Su co­lo­ca­ción, la cla­ve

Se­gún el CESVI, el pa­ra­bri­sas no só­lo ga­ran­ti­za la pro­tec­ción de los ocu­pan­tes; tam­bién con­tri­bu­ye con la se­gu­ri­dad es­truc­tu­ral del au­to.

Clarín - Autos - - VIDRIERA -

Es muy co­mún que el pú­bli­co aso­cie la se­gu­ri­dad au­to­mo­triz ex­clu­si­va­men­te con sis­te­mas y dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad ac­ti­va y pa­si­va co­mo el con­trol de es­ta­bi­li­dad, fre­nos ABS, y los air­bags, en­tre otros. Si bien gra­cias a ellos el ni­vel de pro­tec­ción a los ocu­pan­tes ha au­men­ta­do no­to­ria­men­te, exis­ten otros ele­men­tos que tie­nen una im­por­tan­cia es­truc­tu­ral pri­mor­dial pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los pa­sa­je­ros. Y uno de ellos es el pa­ra­bri­sas, que apor­ta el 33% de la se­gu­ri­dad es­truc­tu­ral del vehícu­lo. In­clu­so pue­de re­pre­sen­tar has­ta el 68% de la ri­gi­dez tor­sio­nal y ac­túa co­mo ba­se de apo­yo pa­ra el co­rrec­to des­plie­gue del air­bag del acom­pa­ñan­te. Se­gún in­for­mes del Cen­tro de Ex­pe­ri­men­ta­ción de Se­gu­ri­dad Vial (CESVI), el mo­ti­vo pri­mor­dial de los ac­ci­den­tes con le­sio­nes por el des­pren­di­mien­to del pa­ra­bri­sas es su ma­la co­lo­ca­ción, ya sea me­dian­te pro­ce­di­mien­tos o in­su­mos inade­cua­dos. Una ma­la ins­ta­la­ción pue­de com­pro­me­ter la vi­da de quie­nes via­jan en ese vehícu­lo, ya que el vi­drio de se­gu­ri­dad pue­de lle­gar a des­pren­der­se en ple­na cir­cu­la­ción o, in­clu­so, in­tro­du­cir­se en el ha­bi­tácu­lo pro­vo­can­do si­tua­cio­nes con con­se­cuen­cias gra­ves. En de­ter­mi­na­do ti­po de co­li­sión o en ca­so de vuel­co, si el pa­ra­bri­sas se des­pren­de se pier­de la re­sis­ten­cia que le apor­ta a la es­truc­tu­ra; en con­se­cuen­cia, pue­de lle­gar a com­pri­mir el te­cho, com­pro­me­tien­do el es­pa­cio vi­tal pa­ra los ocu­pan­tes. El pa­ra­bri­sas, a su vez, es un ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra que el air­bag del acom­pa­ñan­te brin­de la pro­tec­ción ne­ce­sa­ria cuan­do se ac­ti­va. El pa­ra­bri­sas de­be per­ma­ne­cer fi­ja­do a la es­truc­tu­ra en to­do mo­men­to pa­ra que la bol­sa de ai­re cum­pla su rol de ma­ne­ra 100% efi­caz. Si el vi­drio de se­gu­ri­dad se des­pe­ga, el air­bag es­ta­rá en cual­quier otra po­si­ción y no po­drá ga­ran­ti­zar la pro­tec­ción pa­ra la cual fue di­se­ña­do. Es im­por­tan­te sa­ber que una co­rrec­ta ins­ta­la­ción de­be con­tem­plar vi­drios de se­gu­ri­dad y se­lla­do­res ho­mo­lo­ga­dos. Ade­más, el lu­gar don­de se reali­ce el tra­ba­jo tie­ne que per­mi­tir rea­li­zar pro­ce­di­mien­tos de mon­ta­je y des­mon­ta­je apro­pia­dos pa­ra de­vol­ver­le la re­sis­ten­cia es­truc­tu­ral al vehícu­lo. Pa­ra ello, el ta­ller o es­ta­ble­ci­mien­to de­be con­tar con ins­ta­la­cio­nes acor­des que per­mi­tan efec­tuar el pro­ce­so ade­cua­do y brin­dar­le al clien­te un ser­vi­cio de ca­li­dad. En nues­tro país se ins­ta­lan unos 300 mil pa­ra­bri­sas al año.

No es un de­ta­lle. En cier­tos ca­sos, nues­tra vi­da de­pen­de de su co­rrec­ta ins­ta­la­ción. Por ejem­plo, en un vuel­co, el pa­ra­bri­sas bien co­lo­ca­do ase­gu­ra la ri­gi­dez es­truc­tu­ral del au­to (arri­ba). Una ma­la co­lo­ca­ción, ya sea me­dian­te pro­ce­di­mien­tos o in­su­mos...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.