino.

Hay se­ña­les de des­ti­nos con nom­bres mu­si­ca­les: el río Sam­bo­rom­bón, la la­gu­na Chis Chis. Y ad­ver­ten­cias per­ma­nen­tes so­bre la ve­lo­ci­dad, jus­to en la au­to­vía que des­de ha­ce 20 años lle­va el nom­bre del co­rre­dor más rá­pi­do de su tiem­po, Juan Ma­nuel Fan­gio.

Tres mu­je­res po­li­cías y una maestra ha­cen de­do pa­san­do La Pla­ta y otra chi­ca cría un car­pin­cho pa­ra su hi­jo Nahuel ape­nas pa­san­do el ki­ló­me­tro 100. ¿Lo sa­bía? Es que que­re­mos mos­trar­le lo que es­tá a la vis­ta pe­ro po­cos ven.

Ya es­ta­mos por lle­gar al pa­ra­dor de las fac­tu­ras fa­mo­sas, no de­ses­pe­re, pe­ro an­tes aso­ma un mu­cha­cho, ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de ven­de­do­res de mo­ja­rri­tas, que tie­ne un da­to ines­pe­ra­do pa­ra con- tar: los pe­ce­ci­tos, car­na­da vi­va co­di­cia­da por los pes­ca­do­res que van a las La­gu­nas En­ca­de­na­das, no son au­tóc­to­nos, co­mo la ma­yo­ría su­po­ne, sino que son traí­dos des­de la ciu­dad de Tres Arro­yos.

Las mo­ja­rri­tas via­jan 570 ki­ló­me­tros en el tan­que de mil li­tros de la ca­mio­ne­ta de To­más Lynch, hi­jo de Ro­ber­to Del­mar Lynch y nie­to de Ar­tu­ro Del­mar Lynch, ven­de­do­res de ca­ñas y de ilu­sio­nes. “Van a pes­car a las la­gu­nas de Ade­la, Mo­nas­te­rio, El Bu­rri­to. Com­pran una por­ción de 90 mo­ja­rras por pes­ca­dor más o me­nos, por jor­na­da. Yo las sa­co con una red de es­ta pi­le­ta, que es­tá a pa­sos de la ru­ta, las pon­go en una bol­sa de ny­lon, la lleno de agua, le su­mo el oxí­geno y a co­brar”, ex­pli­ca To­más, que tam­bién es guía de ex­cur­sio­nes la­cus­tres.

Aho­ra sí, a re­car­gar el agua pa­ra el ma­te. Ki­ló­me­tro 113,5. Us­ted lo co­no­ce bien. Aho­ra, ¿sa­be lo que pa­sa en la tras­tien­da de ese lu­gar?

El se­cre­to de las me­dia­lu­nas. La ac­triz Gra­cie­la Bor­ges es la ma­dri­na de es­te des­can­so en la ru­ta con per­fu­me de pa­na­de­ría. Hay una fi­la de tres do­ce­nas de per­so­nas es­pe­ran­do por su do­ce­na ti­bia de de­li­cias y mo­zos que sir­ven ca­fé con le­che con vis­ta al as­fal­to. De unas cor­ti­nas ais­lan­tes emer­ge un hom­bre con de­lan­tal de ba­chi­ller y una co­fia de ci­ru­jano, Juan Jo­sé Co­lo­ma Vis­con­ti, res­pon­sa­ble de con­tro­lar el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de las me­dia­lu­nas de Ata­la­ya. Y no es ni doc­tor ni pas­te­le­ro: es in­ge­nie­ro industrial.

Hay in­ge­nie­ros que di­se­ñan na­ves es-

UN IN­GE­NIE­RO INDUSTRIAL ES­TÁ DE­TRÁS DE LAS CÉ­LE­BRES ME­DIA­LU­NAS. ...

pa­cia­les, tre­nes, puen­tes, ro­bots y cen­tra­les nu­clea­res, pe­ro tam­bién hay otros de­di­ca­dos a op­ti­mi­zar la fa­bri­ca­ción de me­dia­lu­nas.

