Ele­gan­te mez­cla de aventurero y sport

Con un di­se­ño ex­clu­si­vo y ori­gi­nal, lle­ga es­te ex­po­nen­te de la mar­ca de lu­jo del gru­po PSA Peu­geot-Citroën.

Clarín - Autos - - PRUEBA DE MANEJO -

En 2010 Citroën ha­bía lan­za­do una sub­mar­ca con la que in­ten­ta­ba ubi­car mo­de­los en una lí­nea más lu­jo­sa y de­por­ti­va. To­mó el nom­bre del vehícu­lo más im­por­tan­te de su his­to­ria a ni­vel tec­no­ló­gi­co y de­no­mi­nó DS a es­ta se­rie de au­tos. Así apa­re­cie­ron los DS3, DS4 y DS5 (los dos pri­me­ros lle­ga­ron a nues­tro mer­ca­do). Pe­ro la di­rec­ción del Gru­po PSA de­ci­dió dar­le rien­da suel­ta a es­ta di­vi­sión y le dio ca­te­go­ría de mar­ca. An­tes de que sal­ga a la ven­ta en el país, pu­di­mos pro­bar el DS4 Crossback, un DS “pu­ro”. Lo que de­be lo­grar la mar­ca DS es se­pa­rar­se de Citroën. Y la pri­me­ra me­di­da que se to­mó fue bo­rrar cual­quier efec­to vi­sual (los mo­de­los an­te­rio­res lo te­nían) que re­fie­ra al do­ble che­vrón, el lo­go de la com­pa­ñía fran­ce­sa. Pe­ro si bien no hay ras­tros del tra­di­cio­nal em­ble­ma de la mar­ca, es­ta ver­sión no de­ja de ser un re­di­se­ño del mo­de­lo an­te­rior, que to­ma­ba co­mo ba­se al Citroën C4 bi­cuer­po que se co­mer­cia­li­za en Eu­ro­pa. El ma­yor cam­bio que mues­tra es­ta “in­de­pen­den­cia” de Citroën está en la trom­pa, que ex­hi­be una gri­lla exa­go­nal y con dos lo­gos DS, uno so­bre la pa­rri­lla y otro so­bre el ca­pot. Co­mo pa­ra que no que­den du­das. Por otra par­te, es in­te­li­gen­te la es­tra­te­gia de la fi­lial lo­cal de traer es­ta ver­sión Crossback (pro­ba­ble­men­te más ade­lan­te tam­bién se ofrez­ca en la Ar­gen­ti­na la ver­sión con­ven­cio­nal), ya que tie­ne un tra­ta­mien­to di­fe­ren­cia­do. En es­ta mo­da de que­rer ha­cer to­do de­por­ti­vo y to­do off road, la gen­te de DS ha lo­gra­do un buen ba­lan­ce con es­te mo­de­lo. Una dis­tan­cia al sue­lo su­pe­rior, plás­ti­cos ne­gros que bor­dean los guar­da­ba­rros, co­ber­to­res de es­pe­jos la­te­ra­les y llan­tas pin­ta­das con el mis­mo co­lor, ba­rras te­cho cro­ma­das y un re­ma­te en el sec­tor tra­se­ro con un gran apli­que cro­ma­do. El re­sul­ta­do da una fi­gu­ra real­men­te lla­ma­ti­va, que uno no ter­mi­na de des­cu­brir si se tra­ta de un vehícu­lo aventurero o de uno sport. Des­aper­ci­bi­do se­gu­ro que no pa­sa. Cla­ra­men­te y aun­que ten­ga ese tra­ta­mien­to off road, el DS4 Crossback tie­ne una orien­ta­ción más bien de­por­ti­va. Sus puer­tas tra­se­ras (muy pe­que­ñas y con vi­drios que se man­tie­nen fi­jos; no pue­den ba­jar­se) es­con­den sus ti­ra­do­res de aper­tu­ra so­bre el pi­lar C y crean un ai­re de cu­pé. Pe­ro su com­por­ta­mien­to tam­bién apun­ta cla­ra­men­te en un sen­ti­do sport. Las sus­pen­sio­nes son más bien fir­mes y los neu­má­ti­cos que trae de se­rie son gran­de y de un per­fil muy ba­jo (225/45 R18). Es­to le per­mi­te mo­ver­se en ru­ta con gran aplo­mo y ofre­cer una muy bue­na es­ta­bi­li­dad de mar­cha. Las cur­vas las di­bu­ja per­fec­ta­men­te y no se sien­ten los 3 cen­tí­me­tros de más de des­pe­je. Pe­ro es­ta con­fi­gu­ra­ción se pa­ga en te­rre­nos des­pa­re­jos y prác­ti­ca­men­te cual­quier irre­gu­la­ri­dad del sue­lo se trans­mi­te al in­te­rior. El mo­tor es el co­no­ci­do 1.6 THP que el Gru­po PSA desa­rro­lló jun­to a BMW. Tie­ne in­yec­ción di­rec­ta de com­bus­ti­ble y está so­bre­ali­men­ta­do con tur­bo­com­pre­sor. Su fun­cio­na­mien­to es elás­ti­co, con una en­tre­ga de tor­que y po­ten­cia muy re­gu­lar en to­das las mar­chas. La ca­ja au­to­má­ti­ca de seis ve­lo­ci­da­des no es la más ve­loz a la ho­ra de pa­sar de mar­chas, pe­ro acom­pa­ña en for­ma óp­ti­ma. En fun­ción de la pre­sión que se ejer­za so­bre el ace­le­ra­dor, re­co­no­ce las in­ten­cio­nes del con­duc­tor y va­ría el ran­go de vuel­tas en las que rea­li­za el cam­bio. El in­te­rior es el ma­yor desafío que tie­ne por de­lan­te la mar­ca DS. Es­te DS4 es cla­ra­men­te su­pe­rior en cuan­to a ca­li­dad de ma­te­ria­les y ter­mi­na­ción res­pec­to de un Citroën equi­va­len­te, pe­ro to­da­vía no está a la al­tu­ra de lo que ofre­cen las tra­di­cio­na­les mar­cas pre­mium. Ade­más, tie­ne mu­chos ele­men­tos en co­mún con vehícu­los de la mar­ca del do­ble che­vrón (el ca­ble ta ro de ins­tru­men­tos, por ejem­plo) y esa no es una bue­na ma­ner de di­fe­ren­ciar­se. To­da­vía no está de­fi­ni­do su precio pe­ro ron­da­rá los $ 650.000. Di­fí­cil en­con­trar­le ri­val. Pe­ro, por ejem­plo plo, cos­ta­ría me­nos que un VW Golf GTI ($ 680.000) pe­ro m que un Hon­da CR-V ($ 599.000 Pe­ro no lu­cen dis­tin­tos, co­mo lo ha­ce es­te Crossback.

Look de­por­ti­vo. Plás­ti­cos en los guar­da­ba­rros, co­ber­to­res de es­pe­jos y llan­tas ne­gras.

Lle­ga­da. El lan­za­mien­to del DS4 Crossback se­rá a fi­nes de ju­lio, prin­ci­pios de agos­to, a un va­lor apro­xi­ma­do de $ 650 mil. En el úl­ti­mo tri­mes­tre se su­ma­rá la ver­sión Be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.