La he­la­de­ría que con­vir­tió su cu­cu­ru­cho gi­gan­te en un clá­si­co

Via Fla­mi­nia abrió sus puer­tas en 1965. Tie­ne clien­tes que van to­dos los días y tam­bién atien­den a mu­chos ex­tran­je­ros.

Clarín - Zonal San Isidro - - PORTADA - Alan Ná­po­li Cons­tan­za Oro­nel

Fun­da­da ha­ce más de 50 años, Via Fla­mi­nia tie­ne clien­tes que van to­dos los días y tam­bién atien­de a mu­chos ex­tran­je­ros. La es­tre­lla es el ba­ña­do de 60 cen­tí­me­tros de alto. “Hay ve­ces que te due­le la mu­ñe­ca al pre­pa­rar­lo”, ad­mi­te San­dra, la due­ña.

To­do el mun­do vie­ne por el ba­ña­do. Es di­fí­cil ha­cer­lo, a ve­ces te due­le la mu­ñe­ca de pre­pa­rar­lo”

San­dra (due­ña de Via Fla­mi­nia)

El Im­pe­rio ro­mano cons­tru­yó sen­de­ros es­tra­té­gi­cos que unían el ex­ten­so te­rri­to­rio. Al igual que la ciu­dad de Ro­ma, to­dos los ca­mi­nos de Acas­su­so pa­re­cen con­du­cir a una his­tó­ri­ca he­la­de­ría que tie­ne el nom­bre de una ru­ta de aque­lla épo­ca: Via Fla­mi­nia lle­va 53 años en­dul­zan­do el pa­la­dar de los ve­ci­nos con sa­bo­res ar­te­sa­na­les y un pos­tre par­ti­cu­lar: sus due­ños ase­gu­ran que son los úni­cos de Zo­na Nor­te que pre­pa­ran cu­cu­ru­chos ba­ña­dos en cho­co­la­te que mi­den más de 60 cen­tí­me­tros.

El sol aso­ma con ti­mi­dez los primeros ra­yos del me­dio­día. En la es- qui­na de Ave­ni­da del Li­ber­ta­dor al 14600, Via Fla­mi­nia aca­ba de abrir. El lu­gar, bas­tan­te am­plio, es­tá de­co­ra­do con co­lum­nas blan­cas que se ase­me­jan a las ro­ma­nas. En su in­te­rior re­sal­ta una es­ca­le­ra ca­ra­col con ba­ran­das do­ra­das. To­do re­cuer­da a las an­ti­guas he­la­de­rías del si­glo pa­sa­do. An­to­nio, fa­ná­ti­co del cho­co­la­te amar­go, vino al país des­de la re­gión ita­lia­na de Vé­ne­to y en 1965 fun­dó la he­la­de­ría cuan­do to­da­vía exis­tían las zan­jas en la zo­na y no ha­bía lu­mi­na­rias so­bre Li­ber­ta­dor.

Le­che, hue­vos, azú­car, cre­ma y fru­tas...los in­gre­dien­tes, la fór­mu­la y el pro­vee­dor son los mis­mos des­de ha­ce 53 años. En el fon­do del lo­cal se es­cu­chan fun­cio­nar a to­da po­ten­cia las má­qui­nas que pre­pa­ran los helados día y no­che.

Los gus­tos de­pen­den de la tem­po­ra­da. Ac­tual­men­te son 50 y se adap­tan a los pa­la­da­res de San Isi­dro: “Tra­ba­ja­mos mu­cho pa­ra ex­tran­je­ros: los fran­ce­ses mue­ren por el pis­ta­cho; los ale­ma­nes con la fram­bue­sa; y a los ame­ri­ca­nos les en­can­ta la men­ta gra­ni­za­da. Por otro la­do, hay fa­ná­ti­cos del dul­ce de le­che, cho­co­la­te ‘Fla­mi­nia’, ma­rrón gla­sé y sam­ba­yón.

