La crea­ción co­mo obra de to­dos

Es un error creer que las gran­des obras sur­gen del mi­to del genio ex­cep­cio­nal. Las cir­cuns­tan­cias so­cia­les, cul­tu­ra­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas jue­gan un rol fun­da­men­tal pa­ra la mo­ti­va­ción y ges­ta­ción del ta­len­to crea­ti­vo de las per­so­nas.

Clarín - Viva - - De La Cabeza - POR FA­CUN­DO MANES FA­CUN­DO MANES NEUROLOGO. NEUROCIENTIFICO. PRE­SI­DEN­TE DE LA FUNDACION INECO. Twit­ter: @Ma­ne­sF

Al­gu­nas co­lec­cio­nes que se en­cuen­tran en los kios­cos de dia­rios o en las li­bre­rías sue­len ti­tu­lar­se Ge­nios de la pin­tu­ra, o de la ar­qui­tec­tu­ra, de la li­te­ra­tu­ra. Nos da cu­rio­si­dad co­no­cer as­pec­tos de esa vi­da, de esa ma­ne­ra de ser, de sus his­to­rias fa­mi­lia­res. To­do es­to co­la­bo­ra con el mi­to del genio ex­cep­cio­nal, aun­que tam­bién sa­be­mos que se tra­ta de una sim­pli­fi­ca­ción a par­tir de una ob­ser­va­ción par­cial, ya que pier­de de vis­ta el con­tex­to so­cio­cul­tu­ral que cum­ple un pa­pel esen­cial en el pro­ce­so crea­ti­vo. Las gran­des crea­cio­nes no emer­gen en un va­cío his­tó­ri­co, so­cial y cul­tu­ral. Más bien to­do lo con­tra­rio: son las cir­cuns­tan­cias so­cia­les, cul­tu­ra­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas del en­torno las que jue­gan un rol fun­da­men­tal pa­ra la mo­ti­va­ción y ges­ta­ción del ta­len­to crea­ti­vo de las per­so­nas.

Es por es­to que mu­chas ve­ces al­gu­nos tra­ba­jos han fa­lla­do al in­ten­tar pre­de­cir con pre­ci­sión si un ni­ño o una ni­ña se con­ver­ti­rá en una per­so­na crea­ti­va, por el sim­ple he­cho de iden­ti­fi­car fac­to­res in­di­vi­dua­les. Es­tas apro­xi­ma­cio­nes ca­re­cen de efi­ca­cia por­que no con­si­de­ran el rol tan di­ná­mi­co y com­ple­jo que tie­ne el con­tex­to so­cial pa­ra la crea­ti­vi­dad.

Los se­res hu­ma­nos so­mos se­res so­cia­les por na­tu­ra­le­za y los gru­pos a los que per­te­ne­ce­mos con­di­cio­nan en gran par­te quié­nes so­mos. Nos de­fi­ni­mos a no­so­tros mis­mos no so­lo a par­tir de nues­tra iden­ti­dad per­so­nal, sino tam­bién me­dian­te la iden­ti­dad so­cial, que com­pren­de las cua­li­da­des de los gru­pos de los que for­ma­mos par­te. El gru­po con el que nos iden­ti­fi­ca­mos ejer­ce in­fluen­cia en la con­duc­ta y en la for­ma en que eva­lua­mos las ac­cio­nes de los otros. Así, la iden­ti­dad so­cial im­pac­ta en la con­duc­ta crea­ti­va per­so­nal y tam­bién en la for­ma en que se va­lo­ran las crea­cio­nes de los de­más.

Asi­mis­mo, el con­tex­to es cla­ve por­que si el tra­ba­jo crea­ti­vo rom­pe con los es­tán­da­res so­cia­les de la épo­ca, esa rup­tu­ra es­tá con­di­cio­na­da por el co­no­ci­mien­to de las con­ven­cio­nes de las que el crea­ti­vo se es­tá ale­jan­do ( y vi­ce­ver­sa). Re­sul­ta en­ton­ces evi­den­te que el pro­ce­so de crea­ción se desa­rro­lla in­fluen­cia­do por un en­torno so­cial de­ter­mi­na­do. Más aún, pa­ra que la crea­ción ten­ga efi­ca­cia, tie­ne que ha­ber una au­dien­cia dis­pues­ta a adop­tar­la. Sin un en­torno que apo­ye, reac­cio­ne y re­fuer­ce las in­no­va­cio­nes (de la ma­ne­ra que sea), es­tas nun­ca sal­drían a la luz. Las gran­des obras sue­len ser la res­pues­ta no­ve­do­sa a las in­quie­tu­des de un de­ter­mi­na­do gru­po.

Por su par­te, tra­ba­jar con otras per­so­nas con el ob­je­ti­vo de lo­grar una me­ta en co­mún fa­vo­re­ce que ten­ga­mos en cuen­ta otras for­mas de ver el mun­do y brin­da opor­tu­ni­da­des pa­ra sin­te­ti­zar ideas di­ver­sas y ex­pan­dir el pen­sa­mien­to. La co­la­bo­ra­ción y el tra­ba­jo en equi­po pue­den po­ten­ciar el desa­rro­llo crea­ti­vo. Ade­más, la coo­pe­ra­ción y la so­li­da­ri­dad en­tre los in­te­gran­tes de un gru­po re­sul­tan claves pa­ra que los pro­yec­tos crea­ti­vos se ge­ne­ren. Pro­mue­ven la unión de las per­so­nas en torno a una cau­sa co­mún.

Las crea­cio­nes más tras­cen­den­ta­les son las que trans­for­man las co­mu­ni­da­des. Y a su vez, son las pro­pias co­mu­ni­da­des las que per­mi­ten (o no) que sur­jan es­tas crea­cio­nes. Es por eso que cuan­do pen­sa­mos pa­ra nues­tro país una po­lí­ti­ca pa­ra el desa­rro­llo crea­ti­vo y los em­pren­di­mien­tos, lo que de­be­mos te­ner en cuen­ta son las con­di­cio­nes pa­ra que ten­ga lu­gar una in­ter­ac­ción po­si­ti­va en­tre el con­tex­to y la crea­ti­vi­dad. De es­to se tra­ta el eco­sis­te­ma del co­no­ci­mien­to. Por eso, ade­más de bio­gra­fías so­bre gran­des ar­tis­tas, exi­to­sos em­pren­de­do­res y ra­di­ca­les in­no­va­do­res, de­be­mos con­si­de­rar aque­llos tra­ta­dos de his­to­ria so­cial ge­ne­ral que lo hi­cie­ron po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.