UNA NUE­VA PELICULA DE DIS­NEY CUES­TIO­NA A LAS TRA­DI­CIO­NA­LES PRIN­CE­SAS DE ¡DIS­NEY! -

Dis­ney en la era #MeToo. Con su nue­va pe­lí­cu­la ani­ma­da, la mar­ca de­ci­dió ag­gior­nar a las que tie­nen co­ro­ni­ta en tiem­pos del neo­fe­mi­nis­mo. Ce­ni­cien­ta se atre­ve a usar za­pa­ti­llas y to­do.

Clarín - Viva - - Sumario - POR TO­MAS BALMACEDA (DES­DE LOS AN­GE­LES)

Se­cues­tros, en­ve­ne­na­mien­tos, ven­gan­zas, iden­ti­da­des su­plan­ta­das... ¡es muy di­fí­cil ser una prin­ce­sa de Dis­ney! Des­de que Blan­ca­nie­ves se es­tre­nó en 1937, la com­pa­ñía del ra­ton­ci­to fue crean­do un imperio pro­pio con va­rias chi­cas de co­ro­ni­ta, que se vol­vie­ron co­no­ci­das a ni­vel glo­bal ge­ne­ran­do ga­nan­cias tam­bién gra­cias a in­nu­me­ra­bles ob­je­tos de mer­chan­di­sing. Sin em­bar­go, en es­tas ocho dé­ca­das el mun­do cam­bió y ca­da vez son más las vo­ces que se­ña­lan los pro­ble­mas de se­guir mos­trán­do­le a ni­ños y ni­ñas que las mu­je­res son da­mi­se­las de cin­tu­ra pe­que­ña y pe­lo lar­go que ne­ce­si­tan ser rescatadas por un prín­ci­pe azul (que, pa­ra col­mo de ma­les, nun­ca es azul, sino que en la ma­yor

par­te de los ca­sos tie­ne piel blan­ca y ojos cla­ros). Así, los es­tu­dios Dis­ney co­men­za­ron un de­li­ca­do pro­ce­so de ag­gior­na­mien­to de al­gu­nos de sus per­so­na­jes más que­ri­dos.

In­dus­tria de mu­ñe­cas.

La mar­ca “Prin­ce­sas de Dis­ney” na­ció ofi­cial­men­te en el año 2000 co­mo un pa­ra­guas pa­ra con­cen­trar pro­pie­da­des de la em­pre­sa que in­cluía sus fil­mes clá­si­cos y tí­tu­los de la dé­ca­da del ‘90, cuan­do hu­bo un ver­da­de­ro re­na­ci­mien­to de la in­dus­tria de ani­ma­ción tra­di­cio­nal. Des­de en­ton­ces, rá­pi­da­men­te se con­so­li­dó co­mo una de las fran­qui­cias más po­de­ro­sas de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to a ni­vel glo­bal. De he­cho, sus li­cen­cias son ca­da vez más ca­ras, pe­ro tam­bién más re­di­tua­bles y por eso mis­mo más co­di­cia­das. La com­pa­ñía de ju­gue­tes Has­bro lo­gró re­ver­tir años de nú­me­ros ne­ga­ti­vos lue­go de arre­ba­tar­le en 2014 a Mat­tel el de­re­cho a ha­cer mu­ñe­cas de es­tos per­so­na­jes. En 2016 y 2017, por ejem­plo, se que­dó con el 52% del mer­ca­do de ju­gue­tes pa­ra ni­ñas en los Es­ta­dos Uni­dos ge­ne­ran­do ga­nan­cias iné­di­tas, gra­cias a las prin­ce­sas y el fe­nó­meno de la pe­lí­cu­la Fro­zen. Sin em­bar­go, ¿que un pro­duc­to sea tan exi­to­so es su­fi­cien­te ex­cu­sa co­mo pa­ra que na­da cam­bie? No to­dos lo ven así.