“La clave es la man­te­ca. No­so­tros no usa­mos mar­ga­ri­na ni acei­tes ve­ge­ta­les”, sor­pren­de el fa­cul­ta­ti­vo ape­nas en­fi­la­mos ha­cia el horno a le­ña don­de hoy, co­mo ca­da día de es­te ve­rano, se es­tán do­ran­do 30 mil me­dia­lu­nas.

¿Y la re­ce­ta? En es­ta in­ves­ti­ga­ción ex­clu­si­va de Vi­va de­di­ca­da a los ve­ra­nean­tes, la con­se­gui­mos. Y apa­re­ce un da­to in­creí­ble: es­tas fac­tu­ras lle­van un día y me­dio de ela­bo­ra­ción.

Pe­ro me­jor es­cu­che­mos al pro­fe­sio­nal a car­go: “Bien tem­prano, co­men­za­mos con un ama­sa­do. Lue­go, la ma­sa se trans­for­ma en bas­to­nes, que van a una cá­ma­ra de re­fri­ge­ra­ción. Ahí to­man un des­can­so, pa­ra que se aflo­jen. Pa­san a un pri­mer la­mi­na­do, don­de se em­pie­za a for­mar el ho­jal­dre. La ma­sa lle­va otro des­can­so más y re­cién ahí va un se­gun­do la­mi­na­do, que se­rá el úl­ti­mo. Des­pués des­can­sa­rá en frío du­ran­te ocho ho­ras. Al otro día, se­gui­mos el pro­ce­so, que con­sis­te en un cor­te, pa­ra la for­ma­ción de pe­que­ños trián­gu­los, que se van a en­ro­llar en for­ma pa­re­ci­da a la del vi­gi­lan­te. Lle­ga el mo­men­to de darle ma­nual­men­te la for­ma clá­si­ca de la me­dia­lu­na, con las pun­tas ha­cia aden­tro. El pro­ce­so com­ple­to va de un día a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na has­ta el día si­guien­te al me­dio­día. Re­cién ahí se fer­men­tan y se co­ci­nan. A una tem­pe­ra­tu­ra nor­mal de tra­ba­jo, de en­tre 200 y 250 gra­dos, lle­van 17 mi­nu­tos de coc­ción, al­go que es un ver­da­de­ro ar­te, por­que los mu­cha­chos tra­ba­jan con 45 la­tas de cua­tro do­ce­nas ca­da una y tie­nen que sa­car­las bien pa­re­ji­tas”.

Y ahí van humean­tes ha­cia el mos­tra­dor, con aro­ma a se­guir via­je.

Des­de lue­go, Chas­co­mús. Lue­go de pa­sar por pues­tos de pro­duc­to­res de fru­ti­llas, aso­ma el ros­tro del ex pre­si­den­te Raúl Al­fon­sín en un bas­ti­dor del ra­di­ca­lis­mo bo­nae­ren­se que di­ce: “Aquí na­ció el pa­dre de la de­mo­cra­cia. Gra­cias Raúl”. Ha­cia el fi­nal de la dic­ta­du­ra, en 1983, el di­ri­gen­te de Chas­co­mús pro­me­tió “100 años de de­mo­cra­cia”. Y ya van 35 sin gol­pes mi­li­ta­res. Hoy es elo­gia­do des­de las dos ban­qui­nas, pues tam­bién hay una afi­che en la mano de en­fren­te.

