En Don Orio­ne le po­nen ga­rra al sue­ño gran­de de ser atle­tas

En 2016 el pro­fe Ma­xi Prino y el cu­ra Her­nán Cruz Mar­tín fun­da­ron una es­cue­la gra­tui­ta en uno de los ba­rrios más ca­lien­tes del GBA. Hoy unos 50 pi­bes com­pi­ten co­mo fe­de­ra­dos en dis­tin­tos lu­ga­res de la Pro­vin­cia y as­pi­ran a se­guir cre­cien­do.

Clarín - Zonal Lomas de Zamora - - PORTADA - Va­len­ti­na Abreu Sa­lo­món va­[email protected]­rin.com

NI la llu­via ni el frío ni el ca­lor. Na­da los de­tie­ne por­que pa­ra ellos el de­por­te es una pa­sión y un es­ti­lo de vi­da. Pa­ra el gru­po de jó­ve­nes que for­ma el Club Atlé­ti­co de So­li­da­ri­dad Don Orio­ne (CASDO) -una es­cue­la de atle­tis­mo que sur­gió con el fin de pro­mo­ver la ac­ti­vi­dad sa­lu­da­ble en el ba­rrio­la vi­da cam­bió pa­ra bien: hoy son más de 50 pi­bes que se vuel­can a la ac­ti­vi­dad, y de esa for­ma le pe­lean a las ca­ren­cias de uno de los ba­rrios más picantes del GBA.

Tie­ne una his­to­ria muy par­ti­cu­lar. Sur­gió ha­ce dos años, cuan­do el pa­dre Her­nán Cruz Mar­tín, un sa­cer­do­te ca­tó­li­co de la con­gre­ga­ción de Don Orio­ne, le pro­pu­so al pro­fe Maximiliano Prino co­men­zar un gru­po de run­ning pa­ra adul­tos. Es­to des­per­tó el in­te­rés de chi­cos del lu­gar,que se acer­ca­ron al pla­yón de la man­za­na 35 pa­ra pre­gun­tar si se po­dían su­mar.

El ba­rrio se re­vo­lu­cio­nó. Tres ve­ces por se­ma­na Maximiliano trans­for­ma el pla­yón en un mi­ni es­ta­dio de atle­tis­mo, en un prin­ci­pio, con ape­nas los po­cos ma­te­ria­les que te­nía. Ha­bía co­men­za­do con diez co­ni­tos, pe­ro al po­co tiem­po em­pe­za­ron a re­ci­bir do­na­cio­nes. Así se pro­du­jo un ‘cam­bio drás­ti­co pa­ra bien’, co­mo lo lla­ma Maximiliano: “Se ba­ja­ba un ve­cino del co­lec­ti­vo, vol­vien­do de tra­ba­jar a la tar­de, y se en­con­tra­ba con un pi­be lan­zan­do una ja­ba­li­na. Vo­la­ban dis­cos, gen­te co­rría... Aho­ra con­ti­nua­mos en­tre­nan­do co­mo an­tes, pe­ro me­jo­ra­mos la ca­li­dad”.

Ac­tual­men­te sus atle­tas com­pi­ten en tor­neos de to­da la pro­vin­cia. Y la es­cue­la for­ma par­te de un pro­yec­to de Na­ción pa­ra in­cen­ti­var el atle­tis­mo en los más chi­cos. Fun­cio­nan fue­ra del ho­ra­rio es­co­lar y fo­men­tar dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas que no prac­ti­can mu­cho en las es­cue­las. Es­to per­mi­tió que más jó­ve­nes de Don Orio­ne ten­gan ac­ce­so al de­por­te, y pue­dan en­tre­nar­se co­mo si lo hi­cie­ran en un club.

“Yo no for­mo atle­tas sino chi­cos que el día de ma­ña­na es­tu­dien, dis­fru­ten en­tre­nan­do y sean bue­nas per­so­nas”, cuen­ta Ma­xi), atle­ta y ve­cino del ba­rrio des­de siem­pre. No era inusual ver­lo co­rrer por el bu­le­var con la lla­ma­ti­va in­du­men­ta­ria de­por­ti­va. “Yo era la ove­ja ne­gra que da­ba vuel­tas por los mo­no­blocks en cal­zas, has­ta me gri­ta­ban ‘Co­rre, Fo­rrest, co­rre’ por la pe­lí­cu­la”, ríe Ma­xi, que en­con­tró el atle­tis­mo de suer­te cuan­do unos ami­gos lo in­vi­ta­ron a sa­lir a co­rrer. Hoy, es par­te de su esen­cia y eso le trans­mi­ti­te a los chi­cos.