“Al igual que tan­tas ni­ñas al­re­de­dor del mun­do, yo cre­cí ju­gan­do a ser una prin­ce­sa de Dis­ney. Y no des­car­to que ésa sea la ra­zón por la cual ter­mi­né tra­ba­jan­do en es­ta com­pa­ñía co­mo guio­nis­ta. Pe­ro el ca­ri­ño que les ten­go no im­pi­de que no pue­da en­ten­der que ne­ce­si­ta­mos mos­trar­las ba­jo otra luz, dar­les la opor­tu­ni­dad de que pue­dan ser to­do lo que ellas deseen”, le ex­pli­ca a Vi­va Pa­me­la Ri­bon, una es­cri­to­ra y blog­ger es­ta­dou­ni­den­se que se hi­zo fa­mo­sa cuan­do en 2014 se en­con­tró en una bi­blio­te­ca con un li­bro lla­ma­do Bar­bie: ¡pue­do ser una in­ge­nie­ra in­for­má­ti­ca! en el que la mu­ñe­ca más fa­mo­sa del mun­do te­nía an­te­ojos de nerd y una compu­tado­ra ro­sa pa­ra con­tar que desea­ba tra­ba­jar en in­for­má­ti­ca… pe­ro que só­lo po­día ha­cer­lo si la ayu­da­ban Ste­ve y Brian, dos ami­gos va­ro­nes. In­dig­na­da por la for­ma en que el tex­to con­so­li­da­ba el es­te­reo­ti­po de que las mu­je­res ne­ce­si­ta­ban de co­le­gas hom­bres pa­ra triun­far en las cien­cias du­ras, Ri­bon es­cri­bió con mu­cho humor e iro­nía un ar­tícu­lo en su blog que se vol­vió vi­ral y que obli­gó

a re­pen­sar los li­bros de Bar­bie. Al­gu­nos años des­pués, a ella se le ocu­rrió la idea de ac­tua­li­zar a las prin­ce­sas.

¿Qué ten­drán las prin­ce­sas?

La guio­nis­ta es par­te del ex­ten­so equi­po de los es­tu­dios de ani­ma­ción de Dis­ney en Los An­ge­les que tra­ba­jó en WI­FI Ralph, la con­ti­nua­ción de la exi­to­sa pe­lí­cu­la de 2012 que mos­tra­ba el na­ci­mien­to de la ines­pe­ra­da amis­tad de dos per­so­na­jes de vi­deo­jue­gos, el for­zu­do Ralph y la in­quie­ta Va­ne­llo­pe von Sch­weetz.

En es­te nue­vo fil­me, que se es­tre­na en la Ar­gen­ti­na el 3 de enero, los per­so­na­jes via­jan na­da me­nos que a In­ter­net y co­no­cen có­mo se ma­ne­jan los bus­ca­do­res, las pla­ta­for­mas de vi­deos y los si­tios de subas­tas on­li­ne, en­tre otros. Una de las webs que vi­si­tan es Oh My Dis­ney –un si­tio real y muy po­pu­lar, en don­de es­tán alo­ja­das to­das las pro­pie­da­des de la com­pa­ñía, que in­clu­ye a los per­so­na­jes de Mar­vel, a Los Mup­pets y al uni­ver­so de Star Wars, en­tre otros–, y por error ter­mi­na en la sa­la que com­par­ten to­das las prin­ce­sas de Dis­ney. La es­ce­na en cues­tión, que se pu­bli­có en You­Tu­be ha­ce al­gu­nas se­ma­nas co­mo ade­lan­to del fil­me y fue vis­ta por mi­llo­nes de per­so­nas en po­cas ho­ras, in­clu­ye a las on­ce prin­ce­sas “ofi­cia­les” (Blan­ca­nie­ves, Ce­ni­cien­ta, Au­ro­ra, Ariel, Be­lla, Jaz­mín, Po­cahon­tas, Mu­lán, Tia­na, Ra­pun­zel y Me­ri­da) jun­to con las tres úl­ti­mas in­cor­po­ra­cio­nes, las her­ma­nas An­na y El­sa ( Fro­zen) y Moa­na.