El de­ta­lle nos abrió otra pers­pec­ti­va no tan ob­ser­va­da: la Ru­ta 2 es­tá re­ga­da de men­sa­jes po­lí­ti­cos. Hay mar­cas del

pa­sa­do y con­sig­nas ac­tua­les, de to­dos los co­lo­res. Un des­cas­ca­ra­do ros­tro de Adol­fo Ro­drí­guez Saá, tam­bién ex pre­si­den­te, pe­ro por ocho días, avi­sa a los ar­gen­ti­nos que “Uni­dos, so­mos in­ven­ci­bles”, al­go que de­be ser cier­to, pe­ro a la vez in­com­pro­ba­ble: el pro­pio Adol­fo es­tá dis­tan­cia­do de su her­mano Al­ber­to.

En la au­to­vía que ha­ce 20 años inau­gu­ra­ron Car­los Me­nem y Eduar­do Duhal­de con los bom­bos del Tu­la hay tam­bién pro­cla­mas sin­di­ca­les. “Sa­la­rios en blan­co”, exi­ge la Unión de Do­cen­tes de la Pro­vin­cia de Buenos Aires (UDOCBA). Hay un car­tel de pro­pa­gan­da de la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal que afir­ma: “Cam­bió la suer­te de las ma­fias. El jue­go clan­des­tino aho­ra es un de­li­to”. Pe­ro tam­bién se ve un car­te­li­to ca­se­ro, pin­ta­do a mano, cla­va­do a un pos­te, con un gri­to al vien­to: “Ma­cri, me fun­dis­te”.

Ade­más del mo­jón al­fon­si­nis­ta y de las cá­ma­ras en­tre la ve­ge­ta­ción que re­gis­tran las in­frac­cio­nes de trán­si­to, Chas­co­mús tie­ne otra par­ti­cu­la­ri­dad: es­tá “en si­len­cio sís­mi­co” des­de ha­ce 130 años, cuan­do se pro­du­jo un tem­blor de 5,0 pun­tos en la es­ca­la de Rich­ter. Tran­qui­los, es una zo­na de sis­mi­ci­dad ba­ja y no se mo­vió ni un álamo du­ran­te el úl­ti­mo te­rre­mo­to en Buenos Aires, re­gis­tra­do ha­ce un mes, cuan­do se­sio­na­ba el G-20.

Lue­go de unas cur­vas y ro­ton­das len­tas, se si­gue por la ru­ta, sím­bo­lo tam­bién del de­re­cho a las va­ca­cio­nes y al es­par­ci­mien­to de los tra­ba­ja­do­res en las pla­yas po­pu­la­res de la Ciu­dad Fe­liz, des­ta­ca­ría un lo­cu­tor de Sucesos Ar­gen­ti­nos.

Al­to en la to­rre. Des­de la cú­pu­la del cas­ti­llo de Cas­te­lli, la Ru­ta 2 es ape­nas un par de guio­nes gri­ses en un lar­go ren­glón de ár­bo­les. Pa­ra te­ner esa pers­pec­ti­va ex­clu­si­va hay que su­bir es­ca­le­ras cru­jien­tes, es­qui­var pa­lo­mas asus­ta­das, se­guir el as­cen­so em­pi­na­do has­ta el ni­vel su­pe­rior y, ahí sí, que­dar al otro la­do del es­pe­jo co­mo un per­so­na­je de Le­wis Carroll. Si us­ted es uno de los mi­llo­nes de cu­rio­sos que a 100 ki­ló­me­tros por ho­ra tra­ta de pis­pear por los dos úni­cos hue­cos de la ar­bo­le­da que de­jan ver el cas­ti­llo en su es­plen­dor, se­pa que des­de su to­rre tam­bién lo es­tán mi­ran­do.

