Elo­gio de la téc­ni­ca

Me­cá­ni­ca, ma­te­ria­les, ae­ro­di­ná­mi­ca... no es só­lo una ca­ra bo­ni­ta.

Clarín - Autos - - VIDRIERA -

El ar­te en el di­se­ño del 4C no se ha en­fo­ca­do ex­clu­si­va­men­te en el es­ti­lo. Si bien su es­té­ti­ca es la que nos cau­ti­va, es su ae­ro­di­ná­mi­ca la que lo con­vier­te en una pie­za per­fec­ta. Por­que tie­ne que com­bi­nar dos as­pec­tos que pa­re­cen con­tra­po­ner­se: una bue­na pe­ne­tra­ción ae­ro­di­ná­mi­ca ( Cx= 0,34), pa­ra ga­nar ve­lo­ci­dad en rec­ta y con­su­mir me­nos com­bus­ti­ble, con una car­ga ae­ro­di­ná­mi­ca que lo sus­ten­te con­tra el pi­so (co­mo su­ce­de con los ale­ro­nes de los F1). Es­te 0,34 es el me­jor Cx en­tre los vehícu­los con car­ga de­por­tan­te. Por otro la­do, hay un tra­ba­jo en las bran­queas la­te­ra­les pa­ra re­fri­ge­rar bien el mo­tor, ubi­ca­do ape­nas por de­lan­te del eje tra­se­ro. El mo­tor 1.750 naf­te­ro tra­ba­ja con in­yec­ción di­rec­ta de com­bus­ti­ble y tur­bo, y su block es de alu­mi­nio pa­ra ami­no­rar el pe­so. El pe­so es fun­da­men­tal pa­ra el com­por­ta­mien­to de es­te 4C. Com­bi­na un mo­no­cas­co de fi­bra de car­bono, con una jau­la de alu­mi­nio y una ca­rro­ce­ría de un ma­te­rial plás­ti­co es­pe­cial. Con todo eso se ha lo­gra­do una enor­me ri­gi­dez tor­sio­nal, mu­cha ro­bus­tez, pe­ro a la vez una no­ta­ble li­vian­dad: pe­sa en to­tal 895 ki­los, por lo que con sus 240 CV con­si­gue una re­la­ción pe­so-po­ten­cia de 3,73 ki­los por CV. Por eso ace­le­ra de 0 a 100 km/h en ape­nas 4,5 se­gun­dos. Pe­ro ade­más hay que des­ta­car có­mo fre­na: de 100 km/h a 0 en ape­nas 35 me­tros. Es­to es por sus enor­mes dis­cos ven­ti­la­dos en las cua­tro rue­das con pin­zas de com­pe­ti­ción mar­ca Brem­bo. Con una se­lec­to­ra en la con­so­la cen­tral, el sis­te­ma DNA mo­di­fi­ca pa­rá­me­tros de fun­cio­na­mien­to del mo­tor y de los prin­ci­pa­les dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos. Hay una po­si­ción “nor­mal”; otra “all weat­her”, pa­ra pisos de ba­ja ad­he­ren­cia; una “dy­na­mic”, don­de el mo­tor en­tre­ga el má­xi­mo de su po­ten­cia; y “ra­ce”, cuan­do ade­más se des­co­nec­tan los dis­po­si­ti­vos de con­trol de trac­ción y es­ta­bi­li­dad. Así, só­lo pa­ra pi­lo­tos.

Equi­li­brio. 40% del pe­so so­bre el eje de­lan­te­ro y 60% so­bre el tra­se­ro.

Hi­jo del vien­to. Gran tra­ba­jo ae­ro­di­ná­mi­co pa­ra man­te­ner­lo “pe­ga­do” al sue­lo

Mo­no­cas­co. Rí­gi­do y li­viano (65 ki­los), de fi­bra de car­bono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.