Có­mo re­cla­mar cuan­do fa­llan los sis­te­mas de se­gu­ri­dad

No es igual cuan­do el des­per­fec­to se pro­du­ce por erro­res de fa­bri­ca­ción o por un uso in­de­bi­do.

Clarín - Autos - - VIDRIERA - Sil­va­na Alon­so

En prin­ci­pio, po­de­mos res­pon­der a nues­tro in­te­rro­gan­te de ma­ne­ra afir­ma­ti­va. Los vehícu­los ca­da día son do­ta­dos de más sis­te­mas de se­gu­ri­dad y con­fort pa­ra quie­nes los usan. El pro­ble­ma em­pie­za cuan­do esos sis­te­mas de se­gu­ri­dad fa­llan y se con­vier­ten en un ar­ma, tan­to con­tra las per­so­nas que es­tán den­tro del vehícu­lo co­mo pa­ra los que es­tán afue­ra. Las fallas se pue­den pro­du­cir por dos mo­ti­vos prin­ci­pa­les: 1) Erro­res en el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción o ins­ta­la­ción. 2) Uso in­de­bi­do. Por ejem­plo, los sis­te­mas de air­bag o bol­sa de ai­re ins­ta­la­das en los au­tos brin­dan a los pa­sa­je­ros ma­yor se­gu­ri­dad en ca­so de pro­du­cir­se cho­ques fron­ta­les ya que re­du­ce el im­pac­to. Pe­ro exis­ten ca­sos en los que los air­bags se pue­den abrir en una si­tua­ción en la que no de­bían ac­cio­nar­se, u otros en los que no se abren cuan­do de­be­rían ha­cer­lo, pro­vo- can­do da­ños y has­ta la muer­te de las per­so­nas que es­tán ubi­ca­das fren­te a ellos, in­cum­plien­do el ar­tícu­lo 5 y 6 de la Ley de De­fen­sa del Con­su­mi­dor y de­más nor­ma­ti­va le­gal vi­gen­te. En es­tos su­pues­tos se tra­ta de “erro­res en el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción o ins­ta­la­ción” que de­ben ser cu­bier­tos por los fa­bri­can­tes, ya sea del vehícu­lo co­mo del lla­ma­do air­bag, los ven­de­do­res, im- por­ta­do­res y to­dos los que ha­yan in­ter­ve­ni­do en la ca­de­na de co­mer­cia­li­za­ción por­que así lo es­ta­ble­cen los ar­tícu­los 10 bis y 40 de la Ley de De­fen­sa del Con­su­mi­dor. El otro ca­so es cuan­do hay un “uso in­de­bi­do”. Ello se da cuan­do la per­so­na fue in­for­ma­da de que te­nía que uti­li­zar el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad pa­ra cir­cu­lar y no lo hi­zo o cuan­do ubi­có a ni­ños fren­te a los air­bag. En es­tos ca­sos, en prin­ci­pio, exis­te una res­pon­sa­bi­li­dad de la per­so­na que con­du­cía el vehícu­lo. Por ello es im­por­tan­te leer con mu­cho de­te­ni­mien­to los ma­nua­les del usua­rio, cu­ya en­tre­ga es obli­ga­to­ria, jun­to con el vehícu­lo que se es­tá com­pran­do. En los ca­sos en los que se pro­duz­can da­ños a las per­so­nas o en los vehícu­los, co­mo con­se­cuen­cia de la fa­lla de los sis­te­mas de se­gu­ri­dad, se po­drá ini­ciar una de­man­da ju­di­cial pa­ra re­cla­mar una in­dem­ni­za­ción por los da­ños y per­jui­cios su­fri­dos de acuer­do a la le­gis­la­ción vi­gen­te.

Fa­lla. Si los air­bags se ac­ti­van sin mo­ti­vo, la ley am­pa­ra.

Ne­gli­gen­cia. Si el air­bag las­ti­ma por no lle­var el cin­to, no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.