Por las en­tra­ñas del cas­ti­llo nos acom­pa­ña Ce­ci­lia Gue­rre­ro, so­bri­na bis­nie­ta de Felicitas Gue­rre­ro, una dama de la al­ta so­cie­dad por­te­ña que en 1846 fue víc­ti­ma de fe­mi­ci­dio. “Al cas­ti­llo lo lla­ma­mos cha­let. Se cons­tru­yó re­cién en 1894 y al año si­guien­te fue co­ro­na­do con es­ta cú­pu­la. Felicitas nun­ca es­tu­vo aquí, pe­ro en su mo­men­to ayu­dó a me­jo­rar la an­ti­gua ru­ta ha­cia Mar del Pla­ta, cuan­do do­nó los fon­dos pa­ra la cons­truc­ción del puen­te La Pos­tre­ra, que per­mi­tió el pa­so so­bre

CHAS­CO­MÚS ES­TÁ DES­DE HA­CE 130 AÑOS EN “SI­LEN­CIO SÍS­MI­CO”.

EN LOS ‘60 FUNCIONO UN PUES­TO DE OXI­GE­NA­CIÓN EN DO­LO­RES. ...

el río Sa­la­do”, cuen­ta Ce­ci­lia a la ho­ra del té, cuan­do la som­bra del cas­ti­llo pro­yec­ta su man­cha pun­tia­gu­da en di­rec­ción a la Ru­ta 2.

Ella tra­ba­ja en la Fun­da­ción Ma­nuel Gue­rre­ro Juan Pa­blo Rus­so Va­le­ria Gue­rre­ro de Ru­so, un nom­bre que por lo me­nos es más cor­to que el de Pi­cas­so (Pa­blo Die­go Jo­sé Fran­cis­co de Pau­la Juan Ne­po­mu­ceno Ma­ría de los Re­me­dios Cipriano de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad Ruiz y Pi­cas­so). La Fun­da­ción lle­va ade­lan­te la re­pa­ra­ción del cha­let de es­ta es­tan­cia Vi­lla La Ra­quel, que iba a ser por seis me­ses y ya lle­va cin­co años. Se ha­bía derrumbado una te­rra­za y los cuar­tos en­ce­ra­dos du­ran­te un si­glo y me­dio se cu­brie­ron de pol­vo. Los mue­bles ori­gi­na­les tu­vie­ron que ser mu­da­dos y la fa­cha­da, la que ven los au­to­mo­vi­lis­tas con ojos de ni­ño, per­dió el co­lor ori­gi­nal. Has­ta hoy se bus­ca ese ma­tiz es­pe­cial, cer­cano al que se co- no­ce co­mo “san­gre de to­ro”, pa­ra re­po­ner­lo en bre­ve.

Mag­no­lias, pal­me­ras, sau­ces y un ci­prés fú­ne­bre tie­nen la mis­ma edad que el cas­ti­llo de la ru­ta. Ár­bo­les que ata­jan el vien­to del sur y un par­que con ca­lles ubi­ca­das se­gún los sols­ti­cios com­ple­tan el cua­dro que em­be­lle­ce la Ru­ta 2.

El lu­gar no abre al pú­bli­co, pe­ro se co­men­za­ron a pro­gra­mar even­tos y con­cier­tos con or­ques­tas de Chas­co­mús.

Una cu­rio­si­dad más: en es­ta to­rre se guar­da­ban tam­bién mi­les de pos­ta­les de to­do el mun­do, ate­so­ra­das por la fa­mi­lia Gue­rre­ro con his­to­rias con­ta­das des­de paí­ses exó­ti­cos, proezas en las mon­ta­ñas, ca­no­ta­je en­tre co­co­dri­los y re­la­tos de per­so­nas fas­ci­na­das por el mar.

El gomero que es­tá so­lo y es­pe­ra.

Héc­tor Ro­drí­guez apren­dió el ofi­cio a los 11 años, cuan­do la Ru­ta 2 era to­da­vía mano y con­tra­mano y cuan­do las cur­vas y con­tra­cur­vas le da­ban sen­sa­ción de ha­bi­tar un Sca­lex­tric gi­gan­te. No pen­sa­ba que iba a con­ver­tir­se en gomero de Cas­te­lli, pe­ro en­se­gui­da ad­qui­rió la ha­bi­li­dad de dar ma­za­zos a las ruedas de ca­mio­nes o a me­ter una cá­ma­ra re­pa­ra­da den­tro de una pa­lan­ga­na, pa­ra cons­ta­tar que no tu­vie­ra pér­di­das. “El te­ma es que la gen­te ya no pin­cha, la tec­no­lo­gía de los au­tos y los neu­má­ti­cos sin cá­ma­ra nos han su­pe­ra­do”, des­cri­be su voz de nos­tal­gia ba­jo una vi­se­ra.