En el clip, las prin­ce­sas es­tán des­can­san­do cuan­do son in­te­rrum­pi­das por la lle­ga­da de Va­ne­llo­pe, quien al es­cu­char sus his­to­rias se sor­pren­de de que to­das ha­yan pa­sa­do por al­gu­na tra­ge­dia, co­mo ser se­cues­tra­das, en­ve­ne­na­das o ale­ja­das de su fa­mi­lia. Ellas, a su vez, le con­fie­san que es­tán can­sa­das de que “to­do el mun­do crea que las co­sas se so­lu­cio­nan si un hom­bre nos res­ca­ta”. La es­ce­na es tan gra­cio­sa co­mo irre­ve­ren­te, ya que re­sul­ta ra­ro ver có­mo se le to­ma el pe­lo a Blan­ca­nie­ves y su eter­na ca­ra de sor­pren­di­da o a la in­so­por­ta­ble ten­den­cia de Ariel, la si­re­na, a can­tar y can­tar. Ade­más, por con­se­jo de Va­ne­llo­pe, las prin­ce­sas de­jan sus ves­ti­dos reales y se prue­ban ro­pa mu­cho más có­mo­da y ac­tual, co­mo jog­gings, jeans y ves­ti­dos de al­go­dón. En el ca­so de El­sa, por ejem­plo, tie­ne una re­me­ra que di­ce Let it Go, co­mo la con­ta­gio­sa can­ción de Fro­zen, y Au­ro­ra, de La Be­lla Dur­mien­te, tie­ne una suer­te de ca­mi­són de al­go­dón que di­ce Rei­na de las sies­tas.

“No pue­do ne­gar que no bien tu­ve la idea y es­cri­bí los diá­lo­gos de esa es­ce­na me co­rrió un frío en la es­pal­da: sa­bía que po­día ser al­go gran­de pe­ro tam­bién que po­día ser ma­lin­ter­pre­ta­do y que me po­dría cos­tar ca­ro. Así que me pu­se a cha­tear con mi ami­ga Eli­se Ali­ber­ti –una pro­duc­to­ra y es­cri­to­ra que tra­ba­jó en Fro­zen, Zoo­to­pia y Moa­na– y le con­té to­do”, re­cuer­da Pa­me­la Ri­bon, la guio­nis­ta de WI­FI Ralph. “Su res­pues­ta fue: ‘¡Qué creés que es­tás ha­cien­do con las prin­ce­sas!’ Tu­ve un pe­que­ño ata­que de pá­ni­co, me acos­té en el pi­so de mi ca­sa y me dije que era una idea por la que po­día ser des­pe­di­da del tra­ba­jo o ser fe­li­ci­ta­da. Y me la ju­gué. Al equi­po le gus­tó y cuan­do la pre­sen­ta­mos en una pro­yec­ción pa­ra el res­to del es­tu­dio, pri­me­ro hu­bo un si­len­cio muy gran­de y lue­go una car­ca­ja­da gi­gan­tes­ca,

ahí re­cién pu­de res­pi­rar tran­qui­la”.

Pa­ra los di­rec­to­res de WI­FI Ralph, Rich Moo­re y Phil John­son, ac­tua­li­zar a las prin­ce­sas era un tra­ba­jo di­fí­cil pe­ro ne­ce­sa­rio. “Ja­más se nos ocu­rrió rein­ven­tar quié­nes son, pa­ra no­so­tros son es­tas mu­je­res be­llí­si­mas y de tra­jes fan­tás­ti­cos que tan­to co­no­ce­mos pe­ro que si nos de­te­ne­mos a pen­sar un po­co... ¡tie­nen his­to­rias de vi­da muy alo­ca­das! Lo que bus­ca­mos es echar luz pa­ra di­ver­tir­nos jun­to con ellas. Lo creas o no, es­to las vuel­ve hu­ma­nas y mu­cho más que­ri­bles, ade­más de con­tem­po­rá­neas”, de­ta­lló Moo­re.

Pa­ra John­son, la clave de la trans­for­ma­ción es la ma­ne­ra en que la que se lle­vó ade­lan­te la es­ce­na: “Se lo mos­tra­mos a nues­tros je­fes en Dis­ney y les gus­tó mu­chí­si­mo. De he­cho, nos pi­die­ron más par­ti­ci­pa­ción. Creo que lo que vie­ron es que no era una crí­ti­ca des­pia­da­da o con ma­la in­ten­ción, sino el ti­po de co­men­ta­rio que ha­cés a un ami­go o a un fa­mi­liar, al que co­rre­gís con ca­ri­ño. Es una es­pe­cie de sá­ti­ra que fun­cio­na por­que vie­ne des­de un lu­gar de amor y res­pe­to por el le­ga­do y su tra­di­ción”.