“Lo que bus­ca es­ta edu­ca­ción no for­mal es for­mar pe­ro sa­lien­do del es­que­ma es­truc­tu­ra­do que tie­nen las es­cue­las tra­di­cio­na­les”, ex­pli­ca Maximiliano. Sus alum­nos no só­lo en­tre­nan, sino que apren­den acer­ca de las dis­ci­pli­nas del atle­tis­mo. “Una o dos ve­ces por mes, va­mos al Ho­gar de Cris­to del ba­rrio don­de te­ne­mos char­las teó­ri­cas, to­ma­mos ma­te, ve­mos vi­deos de atle­tas y, si uno de los chi­cos tie­ne pro­ble­mas en una ma­te­ria en el co­le­gio in­ten­to ayu­dar, re­la­cio­nán­do­lo con el atle­tis­mo”, agre­ga el en­tre­na­dor.

Y así lle­ga­ron las com­pe­ten­cias. En es­tos dos años via­ja­ron a Es­co­bar, La Pla­ta, Guer­ni­ca y Lo­mas de Za­mo­ra, en­tre otros. “Cuan­do era chi­co com­pe­tir era muy di­fí­cil por­que te­nías que ser par­te de un club y es­tar fe­de­ra­do,” ex­pli­ca Maximiliano. Ellos com­pi­ten en los lla­ma­dos Tor­neos Pro­mo­cio­na­les, que sur­gie­ron con las Es­cue­las de Ini­cia­ción De­por­ti­va, co­mo la CASDO. “La idea es par­ti­ci­par y di­ver­tir­se, com­pe­tir sin pre­sión, por eso los tor­neos son de ca­rác­ter pro­mo­cio­nal. Su fin es di­fun­dir el atle­tis­mo”, aña­dió el de­por­tis­ta.

A prin­ci­pio de año, el Club Atlé­ti­co de So­li­da­ri­dad Don Orio­ne con­si­guió la fe­de­ra­ción gra­cias al ne­xo del mu­ni­ci­pio de Al­mi­ran­te Brown. Es por es­ta ra­zón que hoy com­par­te iden­ti­dad con el Po­li­de­por­ti­vo de Mi­nis­tro Ri­va­da­via y tra­ba­ja en con­jun­to con los atle­tas y pro­fe­so­res de allí. “Aho­ra los chi­cos se juntan, via­jan en los mis­mos mi­cros y se hi­cie­ron ami­gos de esos atle­tas. Es­to abrió el aba­ni­co de tor­neos pa­ra los chi­cos y el cre­ci­mien­to fue ex­po­nen­cial”, cuen­ta Maximiliano.

Hoy es­tán en la ci­ma, pe­ro bus­can me­jo­rar su es­pa­cio de tra­ba­jo. “Lo que ne­ce­si­to es pa­ra los pi­bes: bá­si­ca­men­te son he­rra­mien­tas pa­ra en­tre­nar, así que pa­ra otro día, cuan­do yo no es­té, otro pue­da to­mar la pos­ta y se­guir con la es­cue­la. Es­to tie­ne que ser al­go que no pa­re ja­más, que si­ga exis­tien­do y cre­cien­do, in­fi­ni­ta­men­te por el bien de to­dos los ve­ci­nos”, cie­rra oer­gu­llo­so Ma­xi. w

El ob­je­ti­vo es que dis­fru­ten en­tre­nan­do y que sean bue­nas per­so­nas”.

Ma­xi Prino

En­tre­na­dor.

Una fa­mi­lia. Ma­xi Prino y el pa­dre Her­nán Cruz Mar­tín jun­to a los alum­nos en el pla­yón de Don Orio­ne don­de se en­tre­nan dia­ria­men­te.

Fa­mi­lia. Los atle­tas de Don Orio­ne en­tre­nan du­ran­te el año y, en las va­ca­cio­nes, se van jun­tos de cam­pa­men­to pa­ra la pre­tem­po­ra­da.

Ja­ba­li­na. Los chi­cos en­tre­nan to­das las dis­ci­pli­nas del atle­tis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.