Or­ga­ni­zan la com­pac­ta­ción de cha­ta­rra para que ha­ya me­nos vehícu­los jun­to a las co­mi­sa­rías

Quie­ren que en las se­des po­li­cia­les los au­tos se­cues­tra­dos es­tén en “co­rra­li­tos” y nu­me­ra­dos. Así se fa­ci­li­ta el tras­la­do a de­pó­si­tos de la zo­na, ca­da se­mes­tre.

Clarín - Zonal Vicente Lopez - - CIUDAD - Sil­va­na Neu­mark sneu­[email protected]­rin.com

El pro­ce­so de com­pac­ta­ción de au­tos era un te­ma pos­ter­ga­do en Vi­cen­te Ló­pez y des­de ha­ce dos años em­pe­zó a reac­ti­var­se. Aho­ra, tras un con­ve­nio que la Co­mu­na fir­mó con el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la Na­ción, a tra­vés del Pro­gra­ma Nacional de Com­pac­ta­ción (Pro­na­com) se lo­gró re­du­cir al mí­ni­mo la guar­da de vehícu­los en los cua­tro de­pó­si­tos del Par­ti­do y en las co­mi­sa­rías. Pun­tual­men­te, pu­sie­ron en mar­cha un me­ca­nis­mo para or­ga­ni­zar la dis­po­si­ción de vehícu­los se­cues­tra­dos por las co­mi­sa­rías, con la idea de que ocu­pen el me­nor es­pa­cio po­si­ble has­ta ser tras­la­da­dos a de­pó­si­tos ju­di­cia­les, y ca­da seis me­ses com­pac­tan vehícu­los de esas plan­tas.

“Lo pri­me­ro fue com­pac­tar to­do lo que era de Fis­ca­lía y Policía. Lo­gra­mos me­ter to­dos aque­llos co­ches que lle­va­ban mu­cho tiem­po con cau­sas pa­ra­li­za­das”, afir­mó al Zo­nal Darío An­ti­ño­lo, se­cre­ta­rio de Trán­si­to del Mu­ni­ci­pio.

Por año com­pac­tan unos 1.000 vehícu­los apro­xi­ma­da­men­te, se­gún da­tos ofi­cia­les. La ci­fra in­clu­ye a las mo­tos. El tra­ba­jo lo ha­ce una má­qui­na que ope­ra en el de­pó­si­to de Blan­co En­ca­la­da y San Mar­tín, en Flo­ri­da Oes­te. “La idea es te­ner el Dis­tri­to lim­pio y que las co­mi­sa­rías es­tén sin co­ches es­ta­cio­na­dos en la puer­ta”, ad­vir­tió An­ti­ño­lo. El ob­je­ti­vo es que ca­da de­le­ga­ción po­li­cial ten­ga una es­pe­cie de “co­rra­li­to” para que los au­tos es­tén nu­me­ra­dos y el pro­ce­so sea más pro­li­jo.

El con­ve­nio ha­bi­li­ta al Mu­ni­ci­pio a dis­po­ner de la cha­ta­rra. “Con lo que se ge­ne­ra de la ven­ta be­ne­fi­cia­mos a seis en­ti­da­des de bien pú­bli­co”, ase­gu­ra el ti­tu­lar del área de Trán­si­to. La Cruz Ro­ja de Vi­cen­te Ló­pez y Da­mas Ro­sa­das (el ser­vi­cio de vo­lun­ta­rias del Hos­pi­tal Hous­say) son al­gu­nas de las que re­ci­ben es­ta ayu­da eco­nó­mi­ca que, se­gún di­cen en la Co­mu­na, re­pre­sen­ta en­tre $45.000 y $50.000 para ca­da una. Des­de el Mu­ni­ci­pio ce­den la cha­ta­rra a ca­da una de las ins­ti­tu­cio­nes, que fir­man un con­ve­nio de ven­ta con la em­pre­sa que la com­pac­ta. Lue­go la fir­ma le pa­ga el di­ne­ro pro­du­ci­do y el Mu­ni­ci­pio es ga­ran­te del 100% del pro­ce­so.

Res­pec­to al pro­ce­so de com­pac­ta­ción, An­ti­ño­lo des­ta­có: “Hoy una má­qui­na ha­ce en la mis­ma ope­ra­ción la com­pac­ta­ción y la des­con­ta­mi­na­ción de to­dos los ma­te­ria­les”, Y am­plió: “Lo úni­co que se le qui­ta al vehícu­lo es el tu­bo de gas por una po­si­ble y even­tual ex­plo­sión, que ca­si nun­ca su­ce­de pe­ro po­dría su­ce­der”.

La di­ná­mi­ca para “achi­car” co­ches, mo­to­ci­cle­tas y ca­mio­nes es así: el vehícu­lo en cues­tión es aplas­ta­do ver­ti­cal­men­te y, una vez com­pri­mi­do, una pren­sa hi­dráu­li­ca for­ma el cu­bo. To­dos los lí­qui­dos que se des­pren­den en ese pro­ce­di­mien­to tie­nen un tra­ta­mien­to es­pe­cial y lo que no pue­de ser apro­ve­cha­do para pro­du­cir bio­com­bus­ti­ble va a desecho.

Los au­tos aban­do­na­dos tam­bién sue­len se­guir el rum­bo que los que tie­nen cau­sas ju­di­cia­les. En Vi­cen­te Ló­pez se re­gis­tran unos 500 por año. Cer­ca de la mi­tad son pro­pios del Par­ti­do, mien­tras que el res­to, se­gún da­tos de la Mu­ni­ci­pa­li­dad, lle­ga des­de otras lo­ca­li­da­des del Co­nur­bano. Flo­ri­da Es­te, Mun­ro, Vi­lla Mar­te­lli y Mun­ro fue­ron es­te año los ba­rrios más vi­si­ta­dos por las grúas para re­mo­ver vehícu­los. La par­ti­ci­pa­ción ve­ci­nal es cla­ve para de­tec­tar­los. En 2017, por ejem­plo, hu­bo 1.688 de­nun­cias a la lí­nea 147 y 379 co­ches fue­ron lle­va­dos a los de­pó­si­tos ubi­ca­dos en Do­rre­go 1765 -don­de fun­cio­na una de las se­des de Trán­si­to-, Do­min­go de Acas­su­so 1752, Agus­tín Ál­va­rez al 1300 y Blan­co En­ca­la­da y San Mar­tín.

Hay va­rios pa­sos pre­vios a la re­mo­ción. Cuan­do se re­ci­be la de­nun­cia de un ve­cino o du­ran­te los pa­tru­lla­jes de ru­ti­na se ob­ser­va un au­to en pre­sun­to es­ta­do de aban­dono, los agen­tes de­jan una no­ta en el lu­gar in­ti­man­do al due­ño a re­ti­rar­lo de la vía pú­bli­ca en un pla­zo de cin­co días. Si no lo ha­ce, se la­bra una in­frac­ción y se lle­va a de­pó­si­to. Cum­pli­dos los seis me­ses de es­ta­día, la Co­mu­na pue­de con­fis­car­lo para su uso, re­ma­te o com­pac­ta­ción.

El cos­to que im­pli­ca la mul­ta por la in­frac­ción y el aca­rreo ha­ce que mu­chos pro­pie­ta­rios desis­tan de ir a re­ti­rar sus vehícu­los.

Pro­ce­di­mien­to. Ac­tual­men­te, una má­qui­na ha­ce en la mis­ma ope­ra­ción la com­pac­ta­ción y la des­con­ta­mi­na­ción de to­dos los ma­te­ria­les del vehícu­lo que se trans­for­ma en cha­ta­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.