Un se­dán clá­si­co con tec­no­lo­gía de van­guar­dia

De­ba­jo de su di­se­ño con­ser­va­dor, se des­ta­can un mo­tor eco­nó­mi­co, una ca­ja ve­loz y efi­caz y un com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co su­per­la­ti­vo.

Clarín - Autos - - PRUEBA DE MANEJO - Ga­briel Sil­vei­ra

La evo­lu­ción es­té­ti­ca que sue­len mos­trar los mo­de­los de los fa­bri­can­tes ale­ma­nes no es en ge­ne­ral van­guar­dis­ta. Su fór­mu­la con­ser­va­do­ra de no apar­tar­se mu­cho del es­ti­lo ori­gi­nal es su leit­mo­tiv en ca­da nue­va ge­ne­ra­ción de vehícu­los. Tan bien les ha ido en­tre los se­da­nes me­dia­nos o me­diano-gran­des, apo­ya­dos cla­ra­men­te en su ex­ce­len­cia me­cá­ni­ca más que en su po­ca osa­día es­té­ti­ca, que el res­to de los fa­bri­can­tes tra­tan de imi­tar­los, al me­nos des­de el pun­to de vis­ta es­ti­lís­ti­co. El nue­vo BMW Se­rie 3 pue­de ser un per­fec­to ejem­plo de có­mo la evo­lu­ción de un mo­de­lo pue­de ser mu­cho más pro­fun­da de lo que se apre­cia a sim­ple vis­ta.

Hay que acla­rar que no se tra­ta de un re­di­se­ño, sino que es la sex­ta ge­ne­ra­ción del Se­rie 3. O di­cho en crio­llo, un au­to uto com­ple­ta­men­te nue­vo. Pe­ro si es­te se­dán pa­sa frente a una per­so­na rso­na a la que no le in­tere­san mu­cho ho los au­tos es muy pro­ba­ble que pa­se ase des­aper­ci­bi­do. Pe­ro si el tes­ti­go o es un usua­rio de Se­rie 3 o un co­no­ce­dor no­ce­dor del mun­do del au­to­mó­vil, se e da­rá cuen­ta de los pro­fun­dos cam­bios mbios en su di­se­ño. Lo que más lla­ma ma la aten­ción es su trom­pa, que aho­ra cuen­ta con unos nos fa­ros más es­ti­li­za­dos dos y una caí­da del ca­pot bien mar­ca­da ha­cia acia ade­lan­te. En el sec­tor tra­se­ro tam­bién bién se han “es­ti­ra­do” do” las lu­ces, lo que le da un as­pec­to to si­mi­lar al Se­rie 5, un mo­de­lo de una a ca­te­go­ría in­me­dia­ta su­pe­rior. To­das es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes acio­nes se ajus­tan al li­bre­to an­tes men­cio­na­do: una evo­lu­ción cui­da­do­sa d sin i apar­tar­se de lí­nea tra­di­cio­nal de la mar­ca. El nue­vo Se­rie 3 es, ade­más, más

lar­go y más al­to que la ge­ne­ra­ción an­te­rior.

Esa di­fe­ren­cia en ta­ma­ño se apre­cia cla­ra­men­te en el in­te­rior, en es­pe­cial en las pla­zas tra­se­ras. Aho­ra los pa­sa­je­ros cuen­tan con más lu­gar pa­ra las pier­nas y ma­yor es­pa­cio li­bre has­ta el te­cho. Es un vehícu­lo muy có­mo­do pa­ra cua­tro pa­sa­je­ros. No así si se su­ma un quin­to. Las ra­zo­nes son va­rias. Si bien el tra­se­ro es un asien­to en­te­ri­zo, su di­se­ño es­tá pen­sa­do pa­ra el con­fort de las dos per­so­nas que via­jes de los la­dos de las puer­tas. El pues­to cen­tral es in­có­mo­do, con un re­lleno du­ro y, ade­más, con el tú­nel de la trans­mi­sión que obli­ga a lle­var las pier­nas muy abier­tas.

La po­si­ción de ma­ne­jo, que se lo­gra con fa­ci­li­dad, es ba­ja y uno va cer­ca del sue­lo, de un mo­do si­mi­lar al de un de­por­ti­vo. El vo­lan­te ofre­ce un muy buen grip y no hay co­man­do que se en­cuen­tre fue­ra del al­can­ce del con­duc­tor.

pro­bó la ver­sión tur­bo­dié­sel del nue­vo Se­rie 3, que cuen­ta con un 4 ci­lin­dros, de 2.0 li­tros de ci­lin­dra­da y 184 ca­ba­llos de fuer­za. La ver­sión que ma­ne­ja­mos ve­nía equi­pa­da con la ex­ce­len­te ca­ja au­to­má­ti­ca de ocho ve­lo­ci­da­des. La com­bi­na­ción de es­tos dos ele­men­tos es ca­si per­fec­ta. Por un la­do un pro­pul­sor que en­tre­ga la fuer­za en for­ma pa­re­ja en to­do su aba­ni­co de re­vo­lu­cio­nes. Y, por el otro, una trans­mi­sión ve­loz y efi­caz que ha­ce un apro­ve­cha­mien­to ab­so­lu­to del mo­tor, tan­to al ace­le­rar co­mo al su­bir mar­chas rá­pi­da­men­te pa­ra de­jar que el mo­tor via­je “re­la­ja­do”. Va­mos con un ejem­plo cla­ro: a 130 km/h, la ve­lo­ci­dad má­xi­ma más al­ta per­mi­ti­da en nues­tro país, el mo­tor ape­nas si lle­ga a las 2.000 rpm con la ca­ja en oc­ta­va mar­cha.

Otro as­pec­to des­ta­ca­dí­si­mo, y que hon­ra la his­to­ria del mo­de­lo, es su com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co. Se­gu­ro y con una agi­li­dad ex­tra­or­di­na­ria, aho­ra le agre­gó una sus­pen­sio­nes un po­co más blan­das que ha­cen más con­for­ta­ble la mar­cha. Par­te de res­pon­sa­bi­li­dad la tie­ne los neu­má­ti­cos (205/60 R16), una acer­ta­da elec­ción pa­ra nues­tros ca­mi­nos. El pre­cio de la uni­dad pro­ba­da es de $ 332.100.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.