Por es­ta ru­ta, en tem­po­ra­da al­ta, “se re­gis­tra el pa­so de ca­si cin­co mi­llo­nes de vehícu­los”, se­gún la con­ce­sio­na­ria AUBASA. Pe­ro muy po­cos acu­den a Héc­tor, que re­vi­ve cuan­do es lla­ma­do des­de cam­po aden­tro pa­ra re­pa­rar ruedas de trac­to­res y sem­bra­do­ras. Arre­glar una pin­cha­du­ra de au­to al vie­jo es­ti­lo sa­le 150 pe­sos, pe­ro una de ma­qui­na­ria agrí­co­la,

mil. Héc­tor no de­ses­pe­ra, se en­tre­tie­ne mi­ran­do a la gen­te que va al pa­ra­dor Mi­no­tau­ro, que es­tá a su iz­quier­da, y jue­ga con un pe­rro lla­ma­do “Cuál”.

Más ade­lan­te, sa­lu­da un car­tel: “Bien­ve­ni­dos a Do­lo­res. Pri­mer pue­blo pa­trio”. Do­lo­res fue fun­da­da el 21 de agos­to de 1817 y sus po­bla­do­res de­fien­den esa de­no­mi­na­ción por ha­ber si­do la pri­me­ra po­bla­ción crea­da lue­go de la de­cla­ra­ción de la In­de­pen­den­cia.

Fue ahí tam­bién, en 1961, don­de se ins­ta­ló un pues­to de oxi­ge­na­ción pri­va­do pa­ra que los con­duc­to­res re­cu­pe­ra­ran la con­cen­tra­ción al vo­lan­te, pa­ra un via­je que du­ra­ba al me­nos ocho ho­ras.

Un in­for­me de la Po­li­cía Bo­nae­ren­se ad­ver­tía en aquel en­ton­ces que: “La mo­no­to­nía de la ru­ta, ca­ren­te de pai­sa­je; la sen­sa­ción de fran­ja blan­ca que al ex­ten­der­se se re­du­ce y se pier­de en la pers­pec­ti­va y la con­cu­rren­cia de otros fac­to­res –al­guno de ellos de ín­do­le tó­xi­ca, co­mo por ejem­plo los de­ri­va­dos de los de­fec­tos de car­bu­ra­ción del mo­tor– cons­ti­tu­yen ele­men­tos que con­di­cio­nan fá­cil­men­te un re­fle­jo hip­nó­geno en el con­duc­tor, co­lo­cán­do­lo en un es­ta­do de fa­ti­ga fí­si­ca y men­tal”.

Pa­ra ese es­tu­dio, la sen­sa­ción de ha­ber al­can­za­do “la mi­tad del ca­mino” pro­vo- caba en los con­duc­to­res “una caí­da de su po­ten­cial ener­gé­ti­co” y por eso se re­co­men­da­ba la ins­ta­la­ción de pos­tas pú­bli­cas con oxí­geno.

Úl­ti­mas pa­ra­das.

En Pa­rra­vi­ci­ni, de la otra mano, es­tá el pa­ra­dor Al Ver Ve­rás, nom­bre de una can­ción de Spi­net­ta. La es­ta­ción de ser­vi­cio ce­rró, pe­ro la pa­rri­lla so­bre­vi­ve y ex­hi­be fotos únicas de Ri­car­do Bo­chi­ni, El Pa­to Fi­llol, Die­go To­rres y Héc­tor La­rrea.