¿Cul­pa de Dis­ney?

La to­ta­li­dad de las ac­tri­ces que le pu­sie­ron su voz a los per­so­na­jes en las cin­tas ori­gi­na­les vol­vie­ron a in­ter­pre­tar­los, a ex­cep­ción de Adria­na Ca­se­lot­ti, la mí­ti­ca Blan­ca­nie­ves, quien fa­lle­ció en 1997. “Nues­tro ma­yor mie­do era que no les gus­ta­ra la es­ce­na o no com­pren­die­ran del to­do lo que es­tá­ba­mos tra­tan­do de con­tar, por­que en mu­chos sen­ti­dos es irre­ve­ren­te y qui­zás ellas ha­bían cui­da­do mu­chí­si­mo cier­tos as­pec­tos de los per­so­na­jes a los que ayu­dar a dar vi­da. Pe­ro, muy por el con­tra­rio, to­das acep­ta­ron de in­me­dia­to y les en­can­tó mos­trar es­ta otra fa­ce­ta. De he­cho, co­la­bo­ra­ron ac­ti­va­men­te en mu­chos gi­ros y mo­dis­mos del guión. ‘Ella en reali­dad hu­bie­se di­cho es­to’ o ‘¿Por qué no pro­ba­mos con es­to otro?’, nos da­ban in­for­ma­ción muy pre­cia­da de có­mo re­fle­jar con fi­de­li­dad es­tos in­creí­bles per­so­na­jes, con mu­cho más humor”, cuen­ta Ri­bon.

“No sé si de­be­mos cul­par a Dis­ney por los es­te­reo­ti­pos vin­cu­la­dos con las prin­ce­sas... ¡du­ran­te años fue­ron un es­te­reo­ti­po en la vi­da real, más allá de las pe­lí­cu­las! Creo que no hay me­jor ejem­plo que el de Gra­ce Kelly y to­do lo que tu­vo que pa­sar pa­ra ser una”, di­ce el ac­tor John C. Reilly, quien le po­ne la voz a Ralph. No hay du­das de que Blan­ca­nie­ves, Au­ro­ra y Ce­ni­cien­ta son hi­jas de su tiem­po y que po­de­mos se­guir dis­fru­tán­do­las si en­ten­de­mos su con­tex­to. Lo que ya pa­re­ce que la au­dien­cia no es­tá dis­pues­ta a ad­mi­tir es un blo­que uni­for­me y for­ma­tea­do de his­to­rias de mu­je­res dé­bi­les y pa­re­ci­das en­tre sí, al­go en lo que Dis­ney tra­ba­ja des­de ha­ce tiem­po con tí­tu­los co­mo Fro­zen, que es la his­to­ria de amor de dos her­ma­nas, o Moa­na, en don­de no hay prín­ci­pes ni ro­man­ces.

Con mu­cho humor pa­ra los más chi­cos y gui­ños pa­ra los más gran­des, la tra­ma de WI­FI Ralph se pue­de ver co­mo una ale­go­ría de una mas­cu­li­ni­dad que se quie­re im­po­ner, pe­ro que cau­sa do­lor. El per­so­na­je de Ralph re­cién triun­fa­rá cuan­do en­tien­da que no tie­ne la obli­ga­ción de ser va­lien­te y for­zu­do pa­ra sal­var a su ami­ga, ya que las mu­je­res no ne­ce­si­tan a un hom­bre que las res­ca­te, sino a al­guien que las acom­pa­ñe si ellas es­tán de acuer­do.

LA SEL­FIE. La pe­que­ña e in­quie­ta Va­ne­llo­pe von Sch­weetz (al cen­tro) cues­tio­na a las prin­ce­sas de Dis­ney por su so­me­ti­mien­to a los hom­bres y ellas, en la pe­lí­cu­la WI­FI Ralph, le dan la ra­zón. ¿Na­ce el “In­fan­to­fe­mi­nis­mo”?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.