Mira el pa­sa­do pa­ra con­quis­tar el fu­tu­ro

Se ba­sa en la fi­gu­ra del mo­de­lo ori­gi­nal pe­ro su­ma ele­men­tos me­cá­ni­cos pa­ra ga­nar mer­ca­dos fue­ra de los Es­ta­dos Uni­dos.

Clarín - Autos - - VIDRIERA - LOS AN­GE­LES, EE.UU. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Ga­briel Silveira gsil­vei­[email protected]

No se tra­ta sim­ple­men­te de la nue­va ge­ne­ra­ción de un au­to más. Es la re­in­ter­pre­ta­ción y evo­lu­ción de un em­ble­ma de Ford y de to­da la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se. Tan­to es así que el Mus­tang no pre­ci­sa lle­var el tra­di­cio­nal óva­lo en su ca­rro­ce­ría pa­ra ser re­co­no­ci­do. El po­tro ga­lo­pan­do so­bre la pa­rri­lla o la ta­pa del baúl so­bra pa­ra sa­ber de qué se tra­ta. Es­ta sex­ta ge­ne­ra­ción, que aca­ba de ser pre­sen­ta­da mun­dial­men­te en Los Án­ge­les, EE.UU., in­tro­du­ce cam­bios que desafía par­te de sus 50 años de his­to­ria y lo po­nen en sin­to­nía con la es­tra­te­gia glo­bal de la com­pa­ñía, ya que se ven­de­rá en los mer­ca­dos más im­por­tan­tes del mun­do por pri­me­ra vez de for­ma ofi­cial, en la ma­yo­ría de los ca­sos. Por eso el di­se­ño de es­te nue­vo Mus­tang es tan im­por­tan­te. Por un la­do, apa­re­cen los ras­gos in­con­fun­di­bles del mo­de­lo que de­bu­ta­ra en la Feria de Nue­va York, en 1964 (ver re­cua­dro). Los fa­ros tra­se­ros de tres ba­rras verticales, la do­ble ner­va­du­ra lon­gi­tu­di­nal en ca­da uno de sus la­te­ra­les, su trom­pa lar­ga, otras tres fran­jas verticales jun­to a los fa­ros de­lan­te­ros (en es­ta nue­va edi­ción es­tán den­tro de los fa­ros de­lan­te­ros y son lu­ces de LED) y el con­cep­to “fast­back” en el sec­tor tra­se­ro que apa­re­ció po­co des­pués. Pe­ro por otra par­te, la fi­gu­ra de es­te de­por­ti­vo se en­cua­dra den­tro del len­gua­je de es­ti­lo glo­bal que la mar­ca del óva­lo es­tá uti­li­zan­do ac­tual­men­te men­te con to­dos sus mo­de­los y se ma­ni­fies­ta con la pa­rri­lla he­xa­go­nal que tam­bién se apre­cia en un Fies­ta o en un Fo­cus. El desafío a par­te de su his­to­ria tam­bién se da en la me­cá­ni­ca. Aho­ra el Mus­tang cuen­ta con sus­pen­sión tra­se­ra in­de­pen­dien­te y un mo­tor de cua­tro ci­lin­dros den­tro de su ga­ma. Si bien es­to ha ocu­rri­do al­gu­na vez en el pa­sa­do, no son ele­men­tos que es­ta cu­pé ha­ya ofre­ci­do en la his­to­ria re­cien­te ni es­tán den­tro de la pre­fe­ren­cia de los con­su­mi­do­res más tra­di­cio­na­les en los EE.UU. De nue­vo, la in­ten­ción de Ford con es­te mo­de­lo es la de lle­gar a ca­si to­do el pla­ne­ta. Pu­di­mos con­du­cir dos ver­sio­nes de es­ta sex­ta ge­ne­ra­ción. Pri­me­ro nos pu­si­mos al vo­lan­te de la va­rian­te GT, la más po­ten­te has­ta aho­ra. Cuen­ta con un mo­tor V8 de 5.0 li­tros y 435 CV de po­ten­cia. Bas­ta po­ner el pro­pul­sor en mar­cha pa­ra com­pren­der par­te de la his­to­ria del Mus­tang. Un so­ni­do ron­co y gra­ve nos arran­ca la pri­me­ra son­ri­sa. Se com­bi­na con una ca­ja ma­nual de 6 mar­chas (pue­de lle­var tam­bién una au­to­má­ti­ca) de re­co­rri­dos cor­tos y pre­ci­sos que au­men­tan las ga­nas de ma­ne­jar­lo. Lue­go de un tra­mo de ciu­dad y au­to­pis­ta, la prue­ba si­guió por un si­nuo­so ca­mino de mon­ta­ña, lu­gar ideal pa­ra apre­ciar las vir­tu­des de es­ta nue­va cu­pé. El tra­ba­jo de la sus­pen­sión tra­se­ra in­de­pen­dien­te ha­ce que el mo­de­lo va­ya siem­pre bien pi­sa­do, ofre­cien­do un gran com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co. Las cur­vas en­tre­la­za­das las atra­ve­sa­ba sin pro­ble­mas y por dón­de se lo in­di­cá­ba­mos. Es­te nue­vo es­que­ma tam­bién evi­ta que el con­trol de es­ta­bi­li­dad en­tre en ac­ción a ca­da ra­to (¡Son 435 ca­ba­llos apli­ca­dos al eje tra­se­ro!), lo que se tra­du­ce en ma­yor se­gu­ri­dad. El mo­tor em­pu­ja y mu­cho, es­pe­cial­men­te a par­tir de las 3.500 rpm. Es sor­pren­den­te tam­bién su po­der de fre­na­do. Lue­go lle­gó el turno de 2.3 li­tros de 4 ci­lin­dros y 310 ca­ba­llos. Cla­ro que no es tan enér­gi­co co­mo el V8, pe­ro tie­ne un gran ren­di­mien­to a ba­jas re­vo­lu­cio­nes que no de­cep­cio­na pa­ra na­da. To­do lo con­tra­rio. En es­te ca­so lo pro­ba­mos con la ca­ja au­to­má­ti­ca, que nos pa­re­ció