Ten­go un clien­te que vie­ne to­dos los días de su vi­da a comer he­la­do de li­món”, di­ce San­dra, due­ña e hi­ja de An­to­nio. Y agre­ga: “Es fun­da­men­tal la ma­te­ria pri­ma. De acuer­do a mi teo­ría, el he­la­do tie­ne que ser un equi­li­brio. Si vos le po­nés mu­chas co­sas, no le sen­tís el sa­bor de la ba­se. Por ejem­plo: si ar­más un gus­to con cho­co­la­te y al­men­dras, los dos de­ben es­tar pre­sen­tes sin opa­car­se”.

Fernando, co­lom­biano, tra­ba­ja en el lo­cal ha­ce seis años. “Lo que más me gus­ta de acá es po­der aten­der a la gente, es­tar a su dis­po­si­ción y ha­blar con ellos”, acla­ra. Es un ex­per­to en des­pa­char helados: cuen­ta con una téc­ni­ca en­vi­da­ble. Mien­tras con­ver­sa, re­vuel­ve he­la­do de dul­ce de le­che con una es­pá­tu­la pa­ra “sa­car­le el ai­re”. Lue­go, lo vier­te en un cu­cu­ru­cho y le em­pie­za a dar pe­que­ños gol­pes pa­ra ir es­ti­ran­do la mez­cla. Des­pués lo su­mer­ge en cho­co­la­te ca­lien­te lí­qui­do e in­me­dia­ta­men­te lo co­lo­ca en un bal­de con­ge­la­do pa­ra en­friar­lo. El fa­mo­so cu­cu­ru­cho “Pi­ni­to” o “Es­pa­da” ya es­tá lis­to pa­ra con­su­mir. “To­do el mun­do vie­ne por el ba­ña­do. Fue una idea de mi pa­pá. Pri­me­ro co­men­za­mos con cre­ma ame­ri­ca­na y des­pués fui­mos agre­gan­do otros sa- bo­res. Es bas­tan­te di­fí­cil ha­cer­lo, a ve­ces te due­le la mu­ñe­ca de pre­pa­rar­lo”, re­co­no­ce San­dra.

Héc­tor es uno de los em­plea­dos his­tó­ri­cos. Aun­que ya es­tá ju­bi­la­do, to­da­vía si­gue yen­do pa­ra ha­cer el ca­fé y aten­der el te­lé­fono: la he­la­de­ría es su ca­sa y mu­chos de los clien­tes ya se con­vir­tie­ron en sus ami­gos.

Ge­ne­ra­cio­nes en­te­ras com­par­tie­ron una parte de su vi­da en la he­la­de­ría. “La cer­ca­nía con las per­so­nas es cla­ve: acá en­tran y sa­lu­dan con el nom­bre. Nos co­no­cen to­dos. So­mos una gran fa­mi­lia y eso nos di­fe­ren­cia”, ase­gu­ran. Parece que, co­mo en la an­ti­gua Ro­ma, los ca­mi­nos se­gui­rán con­du­cien­do a Via Fla­mi­nia, un ver­da­de­ro em­ble­ma del ba­rrio.

Tra­di­ción en Zo­na Nor­te. Em­pe­za­ron pre­pa­rán­do­lo con cre­ma ame­ri­ca­na y aho­ra se ha­ce con to­dos los gus­tos.

Lo­cal. Cuen­ta con 50 va­rie­da­des de sa­bo­res ar­te­sa­na­les.

Pri­mer pa­so. Po­ner el he­la­do so­bre el cu­cu­ru­cho.

Se­gun­do pa­so. Es­ti­rar­lo con pe­que­ños gol­pes.

Ter­cer pa­so. Ver­ter­lo en cho­co­la­te lí­qui­do.

Lis­to pa­ra dis­fru­tar. El “Pi­ni­to” o “Es­pa­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.