En Co­ro­nel Vidal na­ce el des­vío ha­cia Bal­car­ce y flo­ta en el ai­re una ré­pli­ca del Fle­cha de Pla­ta de Fan­gio, que vo­la­ba a 280 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Ya es­ta­mos por lle­gar, pe­ro en Vi­vo­ra­tá hay que qui­tar el pie del ace­le­ra­dor, por­que es­con­di­da en­tre los ár­bo­les hay una igle­sia gó­ti­ca aban­do­na­da, mis­te­rio­sa, des­an­ge­la­da. Que­da den­tro de la es­tan­cia La Mi­cae­la, nom­bre de la mu­jer que hi­zo cons­truir el tem­plo cuan­do mu­rió su ma­ri­do.

Pa­re­ce una igle­sia de Pa­rís, pe­ro las tor­men­tas y la so­le­dad la de­ja­ron inundada, sin te­cho, sin vír­ge­nes y sin santos. Hay alam­bra­dos ro­tos, por­que you­tu­bers ado­les­cen­tes de dis­tin­tas par­tes del mun­do se me­ten sin per­mi­so a fil­mar las pa­lo­mas, los mur­cié­la­gos y los fan­tas­mas que so­bre­vue­lan el in­te­rior.

La igle­sia es­con­di­da que­da jus­to en el ki­ló­me­tro 359. Su re­loj es­tá de­te­ni­do y ya no le que­da ni un Cris­to. Tam­po­co es­tá abier­ta al pú­bli­co, pe­ro se pue­de apre­ciar de cer­ca, sin pa­sar la tran­que­ra. Eso sí, en me­dio del si­len­cio, una es­tam­pi­da de lo­ros pue­de darle un sus­to.

Por suer­te la ru­ta es­tá ahí no­más, a esa al­tu­ra po­bla­da de ca­ba­llos y ci­güe­ñas.

La Ru­ta 2, que em­pie­za en El Pa­to y ter­mi­na en la Ave­ni­da Lu­ro, tie­ne 370 ki­ló­me­tros y des­pier­ta 370 mil re­cuer­dos. Char­las ca­ri­ño­sas con los pa­dres, amo­res de ve­rano y esa emo­ción es­pu­man­te de mo­jar los pies en el mar.

LA IGLE­SIA DE VI­VO R ATÁ ATRAE A YO U TU BE R S, PE­RO ES PRI­VA­DA. ...

HORNERO. Uno de los tra­ba­ja­do­res de Ata­la­ya, Mar­tín Que­ve­do, le sa­ca lus­tre a las me­dia­lu­nas con al­mí­bar. GOMERO. Héc­tor Ro­drí­guez es­pe­ra clien­tes, pe­ro di­ce que los au­tos ya no pin­chan. CAR­NA­DA VI­VA. To­más Lynch trae sus mo­ja­rri­tas des­de Tres Arro­yos y es guía de pes­ca en la­gu­nas.

CARLITOS BALA. Pro­mo­cio­na los al­fa­jo­res Bal­car­ce y ofre­ce des­cuen­tos “fa­bu­ló­si­cos”.

RAUL ALFONSIN. En Chas­co­mús, se lo re­cuer­da co­mo el “Pa­dre de la De­mo­cra­cia”.

JUAN MA­NUEL FAN­GIO. Su au­to Fle­cha de Pla­ta, en el des­vío a Bal­car­ce.

El ven­de­dor Ro­dol­fo Van Mou­leghy se ani­ma al mar­ke­ting con un ma­ni­quí.

Lo cría Li­lia­na, en Chas­co­mús, pa­ra su hi­jo Nahuel.

Las trae Faus­to Gorchs des­de las quin­tas de La Pla­ta.

La igle­sia gó­ti­ca apa­re­ce en el ki­ló­me­tro 359. Es­tá inundada y sin cú­pu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.