Las dos fa­ce­tas de una mis­ma es­pe­cia

Có­mo son el vehícu­lo que aca­ba de ga­nar el Da­kar y el mo­de­lo que lle­ga­rá en un par de me­ses al país, im­por­ta­do de Bra­sil.

Clarín - Autos - - DE AUTOS -

El au­to que Step­ha­ne Pe­ter­han­sel lle­vó al triun­fo en el Da­kar 2016 lo­gró el ob­je­ti­vo de la mar­ca fran­ce­sa en ape­nas su se­gun­do in­ten­to. Una an­to­ja­di­zo pa­ra­le­lo con la ver­sión de ca­lle que co­men­za­rá a ven­der­se en los pró­xi­mos me­ses. El Peu­geot 2008 es un es­pe­ra­do nue­vo mo­de­lo que va a es­tar lle­gan­do al país an­tes de que ter­mi­ne es­te pri­mer cua­tri­mes­tre del año. Pe­ro en la Ar­gen­ti­na ya es­tu­vie­ron ro­dan­do unos 2008, los DKR16 del Da­kar. Esa cir­cuns­tan­cia es bue­na ex­cu­sa pa­ra intentar tra­zar un pa­ra­le­lo y en­ten­der có­mo es que un co­che de ca­lle ter­mi­na ga­nan­do la ca­rre­ra más exi­gen­te del mundo. Lo pri­me­ro que hay que de­cir es que un au­to de ca­rre­ra nun­ca es igual a uno de pro­duc­ción, mu­cho me­nos en una ca­te­go­ría como la del rally raid. Se tra­ta de un desa­rro­llo to­tal­men­te úni­co y es­pe­cí­fi­co. El as­pec­to del au­to de Peu­geot pa­ra el Da­kar es el de un buggy, lo que lo ale­ja de­fi­ni­ti­va­men­te con la apa­rien­cia del vehícu­lo de ca­lle. El he­cho de ha­ber ele­gi­do usar trac­ción sim­ple le per­mi­tió por re­gla­men­to agran­dar los neu­má­ti­cos pa­ra de­for­mar to­tal­men­te el as­pec­to del mo­de­lo ori­gi­nal. Pa­ra te­ner una idea, so­la­men­te los dis­cos de freno tie­nen un diá­me­tro de 355 mm. La sus­pen­sión, por su par­te, tie­ne un re­co­rri­do de 460 mm. Sim­ple­men­te im­pre­sio­nan­te. El au­to de ca­lle tam­bién es trac­ción sim­ple, pe­ro al eje de­lan­te­ro, mien­tras que el de Pe­ter­han­sel, Se­bas­tien Loeb o Car­los Sainz es al tra­se­ro. En di­men­sio­nes, el de ca­rre­ra es más gran­de por don­de se lo ob­ser­ve: es más lar­go (4.284 con­tra 4.159 mm), más an­cho (2.200 con­tra 1.739 mm), más al­to (1.794 con­tra 1.556 mm) y tie­ne una dis­tan­cia en­tre eje ma­yor (3.000 con­tra 2.542 mm). El des­pe­je asus­ta: 631 mm ade­lan­te y 653 mm atrás, mien­tras que en el mo­de­lo de pro­duc­ción es de ape­nas 200 mm. Aden­tro, el DKR es un bi­pla­za, mien­tras que el de ca­lle es ap­to pa­ra cin­co pa­sa­je­ros. Sin em­bar­go, exis­te una si­mi­li­tud ló­gi­ca por el ti­po de com­pe­ten­cia: am­bos tie­nen ai­re acon­di­cio­na­do. El de ca­rre­ra tie­ne ins­tru­men­tal de com­pe­ti­ción y es­pa­cios de guar­da­do de ob­je­tos con su­je­ción de red, al tiem­po que el de ca­lle, cuen­ta con to­da la co­mo­di­dad y un di­se­ño ex­qui­si­to, en es­pe­cial por la pan­ta­lla tác­til cen­tral y el vo­lan­te de diá­me­tro aco­ta­do, que nos re­cuer­da al 208. Las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de­fi­ni­ti­vas del 2008 que es­tá lle­gan­do en es­tos me­ses aún no fue­ron con­fir­ma­das ofi­cial­men­te, pe­ro en Bra­sil, don­de se pro­du­ce pa­ra la re­gión, hay dos ver­sio­nes naf­te­ras de motor 1.6 L, uno nor­mal­men­te as­pi­ra­do y otro tur­bo, y trans­mi­sio­nes de seis mar­chas, tan­to ma­nual como Tip­tro­nic. El au­to del Da­kar, que cuen­ta con cha­sis tu­bu­lar y de car­bono, tam­bién tie­ne ca­ja de sex­ta; es se­cuen­cial y de com­pe­ti­ción, y es­tá mon­ta­da lon­gi­tu­di­nal­men­te. Su pro­pul­sor, de dis­po­si­ción tra­se­ra-cen­tral, es un Die­sel V6, con dos tur­bos, de 3.0 L, ca­paz de en­tre­gar 350 CV de po­ten­cia (o al­go más, se­gún su­pi­mos co­no­cer ex­tra­ofi­cial­men­te) y 800 Nm de tor­que. El motor THP naf­te­ro del gru­po PSA Peu­geot Ci­troën ofre­ce 163 CV. En pres­ta­cio­nes, Peu­geot Sport in­for­ma que el DKR lo­gra al­can­zar los 200 km/h, al­go a lo que pue­de acer­car­se el 2008. La di­fe­ren­cia ra­di­cal es­tá en có­mo el pri­me­ro pue­de desem­pe­ñar­se fue­ra de te­rreno ca­si sin in­mu­tar­se; el otro, re­co­men­da­ble só­lo so­bre asfalto o pi­so fir­me. Res­pec­to del vehícu­lo de com­pe­ti­ción del año pa­sa­do, el desa­rro­llo es­tu­vo cen­tra­do en la dis­tri­bu­ción de pe­sos y el cen­tro de gra­ve­dad. Por eso es más an­cho y lar­go, con una dis­tan­cia en­tre ejes ma­yor. En pos de eso las rue­das de au­xi­lio fue­ron mo­vi­das a la cu­rio­sa po­si­ción la­te­ral que vi­mos en 2016. Ape­nas en su se­gun­do año Peu­geot fue ca­paz de ga­nar el Da­kar. Aho­ra el de­sa­fío se­rá ma­yor pa­ra 2017, mo­men­to pa­ra el cual ya sa­bre­mos tam­bién qué acep­ta­ción ha­brá lo­gra­do el 2008 de ca­lle en el pú­bli­co ar­gen­tino. Pe­ro em­pe­zó bien la mar­ca del león en la de­ci­sión de en­la­zar el nom­bre de uno con el del otro.

Ga­na­dor. El DKR16 de Step­ha­ne Pe­ter­han­sel de­mos­tró la ro­bus­tez y la ca­pa­ci­dad pa­ra triun­far en la ca­rre­ra más exi­gen­te del pla­ne­ta. El 2008 ten­drá que ga­nar­se al pú­bli­co ar­gen­tino.

Es­ti­lo. Da un re­sul­ta­do atrac­ti­vo su fi­gu­ra mez­cla de ru­ral con vehícu­lo 4x4.

Sus­pen­sión. En la ver­sión de ca­rre­ra el re­co­rri­do es de 460 mm. Tre­men­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.