Con bom­bo, vio­lín y gui­ta­rra, to­can fol­clo­re y ha­cen bai­lar a to­dos en la pea­to­nal de Quil­mes

Teo­do­ro González y sus hi­jos ha­cen cha­ca­re­ras, zam­bas y cha­ma­més en la Pea­to­nal Ri­va­da­via. “Los he­re­de­ros de la na­da” su­man ca­da vez más se­gui­do­res.

Clarín - Zonal Lanus - - CIUDAD - Can­de­la Maz­zo­ne cmaz­zo­[email protected]­rin.com

Me lle­na de or­gu­llo es­cu­char có­mo la gente los aplau­de”. Teo­do­ro González

Pa­pá de Sa­lo­món, Cons­tan­za y Lo­ren­zo.

Por sus vo­ces y la ma­ne­ra de to­car, ya son una de las atrac­cio­nes que con­vo­ca más can­ti­dad de per­so­nas en la Pea­to­nal Ri­va­da­via de Quil­mes. Teo­do­ro González (37) es de Flo­ren­cio Va­re­la y jun­to a sus tres hi­jos Sa­lo­món (9), Cons­tan­za (8) y Lo­ren­zo (5) in­ter­pre­tan can­cio­nes po­pu­la­res, so­bre to­do de fol­clo­re. Rea­li­zan un re­per­to­rio am­plio de cha­ca­re­ras, zam­bas y cha­ma­més, y por lo con­ta­gio­so del rit­mo, sue­len sa­lir pa­re­jas a bai­lar mien­tras sue­na su mú­si­ca. Lue­go de ca­da in­ter­pre­ta­ción, son re­co­no­ci­dos con un aplauso ce­rra­do.

Al pa­pá de la fa­mi­lia siem­pre le gus­ta­ron los ins­tru­men­tos y lo­gró tras­mi­tir­le esa pa­sión a sus hi­jos que se des­ta­can por su vir­tuo­sis­mo. En la ban­da, Sa­lo­món toca la gui­ta­rra, Lo­ren­zo el bom­bo y Cons­tan­za el vio­lín. To­dos can­tan.

Con lo que jun­tan du­ran­te las pre­sen­ta­cio­nes ca­lle­je­ras, ayu­dan a pa­gar algunos gas­tos de la ca­sa y la me­di­ca­ción de Ve­ró­ni­ca, la ma­má de los chi­cos, a quien le diag­nos­ti­ca­ron ha­ce cin­co años es­cle­ro­sis múl­ti­ple.

“Re­cuer­do que vino mi hi­jo ma­yor y me di­jo ‘pa­sa­mos la me­jor Na­vi­dad o la peor’. Así que car­ga­mos la SUBE y nos fui­mos a Va­re­la a to­car. Ese día jun­ta­mos unos pe­sos y des­cu­bri­mos que nos po­día ayu­dar a sa­lir ade­lan­te”, re­cuer­da Teo­do­ro.

Los “He­re­de­ros de la Na­da”, así es co­mo bau­ti­za­ron al gru­po, tie­ne mu­chos se­gui­do­res que se acer­can va­rias tar­des a ver­los en vi­vo y otros que lo ha­cen a tra­vés de las re­des.

“Es una ale­gría in­men­sa ver­los. Me lle­na de or­gu­llo es­cu­char có­mo la gente los aplau­de y dis­fru­ta de lo que ha­ce­mos”, agre­ga.

Hoy sue­len pre­sen­tar­se en el cen­tro de Quil­mes y en el de Lo­mas de Za­mo­ra. Lo ha­cen tres ve­ces por se­ma­na, ge­ne­ral­men­te jue­ves, vier­nes y sá­ba­dos de 18 a 20. Tam­bién to­ca­ron en al­gu­nas ca­lles de Be­ra­za­te­gui y Va­re­la.

“Es­ta­mos vien­do si po­de­mos ges­tio­nar al­gu­na ayu­da de Desa­rro­llo So­cial pa­ra que me ayu­de a sos­te­ner los gas­tos de la ca­sa”, cuen­ta Teo­do­ro. “Tam­bién pu­se en ven­ta mi ca­sa pa­ra ver si po­de­mos jun­tar un di­ne­ro ex­tra. La­men­ta­ble­men­te no ten­go quien cui­de los chi­cos y en­con­tré en el ar­te ca­lle­je­ro una ma­ne­ra pa­ra so­bre­vi­vir. De to­das for­mas nos ha­ce muy fe­liz ha­cer­lo y nos despeja. Ver a la gente re­co­no­cer nues­tro tra­ba­jo no tie­ne pre­cio”, con­clu­ye. To­da aque­lla per­so­na in­tere­sa­da en co­la­bo­rar con ellos pue­de co­mu­ni­car­se a tra­vés de su pá­gi­na de Fa­ce­book “He­re­de­ros de la NA­DA” o lla­man­do al te­lé­fono ce­lu­lar 155-476-0383. ■

Atrac­ción. Los González ya son re­co­no­ci­dos por mu­chos ve­ci­nos. Sus in­ter­pre­ta­cio­nes tam­bién su­man ca­da vez más vi­sua­li­za­cio­nes en las re­des.

Aplau­sos. Una ova­ción abra­za a los mú­si­cos en una pre­sen­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.