Mu­cho más que un dis­cur­so de aper­tu­ra de se­sio­nes

Clarín - - EL PAIS - Na­ta­lia Aqui­lino *

El 1 de mar­zo es mu­cho más que un dis­cur­so. El pre­si­den­te, man­da­do por el pue­blo so­be­rano a tra­vés de la Cons­ti­tu­ción, de­be ren­dir cuen­tas so­bre el es­ta­do de la na­ción. Es un mo­men­to crí­ti­co pa­ra la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Du­ran­te esos mi­nu­tos el pre- si­den­te tie­ne dos obli­ga­cio­nes: de­be dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre la si­tua­ción so­cial, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de la na­ción y pro­po­ner re­for­mas o po­lí­ti­cas que con­si­de­re ne­ce­sa­rias pa­ra el desa­rro­llo na­cio­nal.

Los pre­si­den­tes de la de­mo­cra­cia die­ron for­ma, sig­ni­fi­ca­do y con­te­ni­do di­fe­ren­te al 1 de mar­zo. In­for­mes cor­tos o muy ex­ten­sos, acom­pa­ña­dos por ac­tos pú­bli­cos gi­gan­tes o mo­des­tos, te­mas va­ria­dos re­la­cio­na­dos con la agen­da de la co­yun­tu­ra.

Vis­tos des­de 1996, los In­for­mes del Es­ta­do de la Na­ción tie­nen al­gu­nas de­bi­li­da­des. El uso de “da­tos du­ros” cre­ció pe­ro su ca­li­dad es con­tra­dic­to­ria y su le­gi­ti­mi­dad, pues­ta en ja­que. Los pre­si­den­tes, en lu­gar de co­mu­ni­car in­di­ca­do­res (co­mo ta­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til o por­cen­ta­je de mu­je­res em­ba­ra­za­das que rea­li­zan con­tro­les pre par­to, por ejem­plo), op­tan por usar va­ria­bles, co­mo can­ti- dad de va­cu­nas con­tra la gri­pe o mon­to in­ver­ti­do en pro­gra­mas de pre­ven­ción de la mor­ta­li­dad in­fan­til. Los pre­si­den­tes ha­blan de la ma­qui­na­ria es­ta­tal pe­ro no pue­den res­pon­der por los in­di­ca­do­res de lar­go pla­zo que nos ale­jan o acer­can del desa­rro­llo hu­mano y sos­te­ni­ble. En de­fi­ni­ti­va, nos han da­do po­cas pis­tas so­bre có­mo sus po­lí­ti­cas han me­jo­ra­do la vi­da de las per­so­nas.

La ma­ne­ra en que los pre­si­den­tes or­de­nan el dis­cur­so di­fi­cul­ta que le­gis­la­do­res y ciu­da­da­nos con­tro­len los re­sul­ta­dos del go­bierno. Dis­tin­tas for­mas po­drían adop­tar­se pa­ra ha­cer­lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo y abier­to. Una op­ción se­ría dar cuen­tas so­bre las pro­me­sas de cam­pa­ña. Tam­bién po­drían dar­se ex­pli­ca­cio­nes to­man­do co­mo ba­se los ocho ob­je­ti­vos y las 100 prio- ri­da­des de go­bierno que desa­rro­lló la Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te. El In­for­me del Es­ta­do de la Na­ción tam­bién po­dría ex­pli­car los avan­ces ha­cia los 17 Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble es­ta­ble­ci­dos por la Or­ga­ni­za­ción de las Naciones Uni­das (ONU), que son com­pro­mi­sos internacio­nales asu­mi­dos por la Ar­gen­ti­na.

¿Cuál es el es­ta­do de la na­ción, en­ton­ces? Pa­ra res­pon­der es­ta pre­gun­ta ha­cen fal­ta da­tos creí­bles ba­sa­dos en evi­den­cia cien­tí­fi­ca. Es mo­men­to de per­fec­cio­nar ins­ti­tu­cio­nes que pro­duz­can da­tos de ca­li­dad y re­cons­truir la con­fian­za so­cial en la ca­pa­ci­dad del Es­ta­do pa­ra ex­pli­car­nos có­mo es­tá la na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.