al­go len­ta en el pa­so de mar­chas. Hay un par de no­ve­da­des lla­ma­ti­vas del nue­vo Mus­tang. Una es el pri­mer air­bag de ro­di­lla pa­ra el acom­pa­ñan­te en un au­to de pro­duc­ción. Y la otra es el “Li­ne Lock”, un sis­te­ma que per­mi­te sa­lir de pa­ra­do con las rue­das tra­se­ras pa­ti­nan­do. Es di­fí­cil aven­tu­rar cuán­do lle­ga­rá el Mus­tang al país. Co­mo se di­jo, la in­ten­ción de la mar­ca es que lle­gue a to­do el mun­do. Des­de Ford Ar­gen­ti­na ase­gu­ran que es­tu­dia­rán cuál se­rá el mo­men­to in­di­ca­do pa­ra que sea lan­za­do en nues­tro mer­ca­do. Lo que sí es se­gu­ro, es que cuan­do lle­gue ese mo­men­to, se­rán mu­chos los fa­ná­ti­cos que que­rrán te­ner uno. No so­lo por la his­to­ria; tam­bién por el pre­sen­te.

Bien pi­sa­do. La nue­va sus­pen­sión tra­se­ra in­de­pen­dien­te le per­mi­te via­jar con to­tal se­gu­ri­dad.

Re­fe­ren­cias. Tan­to las dos ner­va­du­ras la­te­ra­les (fo­to arri­ba) co­mo las tres fran­jas de LED en los fa­ros (iz­quier­da) re­cuer­dan al mo­de­lo ori­gi­nal. Y es­tá re­sal­ta­do en el in­te­rior con una pla­ca por so­bre la guan­te­ra (aba­jo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.