Más que el vie­jo Po­lo, me­nos que el Bo­ra

Es de una ca­te­go­ría su­pe­rior res­pec­to del mo­de­lo que lle­vó es­te nom­bre ha­ce más de un lus­tro, pe­ro no le al­can­za pa­ra re­em­pla­zar al Bo­ra.

Clarín - Autos - - VIDRIERA - Vic­tor Rus­so

Ave­ces los nom­bres de los mo­de­los pue­den con­fun­dir­nos a la ho­ra de ubi­car un au­to en una de­ter­mi­na­da ca­te­go­ría. Volks­wa­gen Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, ofre­cía has­ta ha­ce po­co en nues­tro mer­ca­do el Bo­ra, en una ver­sión sen­ci­lla, no muy lu­jo­sa, co­mo un se­dán in­ter­me­dio en­tre el Vo­ya­ge y el Ven­to. Pe­ro, en reali­dad, el Bo­ra y el Ven­to son dos ge­rea­cio­nes dis­tin­tas de un mis­mo mo­de­lo, in­clu­so en otros mer­ca­dos am­bos se lla­man Jet­ta. El Ven­to es la evo­lu­ción del Bo­ra. Por eso el Bo­ra era un se­dán me­diano del seg­men­to C, que­que hoy se­ría com­pa­ra­ble con el pro­pio Ven­to, el Ford Fo­cus o el To­yo­ta Co­ro­lla. El Po­lo que se ven­dió y fa­bri­có en la Ar­gen­ti­na en­tre 1996 y 2010, en cam­bio, era un se­dán del seg­men­to B (don­de hoy se ubi­ca el Vo­ya­ge), y com­pe­tía en su mo­men­to con el Fiat Sie­na o el Che­vro­let Cor­sa. Es­te nue­vo Po­lo que aca­ba de lle­gar al país (im­por­ta­do des­de la In­dia) cre­ció en ta­ma­ño y ca­li­dad res­pec­to de su ho­mó­ni­mo ar­gen­tino, tan­to que sus me­di­das son prác­ti­ca­men­te idén­ti­cas a las del Bo­ra, y tam­bién vie­ne a ins­ta­lar­se co­mo un se­dán in­ter­me­dio en­tre el Vo-

ya­ge y el Ven­to. Pe­ro así y to­do no re­em­pla­za al Bo­ra, por­que no fue con­ce­bi­do co­mo tal, es un se­dán del seg­men­to B+ y por­dría com­pe­tir con mo­de­los co­mo el Che­vro­let Co­balt, Hon­da City o Ford Fiesta Se­dán. De he­cho su pre­cio lo ase­me­ja a es­tos mo­de­los. El nue­vo VW Po­lo se ofre­ce en una úni­ca ver­sión de equi­pa­mien­to, de­no­mi­na­da Con­fortli­ne, y una úni­ca mo­to­ri­za­ción naf­te­ra 1.6 de 105 CV de po­ten­cia, que pue­de ve­nir acom­pa­ña­da de una ca­ja ma­nual de 5 mar­chas o una au­to­má­ti­ca de 6. Por fue­ra se ob­ser­va el “fa­mily fee­ling” de la mar­ca, es­pe­cial­men­te en la trom­pa, que ha­ce que ca­si to­dos los Volks­wa­gen sean igua­les. Es­to al­gu­nos lo ven co­mo una vir­tud y otros co­mo un de­fec­to. De fren­te, un Vo­ya­ge, un Po­lo y un Ven­to son bas­tan­te pa­re­ci­dos y ha­brá que afi­nar el ojo pa­ra dis­tin­guir­los. Por den­tro tam­bién re­fle­ja su po­si­cio­na­mien­to, y es al­go más es­pa­cio­so que un Vo­ya­ge y me­nos que el Ven­to. La ca­li­dad de los ma­te­ria­les lo acer­ca más al Vo­ya­ge que al Ven­to (to­dos plás­ti­cos du­ros), pe­ro vie­ne bas­tan­te bien equi­pa­do, con la po­si­bi­li­dad de agre­gar un equi­po de au­dio con pan­ta­lla co­lor y GPS in­cor­po­ra­do. Es­te accesorio se no­ta que es un agre­ga­do lo­cal, por­que la an­te­na del GPS es una es­pe­cie de cáp­su­la cir­cu­lar que es­tá pe­ga­da so­bre el torpe­do, ca­si jun­to al pa­ra­bri­sas. Res­pec­to de su com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co hay que de­cir que el mo­tor res­pon­de bien, la ca­ja ma- nual es muy pre­ci­sa (se fa­bri­ca en la Ar­gen­ti­na) y que el an­dar es con­for­ta­ble, aun­que cuan­do pa­sa­mos un ba­che los amor­ti­gua­do­res son al­go rui­do­sos. Aun­que la dis­tan­cia en­tre ejes es si­mi­lar, tam­po­co lle­ga a te­ner el com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co del Bo­ra. Hoy, el pre­cio de es­te Po­lo (237.600 pe­sos) es­tá ape­nas por en­ci­ma del Vo­ya­ge más ca­ro ($ 234.000) y 30 mil pe­sos me­nos que el Ven­to más ba­ra­to. Pa­re­ce una bue­na op­ción.

LLan­tas. Vie­ne de se­rie con es­tas de alea­ción de 15 pul­ga­das, pe­ro pue­de op­tar­se por otras de 16” o unas ne­gras, más de­por­ti­vas, de 17” con neu­má­ti­cos de per­fil más ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.