La CIA in­ves­ti­ga­ba ov­nis y ex­pe­rien­cias ex­tra­sen­so­ria­les

Sur­ge de ar­chi­vos des­cla­si­fi­ca­dos de ha­ce 40 años.

Clarín - - TA­PA - Vir­gi­nia Ro­bet­to el­mun­[email protected]­rin.com

Al me­jor es­ti­lo de una es­ce­na del cé­le­bre Su­per Agen­te 86, la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia (CIA) re­ve­la ahora su la­do menos co­no­ci­do. Des­pués de más de 15 años de re­co­pi­la­ción de ar­chi­vos, des­cla­si­fi­có ayer tre­ce mi­llo­nes de pá­gi­nas de do­cu­men­tos es­pe­cia­les y los subió a su si­tio web ofi­cial.

Los ca­si 80.000 ar­tícu­los pues­tos ahora a dis­po­si­ción del pú­bli­co -que se re­mon­tan a 40 años- de­jan en­tre­ver un per­fil in­só­li­to de la agen­cia y digno de una pe­lí­cu­la de ciencia fic­ción. Los do­cu­men­tos in­for­man que los es­pías es­ta­dou­ni­den­ses es­tu­vie­ron in­tere­sa­dos du­ran­te años tan­to en avis­ta­jes de pla­tos vo­la­do­res y re­ce­tas pa­ra fa­bri­car tin­ta in­vi­si­ble co­mo en in­nu­me­ra­bles in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas con ob­je­tos de estudio desopi­lan­tes.

Uno de ellos fue el pro­gra­ma Sta­rGa­te que se lle­vó a ca­bo du­ran­te los años ‘70. El tra­ba­jo se im­pul­só pa­ra com­pro­bar los po­de­res de per­cep­ción ex­tra­sen­so­rial del co­no­ci­do ilu­sio­nis­ta psí­qui­co Uri Ge­ller. En los ar­tícu­los pu­bli­ca­dos, apa­re­cie­ron los re­gis­tros de ex­pe­ri­men­tos que los es­pías lle­va­ron a ca­bo jun­to al fa­mo­so ilu­sio­nis­ta is­rae­lí, quien con su po­der mental do­bla­ba cu­cha­ri­tas de ca­fé de me­tal.

Los re­sul­ta­dos con­fir­ma­ron que Ge­ller po­día re­pli­car en un pa­pel a la per­fec­ción imá­ge­nes que di­bu­ja­ban los in­ves­ti­ga­do­res des­de una ha­bi­ta­ción di­fe­ren­te, sin po­der che­quear lo que ellos ha­cían. “Que­da de­mos­tra­da su ha­bi­li­dad pa­ra­nor­mal de ma­ne­ra inequí­vo­ca y con­vin­cen­te”, pre­ci­sa una de las ob­ser­va­cio­nes.

Otras de las per­las que se des­cu­brie­ron fue­ron más de 40.000 pá­gi­nas de do­cu­men­tos de Henry Kis­sin­ger, quien ocu­pó el car­go de Se­cre­ta­rio de Es­ta­do ba­jo las pre­si­den­cias de Ri­chard Ni­xon y de Ge­rald Ford. Aun­que en prin­ci­pio no fue­ron ori­gi­na­dos por la CIA, con­tie­nen de­ta­lles y ac­cio­nes de su man­da­to. Den­tro de la lis­ta de in­for­ma­ción política, tam­bién hay más de 10.000 so­bre desa­rro­llo de tec­no­lo­gía bé­li­ca y más de 8.000 so­bre aná­li­sis de in­te­li­gen­cia te­rro­ris­ta.

Den­tro de los ha­llaz­gos que com­pi­ten en el po­dio de sor­pre­sas de la agen­cia, se en­cuen­tra “la tin­ta ale­ma­na”. En uno de los pa­pe­les se en­con­tró la fór­mu­la de pre­pa­ra­ción de una su­pues­ta tin­ta in­vi­si­ble, uti­li­za- da por los es­pías de Berlín en 1976. Sin preám­bu­los que ex­pli­quen su fi­na­li­dad, un agen­te de­ta­lla en el ar­tícu­lo los in­gre­dien­tes y can­ti­da­des exac­tas pa­ra su per­fec­ta ela­bo­ra­ción.

Lejos de ser efec­ti­va­men­te par­te de un guión ci­ne­ma­to­grá­fi­co, la des­cla­si­fi­ca­ción de es­ta in­for­ma­ción for­ma par­te de una lu­cha que da­ta des­de 2014. La or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro Muc­kRock, com­pues­ta por pe­rio­dis­tas y ac­ti­vis­tas, ini­ció ac­cio­nes le­ga­les con­tra la CIA pa­ra for­zar­la a car­gar los ar­tícu­los en la web.

La pri­me­ra res­pues­ta de la agen­cia fue que los do­cu­men­tos es­ta­ban dis­po­ni­bles en la li­bre­ría del ter­cer pi­so del Ar­chi­vo Na­cio­nal en Mary­land, a 45 ki­ló­me­tros de Washington. Pe­ro la que­ja per­sis­tió: so­lo ha­bía cuatro compu­tado­ras co­nec­ta­das a la ba­se de da­tos y las ofi­ci­nas no con­ta­ban con per­so­nal que asis­tie­ra a los in­tere­sa­dos en ob­te­ner al­gún ti­po de do­cu­men­ta­ción.

En me­dio de un li­ti­gio le­gal que pa­re­cía no te­ner un fi­nal es­pe­ran­za­dor, uno de los usua­rios más ac­ti­vos de Muc­kRock, el periodista Mi­ke Best, lo­gró re­cau­dar más de 15 mil dó­la­res pa­ra co­men­zar él mis­mo a es­ca­near pá­gi­na por pá­gi­na los ar­tícu­los y lue­go car­gar­los en un si­tio pú­bli­co. Más de 490 per­so­nas apor­ta­ron en el pro­yec­to, que fue pro­mo­cio­na­do en el si­tio de re­cau­da­ción co­lec­ti­va Kic­kS­tar­ter.

Su exi­to­sa ini­cia­ti­va que­dó en sus­pen­so cuan­do, en oc­tu­bre pa­sa­do, la CIA co­mu­ni­có que en 2017 pu­bli­ca­rían to­da la ba­se de da­tos “CREST”, pro­gra­ma de ma­te­rial de ar­chi­vo con más de 25 años de an­ti­güe­dad.

Jo­seph Lam­bert, Director de Ges­tión de In­for­ma­ción de la agen­cia, ce­le­bró la me­di­da y acla­ró que de ahora en más “el pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se po­drá ac­ce­der a la his­tó­ri­ca in­for­ma­ción des­de la co­mo­di­dad de sus ho­ga­res”. Des­ta­có que ya no hay “lí­mi­tes geo­grá­fi­cos” pa­ra ob­te­ner nin­gún ti­po de do­cu­men­ta­ción.

A 47 años de la úl­ti­ma emi­sión del Su­pe­rA­gen­te 86, sus crea­do­res Mel Brooks y Buck Henry no po­drán in­cluir en sus fla­man­tes diá­lo­gos al­gu­nos de los des­cu­bri­mien­tos que la CIA de­jó al des­cu­bier­to. Pe­ro que con­fir­man, sin em­bar­go, que no es­ta­ban del to­do equi­vo­ca­dos.

El ilu­sio­nis­ta Uri Ge­ller, que do­bla­ba cu­cha­ri­tas con la men­te, apa­re­ce en va­rios ex­pe­ri­men­tos.

Un clá­si­co. Max­well Smart, el Su­per Agen­te 86, y su “za­pa­tó­fono”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.